viernes, 17 de noviembre de 2017

ASI, NUNCA MAS VISIBILIZANDO EL SILENCIO




ASI, NUNCA MAS

VISIBILIZANDO EL SILENCIO

El cuerpo siempre habla lo que la mente quiere olvidar o callar con recuerdos, pesadillas, enfermedades… La mente y la conciencia olvidan, pero no el cuerpo. Nuestro cuerpo guarda memoria absolutamente de todo lo que ha vivido alguna vez.
Los grandes dolores o traumas que nuestra memoria olvida se va al inconsciente y se convierte en sombra, en ira, en violencia, en depresión y en enfermedades de todo tipo, que después hay que estar anestesiando con una y mil formas; pero al final, el cuerpo sigue hablando.

Las investigaciones sobre como habla, es más grita el cuerpo, fueron realizadas por Alice Miller, una psicoanalista y filósofa   especializada en los daños que dejan todos los tipos de maltrato infantil, incluyendo el abuso sexual infantil.

Sus obras nos cuentan los resultados de sus experiencias sobre cómo fue la niñez de mucha gente que llegó a su consultorio y cómo fue la de muchas personas famosas y no tan famosas. En sus libros, Alice Miller habla sobre las secuelas que dejan el maltrato físico, el maltrato psicológico y el abuso sexual en niñas y niños. En una mayoría de casos, los niños fueron golpeados, castigados y abusados “por su bien” y por la gente que los debió cuidar, proteger, respetar y dignificar. Alice Miller va más allá y no sólo habla de las secuelas individuales que sufre cada persona. También explica las consecuencias colectivas que el maltrato infantil tiene para toda la sociedad. Y enseña que una sociedad sólo mejora si logra romper la cadena de violencia, a través de romper el propio silencio.

El  cuerpo  sabe realmente lo que se  ha vivido, aunque uno no lo sepa de forma consciente, esta información se queda en cada una de las células.  Habla sobre todo de las emociones no expresadas y de cómo -al no poder vivirlas conscientemente ni de niño ni de adulto y expresarlas de manera adecuada- estas se almacenan en el cuerpo y más tarde –ya de adulto- dirigirá estas emociones hacia otras personas o incluso hacia pueblos enteros, o bien contra sí mismo, lo que le llevará a grandes depresiones o a serias enfermedades, a la drogadicción, a la auto lesión, al suicidio o a la muerte temprana.

Los síntomas emanan con fuerza a esa resistencia. El alma se expresará a través del cuerpo y la mediadora es la salud como órgano de la verdad del silencio lapidado.

Alice Miller  estudió, desde diferentes puntos de vista, la negación del sufrimiento padecido en la infancia. Describe las consecuencias que tiene para el cuerpo la disociación de las emociones intensas y auténticas. Aborda el conflicto causado entre lo que sentimos y lo que nuestro cuerpo ha registrado y, entonces, el cuerpo a menudo se rebela, con graves enfermedades. Contra esta negación y esta falta de reconocimiento de los traumas infantiles no superados.

Alice Miller nos explica, mediante numerosos ejemplos, cuáles son los mensajes que dichas enfermedades revelan, y  nos permite comprender estos mensajes que nos envía el alma y así liberarnos de los síntomas e, incluso, de los traumas.

Con la terapia y el acompañamiento adecuado, los síntomas remiten y el cuerpo sana. Lo más maravilloso es que nos demuestra que se puede, qué la sanación es posible, a través de ejemplos concretos de gente real que pasó por su consulta.

Alice Miller (Piotrków Trybunalski, Polonia, 12 de enero de 1923 – Saint-Rémy-de-Provence, Francia, 14 de abril de 2010).

¡Atrévete a escuchar tu cuerpo!
¡Atrévete a romper el silencio!
 ¡Atrévete a recorrer el camino del dolor!
¡Atrévete a sanar las heridas de la infancia!

Cuida, protege, respeta y bien ama a tus pequeñ@s.

Recuerda, parar el abuso sexual infantil es responsabilidad de nosotros los adultos.

POR UNA NIÑEZ PROTEGIDA, SANA Y FELIZ  ¿Te atreverías a compartir?

#19deNoviembreDíaNacionalcontraelAbusoSexualInfantil
#ASINUNCAMAS
#VISIBILIZANDOELSILENCIO
Publicar un comentario