domingo, 12 de julio de 2009

TESTIMONIO DE UNA VICTIMA


"No hay mayor agonía que la de cargar un cuento sin contar." -Maya Angelou.

Tuve una infancia incestuosa. Estoy consciente de que este hecho puede incomodar a muchas personas, pero es mi historia y mi vida y como parte de mi proceso de sanación, he decidido ponerla en palabras y compartirla, aunque sea anónimamente. Les pido disculpas si a ratos suena un poco confusa, pero mis pensamientos y recuerdos muchas veces están fragmentados y tengo más de alguna laguna mental.

Mi primer beso fue con el hermano de mi padre, un hombre que en ese entonces tenía más de cuarenta años y que tuvo que pararme sobre su cama para poder alcanzar mis labios con los de él. En ese entonces yo tenía tan sólo ocho años. Y durante los dos años que seguirían a este desconcertante evento, él continuó abusando sexualmente de mí, despojándome de mi inocencia con actos cuyos recuerdos hasta el día de hoy me obsesionan y avergüenzan.
Todo comenzó como un inocente juego, con caricias afectuosas, con regalos y tentadoras propuestas e invitaciones que cualquier niña de esa edad quisiera recibir. Y de hecho, en un comienzo, disfruté no sólo de la compañía y regalos de mi tío, sino que también de todos los novedosos "juegos" que él ideaba. Era nuestro secreto, éramos cómplices de nuestros actos, y cuando él no me buscaba a mí era yo quien andaba tras él.

Aún no logro dilucidar en qué momento estos juegos pasaron a ser "inapropiados". Aún me pregunto qué tanta culpa tuve yo, considerando que nunca opuse ningún tipo de resistencia y que siempre accedí sin quejarme a todo lo que él me pedía y proponía. Sí tenía muy claro cuáles eran los "juegos" de los que disfrutaba y cuáles eran los que sencillamente me desagradaban, pero nunca me negué a nada. Y hoy, mirando el pasado en retrospectiva, no debiera haber disfrutado de ninguno de ellos.
Me pesa que a los ocho años ya me habían tocado todo lo que me podrían haber llegado a tocar, había tenido varios orgasmos y experiencias de sexo oral y que a los nueve ya había perdido mi virginidad. Me he sentido tremendamente avergonzada y culpable por estos hechos durante toda mi vida. Yo era sólo una niña. Él me ultrajó, me violó, me despojó de toda dignidad y se aseguró de que uno de los recuerdos preponderantes de mi infancia fuera con un pene gigante en mi boca, uno que me provocaba arcadas y que no me dejaba respirar.

Jamás voy a lograr olvidarme del día en que perdí mi virginidad. Como siempre, fue un día domingo, después del almuerzo en la casa de mis abuelos paternos. El día estaba precioso y todos mis primos se bañaban en la piscina. Yo estaba "saliendo de un resfrío", y por órdenes de mi mamá tenía que estar vestida a la sombra, o dentro de la casa. Mi tío no perdió la oportunidad de invitarme a su pieza, con las mismas tentadoras ofertas de siempre: la televisión, los juegos, las rondas, las cremas y los perfumes. Pero esa vez fue distinto. No hubo preámbulo. Comenzó a tocarme sobre mi vestido y a frotar su pene contra mi cuerpo. Cuando ya estaba tendida sobre su cama con las piernas colgando, me bajó mis calzones y me penetró. Muchas veces. Demasiadas. Recuerdo el dolor, la sensación de partirme en dos, las silenciosas lágrimas que intentaba esconder y el ardor que sentía entre mis piernas y que se prolongó durante varios días.
Esa fue la primera vez en mi vida que me violó. La primera de muchas que seguirían, semana tras semana, casi todos los domingos. Recuerdo que a pesar de que siempre luchaba por mantener mis calzones puestos, no siempre me salía con la mía. Aún no entiendo por qué este hecho era tan relevante para mí, pero me sentía menos vulnerable si los tenía conmigo, aunque fuese entre mis piernas o mis tobillos. Aunque nunca fue un impedimento para que mi tío abusara de mí, me daba una falsa sensación de seguridad. Sentía que aunque perdiera la guerra por lo menos había ganado la batalla.

Pero no sólo perdí muchas batallas, sino que también la guerra. Él logró despojarme de mi virginidad, de mi tan preciada pureza y de la posibilidad de vivir una vida normal a mis tiernos ocho años. No tenía refugio de los secretos asaltos contra mi cuerpo y él me robaba mi inocencia poco a poco, domingo tras domingo. Yo no vivía en un mundo en el que era seguro contar mi historia. No había nadie con quien desahogarse, nadie a quien recurrir, ni siquiera un Dios en el cual pudiera sentir amparo.
A medida que fui creciendo, mi verdadero yo quedó enterrado bajo las torcidas mentiras de mi infancia. Cada toqueteo, cada beso, cada penetración me transmitía inciertos mensajes sobre quién era y sobre quién podría llegar a ser en este mundo. Me sentía insignificante, equivocada, mala, desvalorizada y terriblemente usada, y creía que si sólo me hubiese portado mejor, que si sólo hubiese sido una "buena niña", no estaría pasando por todo esto...
Aunque esta historia es algo que he conocido a un nivel "intelectual" durante toda mi vida, recién hoy, a mis 25 años, he comenzado a reconectarme con mis sentimientos y a llevar este conocimiento a un nivel más emotivo. Hace algunos meses decidí enfrentarme a mi incestuoso pasado, el que había negado y reprimido durante más de 15 años. Y recién ahora en que estoy empezando a lidiar con mi historia de abuso es que me doy cuenta de cuánto me ha afectado.

Fueron muchos los motivos que me llevaron a dar este paso: recuerdos y pesadillas que ya no me daban tregua ni siquiera en mis escasas horas de sueño, una inhabilidad de proyectar mi vida con la mochila que cargo a cuestas, la cercanía de plazos que inevitablemente se cumplirían y los consejos de dos personas a las que considero tremendamente sabias en sus distintos ámbitos de acción. Después de mucho meditar y rezar, y con el incondicional apoyo de ellos, me decidí a seguir una terapia.

Pero no ha sido fácil aceptar que debo retroceder y analizar mi pasado para poder avanzar y superar todas mis trancas. Examinar minuciosamente mi infancia ha sido para mí motivo de gran dolor y me aterra saber que finalmente tengo que enfrentarme a los fantasmas que me han perseguido durante gran parte de mi vida. Sin embargo, sé que esta es la única manera de hacer las paces con mi incestuosa historia.
Actualmente, no pasa un día sin pensar en mi historia de abuso y sin preguntarme qué habría sido de mi vida, de mi persona, sin este horrible pasado. Pero mi última esperanza es que sea este mismo sufrimiento, este mismo trauma, el que me empuje y anime a crecer y a reencontrarme con mi verdadero yo.
Pero hay veces en que pierdo toda esperanza. No es fácil estar continuamente desenterrando y descubriendo nuevas heridas, y hay días en que me siento absolutamente agobiada por todo el trabajo que tengo que hacer sólo para sentirme y aparentar ser una persona "normal". Siento que mi recuperación está a años luz de distancia, y muchas veces pareciera que es más fácil rendirse y dejarlo todo hasta aquí. La imagen de la mujer de caracter fuerte y decidida a la que aspiro llegar a ser algún día, se aleja cada vez que creo estarme acercando a ella.

¿Cómo se supone que debo abordar la titánica tarea de transformar las ruinas en las que estoy convertida en oro? ¿Cómo puedo vivir esa vida de grandeza de la que todos hablan y que yo sólo puedo imaginar si cada día que pasa las voces en mi mente me hacen sentir el poco valor que tengo? ¿Cómo puedo transformar esos pensamientos destructivos que me formé durante años de abuso en unos que me acerquen a la vida que siempre he deseado, la vida que aún creo no merecer? ¿Cómo, después de todo lo que he vivido, puedo aprender a creer y a confiar?

Sólo Dios sabe... ese mismo Dios que permitió que mi infancia fuera un disimulado infierno..
Ha pasado ya un tiempo desde que decidí entrar a terapia. Aunque sólo han sido unos cuantos meses, han sido de los más intensos de mi vida. Han habido cambios en lo más profundo de mí, y muchas veces a contrapelo, he tenido que remover el pasado para poder seguir avanzando hacia el futuro. Y escarbando he encontrado. He encontrado respuestas a muchas de mis interrogantes, pero también recuerdos que a veces dudo si fue positivo desenterrar.

No dejo de recriminarme que mi primer acercamiento sexual debiera haber sido un momento de deleite con un dejo de sana vergüenza e inocente curiosidad, debiera haber sido un momento memorable, debiera haber sido con algún niño de mi curso que me hiciera sonrojar cada vez que me mirara o me hablara y yo debiera haberlo sentido como un momento en el paraíso. Pero no fue así. Ni siquiera fue a los ocho años con mi tío, como habría podido jurar que fue durante todo este tiempo...
Sólo se requieren de unas pocas palabras para poder expresar lo que ha aflorado desde lo más profundo de mis recuerdos, pero son palabras que calan mis huesos, que me duelen como pocas cosas me han dolido en mi vida:
Mi tío no fue el único que abusó de mí; mi abuelo paterno fue uno más de mis agresores y, me atrevería a decir, un pedófilo.

He tenido recuerdos terribles, recuerdos donde él me tocaba, me practicaba sexo oral, se masturbaba conmigo sentada en su falda y luego me retribuía con chocolates. Inventó un juego en el cual hace no mucho tiempo me di cuenta que yo nunca habría podido ganar para poder satisfacerse conmigo y mi cuerpo. Desarrollé aversiones a ciertas comidas, tales como el helado de chocolate (me decía que ese sabor tenía yo "ahí abajo") y el yogurt (probablemente por su semejanza con el semen).
De algún modo estos encuentros eran mi única ventana a un mundo fuera del mío, y en ellos era frecuentemente el blanco de la humillación. A pesar de que estos encuentros sólo sucedían unas cuantas veces al mes, el resto de los juegos y risas que llenaban mi vida no podían borrar esos episodios, los que me robaron la inocencia de a pequeños pedazos.
Me ha costado conectarme con el dolor asociado a todos estos abusos porque no siempre me dolió físicamente, e incluso a veces me gustó. Una vez que el acto terminaba, no me largaba a llorar en un rincón por lo que me habían hecho, como mucha gente esperaría. Sin embargo, no entendía lo que había sucedido ni cuán terrible era. No podía prever el daño que me causaría y cómo me cambiaría a mí para siempre. Cuando ya tenía la suficiente edad como para entender lo que había sucedido, las emociones seguían sin tocarme. Elegí escaparme de mi cuerpo para salvarme del horror y después de todos estos años, de alguna manera se volvió en mi forma de vida.

Disociarme es lo que hice para sobrevivir a los abusos que sufrí durante mi infancia. Era mi cómodo y confiable método de escape. Eventualmente, este acto se transformó en una respuesta automática ante cualquier cosa con la que me costaba lidiar, en un patrón del cual dependía para sobrevivir el día a día. Cuando pequeña me transmitieron que no era seguro tener emociones, ni en la casa ni en el colegio, ni con mi familia ni con mis amigos. En la casa, mi rabia se encontraba con furia, mis lágrimas se encontraban con intimidación y las guardé tan profundamente en mí, que ahora que es tiempo de desenterrarlas, me cuesta encontrarlas.

He buscado en tantos lados. Intenté acercarme a la Iglesia, buscando allí lo que no había encontrado en ninguna otra parte. Fui acogida, pero creo que nunca realmente sané del abuso sexual del que fui víctima durante mi infancia. De algún equivocado modo me llegó el mensaje que si yo aceptaba a Jesucristo, entonces estaba sanada, que de alguna milagrosa manera mi antiguo yo desaparecería y sería otra persona. Pero todavía tenía muchos dolores sin resolver... creo que fue porque nunca tuve el duelo apropiado, nunca realmente sentí ese dolor, sólo lo cubrí o escondí con unos kilos demás, o con ayunos y hambrunas o con una sonrisa que incluso me hizo ganar premios. Nunca me volví a Cristo para que sanara ese dolor por mí, creía que sólo tenía que olvidar. Pero esto es algo que no se olvida. Pasa a ser una parte de uno.

Cuando recién comencé a lidiar con el abuso, no sabía los estragos que me había causado emocionalmente, y no fue hasta que examiné mi vida y mi infancia que comencé a darme cuenta que mi infancia no había sido "normal". Al principio, me sentí absolutamente sola con todo esto, pensaba que había sido todo mi culpa, de alguna manera explicándome a mi misma que el abuso "realmente no importaba" en el esquema de mi vida. Qué equivocada estaba. Tenía mi autoestima por el suelo, constantemente me culpaba y me degradaba, tenía pensamientos suicidas, luchaba contra una depresión terrible, tenía ansiedad y sufría de constantes jaquecas. Hasta que no comencé a lidiar con el abuso, no me daba cuenta cómo ni cuánto me había afectado.

Aunque toda esta historia es aún algo que mantengo en secreto (con excepción de unas pocas personas), para mí ha sido tremendamente sanador poder hablar libremente de ella... aunque creo que es lo más difícil que me ha tocado hacer en mi vida. Pero cada día que pasa siento que estoy más cerca de volver a tener el control de mi vida. Me esfuerzo para intentar encontrarle sentido a lo que pasó, a encontrarle el lado positivo. Obviamente hay días que me cuestan más que otros. Sin embargo siempre hay una chispa, una esperanza, una voz de verdad que no puede ser negada, incluso dentro de toda esta depravación y crueldad. Esta voz viene desde mi interior, débil pero determinante, alentándome a sobrevivir. Es la voz que me logró sobrellevar la enfermedad mental y el incesto en mi familia. Espero que esa misma voz en un futuro me llame a hacer más que sobrevivir, sino que a realmente vivir. Que me llame a la grandeza.

Carta a Mi Agresor:


Aquí encontrarás una carta que le escribí al hermano de mi padre, quien abusó sexualmente de mí durante dos años . Es una carta que al escribirla no pretendí entregarla, pero que me sirvió como método de liberación y sanación y que fue uno de mis primeros intentos de decir lo indecible y nombrar lo innombrable.
A estas alturas de mi vida puedo entender perfectamente bien lo que me hiciste. Lo he revivido una y otra vez en mis recuerdos, en mis sueños y cada vez que me altero al sentir que algún ser querido me toca de la misma manera en que lo hiciste tú. No he sido capaz de olvidar la sensación de impotencia y pánico que me invadía cuando escuchaba el sonido de tu cinturón desabrochándose ni tus palabras después de bajarte los pantalones: "Oye ________ , ¿te gustaría sentir esto dentro de ti?" Es probablemente la razón por la que, hasta el día de hoy, se me revuelve todo cuando alguien se atreve a llamarme así.
En ese entonces tenía sólo ocho años. Difícilmente eran suficientes como para entender lo que me estabas proponiendo. A esa niña (que tuvo que preguntar qué significaba la palabra violación cuando la escuchó por primera vez en las noticias) debió habérsele permitido crecer a su propio ritmo, decidir por sí misma qué cosas hacer, cómo y cuándo. Después de haber soportado tus abusos por dos años pasó casi una década hasta que di mi primer beso. ¿Te das cuenta de qué tan fuera de tiempo y lugar estuviste?

Me despojaste de mi inocencia y de mi confianza y dejaste un gran vacío en mí, que ni el amor de mi pololo, mi familia y mis amigos ha podido llenar en su totalidad. Me hiciste creer que el sexo es algo que los hombres necesitan y quieren tan desesperadamente, que no les importa a quién tengan que herir para obtenerlo. Me hiciste sentir como que eso era la único que yo era capaz de hacer que realmente importaba.

Fue bajo, por decir lo menos, cómo te aprovechaste de la situación por la que pasaba mi familia. Tuviste la agudeza de percibir que todos estarían demasiado ocupados con "cosas mayores" como para darle la debida importancia a una persistente infección urinaria, a las incapacitantes jaquecas o al capricho de una niñita que se rehusaba a comer. Te diste cuenta que nadie sabía leer las desesperadas señales que mi cuerpo enviaba y que nadie escuchaba mis silenciosos llamados de auxilio. Incluso sabías que había quienes me celebraban el refugio que encontré en los libros y el estudio.

Aunque nunca me lo advertiste ni me amenazaste, tenías la certeza de que nunca hablaría. Conocías muy bien la cultura en la que estaba creciendo, una cultura en la que las heridas del alma se omiten, se niegan, se callan y se esconden, sobre todo si son provocadas por alguien de la misma familia. "La ropa sucia se lava en casa", escuché decir en varias ocasiones, y todo me indicaba que se debía siempre sufrir en silencio, sobre todo siendo mujer. Aún no entiendo si es por exagerado pudor o por orgullo, pero hasta el día de hoy me da la impresión que todos en la familia apuntan a aparentar un cierto "ideal", del cual irónicamente cada uno tiene su propia versión. Sea cual sea el caso, sabías que me pesaría la lealtad, la protección de la imagen de la familia, y que tendría grabado demasiado a fuego la sacralidad de esta unión como para siquiera despertar una sospecha de las aberraciones que fuiste capaz de hacer conmigo.

En este contexto supiste ganarte mi confianza y mi cariño, supiste hacerme sentir especial e importante para ti. Con el dolor de mi alma, me atrevo a decir que al principio tus caricias me agradaron. Caricias que, con extrema delicadeza, fuiste degenerando de forma muy gradual, hasta hacerme hacer cosas horribles, muchas de las cuales hasta el día de hoy no logro verbalizar.
En ese entonces yo era lo suficientemente ingenua como para pensar que nuestros encuentros eran casuales. Pero ahora en retrospectiva me imagino lo repulsivas que debe haben haber sido tus planificaciones. Yo era tu plan, era el objeto que habías elegido para satisfacerte, sin tener la menor consideración de lo que me causarías a MÍ, a la persona que había detrás de esa niña.

Sentada en la orilla de tu cama, aún recuerdo la primera vez que tu mano, que descansaba sobre mi rodilla, encontró su camino bajo mi vestido y mis calzones. No paraste de hablarme, pero cuando comenzaste a tocarme ya no podía escuchar lo que me decías. Y cuando guiaste mi mano hacia un pedazo de carne inerte que en pocos segundos adquirió vida propia, mis sentidos comenzaron a apagarse uno a uno. Sólo quedaba una sensación extraña entre mis piernas. Recuerdo cómo me paralicé, cómo mi cuerpo no me respondía y cómo me "salía" de mi misma para mirar la aberrante escena como una espectadora.

Siempre me he preguntado qué tanto placer te pudiste haber provocado con mi cuerpo de niña, con dimensiones de niña, en el cual difícilmente podía caber tu monstruosa humanidad. Pero las silenciosas lágrimas que derramaba de dolor al sentir que me moría al partirme en dos (tanto en cuerpo como en alma) nunca fueron para ti un impedimento ni una limitante. No sólo me robaste a destiempo y brutalmente mi virginidad, sino que además me privaste del derecho a crecer y desarrollarme como una mujer "normal", sin la necesidad de reprimir deseos angustiantes ni sentir culpa por sensaciones que vendría a descubrir años más tarde.
Cuando tus "sesiones" terminaban recuerdo cómo sentía mi corazón latir en mi garganta, cómo el dejo en mi boca me provocaba arcadas, y cómo entre mis piernas seguía sintiendo el ardor y el dolor que me provocaba la presencia de un objeto ajeno que ya no estaba. Te tomabas tu tiempo y te preocupabas hasta del más mínimo detalle para no dejar ninguna huella. No sabes el asco que me provoca cuando recuerdo cómo, con la mayor ternura, limpiabas mi cara, mis piernas, mi guata y el resto de mi cuerpo de aquel "pipí blanco" que era tan pegajoso, y revisabas mi ropa para no dejar rastros que delataran tan torcida actividad. Paradójicamente, me sentía como si hubiese sido yo quien cometió el crimen.

Pero no fui yo quien te causó todo ese placer. No fui yo quien accedió a tocarte como me decías, a ponerme en las posiciones que me pedías o a tragar lo que me indicabas en el momento en que se te antojaba. Hice el ejercicio de desdoblarme quizás demasiadas veces hasta que llegué a dominarlo a la perfección. Es así como tengo muchos momentos de mi infancia absolutamente borrados, una época de la vida de la que se supone uno tiene recuerdos auténticamente felices.
Sin embargo mi memoria no ha sido tan generosa conmigo y no me ha dado toda la tregua que desearía. En este último tiempo he desenterrado muchos recuerdos, varios de los cuales habría preferido morir con la incertidumbre de que efectivamente ocurrieron. Y después de todos estos años estoy recién comenzando a entender esta disociación, y estoy recién aprendiendo a reconectarme con mi cuerpo. Pero a pesar de todos los sustentos que tengo, el camino no se me ha hecho fácil. En demasiadas ocasiones he puesto en riesgo mi integridad física en fallidos intentos de externalizar mi dolor y mi angustia (los que a veces sencillamente siento que me sobrepasan), sólo para quedar con el amargo sabor de la culpa y la vergüenza, las que muchas veces son seguidas por un miedo sobrecogedor al darme cuenta de lo que fui capaz de hacerme a mí misma.

A lo mejor tus juegos y tus regalos fueron tu manera de pagarme por lo que me hiciste. Incluso a veces quisiera pensar que fue tu manera de pedirme perdón. Pero eso no puede quitarme la mancha con la que me condenaste a vivir el resto de mis días. Siempre lo sentí y lo sigo sintiendo como una manera que tuviste de comprar mi silencio. Porque me cuesta creer que en todos estos años no has tenido ni siquiera un momento de lucidez. Pero siempre has sido cobarde, siempre te has refugiado en la pseudo-locura en la que tienes convencido al mundo que vives. Y me frustra haberte dado en el gusto al mantener tan asqueroso secreto.
No hay suficientes regalos ni favores que sean capaces de devolverme mi salud mental y emocional. Han pasado muchos años desde la última vez que abusaste de mí y, a pesar de todo, los recuerdos están más vivos que nunca en mi mente. Después de quince años, todavía me descompongo al entrar a la casa en que vives y no tienes idea de lo devastadores que han sido los efectos de lo que me hiciste.

Es un esfuerzo supremo el que debo hacer para asumir mi realidad y vivir en el presente, sin preguntarme cada mañana cómo habría sido mi vida sin tus abusos. Ha sido una eterna batalla el aceptarme con mi historia sin sentirme menoscabada, indigna y obligada a hacer cosas que la sociedad valore. Quizás como una forma de autovalidarme, me he obligado a vivir con un nivel enfermizo de autoexigencia, en un esclavizante camino hacia la inexistente perfección, en el que una pequeña equivocación me hace caer a pedazos internamente y me derrumba mi ya inestable mundo. Aún no logro perdonarme la hipocresía en que me obligas a vivir al esconderle a mis seres más queridos una parte tan importante de mi vida y que ha dejado huellas tan profundas en mí. El no sentirme preparada ni capaz de concebir y criar un hijo en esta etapa de mi vida es un problema que me acecha como una sombra y al cual aún ni siquiera he comenzado a hacerle frente. Y hoy, a mis veinticinco años, la sexualidad me resulta algo absolutamente insondable y pavorizante al mismo tiempo.
Aunque no creo que te importe, mis sentimientos de culpa, de vergüenza y mis estigmas me imposibilitan el perdonarte. Y aunque llevo tu mismo apellido, al menos tengo el consuelo de no ser tu hija. Nunca me vuelvas a tocar. No quiero ni un abrazo, ni un solo baboso beso. Quiero que sepas que el único motivo por el cual siquiera me acerco a ti es para ver a mi abuela. Cuando ella ya no esté, no tendré razón para arriesgar mi estabilidad al estar cerca de ti.

No tienes idea cuántas lágrimas derramé al escribir esta carta ni cómo siento el desgarro de mi corazón al traer a la luz tantos hechos que hasta ahora habían permanecido ocultos como fantasmas en los confines de mi mente, y que desde allí condicionaban mi diario actuar. Pero no quiero que pienses que lo hice por ti. Porque por ti no soy capaz de hacer absolutamente nada. Escribí esta carta por mí, en un intento de limpiar heridas que supuran desde hace ya demasiado tiempo, para mi liberación y sanación, para reconciliarme conmigo misma y, después de muchos años de negación, aceptar estas experiencias como mías en toda su dimensión.
Ahora sólo me queda hacerte una última pregunta: ¿Vale la pena el placer que te provocaste conmigo ahora que sabes cuánto me has herido y cuánto te odio por ello?



TESTIMONIO DE UNA VALIENTE VICTIMA DE SANTIAGO DE CHILE.
http://www.inocenciainterrumpida.net

69 comentarios:

Carlos dijo...

He pretendido que otras personas leyeran un testimonio sobre abusos en mi blog, bajo el nombre "Los sonidos del silencio" en http://taleshistorias.blogspot.com/2009/08/sounds-of-silence.html

Las personas que suelen leer mis textos, no pudieron leerlo. No tuvieron fuerza.

A mi no me agrada tampoco. Recuerdo las amargas lágrimas que lloré al llegar a la parte de los testimonios del libro de Joan Montané y leí para empezar este del que hablo, de Verónica.

Gracias por mantener este blog activo.

Anónimo dijo...

para todos aquellos que han sido abusados les quiero decir " que asi como el señor mi DIOS permite que a una le hagan tanto daño él es quien se encargara de sanar esa herida mortal, que se nesectita de todo lo espiritual y lo psicologico es cierto . pero mi señor lo hara en su tiempo y con su AMOR nos sanara. recuerden que todo es un proceso y que cada lagrima é las convertira en bendiciones: leanse job:5. el es grande y si no te hubiera sucedido eso no tuvieras el corazon que tienes apesar de... bendiciones

Anónimo dijo...

Tengo que decir esto por que si no reviento QUE HIJO DE LA GRANDISIMA PUTA, CERDO HIJO DE PUTA, lo siento mucho cielo

Anónimo dijo...

Aqui estoy desde este mismo momento y te aseguro que voy a leer aunque llore contigo, maldito hijo de puta, maldito todo aquél que toca a un niño/a no me importa quien sea ni el nombre culto que se le de para mi ES UN GRANDISIMO HIJO DE PUTA, perdona si me he pasado al escribir esto pero es que siento la rabia dentro de mi y no puedo callar lo que siento,

Anónimo dijo...

Sabes casi no puedo contener las lágrimas ¿por qué? ¿por qué hacen tanto daño? me siento mal al leerte me vienen cosas a la cabeza que no puedo recordar, hay una parte que yo no puedo recordar quizás por que era demasiado pequeña para hacerlo y solo llego a mis cuatro años y medio cinco años, yo no se todo lo que me hicieron no puedo recordarlo pero si se lo que siento en determiandas ocasiones, asco, dolor esa sensación de la que hablas de partirte por la mitad, miedo, mucho asco sabes cuando empece la terapia recuerdo que soñaba que vomitaba y era consciente de que estaba soñado por que dentro de ese sueño pensaba que si no despertaba me ahogaria con el vomito que subia de mi estómago hasta mi boca y cuando despertaba tenía sabor a vomito en la boca, aún no se todo lo que pasó conmigo y eso me da mucho miedo sólo se lo que recuerdo

Anónimo dijo...

Quiero que sepas que he puesto un enlace en mi blog para que todo el que entre alli lo vea y entre aqui, por favor no te calles, escribelo todo por ti por mi y por todo el silencio de las victimas inocentes, GRACIAS

Anónimo dijo...

Yo pienso y creo que DIOS nuca quiso esto para ti por que en la biblia dice q el tiene pensamientos de bien y no de mal para nosotros…. Y le pido a mi padre DIOS que te sane de esto q sientes… tal vez no es nada fácil pero la verdad no hay nada imposible para DIOS el no amas y el ara con nosotros……cuidate

MIGUEL ADAME VÁZQUEZ. dijo...

GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

MIGUEL ADAME

Anónimo dijo...

Que Dios te bendiga y te permita ir sanando tu corazon. Nunca pienses que no debiste disfrutar los juegos, etc, Tu ERES LA VICTIMA, una nena de 8 a#os no lo disfruta, lo que recuerdas como agradable es el recuerdo de tu cuerpo que esta hecho para sentir placer, asi estamos "fabricados" pero mi nena, no lo disfrutabas. Ese coraje es para el, no tiene perdon, no te cuestiones a ti misma sobre tu inociencia, el fue el malo de la historia y el que deberia estar detras de las rejas y lejos de cualquier persona.
Estaras en mis oraciones, te deseo lo mejor en tu busqueda, veras que algun dia llegaras a encontrarte

Anónimo dijo...

Esto es absolutamente paralizante y asqueroso me duele en el alma que en algun lugar del mundo sucedan cosas asi,esto es sencillamente monstruoso despeslusnante. ojala tuviera forma de ayudar a estas personas y si no creyera en Dios diria que esta persona no tiene perdon.

margarita dominguez dijo...

al leer tu testimonio recorde lo que yo tuve que aguantar tambien,sabes no puedo decir pobre,por que te entiendo pero puedo aseguar que cada vez que un tipo se acercaba nos devolvia el miedo y la repulsion.que valiente eres por sacarlo,trabajarlo y te deseo lo mejor!!

Anónimo dijo...

amigas me parece que aquellas niñas que han sufrido abuso en su niñez por un familiar no solo deberian acudir a terapia sino que tambien deberian enfrentarse a su agresor tengo el caso de una amiga la cual fue violada por dos de sus hermanos sin que uno de ellos supiera que el otro tambien lo hacia este abuso comenzo a los 7 años de edad ella no conto nada pero despues que tuvo los 19 años yo la alente a que los enfrentara y asi fue hoy en dia la verguenza que sienten esos hermanos es unica y andan por ahi con riesgo de que sus novias e hijas sepan su oscuro pasado no se atreven a mirara a nadie debido a su antecedente a ella le paso igual que a ustedes el descuido de una madre la falta de atencion y la hija menor de 6 hermanos 5 de ellos varones el mayor de 16 y el otro 14 la violaron y eso que el de 16 ya tenia hija y habia tenido mujer pero enfrentelos eso la sano muchisimo todos en su familia saben lo ocurrido jijijij y cada vez que yo puedo le recuerdo a uno de ellos lo que hizo y lo bajo que fue aunq con ella si he hablado de lo mal que se sintio con el nunca pues no quiere hablar del tema ese hombre del que digo que abuso de mi amiga es mi esposo mi amiga mi cuñada la mujer mas admirable de este mundo tengo hoy en dia una bebe con el y esperando un varon a los cuales nunca les dejo con el por nada del mundo ni un momento el temor esta ahi y el sabe que nunca se la dejaria con el por miedo a que pase algo mas sin embargo el tiene la patria postestad de dos niños una niña de 12 años y el niño de 9 años a los cuales el es quein a criado y eso que su ex tambien sabe lo que el hizo porque esas son cosas amigas que no se deben callar porque si un familiar hizo eso una vez podria volver a llegar hacerlo por el silencio por eso ella hablo por el bien de todas las mujeres y dijo lo ocurrido desde los 7 hasta los 13 que tuvo fuerzas para negarse yo al principio cuando lo supe cada vez que estaba con el imaginaba tanta basura hasta q le conte a ella y me dijo no te preocupes yo estoy bien yo sane gracias a ti misma e sanado y bueno decidi que eso fue pasado pero que siempre lo tendria presente mi consejo hagan lo mismo quien sabe a cuantas niñas de su familia les habra hecho lo mismo o si tiene esposa e hijas quizas les haga lo mismo si hablan eso no volvera a ocurrir jamas gritenles en su cara crees que no recuerdo sucio delante de toda la familia y veras lo bien que te vas a sentir y ellos pasaran a sentir se mal y lo unico que diran es perdon perdon perdon con la mirada al suelo como lo que son basuras escoria gracias a dios mi esposo jamas a tocado a sus hijas mayores y eso que el las a criado se ha abstenido de cambiarles el pañal bañarlas o verlas al vestirse siempre les pide que no se vistan delante de el ella no sabe aun por que pero ya lo sabra cuando este mas grande y preparada esa es una verdad que el mismo debe enfrentar porque igual lo sabra y bueno mi bebe no he dejado pero que ni le cambie y siempre lo superviso cuando la carga nunca la he dejado sola con el ni con ningun hombre y le pido a la sra que me la cuida que nunca se la deje a ningun hombre que para eso yo le pago a ella ni niños ni nada porque he sabido de casos que niños violan a bebes y espero que todo salga bien con mi niña que nunca se consiga un depravado en su camino y auqne no sabe hablar aun le hablo mucho para que aprenda porque ya me urge enseñarla para que apenas ocurra algo fuera de lo normal saberlo suerte amigas un besos valentia coraje y adelante si soportaron eso son las mujeres mas maravillosas del mundo capaces de soportarlo todo y superar aun mas mis respetos hacia ustedes y mi consejo hablen no callen griten no callen desahoguense para sanarse....

Anónimo dijo...

HOLA,ASI DE CASUALIDAD A ESTE BLOG,Y ME PARECIA QUE SOLO VEIA O ESCUCHABA POR LOS MEDIOS,PERO ES UNA REALIDAD DE LAS CUALES NINGUNO DE NOSOTROS SOMOS AJENOS,QUISIERA UNA AYUDA PORQUE ME ACABO DE ENTERAR QUE UN TIO AL QUE SIEMPRE LO HE TENIDO BIEN EN ALTO HABIA VIOLADO A UNA SOBRINA DE SU ESPOSA CUANDO ESTA TENIA 9 AÑOS Y ESO PASO HACE MAS DE 20 AÑOS Y RECIEN SE DESCUBRE,QUE HAGO COMO AYUDAR A MI YTIA QUE ESTA DESTROZADA Y YO HASTA ME ES TAN DIFICL ENTENDER QUE EL SE PUDO ATREVER A ALGO ASI,CUALQUIER CONSEJO U ORIENTACION ESTARE MUY AGRADECIDA,MUCHAS GRACIAS DE ANTEMANO.

luis dijo...

hola espero estes bien.. bueno el abuso sexual es algo tan feo que solo sabemos entender quien lo pasamos es curiooso la razon dice tener que seguir pero hay gente que por mas terapia o psicologo que vaya a ver no rie ,,, el abuso es como un cadena al corazon que cierra toda la alegria mantiene preso la risa y no deja hablar el alma es como hacer gris etenro a la vida y tenerle miedo al mañana . miedo a la gente miedo la lucha diaria .. mi caso fue a los 9 y vivi con eso asta los 27 sin decir una palabra sobre ello-- solo con decision pude dejar la carga de esa mochila ,,,, lo real es que por mas que quieras dejar eso alli atras-- la conducta de vida ya es distinta lo bueno es que que uno ve todo de un lado muy distinto tambien .. luego de aceptar y decidir todo detalle a la vida se hace un sol todo lo que se vivi ignorando en el correr de la vida se hace querer valorar --uno camina mas lento ,, es todo raro ,,, pero hermoso al fin ..... dejo mimail pa cualquier cosa-- luisjsama@hotmail.com luis_cruz96@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

En lo siguiente que quiero publicar quisiera preguntar lo que fue,lo que viví para hací de alguna manera sanar el dolor que he guardado durante 11 años.

Tenía 5 años cuando sucedio recuerdo que era el cumpleaños de mi tio estaba toda la familia reunida,recuerdo hasta ese momento ser la niñas mas alegre, mas feliz,que luego no fuí.

Con mis prima y mi primo de mi misma edad estabamos aburridos,recuerdo habernos disfrazados,fue entretenido,pero luego todo cambió.
Mi primo dijo algo así como ¿juguemos al papá y a la mamá?,y estubimos deacuerdo en eso,y como era la ''mayor'' de los tres y quería ser mas importante en el juego decidí ser la mamá,y mi primo el papá.
Luego recuerdo el hecho...el juego.
y morí en el silencio del explorar del miedo,de saber que eso no estaba bien.
sentí asco,corrí al baño a tratar de limpiarme y callé.
nunca nadie se dio cuenta ni lo sospechó,solo el y yo sabíamos la vergonsoza respuestas de mis sintomatizaciones,depreción,anirexia,rechazo,baja autoestima,intentos suicidas ,me quitó todo, mi vida,mi seguridad,mi felicidad.
nunca conté esto porque nunca supe si tenía la culpa si era yo la sucia la asquerosa desde pequeña.
sucedio una vez pero arruinó completamente mi vida.
mis padres nunca han sabido de esto, y por lo mismo callé el hecho de que mis padre me culparan de ser sucia,de arruinar la hermosa familia que teníamos.pero por sobre todo el sentirme culpable.
nunca supe una respuesta de nadie,y sí quede con secuelas,tiendo muy seguido a experimentar con mi cuerpo ya entenderán.
solo quiero no haber sufrido una vida entera por algo que nunca fue realmente importante.

Anónimo dijo...

Hola me llamo Francisco Santos tengo 30 años soy de BsAs. Mi caso ocurrio a los 3 o 4 años! En ese entonces la mujer que me cuidaba a mi y a mis 2 hermanos abuso de mi sexual, fisica, mentalmente, primero golapes y amenasas hasta que me llevo a su cama. Mis padres fueron informados de los golpes y amenasas pero no hicieron nada, ya que en la casa habia muchas cosas de valor y no querian buscar a otra persona "de confianza" que no les robara la buena vida que tenian. Asi sometieron a sus hijos (ya que creo que los 3 hemos pasado por lo mismo, digo creo porque aun no he podido hablar con ellos ni con nadie de la familia) Todos los dias esto me viene a mi mente y me hace sentir deprimido. Solo lo hable con mi mujer que se lo conte en una situacion muy lamentable (ella estaba embarazada y yo queria interrumpir este embarazo, hoy nos estamos separando y ahora estoy escribiendo esto aca) Bueno nada si hay alguien me quire decir algo o se le ocurre algo que pueda hacer que me ponga su mail ya que no quiero poner el mio. Saludos a todos y fuerzas

Anónimo dijo...

Hola Francisco, si quieres escribirme te dejo mi correo cony_diaz@hotmail.com

Saludos

Anónimo dijo...

Al leer esto, a veces pienso que ojala nunca mas tenga que ver a mi cuñado, yo tenia solo 10 años, cuando sus manos tocaban mis recientes senos haciendolo como una broma, creo que fueron solo 3 veces, pero siempre lo calle, el tenia en ese entonces 30 años y yo solo 10.....Como explicar esto a mi madre y a mi hermana?.
Es el dia de hoy que no tolero que me toque los senos, y que no me miren, causo un efecto en mi aterrador..se que esto va a pasar el dia que mi cuñado se muera...nunca le desee la muerte a nadie, pero esto me marco para siempre. Gracias...necesito ayuda!

Anónimo dijo...

¡¡¡No puedo más!!! ya tengo 30 años y todos los días me siento como atrapado por algo que me pasó cuando tenía 5 o 6 años... no puedo más...
Gracias por hacer este blog... voy a volver a visitarlos....

Anónimo dijo...

Cuando fui niña fui abusada varias veces por mi hermano desde los 7 años, tambien trato mi primo que me decia que era una perra y otra serie de insultos que no lograba entender, pero esta vez pude defenderme a pesar de tener solo 10 años... conforme paso el tiempo y algunas cosas se me quedaron como que borradas comence a recordar cuando ya tenia 12 cuando el hermano en cuestion trato nuevamente de abusar de mi y esta vez dije no... Tambien pase lo mismo que muchos creo, falta de apetito, vomitaba mucho, tenia un dolor que escondia bien tras mi agresividad de esos años y la verguenza de sentir que alguien habia penetrado y robado cosas de mi que jamas recuperaría y sobre todo sentir la culpa de algo que una misma ni tenía idea que era y todo por crecer en una sociedad machista que dice que si algo pasa es porque la mujer lo permite -como si a los 6, 8 o 10 años ya fueras mujer o como si no hubiera gente que te engaña aun cuando eres mayor que eso o como si no le pasara también a algunos niños- falacia que mas tiene que ver con un encubrimiento de responsabilidad y de no afrontar el hecho de que muchas cosas en el mundo marchan mal...
La forma en que trate todo fue la indiferencia y la racionalidad, el decir: "bueno, ya paso, hay que sacar las cosas positivas, no soy una victima ni lo voy a ser..." claro que la actitud me desemboco en dos intentos de suicidio y varias adicciones y una subsecuente violacion porque lo que no se cura bien vuelve... y si me di cuenta y pude defenderme despues... igual muchas cosas en tu vida cambian, cai en cuenta de que en los años posteriores me habia relacionado con personas quede una u otra forma abusaban de mi, alli viene el problema, de parte de los recuerdos que uno bloquea o no quiere reconocer para no sentirse menos, los efectos psicologicos quedan, de como te maltrataron, te humillaron y pisotearon tus sentimientos, de como te utilizaron como si fueras algo sin valor, facil de tener, eso duele porque todos los dias te despiertas y es una mierda...
ya tengo 30 años y me alegro de haberlos cumplido contra el pronostico de algunas personas que me auguraban una sobredosis o un suicidio temprano (poruqe en verdad mucha gente no quiere entender, menos ayudar y solo se acerca para sacar provecho de que una esta abandonada y mal), hice lo que quise, estudie algo que me gusta y de lo cual vivo, he tenido vida con personas a las cuales he amado, querido, extrañado... el sexo no me es un problema porque me plantee que nadie me quitaria a mi misma sin importar que pasara, ni aun en ese aspecto... No todos los dias son bonitos... pero los mas de los dias lo son...
creo que en el fondo cada uno sabe lo que uno es realmente y eso es lo importante, no dejar que ningun ser mounstruoso te aleje de tu propia visión de ti ni te quite tu mundo interior, porque ese es solo tuyo... suena facil pero no lo es... porque reconocerse como una victima duele, la impotencia de no poder hacer nada es lacerante y las cosas que han pasado asustan porque a veces parece que no todo fue malo porque no hubo golpes... pero muchas veces no hay golpes poruqe quien lo hace es un hermano, un papa o una amigo en el que confiamos... verdad???
No dejen que nadie les quite lo que en verdad son... eso es lo mas importante... si se aprenden a reconocer a si mismos en su propio dolor ya es una gran cosa, despues de eso se reconoceran a si mismos como verdaderamente son y veran que tuvieron la mala suerte de cruzarse con un hijo de puta que se aprovecho de la docilidad y de la confianza que teniamos... nunca permitan que nadie les quite su vida ni que los critiquen por lo que les halla ocurrido y lo más importante... quieranse a ustedes mismos y aprecien todos los dias de su vida que son valiosos...

Anónimo dijo...

Como un día sin el sol,
como una noche sin estrellas, así es una ilusión
que no puedes tenerla.

Se despierta el furor guardado en mi corazón,
pero nadie me oye, el silencio triunfó, otra vez me mudó.

Quiero curar mis heridas, pero no por encima,
quiero quemar el veneno para tener la verdad.

Así quiero sanar del cuchillo profundo,
sacando los gusanos que me comen el alma, que me hacen llorar.

Guardián de la Puerta de Amor, déjame entrar,
necesito tu calor, quiero acariciar mi estrella otra vez.

Guardián de la Puerta de Valor, déjame entrar,
para decirle a Dios, que ya no aguanto más,
lo que es la realidad.
* mm la vdd kmo duuele x mas k tratas d eviitar d olvidaar maas c claban dentro d tu alma.... yo tengo 17 año a horita mm fui abusada sexualmente por un tiio a los 4 o 5 años al principio no estaba tan segura d eso hasta k un dia m lo confirmaroon x recuerdos d esa persona mm lo mas terrible para my fue descubrir k no solo una vez lo hizzo si no k fueroon muchas veces mm es cruel pensar k no tenias defensa alguna, sentirte sola contra el mundo y lo peoor k griitas tu doolor y nadie te puede escuuchar.....

rosario dijo...

NO ESTAN SOLOS... YO ME HE COMPROMETIDO CON LA NIÑEZ Y SUS PROBLEMAS... ESTUDIO PSICOLOGIA Y ME DI CUENTA DE TODO EL HORROR QUE VIVEN... JAMAS ES NI TANTITO CULPA SUYA... ESPERO QUE SU CORAZON SANE... QUE SU ALMA TENGA MUCHOS MOMENTOS DE PAZ POR LO QUE VIVIERON, QUE LO OLVIDEN PERO NUNCA OLVIDEN QUE HAY MUCHOS NIÑOS CON UN... QUE LOS ACECHA Y NO HAY MAS QUE ENSEÑARLES QUE VALEN MUCHISIMO, LES MANDO UN PENSAMIENTO DE AMOR VERDADERO, PARA MI, AUN PEQUEÑA SON PERSONAS MUY FUERTES, MUY VALIOSAS Y ESPERO QUE SU NIÑO INTERNO LUCHE POR SEGUIR EXPRESANDOSE...
a ti cobarde... nunca fuiste protagonista... por eso dañas, alguien ya te daño y no pudiste hacer nada mas, a ti que ni a basura llegas, por eso siempre te sientes solo, no te hayas en ningun lugar, nadie te quiere ni te mira... no eres ni un ser humano, siempre perderas todo por que robaste mucho... pero tu nombre es ese... anonimo porque asi te quedaras, tu mal se recuerda, pero se sobrevive, tu nombre muere como tu moristes cuando te sentiste nada....

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Alexandra, les mando saludos desde la Ciudd de México. Escribo porque desgraciadamente también estoy terriblemente idetificada con este tema. No me atrevo a contar la historia, sólo puedo decir que también fui una niña abusada de una manera muy similiara a la del testimonio, también tengo 25 años. En primer lugar me parece increíble e inconcebible que este mal no respete fronteras. En fin, desafortunadamente es parte de la "humanidad". En todos los casos es igual de doloroso, desastroso, repugnante. Pero también debemos saber que no estamos solos. Es infinitamente díficil, pero los que han ido a terapia o han tenido la confianza de contarsélo a alguien me entienden: nadie comprende a una persona violada más que otra persona violada. Es un dolor muy particular.Por supuesto cualquier historia de abuso o violación es horrenda, pero yo creo que no es lo mismo cuando se trató un asaltante o algo parecido, a cuando es alguien completamente conocido y con el 100% de confianza. ¿Cómo pudieron?

Anónimo dijo...

Comprendo el dolor que sientes... Y cómo duele ver pasar tu vida, desperdiciándola, sólo pensando en toda la basura que vives y cada día se siente como si fuera un día hacia atras, que te aserca más y más al momento en que te despojaron de ti misma.
No sueno muy optimista, pero te puedo decir que pasé por años de oscuridad, alejándome de todo aquel que mostrara preocupación por mi... y lo único que me mantuvo fuerte, fue la esperanza de aprender algo despues de superar todo esto, ser una persona mejor, qué se yo...
Hoy me siento sanada. Hace un tiempo ya, sentí como repentinamente mi vida se iluminaba y ya no me dolía recordar lo ocurrido. Obviamente cuando me reencuentro con lo más profundo de mi misma, vuelvo a desconsolarme, a sentir asco e impotencia, pero me lo he tomado como cualquier persona que recuerda algo aterrador. Y creo haber aprendido algo de todo esto... que no hay nada que aprender de algo tan horrible.
En resumen, siento que a pesar de que es un dolor distinto, incomprendido y durísimo, la sociedad sólo nos ayuda a recordar lo horrible que es, que nadie nunca te va a entender completamente, que la justicia es ineficiente y te resfriegan en la cara, que la única victima más dañada que tú, es una que muere. Pero estamos siendo prejuiciosos.
Despues de haber pasado años sientiendo que estaba SOLA en este muendo, me di cuenta de que era mi mayor tormento. El daño no está en el acto mismo de abuso, está, generalizado, en la marginalización a la que te someten. Entonses empesé a pensar en cual prejuiciosa era yo al pensar que quien había visto un accidente fuerte o había perdido a su abuela sufría menos que yo... me alejé de los esquemas dela sociedad y creo haberme encontrado conmigo misma plenamente... Decidí sentirme normal, idota y frágil, como una mujer normal. Y acá estoy, luchando mis metas y llorando mis penas cada día, pero como todos lo hacemos en este mundo, a secretas voces.
No creo que sea fácil de entender cuando aun no lo sientes... sólo te envio mis más sinceras fuerzas y no te desgastes tratando de darle una explicación a lo vivido... es como cuando una madre intenta saber por qué su hijo muere subitamente.. y nunca encuentra consuelo, nunca encuentra una explicación. Simplemente sucedió y lograras cargarlo. Tampoco aprendas nada de esto, la vida no debe tratarte así, no lo compares con los gestos de nadie más, no lo compares con sabores ni olores. Lo que está en tu cabeza es mierda y lo que tienes a tu alrededor es vida. Sal a vivirla y disfrutarla apenas te sientas preparada. Ahora, tómate tu tiempo de sufrir, tienes derecho a hacerlo y descure todas esas cosas que llevabas guardadas dentro de ti para poder algún día sacarlas afuera. Y recuerda que por eterno que paresca el tunel SIEMPRE tiene un final, siempre.

Nery dijo...

Hola,es realmente duro y leer tus letras escritas con sangre del alma,nos hace recordar nuestra cruz personal..
pero quiero agradecer tu valor y coraje al enfrentarte.La primera vez que te leí,me dio ánimo para hacerlo yo,tal vez no con tanto valor pero di mi primer paso para romper el silencio...quiero mandarte todo mi ánimo y darte las gracias por una vez más ese ejemplo de valor y coraje que a personas como yo sacan de su silencio...

Anónimo dijo...

Gracias, aún no termino de leer todo pero hoy abrí este tema para mi, para empezar a trabajarlo en terapia...y la psicologa me dijo que era bueno familiarizarme y leer al respecto porque muchas de mis emociones, explicaciones y sensaciones al respecto son contradictorias. Ella me decía que así sucede que uno siente culpa y muchas cosas que no entiendo que me sucedan de esa manera, al igual que tu, hoy, a mis 25 años he decidido enfrentarme a esto. Gracias por compartir tu experiencia

Anónimo dijo...

HOLA KERIDO AMIGO ,, COMO TU TAMBIEN SOY UNA VICTIMA DE ESO QUE CUENTAS TE ADMIRO ASI COMO A OTROS QUE DECIDEN A PUBLICAR ESTOS TESTIMONIOS SON DE GRAN VALOR PARA TODOS LOS DEMAS QUE SUFREN EN SILENCIO Y ESE MIEDO QUE AVECES PARECE DEBORARLOS ,,, MI MAIL ES LUISJSAMA@HOTMAIL.COM .. YO DESDE MI FACE DECIDI A PUBLICAR ENLACES INFORMACION Y AVECES LO QUE CREO , SALUDOS Y FUIERZAAAAAAAAAA

carolina dijo...

sabes quisas no todas las personas tienen tu valentia y te admiro por eso hasi como tu yo tambien lo e sufrido pero con la diferencia que mi mama lo supo pero prefirio callar pero no importa al fin y alcabo ya paso amiga ten mucha feeee en nuestro creador por que es el unico que hara justicia por nosotras te quiero mucho

Anónimo dijo...

Me da mucha verguenza escribir esto, es la primera vez que me atrevo siquiera a hacerlo, fui abusada por mi hermana mayor, no recuerdo mucho, pero se bien que por eso no tolero las muestras de afecto femeninas, los abrazos, los besos, me dan sensaciones extrañas, encontradas, necesito ayuda!

MIGUEL ADAME VÁZQUEZ. dijo...

Estamos a tus ordenes
Podemos ayudarte
adame.miguel@yahoo.com.mx
Miguel adame

Anónimo dijo...

fui abusada cuando tenia 5 o seis mi mente aun no me devela con certeza el era un vecino en plena calle... adelante de medio mundo el maldito me tocaba.... hoy soy madre hago terapia necesito y deseo criar a mis hijas con libertad porq el temor q les suceda algo asi me paraliza veo gente como el por todos lados... no puedo dejarlas ser... q vallan a un cumpleaños o q vallan a la escuela sin temer.. se que lograre ser feliz.. se q mis hijas creceran y seran felices....
se q en mivida esto sucedio para algo... mi deseo es sanar y ayudar a otra gente a q lo logre... estoy en el camino...

Anónimo dijo...

Maya:

Muchas gracias, leí tu testimonio y tu carta y no pude evitar estremecerme. Yo también fuí víctima de abuso sexual, yo a los 12 años, en mi propia casa y durante un año contínuo. Cuando leí tu carta me identifiqué tanto con tu sufrimiento, con tus emociones encontradas, con tu confusión, con tu rabia, incluso, con algunas sensaciones que explicas experimentaste en tu experiencia. Yo también estoy yendo a terapia y no ha sido fácil sacar el dolor; pero hoy al leerte he dado un gran paso en la sanación. Gracias, porque hoy sé con toda certeza que no estoy sola, no te conozco pero eres mi hermana de dolor, compartimos esas terribles noches de pesadillas, esa incapacidad de sentir, expresar y gozar; pero sobre todo, ese deseo enorme de reconstruirnos y lograr sanar y ser felices. Gracias por ser tan valiente, gracias por darle consuelo a mi alma herida, gracias por darme un soplo de vida y esta esperanza de que podemos sanar. Dios te bendiga.
Con todo mi cariño,
Marcela !!!

Anónimo dijo...

A mis 24 años estoy empezando mi terapia y tengo mucho miedo, no se si hago lo correcto. Estoy tratando de acercarme mas a Diosito e ir con la psicologa, pero me da miedo. Pero encontrar este blog y darme cuenta que hay muchas personas que tambien han pasado por esto, me da las fuerzas para pensar que voy bien, que si necesito ayuda y me da esperanza para saber que algún día voy a poder tener una relación de pareja y tener mi propia familia y amarla y cuidarla. Leo esto y me siento tan identificada! Pero toda mi vida se la dejo a Diosito! Le pido que me ayude, que utilice a mi psicologa como un instrumento de su paz, que me ayuda a sanar mis heridas y encontrarme a mi misma!! y les cuento otra cosa, es bien dificil porque tengo una hermana que a las dos nos paso lo mismo y creo que a ella todo lo sucedido la hizo caer en problemas alimenticios y a mi me hizo refugiarme en mis estudios y ser una persona codependiente y responsable de todos menos de mi. Estoy aprendiendo a quererme y a cuidar de mi, hay Dias que me cuesta y vuelvo a llorar mucho, pero acercarme a Diosito me esta dando tantas fuerzas!

Anónimo dijo...

es dificil olvidar, y solo son para mi imagenes escasa como si me mente hubiera querido olvidala. Ahora solo siento deseos de llenar ese vacio. y cuando lei tu testimonio no dejo de llorar xq hay tanta maldad.

Anónimo dijo...

Hola tengo 27 años y quiero agradecer por este sitio... Estoy en terapia desde hace 2años, el motivo los traumas ocasionados por la agresividad de mi padre... En fin cuando tenia 5 o 6 años no sé lo que me paso, tengo en mi cabeza sueños, imagines... Por años lo tuve como un sueño, pero todo comenzó a aumentar, soñar que me violan y yo me dejo!!! En fin creo que las imágenes en mi cabeza no son sueños... Solo quisiera saber que paso exactamente... No sé quien era quien estaba en mi cama. (yo estaba en casa de amigos de casa) es horrible no saber!!!
A todo esto sumo todas esas veces en las que sufrí acoso sexual por tanta gente ( yo vendía galletas en la calle a partir de los 6 años) y para acabar mi tío quien un dia de visita mientras dormía comenzó a tocarme mientras dormía, yo desperté y el se masturbaba... En fin logre salir del cuarto y decirlo a mis padres quienes me creyeron, pero me dijeron " olvidado"
Todo esto hizo que aumentara en mi las pesadillas... La vergüenza y la culpa es grande y no dejo de pensar que nunca hice nada para evitar todo...
Bueno hoy en la terapia estoy trabajando y sanando, aunque si en estos momentos siento que si sigo escamando encontrare algo horrible y me da miedo...
Pero yo deseo con todas mis fuerzas saber la verdad... ¿Qué paso realmente?
Bueno gracias, porque comenzaba a pensar en dejar todo, porque duele mucho recordar y avanzar...
Pido de corazón a Dios de ser mi guía!!!

Anónimo dijo...

hola gracias por este espacio estoy luchando al igual que todos los sobrevivientes,trato de destruir al mounstro que con el tiempo se creo dentro de mi a cauza de la voalcion que sufri en mi infancia amis 7 ya conocia el sexo ya habia sido corrompiddo,y hoy amis 24 no soy capas de relacionarme con otros acausa del odio que llevo dentro de mi y la amargura de no poder sonar con una familia me rompe el corazon,cada que pienso en tener un hijo me siento incapasitado pues e practicado la homosexualidad y por eso no soy capaz de sentir amor por una mujer pero ya no me quejo ya no me duele tanto hoy solo quiero que Dios me de fuerza para romper el circulo y no transmitir lo que me fue ensenado de chico,duelu recordar,duele estar vivo y muerto ala vez,duele respirar vivir sin fe mata vivir con rencor y odio es muy triste es el infierno en vida,no tuve elecion era un nino pero hoy ya eh cresido creyendo ser alguien que no soy y aunque eso ya no estan importate lo unico que le pido a Dios es que me permita llegar al final de mi vida respetando y protgiendo acada nino de este mundo que de mi no salga ninguna ofensa de tipo sexual a ninguno de ellos,me eh convertido en un guerrero,en un soldado de la honestidad y del bien,este es mi horguyo que apesar de que fui abusado yo nunca eh tenido el impulso ni la maldad de hacerselo a un nino,me habran robado mi infanziamdignidad.falicidad,integridad,pero no me robaron lo mas importante mi vida,aun tengo esperanza,eh luchado dentro de mi como en un mundo aparte,eh sufrido pero tambien me eh conocido a mi mismo y gracias a esta lucha pocas cosas me son desconocidas,no tarden en hablar con su nino interior y pedirle que vaya con Dios creanlo funciona y levantensen llamen alas cosas por su nombre y pateenle el trasero a todo pensamiento y recuerdo que los atormenten no se mientan a ustedes mismos,sean quienes son en verdad no una victima sino solo una persona ala que le paso algo malo pero que va a aprender a solucionar crean la salvacion es gratuita rian seamos felizes somos fuertes,gracias

Anónimo dijo...

hola gracias por este espacio estoy luchando al igual que todos los sobrevivientes,trato de destruir al mounstro que con el tiempo se creo dentro de mi a cauza de la voalcion que sufri en mi infancia amis 7 ya conocia el sexo ya habia sido corrompiddo,y hoy amis 24 no soy capas de relacionarme con otros acausa del odio que llevo dentro de mi y la amargura de no poder sonar con una familia me rompe el corazon,cada que pienso en tener un hijo me siento incapasitado pues e practicado la homosexualidad y por eso no soy capaz de sentir amor por una mujer pero ya no me quejo ya no me duele tanto hoy solo quiero que Dios me de fuerza para romper el circulo y no transmitir lo que me fue ensenado de chico,duelu recordar,duele estar vivo y muerto ala vez,duele respirar vivir sin fe mata vivir con rencor y odio es muy triste es el infierno en vida,no tuve elecion era un nino pero hoy ya eh cresido creyendo ser alguien que no soy y aunque eso ya no estan importate lo unico que le pido a Dios es que me permita llegar al final de mi vida respetando y protgiendo acada nino de este mundo que de mi no salga ninguna ofensa de tipo sexual a ninguno de ellos,me eh convertido en un guerrero,en un soldado de la honestidad y del bien,este es mi horguyo que apesar de que fui abusado yo nunca eh tenido el impulso ni la maldad de hacerselo a un nino,me habran robado mi infanziamdignidad.falicidad,integridad,pero no me robaron lo mas importante mi vida,aun tengo esperanza,eh luchado dentro de mi como en un mundo aparte,eh sufrido pero tambien me eh conocido a mi mismo y gracias a esta lucha pocas cosas me son desconocidas,no tarden en hablar con su nino interior y pedirle que vaya con Dios creanlo funciona y levantensen llamen alas cosas por su nombre y pateenle el trasero a todo pensamiento y recuerdo que los atormenten no se mientan a ustedes mismos,sean quienes son en verdad no una victima sino solo una persona ala que le paso algo malo pero que va a aprender a solucionar crean la salvacion es gratuita rian seamos felizes somos fuertes,gracias

mariana dijo...

Hola, comento que estoy sorprendida por lo que leí en este blog y a la vez doy gracias de escuchar lo que dicen pues tengo una hermana diez años menor que yo quien ha sufrido de abusos por parte de dos primos desde sus 5 a sus 12 años. Nunca me ha sido sencillo relacionarme con ella, nunca tampoco hemos hablado sobre el tema hasta ayer, y eso me hizo conocerla un poco mas y quizás entender un poco también porqué es como es, tan cambiante, malhumorada, siempre en contra de todo lo concerniente a nuestra familia. No se cómo acercarme a ella, ahora a us 27 años...con una vida recorrida, y con muchas ganas de matarse. Siento algo de culpa por no haber visto las señales en su momento, por no haber podido evitar todo este dolor, esta vida de mierda que lleva desde su niñez, siempre sin rumbo, y siempre solapadamente buscando algún tipo de protección, generalmente de algún hombre. sabría alguno de Uds, decirme cómo poder comenzar a ayudarla? No nos vemos mucho, no nos conocemos creo. Quiero estar más presente en su vida, pero no estoy segura de que ella lo quiera. Sigue viviendo con nuestra madre, a quien odia y con quien tiene una relación muy fea, a punto de haber querido matarla. Ojalá pudiera volver el tiempo atrás.... gracias. Mi nombre es mariana.

Anónimo dijo...

Sanar a una persona no es algo de lo que se deba hablar como una sanación más, como una tarea más. Si nos tropezamos y nos golpeamos, tenemos una contusión, podemos aplicar hielo, unos días de tiempo y sanará. Pero incluso esto tan pequeño debe hacerse en la dirección correcta. Qué sacamos las personas con sanarnos de cualquier cosa, si una vez sanos volvemos a pisar el mundo así como está? Acaso está sano el mundo?. Tal vez algunos dirán que tan enfermo no está, pero es de ese mundo de donde salieron sus abusadores.
La herramienta con la que se arregla algo debe ser considerada, y en ciertos casos esto es de especial importancia: tanto el sanador como el herido, pueden estar delicados. Este es el caso de muchos que han sufrido abuso, quienes, como primer sanador solo se tienen a si mismos. La herramienta debe ser capaz de dar paz, descanso reparador, alegría basada en esperanza cierta, debe haber amor en esa herramienta.
Hacia donde sana la herramienta sanadora? Pues no debe ser hacia el mundo, ni siquiera cuando nos apretamos el dedo con una puerta. Tanto el mundo como la persona abusada deben sanar; esta última tiene la ventaja, debido a su dolor, de necesitar rápido la solución, el remedio, el camino correcto. Y quién dice que al mundo no le llegará su momento de urgencia?
Recipiente somos, vacijas. En Tí esperamos Señor, los que tenemos más dolor, del que nuestro ser puede contener.
El sufrimiento de un abusado es inconciente o semi-conciente, desde el punto de vista de alguien que va a sufrir, sabiendo lo que va a sufrir. El llamado Cordero de Dios fue a su dolor sabiendo que iba hacia él.

Que el afligido no vaya a caer más profundo aún, por no ir por el camino y dirección correctas para su sanación.

Anónimo dijo...

Nada sacas recordando el pasado LO PASADO PISADO aun que se que son cosas que te dolieron mucho: busca u busca una verdadera iglesia Cristiana habla con un pastora y pide que ore por tí, perdónalo, bendícelo y la gracia de Dios descenderá sobre tú vida. O si no deseas buscar una iglesia Cristiana enciérrate en tu habitación, dobla rodillas y habla con tu padre que Él te escuchará DIOS NO SIRVE DE NADA QUE SIGAS AMARGANDOTE Y ATANDOTE A UN MAL SENTIMIENTO ESO NO TRAERA NADA BUENO PARA TU VIDA REPITE ESTA ORACIÓN DE TODO CORAZÓN:
Dios mío soy un pecador y necesito tu perdón. Creo que Jesucristo derramó su sangre preciosa y murió por mis pecados. decido en este momento perdonar a mi tío........... y lo desato ten misericordia de él. Invito a Cristo a venir a mi corazón y a mi vida como mi Señor y Salvador. Amén

Cuando aceptas a Cristo eres nueva criatura el es el único que sana y salva el que da y quita y la venganza es de Él.

miguel adame dijo...

Lo que se tiene que hacer es buscar ayuda psicológica
profesional, solo con terapia especial y mucho amor se puede avanzar

Anónimo dijo...

Es triste leer cada historia, cada palabra o frase. Darse cuenta que es un fenómeno presente en tu vida cotidiana. Ya tengo 50, y mi niñez no la recuerdo, son muchas las situaciones parecidas a lo que cuentan ustedes. En mi adolescencia caí en la promiscuidad, tristemente. Luego, conocí a mi pareja actual con quien he compartido 28 años de mi vida, una existencia llena de tristezas incomprensiones, y hoy de mucho dolor. Hace poco descubrí que mi hija mayor, fue objeto de abuso de su hermano, ella misma con lágrimas en sus ojos, con palabras entrecortadas me lo contó, esto removió miedos, sentimientos, y el silencio acostumbrado me hizo callar. Me separé de la habitación de mi pareja durante tres años para protegerla a ella y a la menor. El miedo continua, guardé silencio y se que mi hija sufre hoy terriblemente, a veces quisiera abordar a mi hijo, pero no se como hacerlo, ya es un profesional y un ser protector conmigo. No se que hacer, quiero ayudar a mi hija, no se como hacerlo, ahora tal vez entiendo que ese silencio es parte de aquello que aprendí a enterrrar y con mi hija lo reviví. En este momento estoy a punto de perder a mi pareja se enamoró de otra mujer, y lo más doloroso de mi propia hermana, lo dejé solo por proteger a mis hijas y ahora estoy quedando sola.

miguel adame dijo...

Hola mujer,

le escribe Brigitte de Nicaragua, co-fundadora de Aguas Bravas, donde ofrecemos grupos de apoyo mutuo para mujeres que han vivido abuso sexual en su infancia y que quieren – en algún momento de su vida adulta – trabajar las secuelas que les dejó este experiencia traumática. La quiero felicitar por haber Rompido el silencio, por buscar por lo menos desde lo anónimo unas palabras de comprensión, para salir de este doloroso sentimiento de soledad, del sentimiento “que soy la única”. No, somos millones y millones en todo el mundo, no creo que algún país no tenga este problema del abuso sexual infantil, ya que es un abuso de poder que cometen las y los criminales que abusan sexualmente de niñas y niños. Y en un sistema patriarcal-machista los abusadores existen en abundancia, ya que sienten, que tanto niñas como mujeres son propiedad de ellos.

Me da mucho pesar que está por perder su compañero de vida. Pero la felicito que ha hecho todo lo que era a su alcance para proteger a sus hijas.

Entre nosotras nos entendemos, mujer. Muchas mujeres en todo el mundo han pasado por algo similar como ustedes.

Entiendo muy bien que se le hace difícil hablar con su hijo sobre el abuso que el cometió con su hermana. Ya que una persona que no ha trabajado su propia historia, mujer, no logra proteger a sus hijas o las sobreproteja. Y hay que tomar en cuenta, mujer, que el abusador de su hija mayor sigue abusando a otras niñas….

Me imagino QUÉ difícil debe ser hablar con su hijo, sin embargo espero que el dolor de su hija la mueva hacia esta conversación con él. Su hija merece una madre que – por lo menos ahora, cuando se conecta con su propio dolor, enterrado desde décadas – se solidarice con ella y hable, tanto con ella como con el abusador sobre su propia experiencia con ellos y ponerse firmemente al lado de su hija.

Me permito enviarle un folleto que habla de las secuelas que deja el abuso sexual infantil y la invito a reflexionar si no quiere apoyar firmemente a su hija para trabajar las secuelas para que ella en algún momento puede vivir una vida plena y feliz. Usted va a recibir mucha comprensión y solidaridad de parte de su hija, si Usted logra hablar de su propia experiencia, enterrada pero no olvidada. Entre ambas se pueden ayudar mutuamente en este proceso de recuperación emocional. ¡La invito¡

Me tienen a su lado y estará muy agradecida si me dejaran saber de qué país esta escribiendo.

Saludos cordiales

Brigitte

Sobreviviente de abuso sexual infantil

Anónimo dijo...

Hola a todos. También sufrí abusos en la infancia y uno más en mi adolescencia, mientras estaba en el colegio, me siento tan afectada que ni siquiera pude terminar de leer tu relato completo, creo que no lo soportaria. No fui violada nunca, gracias a Dios, pero así me siento, de niña a veces me sentía sucia, me sentía poco inocente, me sentia culpable, la sensación es la misma, es horrible, de que irrespeten tu cuerpo y te usen sólo para satisfacer necesidades sexuales. Un abuso, sea como fuera, siempre marca. Mi abuso en la infancia duró 3 años, tenía 5 años cuando comenzó todo, y el realidad no alcanzo a recordar si fue desde antes porque mis recuerdos inician a esa edad, hasta los 8 años. En ese período, también me abusó un vecino y a los trece años dos muchachos en mi salón de clases, aprovecharon un momento que me quedé sola en mi salón. Dios no pone en nuestras manos nada que no podamos superar, yo ando en mi proceso de sanación, me ando curando, me duele aún. Ni tu, ni yo, ni ningún niño abusado tienen culpa de que eso se suscite, nosotros no teníamos conocimiento de lenguaje sexual en esa época y parte del sentimiento de culpabilidad viene porque no sabemos, a esa edad, que nuestros organos genitales estan programados para obtener placer... Amiga, igual es abuso. Espero algún dia tener el valor suficiente para terminar de leer tu relato, espero Dios me de valor, y te lo de a ti, para superarlo... Exitos y Bendiciones...

Luisa, de Venezuela.

Anónimo dijo...

Hola , me dio mucha pena ver tu blog , llore cada palabra que decías , me sentia identificada , yo fui violada a los 4, 5 años por un hijo de unos amigos de mis padres, yo solo me acuerdo que me invitaba hacia la escalera y yo estupidamente subia , no se porque..... me siento tan sucia hasta el dia de hoy . solo tengo 13 años y ahora que estoy recien en mi adolescencia estoy leyendo estas cosas y viendo que son cosas que siento , me cuesta hablar esto con mis padres ya que me da pena que ellos lloren. no me gusta.
A veces me siento rara , que no quiero hablar con nadie, u otros dias me quiero suicidar o desaparecer , y tambien pienso que seria de mi sin haber sufrido esto.
y tambien queria ver si lo denunciaba.... bueno me da mucha pena leer esto & ver que otra gente ha sufrido mas que yo . les deseo lo mejor y sé que no es nada facil vivir con esto y yo , que apenas lo estoy comenzando a vivir :c

miguel adame dijo...

Amiga no estas sola.
se puede salir de esto.
te podemos ayudar, tu familia te puede ayudar, con terapia saldras adelante, vales mucho, mereces ser feliz.
a tus ordenes

MIGUEL ADAME
adame.miguel@yahoo.com.mx

Anónimo dijo...

NO SE TU NOMBRE PERO PARA MI SERAS LLAMADA "VALIENTE", SOY MUJER IGUAL QUE TÚ, Y ENTIENDO LO DIFICIL QUE DEBE SER VIVIR CON ESOS RECUERDOS, PERO TU ME DEMOSTRASTE QUE NO ES IMPOSIBLE. SE QUE CONEL TIEMPO LAS ENORMES HERIDAS SERAN SELLADAS CON ALEGRIAS Y MUCHA FELICIDAD. TE ADMIRO UN MONTON, SIGUE ADELANTE VALIENTE, QUE SE QUE DIOS ESTA JUNTO A TI =)

Anónimo dijo...

Soy Luisa de Venezuela, y quiero contarles mi relato, así deje mis lágrimas en este comentario. Pensé que nunca podría terminar de leer tu relato y lo hice, lloré pero me sentí una mujer fuerte. Mi abuso empezó cuando tenía cinco años, no recuerdo si antes, pero tengo la firme sospecha de que empezó a los 4 años y medio, sólo que no recuerdo bien. Un familar comenzó a abusarme, recuerdo la noche que me dio mi primer beso, me resultó asqueroso, y aunque no recuerdo si fui violada, mi cuerpo rememora ese dolor, se que fui abusada, pero una violación no alcanzo a recordarla, aunque lo admito, aún la siento en mi cuerpo. De niña me hicieron mujer, preocupándome por otras cosas en las que debería andar una niña, yo tenía que andar pendiente de que no me dejaran sola. Un día me quedé completamente sola con esa persona, tenía 5 años, y me metí a bañarme con ella, en el baño no me tocó,pero cuando fuimos al cuarto a vestirnos me acostó en su cama desnuda, abrió mis piernas y me hizo sexo oral, jamás olvidaré esa cara. Durante el transcurso de esos tres años de abuso, una vez un vecino me mandó a llamar a salir afuera, y como vivía al lado, confié y me no me preocupé, el me tomo fuertemente y me apreto contra él, haciendome sentir su miembro, sin permitir que me soltase, recuerdo su cara de satisfaccion, los gestos que hacia, me empujó y me decía: ahí tienes, cosas así, me metí a mi casa sin mediar palabras. Cuando tenía 13 años dos compañeros de clases volvieron a abusar de mí, uno me inmovilizó y el otro me tocaba, el me golpeó y me dijo que yo era una maldita. El estudia en mi universidad y al verlo se me ponen los pelos de punta, ¿pero les digo algo?, hace un año no podía hablar de esto y ahora lo hablo y lo asumo con fortaleza, porque hablarlo, porque contarlo, te hace ser y sentir una persona más fuerte. Dios los Bendiga a todos y les otorgue fortaleza...

Luisa

Anónimo dijo...

Como puedo identificar si mi hija esta siendo abusada por mi pareja? (su padrastro) No sé si es porque yo fui abusada por mi padrastro cuando estaba pequeña que tengo un miedo inmenso y una certeza de que algo esta pasando con mi niña.. No he visto nada, ni ella me ha dicho nada pero siento que algo pasa... Sera porque yo vivi esa situacion que ahora pienso que a ella le puede estar pasando lo mismo? Como investigar si herir los sentimientos de ella ni los de el en el caso que no pase nada... QUE HAGO??? Ayudenme por favor, tal vez estoy a tiempo de evitar un mal pero no se como...

Omar Bejarano dijo...

Como la gran mayoria de los que fuimos abusados sexualmente en un momento de nuestras vidas infantiles, el silencio ha sido nuestro peor enemigo y el mayor amigo de nuestros abusadores, ya que al cayar sus fechorias o al dejarnos intimidar por sus amenazas, se han dado via libre para continuar con sus depravaciones sin ningún problema.
Mi consejo ahora es que todo aquél que es víctima de esta espantosa experiencia, hable y no caye, delate a sus agresores para que se les aplique todo el rigor de la ley. Y para esto confía enque Dios te apoya y te ayudará a destruir a estos verdugos inmorales.

Anónimo dijo...

hola a todos hoy ha sido un dia dificil para mi, tengo 30 años fui abusada de niña por mi hermano mayor el cual me lleva 10 años, lo olvide hasta los 19 cuando recorde segui callando. luego en un momento empeze terapia, deje, nunca me dedique a resolver nada de esto, hasta hace unos meses atras cuando el fantasma del abuso volvio en mi trabajo, mi jefe me acosa sexualmente desde hace casi un año creo y otra vez calle, pero esta vez con apoyo psicologico, por lo que hoy recien le pude contar todo a mi marido el cual me apoya por suerte, voy a presentar un certificado psicologico por ahora, como ya saben es muy difil para nosotros denunciar pero ya empeze a hacerlo contandoselo a mi marido, hoy tambien hable con mi mama y le conte lo de mi hermano sin importarme como se sentiria porque ya no cambio mi salud por la de otro que no sea mi hijo. estoy aliviada, por eso les digo DENUNCIEN....denunciar es contarlo para que todos los responsables paguen, aunque no sea una denuncia penal, porque el miedo nos paraliza, HABLEN NO CALLEN. GRACIAS POR ESTE ESPACIO

Anónimo dijo...

Hola!! Recuerdo que a los 6 años estaba avistada en el sillón de mi casa con un peluche en mi vagina y moviendo lo sentía placer mi mama y abuela me vieron y me regañaron muy fuerte siempre me quedaba sola con mi Tio y nos acostábamos a ver películas y el insistía que durmiera un dia recuerdo que sentía un dolor horrible en mis caderas piernas y mi abuela me acostó en mi cama y decía que ahora que me decían a mi mama que no debía saberlo a esa edad usaba mantillas y me prohibieron quitarlas delante de mi Tio. Si era virgen xq la primera vez que tuve relaciones lo era pero algo en mi corazón me dice que algo paso si escucho leo o veo una película con respecto a eso se parte el alma en mil pedazos y siento un dolor horrible y una culpa de sentir placer desde esa edad

Anónimo dijo...

Hola lei el testimonio y me siento identificada con él porque a mí me paso algo parecido cuando tenía tan solo cuatro años despues de la muerte de mi padre en un accidente,uno de mis tíos abuso de mí tocandome mis partes intimas y haciendo q yo lo tocara tambien, en muchas oportunidades,antes de eso yo era una niña feliz ,alegre,confiada, pero despues de eso se me borro la sonrisa del rostro, sabes nunca se lo conte a nadie y decidí olvidar pero nunca lo logré porque los recuerdos siempre estuvieron ahí atormentandome yo tambien me refugie en los estudios aunque nunca fui una alumna brillante pero siempre me mantuve ocupada en ello, y pospuse por mucho tiempo tener intimidad con mi pareja ahora que he vuelto a ver a está persona despues de años, todo lo recuerdos volvieron y ha pesar que ha pasado muchos años se que necesito ayuda para superarlo aunq no creo que nadie pueda remediar el daño que sufrí por que ahora yo no confio en los hombres y siempre pienso q se acercan a hacerme solo daño.

Anónimo dijo...

SOLO TENÍA 6 AÑOS CUANDO OCURRIÓ ESTO:
RECUERDO QUE ERA UN DÍA QUE ESTABA VESTIDA DE FALDA ROSA Y UNA REMERA DE "BARBIE".
ERA TAN INOSCENTE QUE NO SOSPECHABA DESDE NINGUN PUNTO DE VISTA, EL HECHO ABERRANTE QUE ME LLEGARÍA EN TAN SOLO UNAS HORAS.
RECUERDO QUE ME QUEDE SOLA EN LA CASA DE MI TÍA CON MI TIO MATERNO.
ÉL SIMPLEMENTE ME INVITO A LA HABITACIÓN CON EL PRETEXTO DE MIRAR "DIBUJITOS ANIMADOS", Y DE TAL GRADO DE INOSCENCIA QUE LLEVABA, FUÍ.
EN EL MOMENTO, EL ME ACOSTÓ SOBRE LA CAMA Y ME COMENZO A MANOSEAR ENTRE LAS PIERNAS.SI MAL NO RECUERDO HABÍA LLEGADO A UN ORGASMO Y COMENZO A HACERME SEXO ORAL.
YO SIMPLEMENTE NO SABÍA QUE ESTABA PASANDO, PERO A LA VEZ ERA CONCIENTE DEL HECHO.
SIEMPRE TERMINABA, CUANDO LLEGABA MI MADRE Y/O OTRA PERSONA .
HASTA UN PAR DE BECES LO HIZO ADELANTE DE MI HERMANITO DE TAN SOLO 2 AÑOS DE EDAD . NO PUEDO DECIR NADA A NADIE PORQUE MI TÍA(LA ESPOSA)TIENE PROBLEMAS EN EL CORAZÓN Y NO PUEDE RECIBIR MALAS NOTICIAS.SE PUEDE MORIR.

Anónimo dijo...

hola
Yo como muchos de ustedes tambien fui victima de abuso sexual a los 8 años por uno de los hermanos de mi madre, por mucho tiempo no deje nada, pero la verdad es que sufria mucho, estaba constantemente deprimida, algunas veces me deprimia por semanas enteras y no salia de la cama, en realidad no habia razon aparente para estas depresiones, hasta hace ya poco mas de medio año cococi a alguien y me alento a conseguir ayuda, antes ya lo habia intentado acercandome a Dios y me ayudo mucho pero no lo suficiente, hasta el momento en que como les comento conoci a esta persona, he estado en psicoterapia y eso me ha ayudado mucho, no me he apartado de Dios, cada noche le pido que me ayude a superarlo pero es mas facul conjuntarlo con la psicoterapia.
antes de iniciar con mis terapias la verdad es que no creia en ella pero funciona, en la actualidad me siento muy bien, lo hable con mis madre y mis hermanos y estoy en un fuerte proceso para superar todo esto, creo que el paso mas grande que he dado es el dejarme de sertir culpable NO SOMOS CULPABLES, ES ALGO QUE CREEMOS POR MUCHO TIEMPO PERO NO LO SOMOS, les contare un poco de como es que me di cuenta..... antes de que fuera a terapia mi razon me decia que no era culpable pero en realidad me sentia culpable, mi terapeuta me hablaba mucho de que no lo era y siempre le decia que mi razon lo sabia pero que no podia tatuarlo en mi alma, un dia me dijo que me imaginara a los 8 años, como quiesiera y en donde fuera, ese dia me vi con unos ojos llenos de soledad y profundo dolor, despues me dijo que me imaginara de esta edad junto a mi de 8 años, que me abrazara y que platicara conmigo, despues escribi una carta para mi de esa niña la que era de 8 años.... con esa sensilla dinamca me di cuenta que alguien de tan solo 8 años de edad con dolor en el rostro no podia ser culpable de algo asi y que si lo habia "disfrutado" era por que el cuerpo siente, solo por eso, no por que yo lo quisiera, si no por pura fisiologia, ese dia es el dia en que se que ya no soy culpable...... se por lo que cada unos de ustedes esta pasando, se cuanto duele, se que tan dificil puede ser este proceso, pero lo unico que les puedo decir es que busquen ayuda y se acerquen a Dios, que no son culpables, que no debemos avergonzarnos al contrario somos sobrevivientes y debemos luchars por vivir sin cargas y ahora se que si se puede!!!!! DIOS LOS BENDIGA.... SI GUSTAN PUEDES ESCRIBIRME A ft_mgf@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola , he leido cada historia ada comentario de principio a fin , y yo solo puedo decir qu me conmovieron hasta el alma los abusos en general son eventos terribles q nos marcan de por vida , tu historia me tuvo paralizada sin nisiquiera poder respirar , lei tu historia con terror y mucha tristeza hacia esa niña inocente

Anónimo dijo...

Fui victima de muchos abusos , gracias a Dios nunca fue tan espeluznante como sus historias desde muy dentro de mi corazon lo unico q puedo decir es q tienen mi apoyo incondicional ,un oido para escuchar y una amiga para platicar , mi nombre es brenda y mi email es byd2807@yahoo. Com me meti a este blog despues de una horrible pesadilla me desperte a las 3 de la mañana y busque en internet el significado del sueño fue horrible el simple hecho de soñarlo que no pude dormir el resto de la noche . Todos somos personas valiosas por mas ultrajados q hallamos sido somos valiosos como cualquier otra persona nunca nos sintamos menos por ser hijos de padres divorciados , por ser pobres , por ser flacos , gordos etc tienen mi apoyo incondicional para platicar Dios les bendiga y les de pronta recuperacion

Anónimo dijo...

CORREGIDO
A la mujer de 25 años que sufrió abuso sexual en su infancia, mi pobre consejo:
Soy un hombre de 46 años que fui violado por varias veces cuando tenía diez años de edad.
No quiero darte detalles de aquellos horribles días, pues mi abusador, a pesar de encontrarme en aquel tiempo escondido bajo la cama, tras las tapias de enfrente y otros lugares, siempre me encontraba y me forzaba al sexo. Nunca supe por qué, a pesar de ver él en mí los ojos desorbitados ante el horror de un niño aterrorizado por lo que le iban a hacer o por lo que le acababan de hacer, siempre seguía forzándome a tener sexo. El dolor físico y moral es indescriptible, tú lo sabes.
El caso es que a la fecha soy un hombre fielmente creyente en Dios. Jamás he dicho ¿dónde estabas, Dios, cuando me pasó lo que me pasó? a pesar de que aquellas violaciones me impidieron casarme y lo que es más, mi fruto más anhelado: consagrarme a Dios en el sacerdocio.
Simplemente no me es posible ni una ni otra cosa, sicológicamente hablando, porque casado sería un martirio para mi pobre cónyuge y lo más peligroso: que entre mis hijos hubiese una niña. Más adelante te cuento de esto.
Pero no guardo rencor, y lo que es más, sé dónde radica mi violador a quien hace muchos años no miro, y uno de mis más grandes sueños es enfrentarlo, no para recriminarlo, sino para adoctrinarlo en el Evangelio de Nuestro Señor y que logre entender cuánto mal hizo y que se arrepienta a la brevedad posible, porque no quiero que él vaya al infierno después de darle cuentas al Señor. Daría mi vida porque él se salve y conozca la Verdad.
Así es, querida amiga. Dios es bueno, Dios existe, a pesar de todo.
No te conozco, pero ruego al Todopoderoso que logres sanar tu situación tan traumatizante como lo es para todo niño o niña violada. Es difícil sanar del todo y tal vez imposible; pero el perdón y la fe en Dios harán mucho por ti en tu vida.
Yo también he estado bajo tratamiento psicológico y espiritual.
Quiero decirte, además, que la violación sufrida en mis diez años me causó desvíos sexuales por los que he luchado sin cesar durante toda mi juventud y hasta la fecha.
Y no te vayas a asustar pero además del homosexualismo he debido lidiar además, con todas mis fuerzas, contra el pedofilismo, que también arremete sin descanso. Porque lo que menos quiero y deseo es dañar a una criatura inocente, como me dañaron a mí.
Rezar, orar constantemente, es lo que hago todos los días.
Como en tu caso, también me he encontrado en situaciones de niñas que parecerían fáciles de seducir y la oportunidad que estaría a flor de piel para mí, y siento que la tentación cederá. ¡Ah! ¡Cuánto es sufrido por apartarme de ella! Lágrimas han corrido por mi rostro, no tanto por el pasado, sino por mi debilidad y porque sé lo que soy y lo que soy capaz de hacer si no cuento con la ayuda de Dios y de María Santísima. Sí, es gran Mujer a quien venero con todo mi corazón y a quien le debo tantas cosas.
No todos los pedófilos son gente inconsciente, los habemos también aquellos que nos duele el pasado y deseamos lo mejor para nuestros prójimos, sobre todo los niños, angelitos inocentes del Señor desparramados sobre la tierra.
Yo reconozco mi enfermedad y contra ella he luchado y seguiré luchando continuamente. Ojalá todos los enfermos se reconocieran a sí mismos como lo que son, buscaran ayuda inmediata y un refugio en los santos corazones de Jesús y de María.
Sábete que Dios está contigo y con migo. No desfallezcas, no desanimes, no decaigas. Algún día veremos los frutos de aceptar y ofrecer este sufrimiento que nos desmorona, que nos somete, que nos acaba.
Cuenta con mis oraciones, pues todos mis sufrimientos actuales los ofreceré por ti, hermana a quien no conozco pero que, estoy seguro, veré un día en el Paraíso.

miguel adame dijo...

Estimado amigo
La pedofilia es un delito y los pedofilos detenidos están en la cárcel.
Sólo eso aclaro.
Entiendo tu concepto y es bueno conocerlo

Anónimo dijo...

bueno de pura casualidad entre a tu blog y te DOY GRACIAS, por que me ayudo a liberarme un poco, y saber que no fui la unica que hay personas que al igual que yo fueron vejadas cuando eran niñas y conseguir consuelo al saber que si puede seguir adelante con mi vida, consuelo al saber que no estoy sola, consuelo al saber que el pedido de auxiio que tenia guardado en silencio puede ser escuchado, y al escribir esto me estoy liberando del dolor y carga que lleve acuesta durante mi vida, ahun no conte nada, por que tengo verguenza y miedo, pero gracias por permitir que me libere de alguna forma.

miguel adame dijo...

Amiga no estas sola
Nunca más sola
Búscanos
adame.miguel@yahoo.com.mx

miguel adame dijo...

Hola, te escribe desde Nicaragua Brigitte. Soy sobreviviente, co-fundadora de Aguas Bravas Nicaragua, una organización que apoyo a mujeres que han vivido abuso sexual en su infancia y que en algun momento de su vida sienten la necesidad o el deseo de trabajar las secuelas que les ha dejado esta experiencia traumática.
Que bueno que lograste salir de tu silencio y darte cuenta que somos miles de millones en todo el mundo y solo saliendo de nuestro aislamiento y llenándonos de valor y rompiendo el silencio podemos darnos cuenta de eso.

No tienes porque sentir vergüenza. Esta vergüenza debe sentir el abusador. ¿Y cual es tu miedo? Entiendo, hay muchos miedos, pero a qué en particular tienes miedo? Te invito a recordar que tu has sido una niña cuando viviste el abuso sexual: Es decir, el miedo puede ser el miedo todavía de esta niña que no ha sido protegida en su momento, y la vergüenza puede tener su origen que no has recibido una educación sexual adecuada y como nadie hablaba de sexualidad está tapada con vergüenza. Pero como te dije: la vergüenza es del abusador, no es tuya.

Me tienes a tu lado. Nuevamente felicidades y mucha fuerza. No estas sola!


Saludos cordiales desde Nicaragua
de Brigitte

Sex Shop dijo...

Muy buenoo!!!!!!!

Anónimo dijo...

Leí todo el contenido del blog y me parece muy llamativo éste tema tan suceptible y acallado por la sociedad. Yo (creo)también fui victima de abuso a muy temprana edad, pero no tengo ni un solo recuerdo claro de lo que me pasó. Solo veo ciertas imágenes de estar sentado con mi hermano acariciádonos los penes como a los 7 o 9 años. Lo que si recuerdo es casi todos los encuentros sexuales con mi hermana cuando yo tenía 13 y ella 11 años. Nunca la obligué ni la penetré totalmente, pero si quise hacerlo y muchas veces...Estos encuentros se acabaron cuando ella comenzó a mestruar y yo quedé envuelto en una contínua y actual cadena de búsquena de placer y erotismo que me está volviendo loco. Recuerdo que en mis momentos de soledad en la casa de mis padres hasta jugaba sexualmente con los animales que hubieron (conejos, gallinas...), siempre buscando la manera de lograr placer a mi cuerpo. También tuve varios encuentros homosexuales con otros niños y tocamientos con algunas niñas. Me masturbo todos los días viendo algúna porno o sin ver nada casi siempre antes de dormir; llegué a descargar cientos de videos y fotos de pornografía infantil en una carrera desenfrenada por hallar vídeos cada cez más explícitos de abusos a menores, especialmente de hombres mayores a niñas de 12 años. Es más, aunque les parezca grotesco, leer esta pagina me excitó mucho...y pienso que es por el cómo mi mente pedófila modifica la crueldad y la aberración del incesto y el abuso a un plano de erotismo y placer.
Señoras y señores padres de familia, nunca confíen en ningún ser humano...por dura que parezca esta advertencia, asuman la realidad de la maldad que esta presente entre todos nosotros y pongan toda su confianza en el único Ser que puede acabar con cualquier herida por profunda que sea y dolorosa que parezca...descubran al Dios cristiano que no está más allá de tu invocación y de tu súplica.
No lo olviden padres de familia, nucnca dejen a sus hijos en alguna circunstancia que conlleve al abuso...mas bién, estén muy atentos al cuidado y bienestar del futuro de la sociedad.

Anónimo dijo...

Hola. Yo sufri abuso sexual entre los 9 y 10 anos. Mis padres metieron a un degnerado a la casa a hacer limpieza dos veces x semana. Y en mis vacs escolares empezo la pesadilla. Aunque nunca hubo penetracion, me manoseo, me beso, hizo de ginecologo conmigo y fue asqueroso. Con el tiempo me escabulli y el abuso paro. El siguio iendo a la casa (descarado) y se burlaba de mi cuando mi madre me reganaba. Tuve que callar y mi flia a la fecha no sabe nada. Nunca me meti en problemas ni bebo alcohol, ni fumo, pero soy muy ansiosa. El dano se huizo. Fui una victima, y como muchos de sobrevivientes pasamos a ser guerreros victoriosos. Somos vencedores. Estamos con vida, hay mucho mas x vivir. Supe que el fulano esta en silla de ruedas. Que se pudra. Ojala sus vecinos sepan a quien tienen al lado. Que lo echen a un lado. No le alcanzara la vida para pagar. Tuve que callar. Ironicamente no tengo tios xq mi padre fue hijo unico y la hna de mi madre vive en usa. Sres, el abuso se da dentro de la esfera fliar. Protejan a sus hijos.

Anónimo dijo...

Mi nombre es Angela soy de Colombia. Tuve varios intentos de abuso sexual, gracias a Dios nunca se dieron pero hace unos años me entere que ese hermano de mi mamà que muchas veces propicio encuentros para exitarme abuso de mi hermana 2 años mayor que yo, ella dice que lo ha perdonado pero cuando yo supè eso le cogi fastidio al degenerado ese. El caso es que ella tiene una niña de 9 años, yo siento como si mi hermana hubiera olvidado lo que le pasò. cuando la niña tenìa aproximadamente 2 años entro al jardin y dice mi hermana que comenzò a tener infeccion urinaria, una niña tan chica? Ella decia que era por el jardin que era desaseado y sacò a la niña de allì, yo le preguntè si la habia llevado al medico y la habian revisado dijo que sì y le insinuè que esas infecciones algunas veces son debido a abusos sexuales y ella me dijo que no habian encontrado eso. Sinembargo hace como un año mi sobrina estuvi en la clinica casi 15 dias por infeccion urinaria y le hicieron examenes. Hace unos dias he estado notando que se hace popo en la ropa interior, ella dice que se le sale mi hermana se pone brava y hasta le ha pegado por esto. Estuve mirando comportamientos de los abusadores y no quiero juzgar pero mi cuñado presenta algunos de esos comportamientos y me da miedo que algo le este haciendo a mi niña. Que puedo hacer? tampoco mi hermana me creeria de su esposo.
Gracias

jein dijo...

hola ... creo que muchas personas que entramos a este tipo de blogs es poruqe nos sentimos identificados por las cosas que nos paso ...

al igual q muchos de ustedes yo tambien sufri el duro trauma de vivir una vida de abuso y dolor ... de un silencio que mchas veces me llevo al atentar contra mi vida .. Hoy puedo decirles que solo DIOS pudo sacarme de la depresion y dolor en la cual estuve... HOY puedo ver lo que me paso como una palanca y aliento a alcanzar muchas vidas en mi pais que sufrieron abuso sexual ... Doy charlas en colegios, hogares de ninos e instituciones sobre abuso sexual y las consecuencias

Tu y yo podemos hacer algo con aquello que nos paso y hacer que nuestro pasado decida por nuestro futuro ... porque DIOS tiene planes grnades para nosotros..

DIOS les bendiga mucho y les de paz y esperanza

kantuta48 dijo...

Angela de Colombia:dices que la niña tiene 9 años?habla con ella, si puedes llevala a un reconocimiento ginecologico esto tendras q hacerlo sin el consentimiento de tu hermana y marido, creo q es la unica forma de salir de dudas .Eres la unica que puede ayudar a la niña en caso de que este sufriendo abusos-

Hortensia Amasia dijo...

Quiero por favor que me regalen el correo de quien escribio el Blog, me siento muy identificada con la historia, y estoy en el proceso de dejar de sentirme culpable y sanar...

Angela... lleva la niña al mèdico, si es cierto el dictamen ve a la fiscalia y denuncia y no dejes por nada del mundo que la niña vuelva a su casa al menos hasta que no se resuelva todo o su mamà la revictimiza o otros familiares, puedes solicitar en comisaria una medida de protección y como provisional que la dejan a tu cuidado