jueves, 15 de marzo de 2018

Homenaje

https://youtu.be/okPr7G5UBJ

https://youtu.be/Nl3leM6jBAg

https://youtu.be/zW706rhtuV8

Hoy quiero rendir homenaje a una gran mujer que tuve la fortuna de conocer 
Maira Alejandra.

La faceta que tuve el privilegio de compartir con ella fue como activista de los derechos de los niños.

Una gran psicóloga y una gran consejera y amiga.

Es una gran pérdida para todos nosotros.

Te extrañare querida amiga. 


Desde la distancia en México siento profundamente tu pérdida.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Unicef capacita sobre visión sistémica de violencia sexual contra la niñez

  •   Managua, Nicaragua  |
  •  
  •    |
  •  
  •    |
  •  
  •  Edición Impresa
Un total de 195 periodistas de diversos medios de comunicación a nivel nacional y 49 artistas amigos de la niñez han sido capacitados sobre la visión sistémica de la violencia sexual contra la niñez y la adolescencia, y su tratamiento periodístico entre el año 2016 y 2017 por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).
“En la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030 figura un llamamiento ambicioso para poner fin a la violencia contra los niños y se reconoce su erradicación como un componente esencial del desarrollo sostenible. Un paso crucial para lograrlo es la movilización de la voluntad política y la promoción de estrategias basadas en pruebas empíricas para abordar múltiples factores que contribuyen a la violencia, incluidas las normas sociales y culturales que condonan la violencia”, expresa Unicef en la publicación: “Una Situación Habitual: Violencia en las vidas de niños y adolescentes” (1 de nov. 2017). 
La iniciativa de Unicef surge en el contexto de la estrategia global #FinDeLaViolencia  contra la niñez y la adolescencia, en la que se circunscribe, y la estrategia de comunicación sobre la prevención del abuso sexual con el objetivo de brindar nuevas herramientas para mejorar el abordaje periodístico e interiorizar la responsabilidad ética y social de los medios en los temas de violencia que afectan a la niñez y la adolescencia.
El estudio de Unicef, “Una situación habitual: Violencia en las vidas de niños y adolescentes”, menciona que cerca de 300 millones de niños de 2 a 4 años en todo el mundo (3 de cada 4) son habitualmente víctimas de algún tipo de violencia por parte de sus cuidadores; 250 millones (6 de cada 10) son castigados por medios físicos.
En las escuelas, cerca de 130 millones de estudiantes entre las edades de 13 a 15 años experimentan acoso escolar. En el 2015, la violencia costó la vida de 82,000 adolescentes en todo el mundo entre las edades de 15 a 19 años.
Igualmente, el estudio señala que en la violencia sexual en 38 países de ingresos bajos y medios cerca de 17 millones de mujeres adultas informan haber tenido relaciones sexuales por la fuerza en la niñez; en 28 países de Europa se registra que 2.5 millones de mujeres sufrieron violencia sexual antes de los 15 años, 9 de cada 10 señalan haber sido víctimas por alguien cercano a ellas.
En Nicaragua, el Instituto de Medicina Legal (IML) de la Corte Suprema de Justicia indica que de los peritajes realizados entre el 2013 y el 2015, el 82% de estos fue por abusos sexuales a niñas, niños y adolescentes  menores de 17 años y perpetrados por un familiar o persona conocida. 

La metodología 

Olga Moraga, especialista en comunicación de Unicef Nicaragua, expresó que en los talleres se partió de que los periodistas y comunicadores sociales participantes de Managua, Chinandega, Matagalpa, Sébaco, Estelí, Nueva Segovia, Madriz, Jalapa, Bluefields y Bilwi, expusieron sus vivencias de cómo viven la violencia en su vida personal, familiar y profesional. De esta manera es fácil entender el fenómeno de la violencia en sus diversas manifestaciones.
A través de reflexiones sobre la teoría de los sistemas, los juicios, las lealtades familiares, la violencia social, las constelaciones familiares, el abuso sexual y la relación entre las víctimas y victimarios, los participantes aprendieron a profundizar en el fenómeno de la violencia desde una visión holística. 
La metodología del taller permite que los participantes entren en conexión con sus temas personales, identifiquen las manifestaciones de violencia en su entorno familiar, laboral y social. Con los ejercicios prácticos lograron desenredar sus conflictos emocionales y, en algunos casos, inician un proceso de sanación de relaciones familiares y laborales.
“Hablamos de la violencia en cifras y datos, pero jamás había tomado consciencia de la violencia que ejercemos o que sufrimos. Tenemos historias familiares de mucha violencia y consecuentemente nosotros nos vemos afectados”, comentó Jessica Palacios, de Comunica Tus Ideas, participante del taller con los periodistas de Managua.
Según Moraga, “los periodistas participantes adquirieron compromiso ético y práctico en el abordaje contra la violencia hacia la niñez. Queremos masificar esta metodología no solo con periodistas, sino también con otros actores sociales como maestros, policías, jueces, etc…, porque toda la sociedad es responsable de crear un entorno seguro para la niñez y la adolescencia”.

Compromiso ético

Igualmente se validó una guía para mejorar el abordaje en prensa, audiovisual, radio y medios online. Los participantes analizaron hechos de violencia colocándose desde el lugar del observador fuera del sistema social para tomar en cuenta otros factores como: el contexto, los efectos sociales, las historias familiares y las lealtades familiares de víctimas y victimarios, para comprender la realidad y no reforzar la violencia. La guía contiene el marco jurídico de los derechos de la niñez y adolescencia, el enfoque de derechos en el tratamiento de la información, los mensajes claves para la prevención del abuso sexual y las recomendaciones específicas para el tratamiento periodístico de la información sobre la violencia. Esta guía será presentada en el 2018 con los aportes de los participantes de los talleres.
Los comunicadores identificaron las manifestaciones de violencia en sus entornos.- Los comunicadores identificaron las manifestaciones de violencia en sus entornos. -

Jairo Ubieta Huete, director de Radio Bilwi Estéreo señaló que “una de las cosas que más me motivó este taller es replantearme la línea editorial del medio respecto a la violencia. Siempre podemos mejorar el abordaje de los temas relacionados a niñez y adolescencia”.
Por su parte, el comunicador de la BICU, Jesús Salgado dijo que “este taller me ayudó a construir la noticia partiendo de preguntas como qué efectos voy a causar con esta imagen o video, voy a revictimizar a las víctimas o fortalecer su autoestima, especialmente de niños, niñas y adolescentes. Es un reto no reproducir más violencia desde los medios de comunicación”.
“Como parte de la estrategia de comunicación para la prevención del abuso sexual, Unicef tiene el interés de llegar a diferentes aliados estratégicos para reducir la violencia contra la niñez y adolescencia. Si colocamos en la mesa de discusión la violencia sexual contra la niñez se ayudará a entender que esto no puede ser visto como normal”, expresó Ivan Yerovi, representante de Unicef Nicaragua.
En total, este año se desarrollaron cuatro talleres que forman parte de la continuidad de un proceso de formación que inició Unicef desde el 2016 con periodistas y artistas amigos de la niñez. Durante estos dos años se ha capacitado a un total de 195 periodistas y 49 artistas nicaragüenses comprometidos desde su rol profesional y social a prevenir cualquier manifestación de la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes.

martes, 19 de diciembre de 2017

Hito histórico contra el turismo sexual pederasta



Este miércoles 13 de diciembre se produjo un hito histórico en la lucha contra el abuso sexual de niños y niñas en los países del Sudeste asiático, zona donde abunda y se consiente la prostitución de menores. El hito, porque así cabe calificarlo, fue la retención de un pederasta con antecedentes en el aeropuerto de Sidney, prohibiéndole viajar a su destino en el extranjero y dejando sin validez su pasaporte.

La medida fue tomada al haber entrado en vigor, ese mismo día, la nueva legislación australiana sobre restricción de viajes al exterior del país de pederastas con antecedentes, para evitar así su reincidencia en países que no hacen seguimiento del abuso sexual de menores. Ha sido el primer caso de una legislación novedosa a nivel mundial, que incluye la anulación de pasaportes y restringe a los pederastas con antecedentes la posibilidad de delinquir sin castigo más allá de las fronteras de su país.

En Australia existe un registro de este tipo de delincuentes, los pederastas con antecedentes por abuso de menores, en el que constan unos 20.000 individuos y en el que anualmente ingresan unos 2.500 nuevos pederastas condenados. De esos 20.000 unos 3.200 están considerados peligrosos y tienen totalmente prohibido viajar al extranjero. Del resto, aquellos considerados menos peligrosos y presuntamente rehabilitados, podrán solicitar la renovación de sus pasaportes y viajar con autorización tras una declaración previa del destino y de los motivos del viaje.

Las autoridades de Australia calculan que cada año unos 800 pederastas del país con antecedentes han estado viajando al extranjero, y unos 320 de ellos con la intención de abusar de menores, sin conocimiento de las agencias gubernamentales que combaten la pedofilia y pederastia. Los viajes preferidos y elegidos por estos reincidentes han sido, generalmente, a destinos turísticos cercanos, baratos y en los que no se hace seguimiento del abuso de menores.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Jardín Belén: Qué dijo una especialista en abuso sexual infantil a los padres



A la denuncia original radicada por la mamá de una de las víctimas en San Nicolás se sumaron otras tres en la sede fiscal de San Pedro. Durante la semana hubo varias reuniones y desde que el caso trascendió las fronteras del establecimiento, la preocupación crece entre los grupos de padres que se desenvuelven entre la desesperación y la desconfianza.

En la mañana del sábado, la Licenciada Zunilda Gavilán, psicóloga especialisa en abuso sexual infantil y con importantes antecedentes en casos de pedofilia en los que le ha tocado intervenir, aceptó una entrevista en el programa Sin Galera. La profesional había mantenido una reunión esta semana con varios grupos de padres y asistió al menos a cuatro niños que llegaron a su consulta.

Gavlián no ahorró calificativos para describir las conductas de negación que en estos casos envuelven a familiares de las posibles víctimas e ilustró con varios ejemplos de casos de pedofilia en escuelas religiosas a los que agregó detalles sobre las conductas sexuales que expresaron los niños con los que tuvo contacto en San Pedro entre los que refirió prácticas sexuales específicas que no son propias de un alumno que asiste a la sala de los más pequeños al jardín. Entre otras cuestions apuntó a la presencia de adultos varones en un establecimiento educativo de niños y repitió los datos sobre "limpiar los baños encerrado con llave", en alusión al personal que se ocupaba de esa tarea. 

El próximo martes podría haber novedades respecto de la unificación de esas presentaciones que ahora tiene en sus manos el Fiscal Marcelo Manso con la primigencia que tramita en San Nicoás la Dra. Bisetti. El Ministerio Público Fiscal debería unificar en una sola causa todas las denuncias, porque tienen que ver con una misma investigación.

En las denuncias presentadas en San Pedro hay indicios quepermitirían imputar a una persona que se desempeña en el jardín y que fue señalado luego de la primera de las presentaciones judiciales, donde no hay acusados directos. De todas maneras sin las declaraciones bajo el sistema de cámara Gesell las imputaciones no son fuertes, por lo tanto hay que esperar esos resultados.

La comisión de abuso infantil no se inmutó.¿Australia mostrará el mismo coraje?



Yo soy enorme, no le creas a nadie que te diga que ya ha asimilado sus lecciones. Digestión de los 17 volúmenes del informe de la comisión real en las respuestas institucionales al abuso sexual infantil es un trabajo en progreso para la nación.
Llevará tiempo. A los periodistas y economistas se les da una ventaja sobre el presupuesto federal australiano cada año: un bloqueo [VIDEO]de unas horas para ayudarlos a estar en la cima del presupuesto [VIDEO]antes de que se entregue. Nosotros, sobrevivientes, obispos, abogados [VIDEO]periodistas, deberíamos haber estado encerrados con esto durante una semana.
El peligro es que después de haber hojeado sus páginas durante unas pocas horas, haber verificado las recomendaciones y afinado las fallas más escandalosas de la iglesia católica, estos volúmenes se desvanecerán de la atención.

Pero este es un juego largo

Eso está claro incluso desde la mayor parte de la cosa apilada en dos pilas azules, amenazando con volcar la mesa del gobernador general mientras él barajaba papeles y firmaba algo: ¿un recibo? - para su lectura de verano.
En ese momento, Peter McClellan y su equipo de comisionados perdieron todos sus poderes. Durante cinco años han desenterrado documentos de sus escondites, interrogado a los más altos de la tierra, escucharon a los sobrevivientes mapear sus horrores e investigaron el pasado con minucioso detalle.
Los obispos estuvieron inmediatamente disponibles para abofetear a los comisionados. El arrepentimiento es una cosa. El cambio es otro
Ahora todo lo que queda es este informe. Y todo lo que puede hacer es preguntar o, en la jerga de estas cosas, hacer recomendaciones.
En ninguna parte los límites de los poderes de la comisión son más evidentes que en la media docena de recomendaciones que este equipo de civiles -dos jueces, un ex policía, un psiquiatra adolescente, un comisario de productividad de permiso y un ex político- hacen a los obispos católicos de Australia para tenga una palabra a Roma para abordar las fallas de su iglesia.
La mayoría son cegadoramente obvias: la ley de la iglesia, por ejemplo, debe cambiar para que el abuso sexual infantil se convierta en un delito canónico, no solo en una falla moral o un abuso de las obligaciones sacerdotales del celibato.
Tiene mucho sentido. Pero es difícil imaginar a los cortesanos de Roma, que han escuchado la misma súplica de sus obispos en Estados Unidos e Irlanda durante décadas, prestando mucha atención a este equipo de australianos.
Pero todo el poder para los comisionados por decirlo, y recomendar el secreto pontificio (castigo: excomunión) ya no debería aplicarse a las denuncias de abuso infantil.
Lo mismo ocurre con el confesionario que ya no se usa para esconder sacerdotes pedófilos o silenciar a sus víctimas. Y que a los sacerdotes se les permita casarse.
No disuadirse de tener una oportunidad es, a su manera, inspirador: chutzpah del nuevo mundo en su mejor momento. Los comisionados han puesto una prueba impresa del daño hecho y las soluciones obvias y luego suplicaron a los obispos locales que los enviaran al norte. Nadie espera un resultado pronto.
Varios obispos locales estuvieron inmediatamente disponibles para abofetear a los comisionados. El arrepentimiento es una cosa. El cambio es otro. Las sonrisas de los obispos fueron maravillosas cuando pronunciaron el veredicto: tan pacientes, tan indulgentes.
Pero mientras permanezcan sentadas en los estantes de las bibliotecas, o en el sitio web de la comisión, que permanecerá en vivo durante todo el tiempo, estos volúmenes serán la fuente de investigaciones seculares e impecables sobre asuntos arcanos que han contribuido a hacer que la iglesia católica sea la peor. de los delincuentes institucionales.
Tanto conocimiento está en estos volúmenes. Aquí hay capítulos sobre la historia extraña del celibato y las actitudes que ha inducido a lo largo de los siglos, incluida la "creencia generalizada" entre el clero de que el voto de celibato estaba conectado a relaciones heterosexuales que involucraban penetración y no se extendía, por ejemplo, a actos de indecencia o a encuentros con niños varones ... "
La comisión real fue una de esas cosas raras en Australia: una idea que no nos burló. Fue ejecutado maravillosamente. Nunca perdió su abrumador respaldo público. De alguna manera logró atravesar un terreno extraordinariamente difícil con poca controversia, pero no la mínima.
Pero ahora ha sido arrojado al abismo político. Ahí es donde tiene que sobrevivir: en los estados y territorios. Allí enfrentará a muchos de los mismos oponentes que trabajaron para preservar las "libertades" religiosas supuestamente puestas en riesgo por el matrimonio igualitario.
Los privilegios antiguos, útiles y familiares están en juego.
El registro para implementar las recomendaciones hechas hasta ahora por la comisión no es alentador. En una esquina de uno de los volúmenes publicados hoy hay una triste lista de oportunidades perdidas para implementar las cosas más simples que sugirieron para hacer que los niños sean más seguros, como los códigos nacionales para la denuncia obligatoria de abuso y un modelo nacional para cheques de trabajo con niños .
Sus comisionados no sugieren desesperación. Están siendo pacientes. No hay drama en estos volúmenes, solo evidencia hablar: exposición clara y cientos y cientos de notas al final.
Los comisionados también están jugando un largo juego. Nadie está libre del gancho. No ofrecen la comodidad fácil de culpar a la iglesia o incluso a los políticos. El cambio, argumentan, depende de todos nosotros: "No podemos evitar la conclusión de que los problemas que enfrentan muchas personas que han sido abusadas son responsabilidad de toda nuestra sociedad".

Steven Tyler contra el abuso



En 1989, Steven Tyler, cantante e ídolo de la banda Aerosmith, compuso Janie’s Got a Gun, una canción que puso sobre la mesa el tema de la violencia sexual y el abuso infantil contra las mujeres. Casi tres décadas después, Tyler, padre de tres hijas que ha sobrellevado varios procesos de rehabilitación, abrió La Casa de Janie, un refugio que recibe a niñas, jóvenes y adultas que han sufrido algún tipo de abuso o maltrato. 

En 2015, Tyler creó la fundación Janie’s Fund con la que recaudó el dinero para financiar el asilo de más de 30 habitaciones ubicado en Atlanta, Georgia. “Puedes ver en sus caras y en sus voces lo quebradas que están”, aseguró Tyler a CNN sobre las mujeres que ya habitan el lugar, y aseguró que las que conoció en los centros de tratamiento le abrieron los ojos a las consecuencias devastadoras de los abusos. 

Después de tantos años de soñar con el proyecto, el músico afirmó que “Janie ya no necesita una pistola, ahora tiene fondos”.

La Iglesia en Australia se compromete a garantizar justicia a víctimas de abuso sexual


Un un amplio informe publicado el viernes, la comisión especial de Australia que investigó la pederastia en el país encontró serias fallas en la protección de niños del abuso cometido al interior de la Iglesia Católica y otras importantes instituciones.
La comisión recomendó el 15 de diciembre que los sacerdotes deberían estar legalmente obligados a revelar los detalles del abuso sexual que fueron narrados bajo el secreto de confesión y que el celibato sacerdotal debería ser opcional.
El Vaticano respondió diciendo que el informe debe ser “estudiado en serio”, reiterando su compromiso de escuchar y acompañar a las víctimas de abuso sexual infantil en la búsqueda de curación y justicia.
Los funcionarios de la Iglesia en Australia se disculparon por el sufrimiento causado y se comprometieron a garantizar la justicia, al tiempo que señalaron la imposibilidad de violar el secreto de la confesión sacramental.
El informe fue el resultado de una investigación en la cual la comisión revisó miles de casos de abuso infantil en instituciones importantes. 
La denominada Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil se estableció en 2013 para investigar el manejo de acusaciones de abuso sexual infantil por parte de grupos religiosos, escuelas, organizaciones gubernamentales y asociaciones deportivas.
De las instituciones examinadas, la mayoría de las acusaciones se presentaron contra la Iglesia Católica, en la que se informaron más de 4.000 casos de abuso infantil, que representan el 61.8% de todos los casos denunciados por parte de entidades religiosas.
En un fragmento del informe previamente publicado, la comisión encontró que el 7% de los sacerdotes católicos en Australia que sirvieron entre 1950 y 2009 fueron acusados ??de delitos sexuales contra niños.
“Decenas de miles de niños han sido abusados ??sexualmente en muchas instituciones australianas. Nunca sabremos la verdadera cifra. No se trata de unas pocas 'manzanas podridas'. Las principales instituciones de la sociedad han fracasado seriamente”, dijo el informe.
El Arzobispo de Melbourne y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, Mons. Denis Hart, dijo que el informe revela un “pasado vergonzoso, en el que una cultura prevaleciente de secretismo y autoprotección provocó sufrimiento innecesario para muchas víctimas y sus familias”.
También reiteró su “incondicional disculpa por este sufrimiento y el compromiso de garantizar justicia para los afectados”.
La hermana Ruth Durick, presidenta de Catholic Religious Australia, agregó que las órdenes religiosas en toda Australia continuarán su reciente trabajo de reformar las órdenes para proteger mejor a los niños.
“Reconocemos con gratitud la valentía de todos los sobrevivientes que se presentaron ante la Comisión Real. Tomaremos muy en serio el informe de la Comisión Real y hemos encargado una evaluación inicial de sus conclusiones por parte del Consejo de Verdad, Justicia y Curación”, dijo Hna. Ruth. 
Como parte del informe, la comisión hizo numerosas recomendaciones, como cambios en el sistema de justicia penal de Australia y varias recomendaciones para la Iglesia Católica, “muchas de las cuales tendrán un impacto significativo en la forma en que la Iglesia Católica opera en Australia”, dijeron los obispos en su declaración.
Sin embargo, entre algunas de las recomendaciones polémicas están que los sacerdotes deben estar legalmente obligados a revelar los detalles de abuso sexual contados en el confesionario, y que deberán enfrentar cargos criminales si se niegan a hacerlo.
En una declaración en agosto, Mons. Hart enfatizó la importancia de mantener la confidencialidad de la confesión y al mismo tiempo garantizar que los niños estén protegidos.
“La confesión en la Iglesia Católica es un encuentro espiritual con Dios a través del sacerdote”, dijo Hart en una declaración del 14 de agosto.
La confesión “es una parte fundamental de la libertad de religión, y está reconocida en la Ley de Australia y en muchos otros países. Debe permanecer así aquí en Australia ... (pero) aparte de esto, todas las ofensas contra los niños deben ser informadas a las autoridades, y estamos absolutamente comprometidos a hacerlo”, agregó.
Además, el informe recomienda que la Iglesia Católica haga del celibato un requisito opcional del sacerdocio, en lugar de uno obligatorio, porque aunque el celibato no es una causa de abuso infantil, la comisión lo consideró un factor contribuyente cuando se combina con otros factores de riesgo, de acuerdo con la BBC.
El Arzobispo de Sydney, Mons. Anthony Fisher, le dijo a The Guardian que cambiar el requisito de celibato no es la solución a la crisis de abuso.
“Sabemos muy bien que las instituciones que tienen clérigos célibes e instituciones que no tienen clérigos célibes se enfrentan a estos problemas. Sabemos muy bien que esto sucede en familias que ciertamente no están practican el celibato”, dijo.
La Santa Sede también respondió al informe y dijo en un comunicado el viernes 15 de diciembre que "merece ser estudiado seriamente".
"La Santa Sede mantiene su compromiso de estar cerca de la Iglesia Católica en Australia mientras escuchan y acompañan a las víctimas y sobrevivientes en un esfuerzo por lograr la curación y la justicia", dijo la declaración del Vaticano.
Al final de la declaración de la conferencia de obispos australianos, los líderes de la Iglesia reiteraron su compromiso de reparar los abusos cometidos en el pasado y pidieron a los gobiernos estatales que los ayuden en esta tarea.
Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Nueve de cada 10 sitios de abuso sexual infantil proviene de cinco países



Nueva York, Estados Unidos
Más de nueve de cada 10 sitios de abuso sexual infantil identificados a nivel mundial están alojadas en cinco países: Canadá, los Estados Unidos, Francia, los Países Bajos y Rusia.
La revelación la hace el informe anual “El Estado Mundial de la Infancia 2017”, publicado por el Fondo de Naciones Unidas para la Niñez y la Adolescencia (Unicef).
“Para bien o para mal, la tecnología digital es un hecho irreversible en nuestras vidas”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “En un mundo digital, nuestro doble desafío es saber cómo mitigar los daños y maximizar los beneficios de internet para cada niño”.
A pesar de que los niños están muy presentes en internet –1 de cada 3 usuarios en todo el mundo es un niño– son muy escasas las medidas que se toman para protegerlos de los peligros del mundo digital y para aumentar su acceso a un contenido seguro en línea, dijo UNICEF en su informe anual más importante, publicado hoy.
“Niños en un mundo digital”, como titula el informe de 2017,  analiza por primera vez de manera integral las diferentes formas en que la tecnología digital está afectando las vidas y las posibilidades vitales de los niños, y describe los peligros y las oportunidades. Sostiene que los gobiernos y el sector privado no se han adaptado al ritmo del cambio, y esto expone a los niños a nuevos riesgos y peligros, al tiempo que deja atrás a millones de los niños más desfavorecidos.
El informe explora las ventajas que la tecnología digital puede ofrecer a los niños más desfavorecidos, incluidos aquellos que crecen en la pobreza o que se ven afectados por situaciones de emergencia humanitaria. Estos beneficios incluyen aumentar su acceso a la información, desarrollar aptitudes útiles en un lugar de trabajo cada vez más digital, y ofrecerles una plataforma para conectarse y comunicar sus puntos de vista.
Pero el informe muestra también que millones de niños no están aprovechando la conectividad. Alrededor de un tercio de los jóvenes del mundo, 346 millones, no están conectados, lo que agrava las inequidades y reduce la capacidad de los niños para participar en una economía cada vez más digital.
El informe también señala cómo internet aumenta la vulnerabilidad de los niños a los riesgos y los peligros, entre ellos el uso indebido de su información privada, el acceso a contenidos perjudiciales y el acoso cibernético. La presencia ubicua de dispositivos móviles, según el informe, ha hecho que el acceso en línea para muchos niños esté menos supervisado y sea potencialmente más peligroso.

La violación de niñas y niños es tortura

El mito del rapto de Ganímedes en La Metamorfosis (año 8 DC) de Ovidio fue inspiración de numerosas obras artísticas: desde la prosa de Goethe (1774), en las melodías de Franz Schubert (1817), hasta numerosas esculturas y pinturas entre las que se destaca el “rapto de Ganímedes” de Rubens y de Rembrandt.

Ganímedes era un niño-adolescente príncipe de Troya cuya belleza cautivó a Zeus, quien, transformado/metamorfoseado en águila, lo raptó tomándolo con sus garras por los muslos. Ya en el Olimpo, a Ganímedes le dio el elixir de la vida y juventud eterna y lo convirtió en su copero y amante. El padre de Ganímides fue visitado por el mensajero de los dioses quien, a cambio de caballos consintió el rapto.

El 19 de noviembre es el Día Mundial contra Abuso Sexual Infantil, tema que sigue siendo difícil de abordar a pesar de los avances que existen. Escasas –aunque idóneas– son las voces que advierten a la violación y el incesto contra niñas, niños y adolescentes como una forma de tortura.
La violencia sexual contra niñas y niños es la acción de someter a una persona a la voluntad de un agresor, aprovechándose de la impotencia y el desvalimiento de las víctimas, con la intención de dañarla, causarle dolor y sufrimientos (físicos o mentales), despersonalizarla y dominarla sometiéndola a actos sexuales. La niña o el niño son sujetos dependientes de las/los adultos que los rodean, por ello la situación de abuso sexual, especialmente perpetrado por alguien de su núcleo familiar y con funciones de cuidado, revela la dificultad y silenciamiento que lo encubre.
Un informe de Unicef en América Latina advierte que 1.100.000 niñas y adolescentes de 15 a 18 años de la región han experimentado violencia sexual y actos sexuales forzados. Los datos que comienzan a visibilizarse en Argentina evidencian que los agresores son familiares de las víctimas, y que son el padre y el padrastro los principales perpetradores. No obstante, a nivel regional, no se cuentan con datos conciliados sobre estos delitos. 
Heráclito, allá en el 400 AC, decía que la violencia es padre y rey de todo. Aquí el padre –el varón– es el rey de la violencia. A pesar de los grandes avances en materia de derechos de las mujeres, los estudios de género continúan denunciando el contexto patriarcal y adultocéntrico que persiste. Persiste la figura del varón como máxima autoridad y pater-familias, y se sostienen los estereotipos de género y asimetrías de poder que ello reproduce.
Siguiendo a Domenach (1981), “lo terrible y lo fascinante de la violencia es que ofrece la posibilidad de instituir, en beneficio del más fuerte, relaciones ventajosas economizando trabajo y palabras. En este sentido, el apogeo de la violencia no es el homicidio (que suprime el objeto mismo de la violencia), sino la tortura, pues ésta asocia la víctima, a pesar suyo, a su verdugo. Aparece aquí el enigma de la violencia que Jean-Paul Sartre escenificó tan elocuentemente: la violencia ‘hace sociedad’, una sociedad que es la inmunda caricatura de la sociedad de la razón y del amor”.
El abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes, en su máxima expresión como es el incesto y la violación, constituye una de las prohibiciones fundamentales en nuestras culturas y sociedades occidental, de un padre-progenitor a su hija-hijo. Este hecho se encuentra en el margen más crudo de lo abyecto. La violación a una niña o niño, por cualquier vía (en nuestro código penal podría encontrarse con su eufemismo “abuso sexual con acceso carnal”) y el incesto, tal y como lo destaca Eva Giberti en su libro “Incesto Paterno Filial” (reeditado en 2014) aún carece de presencia en el corpus jurídico.
El Relator Especial contra la Tortura de Naciones Unidas, Manfred Nowak, (2008) advierte la dificultad de las víctimas de oponerse al uso de la fuerza, identifica a la violación como “una expresión extrema de esta relación de poder, en que una persona trata a otra como un mero objeto”. Asimismo, expresa que calificar la violación contra las mujeres como un acto de “tortura” implica considerar el señalamiento social, político e institucional para el Estado y sus estructuras jurídicas. Ello incluye proteger a la víctima, penalizar al agresor y generar las acciones reparatorias necesarias para la niña, el niño o el/la adolescente. Y remarca que “cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia”. El Relator Especial expone que debería entenderse que abarca la falta de protección por parte del Estado de las personas que estén dentro de su jurisdicción contra la tortura y los malos tratos por particulares. Aquiescencia en tanto tolerancia y quietud.
En este sentido, la resolución Akayesu, en la que el Tribunal Penal Internacional para Ruanda admitió que la violación es una forma de genocidio como cualquier otro acto cometido con la intención específica de destruir a un grupo determinado, constituye un reconocimiento notable del potencial destructivo de la violación (1993). Tomar este antecedente expone los efectos devastadores de la violación no sólo como acto individual sino como ejercicio de disciplinamiento social. 
¿Qué sucede cuando una madre o abuela denuncian situaciones de abuso sexual por parte del padre u otro familiar, y al cabo de un tiempo el juez desestima la denuncia, la misma no se investiga adecuadamente, la niña o niño (o la madre incluso) se retractan o bien la justicia decide revincularlos con el agresor? Existen inefables ejemplos al respecto. 
Bourdieu destaca la acción pedagógica de la cultura, mediante la cual se logra instalar significaciones del mundo e imponer relaciones sociales de manera que sean legítimas para ese grupo social, ocultando las relaciones de fuerzas y la violencia simbólica que se encuentra en sus bases. No podemos dejar de señalar que las violencias contra niñas y niños no sólo se hallan en el interior de los hogares, sino que encuentran un correlato socio-cultural.
La antropóloga Rita Segato (2017) nos advierte que “el violador es un síntoma social. La ley que consigue tipificar el delito de abuso sexual solo captura la punta del iceberg”; agregamos que la tortura, el terror y el silencio de la violación y el incesto de un familiar hacia una niña o niño se encuentran en la cima del iceberg. 
El mito de Ganímedes se reedita y encuentra en su simbología las asimetrías entre los sujetos sociales y seres poderosos frente a aquellos/as que no tienen voz o que se encuentran invisibilizados/as. La reedición mítica de la pasividad del niño o niña frente al mundo adulto que lo/la somete a sus placeres y deseos.  
La naturalización de las violencias genera niños/as-cuerpos omitidos y sujetos a las disposiciones tutelares que el adultocentrismo sigue instituyendo en sus mitos y prácticas disciplinadoras. Como nos alerta Line Bareiro, nos encontramos frente al surgimiento de discursos post derechos humanos, consideramos que evidenciar las nuevas formas de violación a estos derechos como son los abusos sexual en el ámbito intrafamiliar en tanto formas de tortura, nos desafía a actualizar el debate y visibilizar las diversas formas en que, por aquiescencia o acción se debe interpelar las distintas esferas del Estado.
El cuerpo de Ganímedes, entonces, sigue siendo raptado por águilas rapaces que continúan sobrevolando, esperando a su próxima presa. La pedagogía de la crueldad se traslada a las esferas más recónditas de nuestra vida cotidiana. El desafío es continuar con la sensibilización desde todas las esferas, tanto educativas, familiares, judiciales, comunicacionales, así como la reflexión personal y colectiva de nuestras prácticas.

Pedófilos: Mentes perversas



El abuso sexual infantil se desenvuelve en una amplia cantidad de causas y signos. Quien comete un acto de violación a un menor, definitivamente padece de algún trastorno psicológico que lo impulsa a robarle sin razón la inocencia a un pequeño.

Algunos psicólogos, psiquiatras y terapeutas dan pistas para detectar las señales de violación en un infante, como prevenirlo y por su puesto entender lo que pasa por la mente del agresor.
A lo largo de la historia en diferentes culturas, clases sociales, niveles educativos, grupos religiosos y étnicos, el abuso sexual infantil es un problema que se ha presentado perennemente en la sociedad, dejando consecuencias permanentes en la memoria de las víctimas y sus familiares.

Pedófilos: Mentes perversas

La pedofilia es un trastorno psiquiátrico en el que un adulto o un adolescente experimentan excitación o placer sexual a través de actividades o fantasías con niños de entre 8 y 12 años. Expertos aún no logran argumentar causas específicas de esta patología y explicar cómo es que un ser humano puede ser capaz de ultrajar el cuerpo de un niño.
Algunas hipótesis apuntan a experiencias en la adolescencia o el hecho de haber sufrido abusos en el pasado puede conducir al adulto a cometer este delito.
Los expertos advierten que cada abusador es único. No hay dos iguales. Y sostienen que, por eso, es importante estudiar caso a caso. “Estadísticamente pueden caer en el mismo rango, pero cada uno trae su historia vital que lo condiciona. Evaluarlos individualmente sirve para determinar su peligrosidad y la posibilidad de que reincidan”, explicó Gustavo Álvarez, psicólogo jurista, perito e integrante de la Asociación Latinoamericana de Psicología Jurídica Forense.
“En su mayoría son hombres de entre 25 y 45 años insertos en la sociedad, con trabajo, con familia y sin ninguna característica grosera que los aparte de su entorno”, informó Álvarez.  Estos agresores no tienen un perfil claro y lineal, por ello es casi imposible identificarlos. Los pedófilos sienten un impulso irrefrenable y saltan de la fantasía a la realidad.

Signos de abuso

El cuerpo y la conducta de un niño victimizado, se convierten en los principales indicadores para desterrar  cualquier duda de violación.
Marisa Russomando, especialista en maternidad, paternidad y crianza, y directora del espacio La Cigüeña, afirmó que “Se considera abuso o acoso sexual en niños a toda actividad que sea llevada a cabo por un adulto y que tenga connotaciones sexuales. Ocurre sin el consentimiento y en condiciones de desigualdad entre el abusador y la víctima, como consecuencia de algún tipo de coerción, por lo que conlleva a un acto de poder sobre un niño por placer del adulto”.
Igualmente, la terapeuta familiar Adriana Quattrone precisa que los afectados deben lidiar con un conjunto de situaciones, que van “desde la penetración o agresión física o contacto físico (tocamientos, masturbación, sexo oral) hasta la ausencia de éste último, pero sí de exhibicionismo o erotización con relatos de historias sexuales, como videos, películas y fotografías”.
Claramente existen signos físicos, que van desde las lesiones en la zona genital o perianal, presentes en el 25% de los casos, hasta las señales psicológicas.
Por lo general, los indicadores de alarma refieren a un menor que:
*Verbaliza que fue abusado y espera que se le crea para ser protegido.
*Habla de partes sexuales o de actos sexuales cuando aún no comprende acabadamente el contenido o si es inadecuado para su edad.
*Se encierra en sí mismo, tiene conductas regresivas (enuresis) o se vuelve temeroso a cuestiones específicas.
*Demuestra angustia sin aparente motivo, cansancio o apatía permanente, conductas agresivas persistentes, evitación exagerada al contacto (aislamiento).
*Tiene pesadillas.
*No habla (mudez).
*No mira a la cara a la gente o habla mal de casi todo el mundo.
*Si puede verbalizarlo adecuadamente, tiende a proteger al agresor o minimiza sus actos (algunas veces porque está amenazado o persuadido por el mismo agresor).

Qué hacer ante un posible abuso

Frente a los indicadores, ya sean físicos o psicológicos, el primer paso es no perder la calma y actuar con prudencia, responsabilidad, discreción y sentido común. En la práctica esto se traduce en realizar preguntarle al niño sobre el tema, pero son presionarlo.
Abuso sexual: Lo que callan los inocentes
Lesiones en la zona genital o perianal son los principales signos de violación
“Los tratamientos comprometen al niño y a la familia. Eso incluye la consulta con un profesional que, por lo general, es el pediatra. A partir de ahí, se decidirá si se requiere o no de una evaluación psicológica”, planteó Horacio Vommaro, psiquiatra, luego de advertir que los principales riesgos que se corren en este proceso oscilan entre banalizar y sobredimensionar la situación.
De ahí en adelante, se procederá conforme a la evolución del tratamiento y el consejo de los especialistas. “Lo principal es ayudar a la familia y cuidar al pequeño, que debe sentirse contenido, admirado y sin prejuicios alrededor”, acotó. “Siempre habrá que creerle al niño y recurrir al asesoramiento de profesionales de la salud y la ley”, reforzó Quattrone.
Las denuncias y casos de abuso sexual  en menores de edad son más comunes de lo que se piensa. Aunque muchos estos abominables hechos quedan en el silencio y anonimato por miedo, desconocimiento o impotencia, muchas veces, los niños eligen callar.
Según proyecciones realizadas por la American Academy of Pediatrics, el 1% de los niños del mundo sufrirá anualmente un abuso sexual. En la Venezuela, donde no existen cifras oficiales, se estima que sólo se difunde 1 de cada 10 casos ocurridos.
Un autor de abuso sexual podría ser cualquiera. Podría ocurrir dentro de cualquier hogar. Y podría no saberse jamás. El 70% de estos ataques ocurren en el ámbito intrafamiliar o de primer círculo de conocimiento del niño.
La Nación/El País/El Espectador/Noticia al Día