lunes, 25 de junio de 2012

Experta en delitos sexuales sobre pederastas: “no sienten culpa ni empatía”


CHILE:


Desde hace dos semanas, la coyuntura noticiosa nacional ha estado marcada por denuncias de abusos sexuales a menores. En consideración de ello y en vista de que este 24 de junio quienes tienen esta parafilia “celebran” el Día del Orgullo Pedófilo, diario El Rancagüino consultó con especialistas en la materia, acerca de cómo encarar esta problemática no sólo cuando se sospecha que niños han sido vulnerados. También para prevenir este tipo de situaciones.


En el caso de ya estar pensando que un menor ha sido transgredido en el ámbito sexual, Margarita Rojo, psicóloga forense de la PDI experta en delitos sexuales, aclara que es relevante distinguir entre indicadores indirectos e indirectos de estas vulneraciones. 



Los primeros “también pueden estar asociados a otros cuadros clínicos, como que el niño tenga pesadillas, pierda el control del esfínter o cambie de ánimo. Puedes encontrar esto cuando sufre de bullying, está ansioso o depresivo. Pero los indicadores directos son, por ejemplo, que los menores presenten conductas sexualizadas reiterativas y no acordes a su edad”, explica la experta. 



Al mismo tiempo agrega que estas actitudes se refieren a abusos sexuales, especialmente cuando se trata de niños pequeños o pre escolares, por cuanto “tienen a repetir e imitar lo que un adulto le ha hecho” en un contexto de transgresión de tipo erótica.



Respecto a los niños mayores, Rojo indica que “empiezan con cambios de ánimo. Lo más tímidos pueden tener conductas más agresivas o descontextualizadas”. Sin embargo, vuelve a afirmar que este tipo de actitudes son signos indirectos. De igual modo, es significativa la manera de tratarlos a la hora de hacerles consultas. “Es muy importante realizar preguntas abiertas, no cerradas ni sugestivas. Decir, “cuéntame, ¿y esto? ¿lo viste? ¿Donde lo aprendiste?”. 



La psicóloga explica que estas consultas dan pie para conversar con los hijos, restando presión a los pequeños. “Es muy importante que los padres estén tranquilos, no transmitiendo ansiedad a los niños”, añade. Posteriormente, el paso a seguir es ir a la PDI. “Ésta generalmente cuenta con psicólogos o policías expertos para tomar relato”. Así, la madre puede explicar y los policías desestimar o confirmar el abuso e iniciar una investigación. 



Junto con ello, la especialista recomienda que los niños sean tratados por psicólogos expertos en el área de los delitos sexuales con el fin de poder superar estas situaciones. Este periodo duraría entre uno o dos años. “Va a depender también la estructura de personalidad previa del menor, porque si ésta es fuerte o tiene un buen nivel de desarrollo probablemente salga más rápido que un niño tímido”. 



No obstante, la experta de la PDI aclara que generalmente estos agresores sexuales buscan niños vulnerables, ya sea en el ámbito emocional, económico o social. De ahí que Amalia Pavez, psicóloga que trabaja con menores, enfatice que la prevención de este tipo de delitos pasa por la comunicación que los infantes tengan con sus padres. “En la educación y formación acerca de cómo se dan las relaciones con las personas”.



En esta línea, cabe poner atención y dar confianza para que cuenten sus inquietudes tanto en cosas grandes como pequeñas. En esto no deben ser sancionados o criticados; “sino reforzados a contar”, agrega. 



Además, indica que para superar el abuso “el entorno no debe estar constantemente hablando del tema. En ocasiones uno observa que es asunto de conversación en actividades familiares, no dando importancia a si el niño está presente o no. Esto impide continuar con una vida normal”. 



Igualmente aclara que es relevante que los padres no utilicen delante de los menores frases como “le embarró toda su vida”. A juicio de Pavez “esto puede generar un trauma que no está” e indica: “los niños están comenzando su vida y pueden superar dificultades con muchos más recursos de los que los adultos suponen”. 



CARACTERÍSTICAS DE LOS ABUSADORES

Se habla de pedófilos, pederastas, violadores, de distintos tipos de agresores sexuales. Es por ello que para Margarita Rojo es significativo establecer las diferencias: “La pedofilia es una parafilia en la cual el sujeto tiene una orientación fundamental por los niños, buscando abusar a la mayor cantidad de estos. Por eso ingresan a lugares donde hay muchos”. 



Respecto a los pederastas, aclara que estos son quienes llevan a cabo sus fantasías, pasando a la acción. “Buscan nichos y por esto muchas veces son encontrados en colegios de lenguaje, lugares donde hay niños con vulneraciones emocionales, están solos, con padres ausentes o que ellos detectan como tímidos, que no van a hablar. Los pedófilos no se casan e “invierten toda su vida y recursos en estar cerca y abusar de menores”, agrega. 



“También hay abusadores sexuales que no tienen pedofilia, pero que sí agreden a niños porque pasan por situaciones de impotencia sexual”. En ese sentido, Rojo aclara que estos sujetos eligen personas que no les van a exigir el mismo rendimiento sexual. “Por eso vulneran niños y aprovechan las circunstancias, pero muchas veces pueden tener relaciones con adultos e incluso casarse”. 



Por otro lado, la psicóloga forense comenta que en diversas ocasiones estas personas padecen desviaciones en el ámbito sexual. Esto puede llevarlos a “participar en situaciones donde hay pedófilos o en las cuales observan los actos. Ahí se habla de perversiones en la gama de la sexualidad”. No obstante, afirma que éste es otro diagnóstico que no necesariamente corresponde a la pedofilia. “Muchas veces se entregan a participar y se vuelven más osados en situaciones más perversas sexualmente”. 



En esta línea es que Rojo cita un estudio de la Asociación de Psiquiatría Americana (APA). Según éste “las personas que no necesariamente son pedófilos, pero sí se exponen a la pornografía infantil, el 30 por ciento de estos podría agredir a un niño. Entonces es súper importante que los adultos tomen situaciones de auto cuidado. Un adulto que se expone a estas situaciones, alguna desviación tiene”.



Respecto al Registro Nacional de Pedófilos, la profesional de la PDI explica que éste sólo incluirá casos comprobados y explica que esta parafilia no tiene cura. Por lo tanto, quienes la tienen vuelven a cometer estos hechos. De ahí que Rojo comente que se debe pensar en el tema, considerando que estos agresores no pueden ser rehabilitados. “Hay que pensarlo desde ese punto de vista también. Que no sólo haya un registro, sino que también formas de controlarlos”. 



DÍA DEL ORGULLO PEDÓFILO

Desde 1998 sujetos que sienten atracción sexual por los niños han convocado al “Día internacional del amor por los niños”, denominado igualmente como Día del Orgullo Pedófilo. A raíz de lo anterior, Margarita Rojo comenta que lo celebran cada solsticio de invierno y de verano. Quienes “festejan” esta fecha, piden legalizar el mantener relaciones sexuales con niños. De hecho, hasta 2010 funcionó un partido con dichas ideas en Holanda. 



En vista de aquello, la psicóloga forense aclara que “no es posible (apoyarlos), y lo digo como profesional, porque hay una relación asimétrica. Un niño no ha terminado de desarrollarse psicológica y emocionalmente como para poder elegir esa vida. Lo que debemos hacer es resguardar los derechos del niño, pues éste no está preparado para elegir”. 



En cuanto a teorías explicativas sobre estos agresores, comenta que hay diversos estudios relativos al tema. “Lo que sí sabemos es que hay un trastorno fuerte del apego. Se invierte el objeto sexual, porque éste debería ser un adulto”. Al mismo tiempo, indica que estos sujetos tienen características antisociales que los llevan a perpetuar estos delitos. “Algunos pedófilos viven su parafilia, pero sin dañar niños. Pero el que agrede sí posee características antisociales”. 



“Hay una página de los boylovers, donde ellos dicen que dan amor a los menores. Estamos frente a un discurso donde se distorsiona cognitivamente lo que es bueno y malo. Afirman que aman a los niños, que los cuidan, pero les están destruyendo la vida. Hay sujetos que se dan cuenta que los dañan; sin embargo son pocos casos. Por eso digo que hay un componente antisocial en ellos, en la personalidad y un componente psicopático. El psicópata no siente culpa, no siente empatía”, advierte.




viernes, 22 de junio de 2012

UN GRITO CON VOZ.

Poco a poco los recuerdos de mi propia historia se van haciendo presentes en mi memoria y comienzo a desentrañar él PORQUE de las cosas, él porque soy como soy, el porqué de mis miedos, mis fobias, mis manías, mis traumas, en fin, todo lo malo que hay en mí.
Es poco a poco porque así van regresando las memorias y los recuerdos, al principio, muy nebulosos, poco claros, colores, lugares, olores, sonidos que escuchaba, escenas fugaces de cosas aquí y allá me hacían regresar a un tiempo que no quería recordar…. Es más, que me auto negaba a recordar por cobardía.
Enterré en mi subconsciente tantas cosas, me mentí a mi mismo muchísimo tiempo pero de un año para acá estoy re-descubriendo mi propia vida, para mi sorpresa no era lo que yo esperaba… al parecer yo me construí una historia en mi mente diferente a la realidad… pero ahora veo más claramente que desde chiquito me usaron para satisfacer la necesidad de afecto y cariño, lo malo es que esto paso siendo niño, desde que era muy chico y hasta tener unos 15 años… todo este tiempo me hacían sentir que era mi responsabilidad mantener la tranquilidad en mi casa, que debía hacer algo para que todo marchara bien, que debía ser bueno y ser el consuelo de mi papa que me necesitaba y estaba muy solo.
Recuerdo bien noches en que me sentía culpable por no quedarme a dormir con papa, me sentía mal de ser un hijo malo, muy rara vez Salí de casa a quedarme con alguien más, también recuerdo que era muy inseguro, muy tímido y siempre con miedo a irritarle, a hacer o a decir algo que lo enojara, en las noches cuando se acostaba conmigo contrario a lo que pudiera parecer, para mí era la manera en que me decía que me quería, que era un buen hijo, aun a la fecha se me hace tan difícil recordar eso, y creo que mi papa no quería hacerme tanto daño sino que no sabía que estaba afectándome en mi intimidad de niño, en mi propia identidad, y sobre todo en mi valor como persona, si, porque yo aprendí a dejar de verme como persona y a verme mas como una cosa que podían mirar o tocar y que mis opiniones o lo que yo quería no eran escuchados, cada vez que me usaban era una vez más que me marcaban un sello en mi corazón que decía: eres un juguete, un objeto,  te queremos porque eres útil, no por lo que tú eres”…. Cuanto me hubiera gustado ser respetado en mi intimidad, aun siendo niñito uno necesita que esa intimidad sea respetada, sea cuidada y crecer como un chico normal… sé que no me dañaron adrede, sé que mi papa me amaba y que cometió errores, pero porque así? Porque me hicieron eso? 


Ahora sufro mucho porque no consigo sentir que vale la pena estar en este mundo, he pensado en suicidarme, pero desecho la idea, porque sé que Dios no quisiera que me matara, pero lo he deseado tantas veces, sí, tengo vida pero que horrible es vivir así, con tantas heridas dentro, y las peores son las del alma no las físicas… recordar es una tortura, soñar con eso también, revivir los momentos en que me usaban es tan feo y a la vez es imposible no recordar porque no es algo voluntario, simplemente va volviendo de a poco.
Viví muchos otros abusos sexuales después, a manos de otras personas y siempre me preguntaba porque, porque no me puedo defender, porque esas cosas me pasan? Es una maldición? Nunca tendré una vida normal ¿? Nunca seré respetado ¿?? Yo mismo me auto lastimo… pero aun así anhelo ser feliz, ser alguien que sea de provecho a este mundo, amar a una chica tener una familia… todo eso se me hace ya tan lejano, tan imposible…. Pero no, ahora entiendo bien que esto me pasa porque tengo muchas confusiones en mi ser persona, en mi sentido de auto-valor, como no me considero valioso no se me defender de agresiones, claro, entender eso esta bien pero hacerlo parte de mi vida no es sencillo… EL PROBLEMA ESTA EN MI AUTO ESTIMA Y EN QUE NO ME CREO SER PERSONA, ahí esta la raíz de todo.
Aun así ahora que recuerdo estas raíces de mi infancia, me es más claro el camino pues veo que puedo entender de donde viene este menosprecio por mí mismo, este sentirme una cosa… pero me duele tanto recordar también mi infancia, recordar ser usado y recordar que eso paso en casa es tan difícil… a raíz de ello muchas cosas más me pasaron, enfermedades, mas abusos, abandono, rechazo, en fin…no las voy a platicar ahorita porque no tiene caso, pero si quería dejar este mensaje porque tal vez un papa o aun una mama con este problema  de abusar de sus hijas o hijos puede leerlo y cambie su corazón.
Los hijos aunque sean muy pequeños y dependientes de ustedes no son objetos y merecen ser tratados como personas, cuando nos usan y nos abusan siendo muy chicos, nos ponen una marca que es difícil quitarnos aun siendo grandes: NO VALES NADA, ERES UNA COSA, TE  AMO PORQUE ME SIRVES, TU CUERPO ES UNA COSA PARA SENTIR PLACER, etc.… por favor, por lo que más quieran, no le hagan esto a sus hijos, ámenlos de forma sana y traten por todos los medios de nunca cometer incesto y si piensan en que pueden caer en esto o ya han caído, busquen ayuda y ayúdenle a sus hijos a entender que no son cosas sino personas que los niños no son objetos que alguien puede usar para sentir placer …. Creo firmemente en el amor de nuestros papas aunque nos hagan daño, nos abusen o nos lastimen, se que como todos cometen errores pero el abuso sexual es tan duro de superar que muchas veces nos arruina la vida, no lo hagan y si lo están haciendo por favor dejen de hacerlo y respeten la sexualidad de sus hijas o hijos y Dios puede ayudar a restaurar sus familias, los que somos víctimas de incesto no odiamos a nuestros papas, los amamos y solo quisiéramos saber  porque nos lastimaron así? Porque me usaste papa? Porque me abusaron? Quisiéramos saber si nos amaban aun a pesar de abusar de nuestro cuerpo…. Yo tengo tanta necesidad de ser abrazado con limpieza y cariño sano aun a pesar de saber que soy una basura y que me han hecho tantas cosas, que estoy sucio que estoy marcado… como quisiera escuchar de papa que me dijera:”perdóname hijo, no era mi intensión, no sabia que te dañaría tanto, te amo, discúlpame por abusarte” como quisiera decirle a mi papa que lo perdono pero cara a cara y eso ya no es posible, he llorado muchísimo por eso, porque le extraño.
Papas si Ud. hacen esto, paren, dejen de abusar sexualmente de sus hijos y si Uds. son papas sanos y aman y cuidan a sus hijos qué bien!!! Pero piensen en  muchos otros niños y familias que están mal y dañadas y compartan esto, toda la información que está en esta página de ASI NUNCA MAS
Anónimo

miércoles, 20 de junio de 2012

Miedo a recordar


He estado varios días sin escribir evitando el artículo que finalmente haré hoy. Esa evitación es la misma que me lleva a correr siempre delante de mis sentimientos para que no me alcancen porque sentir a veces puede ser demoledor y necesito sobrevivir, mantenerme a la deriva para no sumergirme en las profundidades de un olvido que cada vez absorbe más partes de mí.
A veces cuando leo vuestros comentarios os envidio y a la vez os temo, recordáis y habéis aprendido a vivir con ello, yo en cambio navego entre sentimientos que no comprendo, preguntas a las que no puedo responder, dudas que se convierten en algo persecutorio y continuar a oscuras es tan cansado…
A veces quisierapoder recordarcomo hacéis vosotros, por otro lado temo recordar… La razón es sencilla, si olvidé es porque no estaba preparada para hacer frente a una realidad tan dura para mí, pero entonces me pregunto ¿Cuál es esa realidad? ¿Cuántos eran? ¿Eran más abusadores de los que yo recuerdo? ¿Pedí ayuda y nadie me la dio?
Adoro mi defensa, el olvido, pero a la vez ésta misma me atormenta porque borro con facilidad todo aquello que me duele, aún ahora, y voy reprimiendo trocitos de mí, trocitos de quien yo soy y me quedo con un vacío que no puedo llenar.
Sueño con poder recordar y ser fuerte. Hace muchos años cuando era una cría estuve en el pozo más oscuro que jamás he visto, no había sol para mis días, no comía, no dormía, sólo lloraba y pedía a la vida que me dejara morir porque no podía soportar ni una sola respiración más. Fueron meses de sensaciones, de voces, de sueños… lo olvidado estaba viniendo a mí y yo me estaba muriendo frente a eso, me estaba volviendo loca, y salí de ahí aún no sé ni como, pero mi defensa, mi olvido, se hizo más fuerte.
Sé que ahora tengo más herramientas para hacerle frente pero no quiero caer otra vez, desde aquellos días aprendí que el dolor físico no era nada comparado al dolor que podía albergar un alma y eso sí me ha predispuesto en la vida a ser quién soy hoy.


Cómo proteger a tu niño del abuso sexual


Para proteger a tu niño del abuso sexual como padres debemos saber no sólo qué es el abuso sexual, sino también saber cómo pasa y quién es el agresor.
Según el Departamento de Sanidad en EE.UU. un tercio de los agresores sexuales son menores de 20 años, en su mayoría son hombres, y aunque menos frecuente, las mujeres también abusan sexualmente de los niños. Finalmente, el Departamento de Sanidad advierte que el abuso sexual ocurre casi siempre con personas conocidas del niño, razón por la cual los niños no divulgan que han sido agredidos sexualmente.
Es decir que los agresores sexuales pueden ser familiares, los padres, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, primos y las personas en el círculo íntimo familiar, tales como amigos, vecinos, maestros y entrenadores. Debido al tabú que rodea el tema, mucho padres tienden a no informarse adecuadamente sobre el abuso sexual y cometengraves errores que pueden resultar en exponer a sus niños al mismo peligro que irónicamente tratan de evitar.
Según un manual sobre el abuso sexual infantil producido por el Departamento de Sanidad del estado de Vermont, sobre métodos preventivos del abuso sexual dirigidos a proteger niños de Kindergarten al 12th grado, el agresor sexual puede ser cualquier persona, pero para desmitificar la descripción del agresor sexual "típico", un grupo de agresores sexuales en el centro dieron las siguientes características:
  • Es una persona agradable que le cae bien tanto a usted como al niño.
  • Puede ser un mujer o un hombre casado o soltero.
  • Puede ser otro niño, un adolescente o un adulto.
  • Puede ser de cualquier raza, creencia religiosa o preferencia sexual.
  • Puede ser un trabajador honrado y un miembro respetado y apreciado en la comunidad.
¿Qué necesita el agresor sexual para abusar de un niño?
  • Acceso al niño
  • Tiempo solo con el niño
Según los expertos en el tema, los agresores sexuales usan un sinfín de técnicas para lograr su objetivo de atraer a los pequeños. Las autoridades denominan este proceso de "preparación" por medio de la manipulación, el cual se conoce en inglés como "grooming". Este es indicativo del momento cuando el agresor intenta tener control y acceso al niño.
La falta de supervisión o la confianza extrema es uno de los factores que los agresores sexuales consideran óptimas para atraer a sus víctimas.
¿Qué puedes hacer para proteger a tu niño de agresores sexuales?
Estas son algunas de las recomendaciones que ofrece en su trabajo de investigación sobre el abuso sexual infantil la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil:
  • Comunícate con tu niño y hable sobre qué es el abuso sexual.
  • Enséñale a los niños a identificar cuales son los nombres correctos de sus genitales. Evita los sobrenombres que puedan confundirlos.
  • Evita concentrar todos tus esfuerzos en proteger a su niño de extraños. Conversen sobre cómo la gente buena y conocida puede comportarse de forma indebida. Incluso hasta otros niños pueden actuar indebidamente.
  • Enséñale a los niños la diferencia entre el contacto físico apropiado y el no apropiado.
  • Explícale a los niños que los adultos u otros niños mayores nunca necesitan ayudan con sus genitales cuando van al baño, se duchan o bañan. Explícales que si alguien les pide ayuda de este tipo es un truco y deben alejarse inmediatamente y buscar ayuda de otra persona.
  • Enséñale a su niño a ir al baño o a ducharse o bañarse sin la ayuda de otros, para que no tenga necesidad de pedir ayuda a un adulto u otros niños.
  • Evita a toda costa los secretos. Educa a tus niños para que entiendan bien las diferencias entre las sorpresas y los secretos. Explícale que en tu familia no hay secretos y que el no podrá guardar secretos de otros.
  • Confía en tus instintos paternos. Si te sientes incómodo dejando a su niño con una persona, hazle caso a tu voz interior y busca ayuda de otra persona con que te sientas mejor. Recuerde que eres el adulto y el responsable de la seguridad de tu niño.
  • Comparte suficiente tiempo con tu niño y conviertete en el adulto más importante en su vida. Los niños de familias inestables o con problemas tienden a ser presas fáciles de los agresores sexuales, ya que los niños tienden a estar carentes de la atención y afecto de los adultos en su familia.
  • Busca información sobre si tu escuela tiene un programa de prevención de abuso sexual infantil. Debido al aumento importante del abuso infantil en EE.UU. varias escuelas en el país tienen programas especiales para contrarrestar el abuso infantil y enseñarles a los niños sobre cómo prevenir o divulgar si han sido agredidos sexualmente.
Otras medidas preventivas:
Verifica la ubicación de agresores sexuales en tu zona. En Estados Unidos, las autoridades, específicamente el FBI por ley mantienen un registro oficial de las personas con récords criminales por agresión sexual a menores. Gracias a la tecnología del Internet, cualquier persona puede informarse si vive cerca de un agresor sexual. Cada estado maneja su registro de agresores sexuales, pero en Internet puede visitar la página del FBI o la del Departamento de Justicia puedes hacer la búsqueda por nombre y apellido o simplemente introduciendo un código postal. Este es un servicio gratuito que ofrecen las autoridades en el país en pro de la defensa y seguridad de los niños y sus familias. También existen otros grupos como elFamilyWatchdog que ofrecen servicios similares también libre de costos.
Usa la norma del acompañante, la norma del tres. En Estados Unidos, las escuelas e incluso algunas organizaciones donde se practican deportes usan la norma o el sistema del acompañante, (buddy en inglés). Es decir que su niño para ir al baño debe siempre estar acompañado de un adulto u otro compañero, precisamente para evitar que esté solo. Ya sea al practicar un deporte o al participar en otra actividad recreativa, asegúrese que su niño siempre está acompañado por una tercera persona, si no es el caso, usted puede pedir estar presente. La idea es no dejar a su niño solo.
Acude al pediatra o a tu médico con cualquier duda. No temas acudir a su pediatra u otromédico en búsqueda de información sobre cualquier sospecha de abuso sexual o para discutir sobre las consecuencias físicas que el abuso puede ocasionar. El pediatra lo puede ayudar a evaluar a su niño, a salir de dudas, responder preguntas y buscar la ayuda especializada que necesita.
Fuentes:
Janet Saul, Ph.D.,División de la Prevención de Violencia del Centro Nacional de Control y Prevención de Accidentes; Natalie C. Audage, M.P.H. Consultor y ASPH/CDC Fellow"Cómo prevenir el abuso sexual en las organizaciones que sirven la los jóvenes: Políticas y procedimientos. (en inglés)" Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) 2002 15:83-105.
Comité de Abuso Sexual de la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil. Publicación de la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil 10 Jun 2000 320:1563-1566.
Healthy Children (Healthychildren.org). Página sobre seguridad y prevención del abuso sexual. Revisado: 12de enero del 2012. http://www.healthychildren.org/English/safety-prevention/at-home/Pages/Sexual-Abuse.aspx?nfstatus=401&nftoken=00000000-0000-0000-0000-000000000000&nfstatusdescription=ERROR%3a+No+local+token
Academia Americana de Pediatría. Página en Internet con Consejos para padres para prevenir e identificar el abuso sexual (en inglés). Revisado: Noviembre del 2011.http://dcf.vermont.gov/sites/dcf/files/pdf/protectkids/GuideforParents.pdf
Federal Bureau of Investigation (FBI). Página de información titulada:"Sex Offenders Registry Websites". Revisado: 2012. http://www.fbi.gov/scams-safety/registry
Departamento de Justicia de EE.UU.. Página de información titulada: Dru Sjodin National Sex Offender Public Website (NSOPW) Revisado: 2012. http://www.nsopw.gov/Core/Portal.aspx

El 80% de los abusadores infantiles son padrastros

ARGENTINA

Dolores físicos, manchas, cambios bruscos de comportamiento, lenguaje vinculado a lo sexual y no acorde a la edad de los niños. Estos son algunos de los indicadores que las mujeres llevan como dudas al Centro de Tratamiento Integral de la Violencia Familiar (CTIVF) ante la sospecha de que sus hijos son abusados. Para los especialistas, ante esas evidencias no hay dudas del delito, a su vez que al avanzar sobre los casos detectan que el 80% de los abusadores infantiles son los padrastros, mientras que en el resto de los casos, los autores no salen del círculo íntimo de cada familia, según cifras preliminares que están procesando. 

De acuerdo al CTIVF, desde agosto de 2009 a lo que va de este año, hubo 28 denuncias de abuso sexual infantil, en 10 departamentos. Y de esos casos denunciados, el 80% de los abusadores fueron los padrastros, a la vez que entre el 20% restante, el delito lo cometieron padres, abuelos, tíos y amigos de las familias. ’En los casos que tratamos en el Centro, los abusos se generan en el seno de la familia y no siempre hablamos de núcleos conflictivos’, dijo Vanesa Pringles, secretaria técnica social de la Dirección de la Niñez y a cargo del CTIVF. 

‘Por eso no sólo trabajamos con las víctimas, sino también con todo el grupo familiar’, agregó la funcionaria.

Por su parte, desde el Primer Juzgado de Instrucción, que en el primer semestre de 2011 trabajó en 38 casos y en este año lo hizo en 16, el juez Leopoldo Zavalla Pringles también expresó que los padrastros ocupan ese porcentaje en la autoría de los abusos, mientras que afirmó que la disminución en los casos puede deberse a una cuestión circunstancial.

En tanto, desde que se creó el Centro de Tratamiento Integral de la Violencia Familiar, en 2009, se dio un fenómeno particular. De los departamentos alejados de la provincia no tienen denuncias de casos de abuso sexual infantil, a excepción de Sarmiento y Calingasta. Como las autoridades creen que esto no signifique que no exista este delito y que puede haber un freno a la hora de denunciar, desde el mes que viene crearán dependencias de la Dirección de la Mujer en cada uno de los departamentos, para detectar casos.

Que sean dependencias de la Dirección de la Mujer no es una decisión antojadiza porque son las mujeres las que denuncian los casos de abuso sexual infantil, indicó Vanesa Pringles. De los nueve departamentos que no tienen registros en casi tres años, sólo dos se encuentran en el Gran San Juan y su zona aledaña, Santa Lucía y Albardón. ’En todo este tiempo no intervenimos en Valle Fértil, Iglesia, Ullum, Zonda, 25 de Mayo, Jáchal o San Martín. No quiere decir que allí no haya casos, pero suele pasar que a veces las mujeres no se animan a denunciar en las comisarías o los Juzgados de Paz. Por eso vamos a instalar equipos especializados que sensibilicen, hagan promoción e incluso detecten casos’, dijo Pringles.



http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=524453

martes, 19 de junio de 2012

Secuelas del ASI: ¿Eres adicto a algo?



Hoy me levanté reflexiva, pensando en las diferentes secuelas que hay y cuáles faltaban por nombrar y me percaté de la falta de las adicciones.
En aspaSI somos muchos o todos los que tenemos algún tipo de adicción, cada uno personalizada a nuestras manías y costumbres, o más bien, a nuestra forma de enfrentarnos al dolor.
¿Cuántos tipos de adicciones conoces?
Probablemente faltan muchas adicciones por nombrar, pero os contaré las que he visto en mis compañeros y en mí como la adicción al dolor, al trabajo, a la comida, al juego, al alcohol, las drogas, al sexo..
Muchos podrían preguntarse porqué nos da por convertirnos en adictos, mi hipótesis es que nuestros límites fueron traspasados en la infancia y ahora no podemos dejar de traspasar la barrera, no tenemos límites porque no los hemos establecido.
Además, la adicción tiene beneficios secundarios aunque nos pueda causar mucho sufrimiento. Nos permite no pensar y bloquear la angustia, sentirnos vivos en esos días en que parece que el cuerpo ni siente ni padece, nos permite hacernos daño de maneras bien vistas  como en los casos en los que se confunde la pasión laboral por la adicción al trabajo.
La adicción al sexo por muy placentero que creamos que sea e incluso, por mucho autoengaño y decoración que le queramos poner los supervivientes, sigue generando dolor porque es algo incontrolable que impide que se puedan establecer relaciones de compromiso por mucho que amemos, no sabemos ni podemos decir “no”, lo que acaba generando que siempre haya mentiras en cada relación.
Son demasiadas las adicciones que hay, ¿Nos ayudas a completar una lista?

http://aspasi.wordpress.com/2012/06/17/secuelas-del-asi-eres-adicto-a-algo/

viernes, 15 de junio de 2012

COMIC ABUSO SEXUAL INFANTIL

http://comicontraelabusosexualinfantil.blogspot.mx/2012/06/tercera-parte-del-comic-de-abuso-sexual.html

En esta liga del blog, encontraras las tres partes de este grandioso cómic, que se convierte en un trabajo extraordinario por el autor, tenemos la esperanza que este cómic sirva para prevenir el abuso sexual infantil, espero que lo puedan compartir con todo el mundo, con el objetivo de prevenir y ayudar a los que viven en el silencio por este delito y se decidan a buscar ayuda profesional  y recuperarse, se puede salar del abismo, muchos lo han logrado y no están solos en esta lucha.


Muchas gracias



MIGUEL ADAME VÁZQUEZ




jueves, 14 de junio de 2012

Baja Autoestima: “Trocitos de un puzzle deformado”


Hace tiempo me encontré entre paredes negras donde jamás podía divisar la luz del sol, hoy descubrí que no salí de aquella prisión, sólo decoré las paredes para sobrevivir a cada uno de los días, dejé de ver los barrotes que todavía me protegen porque la realidad es demasiado cruel, el miedo es ensordecedor.
A veces sueño con que unas manos sostengan mi corazón porque me canso de latir, porque mis ojos no son capaces de producir las lágrimas que a borbotones se escapan de mis latidos y me muero de frío entre el recuerdo de unas manos que ya no me sostienen.
A veces me miro al espejo y no me encuentro, me miro a los ojos y me pregunto porqué, tocan mi cuerpo y me lleno de miedo, “¡No quiero!” y a la vez estoy pidiendo a gritos una caricia que me devuelva la calidez que tanto añoro sentir.
La soledad es algo que no abandonamos, nos aislamos en tantos y tantos momentos porque si nos ven de verdad, si hablamos todo lo que tenemos guardado, todas nuestras heridas, toda nuestra basura.. ¿Quién va a querer acompañarnos!? ¿Quién va a querer permanecer a nuestro lado?
Hasta mi cuerpo se hace pequeño cuando unos ojos miran más allá de mi piel porque me pueden ver y siento que me expongo cuando vivo y siento que me muero cuando entrego un pedacito de mí y no hay respuesta.
Me siento a mí misma como trocitos de un puzzle deformado el cual no se puede mostrar porque si realmente se le mira lo único que se puede pensar es en correr espantado y me juzgo sin pensarlo, y me escondo sin dudarlo porque más vale sobrevivir a estar más destrozado.
Me he pasado la vida poniendo tiritas, haciendo equilibrios para mantenerme a flote y no romperme otra vez pero llega un momento en el que cuando alguien puede oír más allá de lo que expresa tu voz y te cuenta quién eres, es tan duro el choque entre lo que escondes y lo que deseas ser que los cimientos falsos se rompen y llega el momento de volver a sufrir para crecer.
La baja autoestima es una secuela que está en muchos supervivientes del ASI puede ser momentánea o crónica sino se trabaja, yo me he puesto “corazón a la obra” y tú?
¿Cómo te ves a ti mismo/a?
¿Tu imagen depende de lo que otros ven en ti
http://aspasi.wordpress.com/category/secuelas/baja-autoestima-secuelas/

miércoles, 13 de junio de 2012

Abuso sexual infantil: Cómo enfrentar la inocencia interrumpida


abuso sexual
Foto El Mercurio

PAÍS: CHILE






Es un tema doloroso que todos quisiéramos evadir. Sin embargo, es una lúgubre realidad que cada día sale a la luz con más fuerza.

La opinión pública vuelve a estremecerse con el caso del jardín infantil “Hijitus de la Aurora”, emplazado en Vitacura, donde se acusa al profesor de computación de abusar, al menos, de 15 niños. Uno de los tantos hechos que nos recuerdan que la información por parte de las familias es crucial para evitar agresiones de todo tipo a los menores de edad.
Para Carlos González, psicólogo infantil de la Clínica Psiquiátrica del Hospital Clínico Universidad de Chile, “el abuso sexual es cualquier tipo de situación donde se expone al niño a una situación de connotación sexual donde hay una diferencia de poder y de edad, y donde la experiencia no es apropiada para la edad del niño”.
De lo anterior se desprenden un sinnúmero de conductas, desde la exhibición por parte de un adulto de sus genitales, insinuaciones verbales, tocaciones, muestra de material pornográfico, y cualquier estimulación sexual que, en los casos más graves, puede terminar con una violación, determinada por la introducción del órgano sexual masculino en la boca, ano o vagina de un menor de edad.
Estudios internacionales revelan que 25% las mujeres alguna vez han tenido algún episodio de abuso- descritos anteriormente-mientras los hombres alcanzan el 10%. Si bien en Chile los porcentajes no exceden los anteriores, existen “cifras negras”, es decir, muchos casos ocultos que no han sido denunciados, por lo que existe una especie de “oscurantismo” en torno a este tema.

Se calcula que, por un caso denunciado, hay dos o tres que no son revelados. Pero el país ha cambiado al respecto: en los últimos tres años las denuncias en tribunales han aumentado casi en un 200%. En ese sentido, la gente se ha informado más al respecto, se atreve a hablar y confía más en la justicia.
De acuerdo a los contextos, hay dos tipos de abuso: intrafamiliar y extrafamiliar. El intrafamiliar, el cual según el SENAME representa el 84.7% de los casos de agresión sexual, es perpetrado por un pariente consanguíneo, ya sea adulto o adolescente (y en el menor de los casos, por otro niño mayor a la víctima).
Esta modalidad, según explica el psicólogo González, “tiene consecuencias más graves para el desarrollo, y usualmente es un abuso que comienza antes y que dura más tiempo al ser cometido por una persona de confianza. Es un abuso que se prolonga en el tiempo”.
Por otro lado, el abuso sexual extrafamiliar-el cual, sin duda, también es grave- puede ser un evento aislado en la vida de la persona y es habitual que no sea muy constante. “Sin embargo, si se trata de un profesor o un autor que está en continuo contacto con el niño, sí puede repetirse varias veces, durante un año, por ejemplo”, recalca el psicólogo infantil.

El agresor

No hay un perfil único de los abusadores. En general, son personas adultas o adolescentes que van hacia la adultez, y más del 90% -de los que hay denuncias- son hombres. Las razones de su comportamiento no están del todo esclarecidas. Pueden estar casados, solteros, o tener vida sexual con gente de su edad, por lo que no existe una caracterización exclusiva.
Las investigaciones de los abusadores que han sido condenados han concluido que tienen un problema con su sexualidad, cuya manifestación suele comenzar a edad temprana (con fantasías y deseos hacia menores de edad), y que suele ser para toda la vida. “Es una condición resistente a las intervenciones”, declara el psicólogo, refiriéndose a la pedofilia u otras perversiones sexuales.
Lo que sí está claro es que son personas seductoras con los niños, ya que deben ganarse su cariño y confianza, y que eligen trabajos u oficios que los mantienen cerca de la comunidad infantil.
Asimismo, arman su horario o agenda para estar la mayor parte de tiempo a solos con los menores. “Buscan en general combinar: estar a veces a solas y a veces en grupo, porque es una adicción la que tienen”, describe el profesional de la Clínica Psiquiátrica.
En ese sentido, el pedófilo insiste y utiliza cualquier excusa para quedarse más rato con los pequeños. Por ello, el psicólogo infantil recomienda, tanto a los papás como a los directores de jardines infantiles o de colegios, a ser perspicaces.

Infancia interrumpida

Son los cambios conductuales los que deben alertar a los papás o tutores de los niños. No hay síntomas o indicios específicos, por lo que la observación es fundamental para poder identificar estos casos.
En general, los niños de edad preescolar tienen cambios de conductas importantes: si antes eran tranquilos, comienzan a ponerse muy inquietos. Si eran expresivos, se vuelven introvertidos. Lloran con facilidad, pueden volverse muy agresivos con sus amigos o compañeros, etc.
Respecto a los niños en etapa escolar (alrededor de 8 años en adelante), lo habitual es encontrar síntomas depresivos, ideas suicidas, bajas de ánimo, falta de apetito, mal rendimiento en el colegio, uso de drogas, autoagresiones, conductas de riesgo, etc. “Se dan síntomas depresivos ya que los niños mayores son más conscientes de la situación”, aclara el psicólogo.
Los chicos preescolares no son conscientes de lo que les sucede, ya que confían en el abusador, y éste hará parecer que todo se trata de un juego o de un secreto entre ellos, generándoles a las víctimas confusión sobre lo bueno o malo.
Cuando se comete violación, los niños se dan cuenta que es una situación anómala, pero bajo ese manto impuesto por el agresor de que “es un secreto”, comienzan a experimentar mucha angustia. El psicólogo añade: “muchas veces los abusadores amenazan, incluso de muerte, a los niños o a los padres, y eso causa mucho terror en los niños, y hace que guarden silencio”.

El rol de los padres o tutores

Otros de los afectados, sin duda, son los padres o tutores del menor. La amalgama de emociones de angustia, tristeza, culpa e incertidumbre son comunes, pero es importante recalcar el tino con el que deben proceder para hacer, de esta experiencia, lo menos traumática posible para la víctima.
“Hay que considerar que quienes pudieran recibir la comunicación del niño pueden ser los padres, educadores y profesores, donde la confianza previa es la base”, señala el psicólogo González.
El temor de los niños en contar lo vivido depende de varios aspectos. Por un lado, sienten vergüenza, temen las consecuencias o amenazas del agresor, y se sienten culpables pues creen ser ellos los que provocaron esta situación.
Por ello, cuando los padres sospechen de algo, tienen que hacer sentir al niño confianza y seguridad, en el sentido de que no se le castigará ni pasará nada grave. Tampoco deben amenazar al abusador, ya que pueden hacer que el menor mienta o calle.
Si queremos sacarle información ante la sospecha de agresión sexual, la principal recomendación es darle tiempo al menor, inspirarle confianza, y sobre todo, hablar con calma (sin alzar la voz o entrar en episodios de furia o histeria).
“Jugando también se puede”- recomienda el psicólogo González- “los papás pueden jugar a las adivinanzas con niños preescolares, y hacer una conversación más en juego”, y de esta manera, inducir al niño que se refiera sobre lo ocurrido.

Prevenir, mejor que curar

Nadie elige exponer a sus hijos a los peligros de la agresión sexual, por lo que la prevención es primordial. Es importante destacar que el denominador común de los abusos es que el niño queda solo con alguien, nunca se da en lugares expuestos ya que los agresores se caracterizan por ser cautelosos. Por ello, se recomiendan los siguientes puntos:
Buena relación: la confianza entre los niños y sus progenitores o tutores no sólo constituye la sólida base de una sana relación, sino que facilita, en caso de abusos, que el niño relate lo ocurrido ya que sentirá que puede ser escuchado y perdonado. Es difícil que padres muy castigadores y autoritarios logren instaurar el vínculo necesario para que su hijo le cuente cosas. “Si el niño comete un error y quiebra una taza, al niño hay que corregirlo pero tiene que  sentir que puede ser disculpado”, ejemplifica el especialista.
Plan de acción: los padres deben decidir qué medidas tomar ante distintas circunstancias. Muchos progenitores en la actualidad trabajan, por lo que es difícil no dejar a sus niños a cargo de otros. Lo ideal es prevenir situaciones donde su hijo esté solo con un adulto durante muchas horas. Dejarlo con un grupo de personas es más seguro que dejarlo solo con un individuo.
El psicólogo indica, por ejemplo, que una medida que toman muchos es no dejar a sus retoños solos con sus tíos. Si bien puede parecer exagerado, el profesional recuerda que “el abuso intrafamiliar es una realidad, y los papás tienen que tomar decisiones, sin ser alarmistas tampoco”.
Educación sexual: concebir la sexualidad como un tabú poco ayuda. Si bien puede verse como una ruptura de la inocencia, es fundamental que los padres enseñen a sus hijos cuáles son las partes íntimas que pueden ser tocadas por los padres y por los doctores y cuáles no, así como los juegos adecuados para su edad, y que si alguien le pide que le muestre una parte íntima, él no lo tiene que hacer. Es muy importante repetírselos de forma preventiva para que los pequeños internalicen estas enseñanzas.

“Eso se lo puedes decir a un niño de 5 o 6 años perfectamente”- asegura el psicólogo infantil, quien agrega que – “los papás tienen que educarse un poco sobre cómo son las estrategias que usan los abusadores, para enseñarle al niño que detecte lo correcto de lo 

martes, 12 de junio de 2012

Juego sexual infantil vs. abuso sexual infantil


Nos hemos acostumbrado a pensar que los abusos sexuales en la infancia están protagonizados por adultos, cuando la realidad y el día a día nos muestra que no siempre ocurre de esta manera.
Hay menores de edad que se convierten en agresores sexuales, unas veces sin saberlo otras con conciencia de lo que están haciendo. Lo que muchos padres no pueden llegar a preguntarse por todo el dolor que les ocasiona saber que su hijo es abusado es ¿Qué le ha ocurrido al otro menor para convertirse en agresor? ¿En dónde ha aprendido a realizar esas conductas?
Para explicarlo de una forma sencilla, los niños tienen juegos imitativos o de roles en los que repiten lo que ven según con quien se identifiquen: normalmente los niños hacen que se afeitan y las niñas que preparan la comida.
De alguna manera y sin quitarle la importancia al abuso, los niñosrepitenaquello que han vivido con otros niños. Muchos de los menores que han abusado de otros niños es porque primero han sufrido o están sufriendo abusos y repiten de forma sistemática lo que están viviendo, a veces no tienen conciencia de que eso esté mal porque nadie les ha dicho que estaba mal, porque si se lo hace una persona que les quiere no puede estar mal.
Cuando se produce el abuso los límites se están rompiendo, el niño puede perder la noción de lo que está bien o lo que está mal porque no comprende lo que ocurre y tiene que crear una serie de explicaciones a lo que está viviendo para encontrarle un sentido y continuar viviendo.
Pero debemos de diferenciar lo que son los juegos sexuales infantiles y el abuso sexual infantil entre menores:
  • Un juego sexual infantil es una exploración sexual entre dos niños de la misma edad o muy aproximada, en la que todos los participantes quieren jugar y quieren aprender de su cuerpo o del cuerpo del otro niño. Los juegos sexuales se dan en todos los niños y es algo completamente sano, natural y sin ninguna maldad, por lo que hay que permitir que exploren y no castrarles, pero lo que sí podemos hacer es enseñarles a respetar y si en algún momento uno de los participantes dice que “no” a algo, se debe de parar en ese mismo momento. La gran diferencia es que no están movidos por la búsqueda del placer genital sino por la curiosidad.
  • El abuso sexual infantil se da en una relación de desigualdad de poder que puede estar señalada por la diferencia de edad, estatus, etc. En los adultos el contacto está motivado por la búsqueda de placer para sí mismo, en el caso de los menores a veces sólo es repetir las conductas que han vivido o les han obligado a hacer por lo que repiten las amenazas, obligan o enseñan a hacer cosas para las que aún no es el momento. Pero conforme a lo que estábamos comentando hace un momento, el no respetar cuando alguien dice “no” también es un abuso.
Estas son las diferencias a muy grandes rasgos porque todo lo referido al abuso sexual infantil es muy complejo, pero entre menores es un tema que se agrava aún más por ser simplemente eso, menores.
Y no queremos minimizar el dolor de ningún padre o de ningún superviviente, aunque los agresores fueran menores las secuelas no dejan de ser menos importantes ni menos dolorosas y cada abuso, de la misma forma que cada persona, es diferente.