domingo, 12 de julio de 2009

ABUSO SEXUAL ¿CÓMO SOBREVIVIR?


La teoría dice que toda persona, infante o adulta debe obtener intervención psiquiátrica o psicológica luego de un abuso sexual.

Ser víctima de cualquier acto violento con implicaciones sexuales supone secuelas emocionales muy profundas que afectan cada aspecto de la vida. Y nunca es tarde para pedir ayuda.

Lo ideal es que, luego de sufrir un evento como ese, se busque ayuda de inmediato, pero si nunca se hizo cualquier momento es oportuno, dice la doctora Claudia Barahona, psiquiatra.
Muchas de sus pacientes con depresión, dice, tienen en su historial el abuso sexual. Un abuso que nunca fue superado porque no recibieron la atención necesaria y que aún años después se refleja en su estado emocional.
El asunto es peor cuando nunca se denunció ni se castigó al hechor.
La no superación de un evento traumático como este también puede generar en la víctima baja autoestima, problemas en su sexualidad, culpabilidad y trastornos que impidan sus relaciones de pareja e incluso su desempeño como madre en el futuro.
En estas mujeres son frecuentes las disfunciones sexuales como incapacidad de alcanzar el orgasmo o sentir algún tipo de placer y vivir una sexualidad plena y sana.

Se puede esperar también que sufran depresión crónica y que establezcan relaciones de pareja insanas que impliquen abuso psicológico, sexual y físico.
El manejo terapéutico luego de un abuso busca que la víctima exprese lo que siente, no necesariamente lo que le pasó, sino su frustración, su dolor y su cólera.

El terapeuta debe trabajar su autoestima, validar sus sentimientos y ayudarla a superar el sentimiento de culpa que suele estar presente en las personas que han sufrido abuso sexual.

Debe quedar claro que ella no fue culpable y que fue víctima de un acto de violencia sin justificación, detalla la psiquiatra. Lograr esto es muy difícil sin ayuda externa. De hecho, un guía espiritual también puede ayudar siempre que respete los sentimientos de la mujer y no la haga sentir culpable, agrega la especialista.
Esto es importante también en los niños. Las mujeres que han sido abusadas en su infancia crecen con trastornos emocionales que pudieron haberse evitado con atención psicológica oportuna.

Lo mismo aplica con los niños varones. Tanto en ellos como en las niñas, el abuso sexual puede generarles confusión en su orientación sexual cuando son adultos.

Aunque la persona crea que puede olvidar el abuso o la violación por sí misma es poco realista.

La terapia psicológica o psiquiátrica busca que la víctima acepte lo que le pasó y aprenda a vivir con eso. “Es como una herida que se cura y con el tiempo deja de doler, pero uno siempre lo recuerda. Saber que la vida sigue aún con esa experiencia solo se logra con la terapia”, recalca la psiquiatra.

Por otra parte, resulta incompleto hablar de abuso sexual sin mencionar la importancia de la prevención sobre todo en los niños, conversar con ellos acerca de su sexualidad y el respeto de sus cuerpos es fundamental para evitar un trauma como este.

Lograr que tengan una autoestima sana también es importante, lo mismo abrirles el espacio para que se sientan libres de expresarse sobre el tema. Evitar situaciones en las que un adulto pueda abusar de un pequeño es fundamental.

La violencia sexual no tiene justificación y la víctima nunca tiene la culpa. Expresar sus emociones, su frustración, su rabia y denunciar al hechor es parte de la sanación emocional de quien ha sufrido un trauma como este. Para hacerlo del modo correcto, lo mejor es pedir la ayuda de un profesional de la salud mental.

Si alguna vez en tu vida fuiste víctima de abuso sexual nunca es tarde para buscar ayuda. Acude a un psicólogo, un psiquiatra o tu líder espiritual si así lo consideras apropiado.


Entre las secuelas que puede dejar a corto y largo plazo un abuso sexual están: las disfunciones sexuales, la baja autoestima, la depresión crónica e incluso el suicidio, la culpabilidad y problemas de pareja como la violencia intrafamiliar. Los efectos pueden ser más graves en unas personas que en otras.

COLABORACIÓN.
Publicar un comentario