miércoles, 23 de febrero de 2011

MARTINA ES UNA NIÑA DE OCHO AÑOS.



Martina es una niña de 8 años, alegre, pelo castaño ondulado, grandes ojos verdes, su sonrisa ilumina todo a su alrededor. Siempre le gusta vestir con vestidos de color rosa y flores. 

Los pantalones los deja siempre para día de gimnasia. Siempre va vestidita con vestidos y deja al aire sus piernecitas inocentes de 8 años. 

Es una niña que siempre está contenta y alegre,en el colegio, en casa en reuniones familiares. 


Cada semana iba a casa de sus tíos a pasar el día, su tío juan su preferido pues siempre la tenía muy mimada,un regalo preparado cada semana, y veían películasde dibujos los dos juntos comiendo palomitas,mientras los demás adultos charlaban abajo en otra sala. Uno de eso días su tío juan, le dijo e hizo algo que a ella le incomodó y le dio miedo, pues su tío ese día no se comportó como siempre. 

Juan se acercó a Martina y le preguntó: ¿tú sabes cómo se besan los mayores? ella contestó si lo he visto en las películas,pero da mucha vergüenza. 
Su tío le dijo, no nada vergüenza Martina, es muy bonito en gente que se quiere ¿porque  me quieres Martina? y ella: claro tío  Juan ; Pues ya verás nos daremos un beso y se te quita la vergüenza. a Martina no le dio tiempo decir nada, su tío juan la cogió fuerte de los brazos y le dioun beso en la boca. 

Ella se quedó  inmóvil, no podía entender, su tío le dijo esto es un secreto entre nosotros, no se lo puedes contar a nadie, ni a tus papis, pues se enfadarían mucho si saben que me has besado. 
Desde ese día Martina cambió, ya no queríavestidos, se ponía pantalones pues después de aquel beso de su tío Juan, empezaron las caricias en sus partes más íntimas, donde ella sabía tan solo esas partes se las podía ver y tocar ella y para bañarse, o su mamá, papá la vio alguna vez pero en el baño, y no tenía la misma mirada y actuación que su tío Juan. Svivió triste, poco habladora, tenía pesadillas de noche,ya no quería ir a casa de sus tíos, se tenía que hacer la enferma para no ir...cambió tanto. 

Que su madre le preguntó: ¿Martina que te ocurre? y ella solo pudo decir nada mamá. Pero por dentro gritaba y gritaba diciendo lo que su tío juan, le hacía cosas no le gustaban y la obligaba, y que si se lo contaba a sus papis se enfadarían con ella porque creyó lo que tíojuan le dijo, que se enfadarían, pues has hecho cosas de mayores conmigo. 

Martina estaba muy inquieta pues debían ir a casa de sus tíos, pues vinieron de vacaciones de visita, otros tíos y el primito Carlitos, tan solo se llevaban 1 año, Carlitos era mayor que ella.Cuando llegaron a la casa Carlitos fue corriendo a abrazar a Martina, ella se quedó inmóvil, pues ya teníamiedo a todo, sus padres le dijeron no le das un beso a Carlitos? ella lo beso en mejilla y se puso roja, todos se rieron, pero ella estaba aterrada, por si podían descubrir el secreto de su tío juan y de ella. 


Fue Pasando la tarde y Martina no se apartaba de su madre, y les dijeron pero iros arriba a jugar como siempre...Martina negó con la cabeza, Carlitos le dijo ven Martina y jugamos, Martina al final subió sin ánimos. Cuando ya pudo comprobar Martina que tan solo iban a estar ellos dos solos se tranquilizó. Y cambio reía jugaba con su primito Carlitos. Hablaron del colegio de sus amigos, Carlitos le preguntó tienes novio? ella se separó enseguida y se arrinconó,Carlitos se acercó y le dijo, no tengas miedo Martina, solo era una pregunta, no diré nada si tienes novio. 


Ella dijo no tengo ni quiero, no me gusta lo que se hace con un chico. Carlitos le dijo...porqué tenias miedo a subir aquí? Martina no contestó, Carlitos le dijo te voy a contar un secreto. Sabes que hacíamucho tiempo no subía aquí? ahora por que no vivo cerca ,pero antes ya no quería subir, tenía miedo. Martina le preguntó por qué? porque cuando tu no venías el tío juan subía conmigo y me enseñaba juegos y hacíamos cosas no quería ni gustaban. Martina se echó a llorar...Carlitos le dijo a ti también te lo ha hecho? ella dijo sí, pero no puedo contárselo a nadie, se enfadaran. Carlitos dijo...lo que nos hace no está bien y no nos gusta. 

Debemos contarlo aunque se enfaden y nos castiguen nuestros padres, ¿bajamos los dos juntos y lo contamos? así nos creerán y sabrán que no nos gusta. Bajaron los dos cogidos de las manos. Se pusieron enfrente de los mayores. Y dijeron debemos contaros algo. Aunque os enfadéis...los mayores tíos, padres, Sonrieron y dijeron a ver que habéis echo o roto? no es eso...es que el tío Juan, nosobliga a hacer cosas no nos gustan, nos besa, nosquita la ropa nos toca. 

Y aunque nos castiguéis, no queremos jugar más a esas cosas. 
Ante el silencio de todos. Martina preguntó. ¿Nos vais a castigar verdad? los padres de Martina se acercaron a ella, la abrazaron y dijo su madre, sabes...van a castigar a tu tío juan. Yno nosotros sino la policía y el juez. No os preocupéisvosotros no tenéis la culpa...no se puede hacer algo a un niño no quiera, ni obligarlo, ni tocarlo, ni besarlo. 

No Se pueden hacer cosas de grandes con los niños, los niños debéis ser felices, jugar, reír y sea quien sea os haga algo no os gusta siempre debéis contarlo que os creeremos siempre y ayudaremos. Juan a todo esto decía estos niños que dicen...los vais a creer? 
Por Supuesto los creemos, hay cosas y actitudes que los niños no se pueden inventar. 

Carlitos y Martina se miraron y sonrieron. Ellos recuperaron su inocencia y felicidad....y juan tuvo que pagar lo que hizo...juzgado por un juez, fue a la cárcel

En esta historia es un tío,pero puede pasar con un vecino, profesor, otro familiar incluso puede ser papá. 

 puedes decir no.¡¡¡ grita si te obligan o agarran fuerte, escapa si algo no te gusta,cuéntaselo siempre a un adulto, té debe creer y defender...nunca te guardes un secreto de estos, te pondrás triste, con miedo, y si no lo cuentas no podrán ayudarte

Rompe el silencio.

  puedes decir no. con mi cuerpo no se juega.

 Lulú Osorio...

Víctima en la infancia de abusos sexuales .a.s.isuperviviente, terapeuta de abusos sexuales y sus secuelas.




Con todo derecho

LA COLUMNA ROTA/ VERÓNICA VILLALVAZO

Hace ya cuatro años se dio a conocer una noticia que una vez más dividió a la de por sí ya polarizada sociedad oaxaqueña. Leticia Valdés Martell denuncio la violación de la que había sido objeto su pequeño hijo de ese entonces cuatro años de edad, en el Instituto San Felipe, el que por sus relaciones con el poder sigue con las puertas abiertas para seguir "recibiendo" niñas y niños al cuidado de quienes deberían protegerlos.

Mucho ha pasado desde entonces, como ataques contra la madre de este pequeño, quien ha padecido desde violencia psicológica, amenazas de muerte, descalificaciones aludiendo a su vida personal; otra forma de violencia, la división de la "moral".

El pasado 26 de enero de 2011, en la sesión ordinaria de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se analizaron y pusieron a discusión los proyectos de resolución de los amparos directos 14/2010 y 15/2010, referentes a la violación equiparada de un niño de cuatro años de edad, hijo de la señora Leticia Valdés Martell.

Por el solo hecho de estar presente una vez más en el lugar donde se supone se debe procurar, proteger, a la sociedad y más aún a nuestros pequeños, y la cual la mayoría de las veces pareciera que actúa a favor de quienes violentan y no de los violentados, el corazón de Leticia Valdés Martell no dejaba de latir apresuradamente, las manos hacían comparsa con su mirada, denotaban angustia, ansiedad, en sus ojos no se podía leer más que las preguntas que desde hace años es visible en ella: ¿qué pasará, habrá justicia para mi pequeño?, lo que pareciera es una tortura más a las muchas que ha padecido Leticia, en su derecho por exigir justicia para su pequeño.

Luego de casi tres horas de espera, se abrieron las puertas de la sala uno, en los primeros asientos Leticia Valdés y sus abogados se instalan para escuchar con todo el protocolo requerido el dictamen, que fuera durante las horas de espera se rumoraba, había generado discrepancias entre el presidente, ministro Arturo Zaldívar Lelo De Larrea, José Ramón Cossío Díaz, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia y Olga Ma. del Carmen Sánchez Cordero, por esa causa inició la sesión casi a las dos de la tarde.

Al iniciar su ponencia Cossío Díaz y entonces escuchar el voto en contra las razones por las cuales optó por defender lo indefendible, Leticia Valdés, solo pudo expresar "es mentira, mentira", cuando se sugirió que faltaban elementos para darle la razón al pequeño violado. De inmediato un guardia de seguridad le tomo el hombro y le pidió que se callara o le pedirían que abandonara la sala.

Luego de casi media hora de exponer el por qué el voto en contra, se espero la votación del resto de los ministros y la ministra, dos a favor, dos en contra. El corazón de Leticia Valdés se encontraba una vez más igual de partido que esa votación, una vez más en entre dicho la verdad de su hijo, ¿qué interés podría tener un niño de cuatro años en aquel tiempo de señalar lo que estaba sucediendo en su escuelita?, si Leticia Valdés fuera esa mujer manipuladora que ha usado a su hijo para "mentir", y la cual ha sido cuestionada como si fuera la culpable de los hechos, condenada por muchos medios de comunicación nacional e internacional y apoyada por otras tantas, ¿qué provecho tendría Leticia Valdés mintiendo u obligando a su pequeño a mentir?

Hoy ya con el nuevo nombramiento del ministro que podría equilibrar la balanza a donde debe estar inclinada a la justicia, a la defensa y protección del pequeño de Leticia Valdés, nuevamente el corazón de la madre coraje se encuentra resquebrajado, esperado a que le sea notificada esa nueva fecha, donde por derecho debe exigir justicia, donde por derecho los ministros deben castigar a quienes incurrieron en este grave delito, que aunque para muchos ha sido "político", "mediático", para Leticia simplemente lastimó lo que más ama en la vida, su hijo.

ANFRONTANDO: ¿CÓMO LOGRÉ SOBREVIVIR?

Hay una expresión antigua, “Cualquier cosa ocurre por la noche”. Implícito en la frase, está el permiso de hacer lo que sea antes de que amanezca, ya sea sexo con extraños o dos tranquilizantes y un Bloody Mary. Todos tenemos estrategias para solventar, compensar las heridas que hemos sufrido, lidiando con mortificación y el dolor. Normalmente nosotros no estamos conscientes de estos mecanismos para afrontar el abuso y el dolor, sin embargo, recurrimos a ellos una y otra vez: bebemos hasta adormecer nuestros sentimientos, minimizamos las cosas negativas, mantenemos el control sobre todo en nuestras vidas.

Todos utilizamos mecanismos de defensa. Estos son útiles herramientas de supervivencia necesarias. Si enfrentáramos todo, todo el tiempo sin defensas, estaríamos sobre estimulados y abrumados. Necesitamos mecanismos para enfrentar las situaciones difíciles para tranquilizarnos a nosotros mismos y establecer límites esenciales.

El problema es que muchos mecanismos de defensa tienen aspectos auto destructivos. Ellos se convierten en patrones con bien enraizados que utilizamos en cuando sentimos ansiedad. Nos volvemos adictos a las apuestas o a las drogas, nos alejamos cuando alguien se aproxima demasiado, o conscientemente ignoramos problemas importantes con los que necesitamos lidiar. Al hacer esto, nos mantenemos aislados, dañamos nuestra salud y bloqueamos información importante, consciencia y sentimientos.

Estos ejercicios te ayudarán a identificar los mecanismos de defensa que utilizas, analizar las razones por los que los usas, examinar sus aspectos negativos y los positivos, así como desarrollar estrategias para cambiarlos.



IDENTIFICANDO LOS MECANISMOS DE DEFENSA

Dos sobrevivientes no utilizan exactamente el mismo conjunto de mecanismos al enfrentar el dolor y la ansiedad. La lista siguiente refleja muchos de los más comunes. (Mucha gente los utiliza). Encierra con un círculo los que tú utilizas.

Negación

Racionalización

Crear caos

Repetir el abuso

Fantasear

Perfeccionismo

Auto mutilación

Comer compulsivamente

Ejercicio compulsivo

Robar en tiendas

Abusar de otros

Evitar la intimidad

Crear nuevas personalidades

Olvidar

Abandonar tu cuerpo

Estar en control

Apostar

Minimizar

Mantenerte ocupado(a)

Alcoholismo

Anorexia / bulimia

Adicción al trabajo

Cuidar de otros

Esconderte detrás de una pareja

Dormir excesivamente

Insomnio

Humor

Creencias dogmáticas

Huir

Intentos suicidas

Adicción a drogas

Sexo compulsivo

Evitar el sexo

Evadirse

Estar hiperalerta



Cuando miro los mecanismos de defensa con los que me identifiqué, me siento…

Me doy cuenta que…

Los mecanismos de defensa que yo uso y que no aparecen en la lista son:

Cosas para pensar:

• ¿Hay mecanismos de defensa que usaba en la infancia y que no uso más en la actualidad? ¿Qué nuevos mecanismos he desarrollado en la edad adulta?

• ¿Cómo han cambiado mis mecanismos para afrontar el dolor y el malestar emocional con el paso de los años?

• ¿De cuáles mecanismos de defensa me siento avergonzado(a)? ¿Con cuáles, si los hay, me siento bien? ¿Cuál es la diferencia entre los primeros (me siento avergonzado(a)) y los segundos (me siento bien)?



Espera la siguiente sección de estos ejercicios llamada Olvidándote de ti mismo(a).



Tomado de El Coraje de Sanar, libro de ejercicios de Laura Davis.

Difícil superar abuso sexual en niños

Es un juego. Es algo bueno, pero no se lo digas a nadie, es la advertencia silenciosa y el preámbulo al abuso sexual infantil.

En su mayoría, los casos de esta agresión son cometidos por familiares. Todo inicia con la manipulación y a través de la confianza, reconoció Fabiola Ocón, coordinadora general de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac).

En entrevista, detalló que 96 por ciento de los agresores es conocido, de los cuales 60 por ciento es un familiar.


De las personas agredidas sexualmente sólo unas cuantas logran rehabilitarse por completo, tratamiento que les lleva de uno a cinco años, reconoció Graciela Arroyo, coordinadora del grupo MUSA, el cual se dedica a apoyar a víctimas.


Frente a este escenario, Guadalupe Cruz, coordinadora de proyectos de Católicas por el Derecho a Decidir, hizo un llamado a la sociedad a reflexionar, pero sobre todo a la Iglesia católica a dejar a un lado los señalamientos injustos, pues se estima que 88 por ciento de las mujeres que abortan por violación o falta de recursos económicos pertenece a esta religión.

El abuso sexual hacia niños y mujeres es un problema más grave de lo que creemos y aceptamos, insistió Graciela Arroyo, quien informó que al día la asociación MUSA recibe entre siete u ocho llamadas por abuso sexual.

La recuperación de estas víctimas, detalló, es difícil, pues depende de la personalidad de cada una, ya que su vida se ve afectada completamente, agregó.

En el caso de las violaciones en las que se registra violencia física, se sabe que en 85 por ciento se comete por desconocidos y en 15 por ciento por algún conocido como novio o ex novio, detalló Fabiola Ocón.

Hay muchos casos en los que se presentan niños violados, víctimas de un familiar y cuya madre ha sido agredida por el mismo, añadió.

 
Es el miedo a denunciar lo que detiene a las víctimas, pero sobre todo los señalamientos injustos, insistió Guadalupe Cruz de Católicas por el Derecho a Decidir.

Esto se agudiza en las mujeres, a quienes siguen castigando y culpabilizando, sin embargo actualmente una de cada cinco mujeres en nuestro país aborta y la mayoría son católicas, añadió.

La Iglesia católica debe reflexionar y no decidir respecto de la vida de las mujeres, pues esta religión es amorosa y misericordiosa, y acoge a todos por igual, por lo que no podemos voltear la cabeza y ojos y no mirar una realidad dolorosa, pues lo que requieren estas mujeres es comprensión y no abandono, y señalamientos injustos, añadió.

miércoles, 16 de febrero de 2011

COMIC SOBRE ABUSO SEXUAL INFANTIL (1RA PARTE)



cómic completo: http://comicontraelabusosexualinfantil.blogspot.mx/2012/06/tercera-parte-del-comic-de-abuso-sexual.html





























¿Cómo hablar de abuso sexual con tu pequeñ@?

Hace unos días, mientras veíamos la televisión, salió una noticia sobre el abuso sexual a una menor de edad, nadie esperaba que mi sobrino, de seis años de edad rompiera el silencio y le preguntara a su mamá: "mami, ¿qué es un abuso sexual?", Todos guardamos silencio, pues nadie mejor que mi hermana para contestar a esa pregunta ¿no? Ella es su madre y sabría cómo resolverlo. "Le hicieron algo malo a la nena, hijo, algo que no se debe hacer", fue lo que mi hermana contestó a mi sobrino, una respuesta que a mi parecer no fue mentira, pues en realidad fue un acto malo hacia la niña, pero ¿contestó realmente a la pregunta del niño?

Cuéntanos: ¿Cómo abordas con tus hijos el tema de abuso sexual?
¿Cómo se le explica a un pequeñito qué es el abuso sexual?
De acuerdo con especialistas, no existe una edad predeterminada para empezar a hablar del abuso sexual con los niños, de hecho entre más pequeños mejor, siempre y cuando se utilice un lenguaje sencillo y para nada amenazante.

Existen reglas apropiadas para cada edad del niño y ellas cambian a medida que el niño crece. Si no quieres, no tienes por qué decir a los niños muy pequeños algo acerca del sexo. Simplemente puedes explicarles que ellos tienen partes privadas cubiertas por la ropa, como su vagina, su pene, su ano y sus pechos, y que a veces hay personas que les quieren hacer caricias que no son buenas porque hacen sentir mal, diferente a un abrazo o una expresión de cariño que hace sentir bien.

A continuación algunos tips que pueden ayudarte a hablar de abuso sexual con tu hij@

- Es importante generar un ambiente propicio para las preguntas sobre sexualidad no evitarlas ni censurarlas. Jamás inventes o mientas, no evadas las preguntas de tus hijos, y no contestes más de lo que tu hij@ te pregunte.

 Enséñales a llamar a las partes íntimas por su nombre: pene, vagina, ano y pechos

- Enséñale que debe decir NO a cualquier persona que trate de tocarles su cuerpo y de hacerles cosas que le hacen sentir raro, confundido y no le gustan.

- Cuéntale progresivamente sobre el abuso sexual. No esperes a contárselo abruptamente. Lo ideal es hablarle de sexo en cuentagotas, es decir, a la medida de su curiosidad según la edad que tenga.

- Asegúrate de usar palabras que tu niñ@ comprenda, un lenguaje sencillo y natural es la base.

- Responde a sus preguntas totalmente y hazle sentir que puede acudir a ti en cualquier momento para hablar acerca de cosas que son enigmáticas o inquietantes. Tu serenidad sobre la materia le hará confiar en que ellos pueden compartir sus inquietudes contigo en el futuro

- Hablar de sexualidad desde pequeños les da confianza sobre el tema.

- Hay que aprovechar cualquier oportunidad para hablar sobre sexualidad con los pequeños. De este modo, verán el tema con naturalidad y no les dará pena denunciar el abuso (en caso de ser víctima). Por ejemplo, puedes aprovechar la ducha para decirle este es tu pene o esta es tu vagina, esta es tu parte privada y nadie debe tocarla. Si algo no te gusta, si alguien quiere tocarte tu parte privada me cuentas".

- Si tu hijo te pregunta qué es el abuso sexual, escúchalo, averigua el porqué de su inquietud, pregúntale dónde escuchó hablar del tema, ¿quién le contó y qué le dijo al respecto?