sábado, 22 de agosto de 2009

COMO RESPONDER A LOS NIÑOS PREGUNTAS DE SEXUALIDAD


Si usted es de los padres y madres que espera aterrado las preguntas "incómodas" que sobre sexualidad normalmente hacen los niños, puede tomar ventaja y sentirse más tranquilo si antes se prepara para contestar.
Además de libros, videos e internet, tiene la opción de emplear muñecos sexuados para que, con sus hijos, juegue con algo más parecido a la realidad.
"Son muy útiles para educar sin los tabúes que suelen rodear a la sexualidad y especialmente a los genitales tanto masculinos como femeninos", considera Karen del Castillo, psicóloga y educadora sexual infantil de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC).
Echar mano de este recurso ayuda a que los pequeños crezcan en un ambiente donde la sexualidad forma parte integral de la educación, agrega Del Castillo.
Algunos modelos están vestidos según el ambiente donde están creciendo niños y niñas: pueden estar vestidos con uniforme escolar o con la ropa de casa.
"También existen muñecos adolescentes con la vestimenta típica de los estudiantes de secundaria, pues incluso en esa etapa de la vida los muñecos pueden ser útiles para tratar problemas de autoestima o abuso sexual", comenta Claudia Martin, gerente general de Muñecas y Artículos Artesanales, una de las empresas creadoras de estos muñecos.
La organización Nemi, que fabrica materiales educativos, incluso tiene un "juego de panzas", que incluye cuatro cojines de diferente tamaño, con los que los niños pueden entender cómo crece un bebé dentro de la panza de mamá.
Cada uno de estos cojines, según del mes del embarazo del que se hable, se introduce a la bolsa que tiene un delantal de manta para que los niños se pongan.
Los muñecos sexuados ayudan a establecer lazos de comunicación "sin tapujos" sobre el tema, condición necesaria para fortalecer la autoestima de niños y niñas y prevenir el abuso sexual.
"A los niños se les puede decir: 'ya vimos al muñeco desnudo y debes recordar que nadie lo puede tocar más que mamá y papá cuando los bañan o los cambian, y si alguien más los toca hay que decirle a mamá o papá', y si es mamá o papá quien los toca, se lo puede decir a algún adulto en quien confía, como su abuelo o abuela'", ejemplifica la educadora sexual.
También facilitan la enseñanza de hábitos de higiene y la aceptación del erotismo.
La utilidad de estos muñecos es cada vez más aprovechada para resolver conflictos emocionales, de niños y adultos, relacionados con la sexualidad.
"A los adultos les ayuda a reconciliarse con su cuerpo si sufrieron abuso sexual de niños o si tienen muy baja autoestima", aclara Del Castillo.
Si usted mamá o papá está interesado en echar mano de este recurso, los educadores sexuales recomiendan que, para aprovecharlos mejor, antes se instruya con libros para tener presente el lenguaje adecuado para hablar de sexualidad; es decir, poder llamarle a las cosas por su nombre, por ejemplo.

Desarrollo psicosexual
Saber las potencialidades de aprendizaje psicosexual de niños y niñas, ayuda a los padres a aprovechar mejor cada etapa.

Desde el nacimiento a los 3 años

-Exploran su cuerpo para conocerlo físicamente y reconocer sensaciones.
-La fascinación por sus genitales es parte de esta etapa, por lo que las emociones que experimentan durante el baño o al tocar sus genitales les permite conocerse a sí mismos.
-Los padres pueden aprovechar esta etapa para explicarles cuáles de estas actividades se hacen en público o en privado.

De los 3 a los 5 años

-Empiezan a distinguir las diferencias y similitudes físicas entre hombres y mujeres y se ubican en la que pertenecen.
-Pueden aprender a identificar por su nombre a cada parte del cuerpo.

De los 5 a los 8 años

-Aunque permanece el interés por explorar el propio cuerpo, nace la curiosidad por conocer el de los pares.
-Se les puede enseñar las funciones de cada parte del cuerpo, cómo nacen los bebés y la importancia de mantener buenas relaciones sociales como la amistad, el amor y la comunicación.
Publicar un comentario