miércoles, 19 de agosto de 2009

¿DESPUES DE LA CONSULTA QUE?


En mi práctica profesional noto un incremento de las consultas sobre posible abuso sexual infantil.
Estas no siempre está nombradas así, pero quien sabe escuchar y leer entrelíneas el entrecortado discurso de la consultante, que cuenta hechos aislados, situaciones que no logra entender , describe cambios de conducta o síntomas físicos o psíquicos en sus hijos , sabiendo indagar, haciendo las preguntas correctas, puede darse cuenta que detrás de un determinado conflicto familiar donde hay niñas o niños involucrados que no quieren quedarse a solas con su padre o padrastro y que a la vez sufren llamativos cambios en su estabilidad emocional y física, es muy posible que haya existido un abuso sexual aún no explicitado por el menor.

No sólo no explicitado por el menor sino tampoco "detectado" por su madre, quien tal vez esté "durmiendo con el enemigo", pero le resulta "imposible creer que algo de esa índole pueda estar pasando en su hogar".

Puede tratarse de un padre biológico o de el nuevo marido de la madre. La niña calla y "hace síntomas". Inexplicables síntomas sin diagnóstico médico.Mejor dicho, con diagnóstico médico de que "no tiene nada" (físico): "llévela a psicoterapia, señora".

Son madres a las que "todavía no les cayó la ficha".

Lo preocupante es qué hacen cuando algún profesional (abogado, médico o psicólogo) les habla del tema:
¿ Se separan inmediatamente y denuncian al abusador o niegan la realidad y siguen viviendo con él?

MUCHAS DESAPARECEN Y NO VUELVEN NUNCA MAS. Otras, lo asumen dolorosamente y toman acciones en defensa de sus hijos.

- Negociaste mal - , le dijo una amiga a una clienta suyo marido (padre biológico de los chicos) abusaba de ellos,se separó, lo denunció y dejó de gozar del bienestar económico que tenía.

Me pregunto: ¿ qué otra cosa podía hacer? ¿ Qué sería en ese caso "negociar bien"? ¿ Había algo que "negociar"?

"Te entrego el cuerpo de nuestros hijos a cambio de seguir disfrutando de esta casa y de las vacaciones que me brindas todos los años".

Es duro afrontar estos juicios, es duro salir a trabajar "de lo que sea" porque el denunciado, al verse impedido de ver a sus hijos, lo primero que hace es resistirse a pagar alimentos.

La estrategia del hombre abusador es la siguiente: Vos me dejás ver a los chicos, hacés de cuenta que acá no pasa nada grave y yo te paso una buena cuota alimentaria. Vos litigás para probar que yo abuso de ellos: no te paso un peso. Te canjeo la plata por el cuerpo de los chicos. Ya vendrás necesita a aceptar mi propuesta.

Propuesta moralmente inaceptable. Lo digno es salvar a sus hijos de semejante aberración, aunque la mujer tenga que hacer malabares económicamente para mantener a sus hijos y pagar honorarios de abogados.

Señora: si Ud. mínimamente sospecha que sus hijos pueden estar siendo abusados no cierre los ojos a la realidad. No la niegue. Son nada menos que sus hijos quienes están en juego, que a mi modo de ver, son MUCHO más importante que un MATRIMONIO y que el BIENESTAR ECONOMICO que a veces se obtiene estando casada.

No espere a que su hija o hijo se siente a contarle como si fuera un adulto, cuánto hace que el padre, padrastro, abuelo, tío, cura o profesor la/o manosea o la/o viola.
Es Ud. quien tiene la obligación de observar, asociar hechos, sacar conclusiones y consultar con un psicólogo, un pediatra y un abogado, ESPECIALIZADO EN ESTOS TEMAS, ya que también existen profesionales del área de la salud mental y del derecho incapacitados o no instrumentados para detectar el abuso sexual.

Si está equivocada en sus sospechas, mucho mejor. Pero no corra el riesgo de que sus hijos estén viviendo una situación perversa que no pueden poner en palabras, sino a través de los síntomas y cambios de conducta que manifiestan.

A los lectores varones: no estoy diciendo que todo hombre sea un potencial abusador de menores. La mayoría son excelentes padres y aún muchos que no son los padres biológicos sino la pareja de la madre, cumplen un rol parental muy saludable en la vida de los chicos.

Pero hay una dolorosa realidad que nos cuesta digerir hasta a los profesionales consultados: EXISTEN MUCHOS CHICOS ABUSADOS.

Mirta Núñez
Abogada, Psicóloga Social
Directora del Boletín "Familia y Planificación Personal".
Puede suscribirse desde su sitio web:
www.mirta-nunez.com.ar
Publicar un comentario