domingo, 15 de mayo de 2011

VIDAS ROTAS

Tantas vidas rotas y ninguna respuesta que aliente, sueños arrebatados por los deseos energúmenos del indeseable que ejerce su fuerza y posee el alma ajena, ilusiones desbastadas y enterradas en el olvido de sus días, agonía que se palpa siempre que sobreviven y malviven para soportar la agonía que les queda tratando de paliar las consecuencias de una infancia indeseable, robada y desolada...
Días eternos, noches vacías y vidas perdidas en la desolación del silencio, incomprensión y miedo.

Ni mirarse al espejo pueden para evitar contemplar el dolor que queda presente en sus miradas, no pueden abrazar sus cuerpos ni quererse por el asco que les invade y alimenta siempre...
 A pesar del paso del tiempo duele igual, se siente igual y el aliento se evapora sembrando desconfianza al andar y miedo al luchar...
Bajo el letargo del silencio se esconden para proseguir al no encontrar solución que ayude a vivir, sólo se sobrevive, sintiéndose desolados, abandonados porque ese olor nunca desaparece, ha quedado impregnado en la piel al ser lo primero aprendido...
Pierden constantemente el norte de sus vidas, sentires fracasados que les domina y se rinden a los días...
Profesan el desamparo y desolación por no saber quererse, ayudarse ni entenderse, deambulan sin aliciente que les quite sus sufrimientos y rompa sus silencios...
Repiten malos pasos tras otros, que aumentan su calvario por no poder entender que el inconsciente manda y actúa por libre sino se escucha, repiten mismas historias, mismo padecieres sin salir del abismo que les condena, como si sólo supieran estar en el dolor...
El miedo controla sus pasos, recogiendo los sentires del alma para que no afloren sino atormenten.

Y así divagan en su lucha por vivir o sobrevivir, gritando con sus miradas y llorando con sus silencios...

No se dejan querer, abrazar, amar, perdiendo así esencia vital humana por sentir que no deben que no es sano que todo es malo, que todos vienen con malas intensiones y aumentan sus fracasos emocionales dejándose abandonar al olvido de la vida, en el hastío de de los días sumidos en la soledad personal que procesan, nada les llena, nada les contenta, buscan la paz, perdón personal, la felicidad que arranque su culpabilidad y calme su dolor, gritos en la noche como único desahogo de sus almas, lágrimas de sangre que desgarran sus corazones por lo injusto del destino y el infortunio vivido....


POR NERY.
Publicar un comentario