lunes, 14 de noviembre de 2011

Abuso sexual en niñez aumenta riesgos cardíacos: estudio EEUU


Las mujeres que fueron abusadas sexualmente cuando eran niñas corren un 62% más riesgo de tener problemas cardíacos en la adultez que aquellas que nunca han sufrido esa experiencia
Mujer abusada sexualmente
Mujer abusada sexualmente | El-nacional.com
Las mujeres que fueron abusadas sexualmente reiteradas veces cuando eran niñas corren un 62% más riesgo de tener problemas cardíacos en la adultez que aquellas que nunca han sufrido esa experiencia, señalaron investigadores estadounidenses.

Los hallazgos, presentados en un encuentro de la Asociación Estadounidense del Corazón en Orlando, Florida, resaltaron los efectos físicos duraderos del abuso sexual en la infancia.

Gran parte del aumento del riesgo se relaciona con estrategias de supervivencia de las sobrevivientes de abuso, como el consumo excesivo de alimentos y de alcohol, y el tabaquismo.

"El mayor factor que explica la relación entre el abuso infantil grave y la enfermedad cardiovascular adulta fue la tendencia de las niñas abusadas a haber subido de peso durante la adolescencia y la adultez", indicó Janet Rich-Edwards, del Brigham and Women's Hospital en Boston, directora del estudio.

El equipo de Rich-Edwards analizó datos de un estudio sobre más de 67.000 enfermeras. El 9% de esas mujeres habían reportado abuso físico grave y un 11% reportó haber sido violada en su niñez o adolescencia.

Los autores hallaron que los episodios reiterados de sexo forzado en la infancia o adolescencia se traducían en un 62% más riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares más adelante en la vida.

La violencia física también tuvo lo suyo. Las mujeres que habían sido golpeadas en su juventud tenían un 45% más riesgo de problemas cardíacos.

No se registró mayor riesgo cardíaco en las mujeres que informaron violencia física o abuso sexual leve a moderado.

La mayor parte del efecto se vinculó con mayores tasas de obesidad, tabaquismo, consumo de alcohol, hipertensión y diabetes, que representaron el 41% del aumento del riesgo de problemas cardíacos entre las mujeres que habían sido víctimas de violencia física y el 37% de la asociación con el abuso sexual, indicó el equipo.

Los resultados sugieren que la violencia física y el abuso sexual graves son factores de riesgo significativos de enfermedad cardíaca a futuro, y que las mujeres y sus médicos deben tomar medidas para reducir ese riesgo.

"Debemos aprender más sobre intervenciones psicológicas, médicas y de estilo de vida para mejorar la salud de las sobrevivientes de abuso", señaló Rich-Edwards en un comunicado.
Publicar un comentario