miércoles, 30 de mayo de 2012

La prostitución es el trabajo más indigno del mundo.


La prostitución es el trabajo más indigno del mundo. Estoy cansada de escuchar eso del "más antiguo del mundo", ¿es un dicho para justificar que siga existiendo, habla de la manida necesidad de su existencia para que los "no hombres" sigan destrozando vidas?...¿qué sentido tiene esta actividad?. ¿Por qué no está perseguida¿. Money, money, money. Machismo, machismo, machismo. Money, money, money explotándolas a ellas, exprimiendo cada uno de sus huesos, sus músculos, sus tuétanos, su ser.

¿Cómo puede sentirse una mujer cuando por necesidad, por obligación, por provenir de una familia que la vendió poniéndola en las sucias manos de un proxeneta o una mafia, por el hecho de que sufrió abusos sexuales dentro de la confusión que este tema "tabú" representa, entra en este mundo? No sé. Por qué la respuesta debiera ser más complicada si, a estas alturas, ya todas y todos en un grado u otro sabemos lo que es una prima de riesgo, el déficit, un fondo de rescate, el euribor, la tasa anual equivalente, el Ibex, la inflación y sus mecanismos, sin un mínimo cursillo. Entendemos de lo que queremos. ¿Y, este sufrimiento nadie lo entiende, sólo unas cuantas entidades, usualmente organizaciones sin ánimo de lucro o alguna bien avenida trabajadora o trabajador social? ¿Y EL RESTO DEL MUNDO? Somos cómplices de no denunciar, de no pronunciarnos.

¿Cómo puede sentirse una persona prostituida que no prostituta?. Pues como una mierda, como un objeto, una piedra, una cosa, una nadie al libre albedrío de lo que un guarro de éstos, sin una mínima dignidad ni hacía él mismo reclama "servicios".

¿Cómo se siente?...ninguneada, asqueada de la vida, insignificante, depresiva, agotada, dolida, con gran rabia en su interior y ganas de matar. Sufre pesadillas, insomnios, trastornos que terminan afectando a su personalidad, soledad, abandono, desprecio, indignación, miedo...derrota!!

! Qué simpático todo, este tema es de lo más agradable ¡.... y, desgraciadamente, de fácil acceso, adquirir una vagina, al día de hoy es sencillísimo. (Nuestra España está en la lista de los países más prostituidos del mundo, cada día me encuentro más cómoda en el lugar donde me nacieron!)

Estos tipos tienen toda una suerte de puertas abiertas para deleitarse en sus perversiones y así poder meterle lo que quiera por delante, por detrás...poder babearla/as, tocarlas, manosearles sus partes más íntimas, decirle que tal postura u otra, maltratarla psicológicamente, pegarle si quiere y eso día le viene en gana. Y, probablemente, con ojos complacidos, desorbitados por sentirse absolutamente dueño de un ser indefenso. El poder, la "erótica del poder" en su máxima expresión.

Y, se van, muchos, tantos, imagino que la mayoría, felices tras violar el alma de niñas, adultas, jovencitas, inmigrantes, españolas, blancas, negras o amarillas para al final del delito dejarles en la mesilla de noche o encima de su cuerpo el dinero -no, el acordado- sino el que les da la gana. Eso ocurre muchas veces. Escuché muchas vivencias terroríficas. Muchos se van sin dar un chavo y vete y denuncia que se ríen en tu cara!.

¿Creen que esas seductoras, exhibicionistas posturas y semidesnudas mujeres que aparentan llevar "vidas alegres" que vemos en reportajes, noticias escritas, cibernauticas o televisivas andando por las esquinas, en barrios marginales, en pisos, en sus propias casas, en el pub de carretera con su "oportuna luz" BIEN VISIBLE a pie de carretera lo son?.

¿Qué están acostumbradas?, ¿qué les gusta?, ¿qué son unas ninfómanas?. Cállate desgraciado. No tienes ni idea.

Ah!, ¡es un trabajo fácil y se gana mucho!, ¿verdad?...pues hazlo tú, hazte millonario pero me apuesto a que no aguantas ni dos días, maldito falócrata, asqueroso, hijo de cabrón!.

No, estas jóvenes, estas mujeres no son felices, y su vida quedará, si consiguen salir de este sucio y fangoso mundo, marcadas para siempre sin olvidarnos de aquellas que se volverán alcohólicas, drogadictas o enfermas de sida o se contagiarán de alguna enfermedad venérea aún tan desconocidas por jóvenes y adultos.

Estas PERSONAS, mujeres van pudriéndose minuto a minuto y odiando al mundo en cada encuentro sexual prostituido con el pervertido de turno; con el directivo que necesita un desahogo tras esa estresante e importante reunión de negocios(!menéatela listo y córrete en tu cara!); con el que tiene problemas eréctiles (¡ve a terapia, las hay gratis!); con aquel otro que ya se aburrió de la mujer y necesita "variedad y estímulo" (¡juega al parchís o hazte voluntario...sería más sano!); con el que requiere urgentemente de ayuda terapéutica y se busca el sexo pagado como sustitutivo (¡imbécil, vaya excusa!); con el estúpido niñato que "quiere aprender" -pobrecito, qué torpe, qué pena!-, y tener su primer aprendizaje sexual con una "pobre profesional" (aprende primero a respetarte a ti mismo!. A querer y a enamorarte, animal instintivo!).

Asquerosos, cobardes, pervertidos. Falócratas de mierda, mete esa cosa de carne putrefacta en tu sucia nariz o en un agujero en la pared.

Tanto que opinar, que comentar. Tanto sufrí trabajando de voluntaria con jóvenes prostituidas durante año y medio!. Cuántas vi morir de sida a los veintipocos años...¿Cuándo dejaremos de vivir en esta hipócrita sociedad aberrante que vamos construyendo así…muy, muy, muy despacito como si de esta forma nadie llegara a darse cuenta? Esto llega a ser tan sucio como la propia política.

A los que buscan a personas para prostituirlas, que os den por detrás y sin vaselina. La verdad es cruda y crudamente hablo. Sin perdones por el vocabulario. Vivirlo de cerca es sentirlo. Enterré a pico y pala en endebles féretros, y en el cementero de los pobres –sí hasta la muerte entiende de clases sociales!- a muchas jovencitas…llevo esta cruel experiencia en mi memoria y me sobresalto cuando leo noticias de estas mujeres o niñas.

Me aburre soberanamente que aún el siglo XXI, el género femenino sea tan devastadoramente destrozado y que la IMPUNIDAD siga siendo una máxima. Despiadada sociedad.

Susana B.
Publicar un comentario