lunes, 15 de octubre de 2012

Abuso infantil: de esto sí se habla


ARGENTINA:

Hay temas que se resisten a ser tratados porque son muy penosos, pero hacerlos visibles es la forma en que podemos evitarlos e incluso advertirlos. Hablar de prevención de abuso sexual infantil puede ser doloroso, pero es un tema que debemos abordar.
Abuso infantil: de esto sí se habla
El abuso sexual infantil es un tema muy doloroso, pero una de las cosas que podemos hacer para evitarlo es estar informados. Al hablar de prevención debemos dejar nuestros prejuicios de lado, y disponer de la información y herramientas necesarias para enseñar a nuestros hijos a cuidarse. Se considera abuso sexual infantil a cualquier conducta que una persona con autoridad o poder dirige hacia un menor, a través de la cual obtiene placer sexual. En estas conductas puede o no existir contacto físico: palabras, imágenes o películas pornográficas, exhibición de órganos genitales, tocar o ser tocado, entre otras. En estas conductas puede o no existir violencia física. 


¿Qué debemos enseñarles a los chicos?



1. Tu cuerpo es tuyo, ahora y para siempre. Tu cuerpo es tuyo y de nadie más. Debemos enseñar a los chicos que su cuerpo les pertenece y que nadie puede tocarlos sin su permiso. 



2. Nadie toca tu cuerpo sin tu permiso. Debemos aprender a pedirles permiso para tocarlos, incluso al cambiarles los pañales. A los más chiquitos, al bañarlos, debemos dejarlos que sus zonas íntimas se las higienicen ellos solos. También, tanto el pediatra, personas de cuidado o docentes deben pedirles permiso para tocarlos. 



3. Utilizar los nombres correctos para los genitales y otras partes del cuerpo.



4. Enseñarles que hay partes íntimas o privadas del cuerpo. Debemos decirles que si alguien quiere ver o tocar tus partes íntimas, tienen que decir “No”, que están en todo tu derecho; y luego contárselo rápido a alguien de confianza. Para los más chiquitos un límite fácil de recordar es la ropa interior: lo que está dentro de la ropa interior no lo toca nadie, solo vos; vos tampoco tocás a nadie en sus partes íntimas.



5. Respetar y saber que los niños tienen derecho a no querer que les den un beso o les toquen, incluso cuando se trata de una persona a la que quieren.



6. Enseñarles que existe mimos buenos y mimos malos. Los chicos no siempre pueden diferenciar bien las formas apropiadas e inapropiadas de tocar. Los mimos buenos y mimos malos, son distintos. Los mimos buenos son los buenos abrazos, besos y caricias, son muy lindos y siempre te hacen sentir bien, te hacen feliz, te ponen contento. Los mimos malos son los malos abrazos, malos besos y malas caricias, son muy feos, te hacen sentir muy mal, no te hacen feliz y te ponen muy triste. 



7. Enseñarles que nadie puede hacerle mimos malos que les molesten, que los hagan sentir mal, o que los pongan tristes. 



8. Enseñar a los chicos a decir “No”, de manera inmediata y firme, a un contacto físico inapropiado, explicar que pueden decir “No” en cualquier momento.



9. Enseñarles que si alguien les hace mimos malos, también puede decirle que está jugando, que es un secreto y que no se lo cuente a nadie, que al contrario, lo cuente enseguida. Debemos asegurarnos que sepan que pueden pedir ayuda a un adulto de confianza.



10. Enseñarles que hay secretos buenos y secretos malos. Los secretos buenos son, por ejemplo, un regalo que compramos para alguien o una fiesta sorpresa. Los secretos malos son los que los ponen tristes o los ponen nerviosos o los hacen sentir mal o incómodos. Los secretos malos no deben mantenerse.



11. Enseñarles que si no están seguros si el comportamiento de alguna persona es bueno, que pidan ayuda. Enseñarles a alejarse de situaciones que no les gusten.



12. Enseñarles que no está bien que alguien mire o toque las partes íntimas o privadas de su cuerpo. O que les pidan que miren o toquen las partes íntimas de otra persona. 



13. Enseñarles que si alguien les hace mimos malos, nunca, jamás es culpa de ellos. Debemos estar atentos al comportamiento de los chicos, cuando hacen algo que llama la atención o tienen cambios de humor; si están tristes, o callados, si están más ansiosos o peleadores o excitados, sin perder tiempo, debemos conversar con ellos sobre aquello que les puede estar pasando, sin asustarlos. No siempre algo diferente en el comportamiento de los niños implica un caso de abuso o maltrato, pero es conveniente que siempre preguntemos y escuchemos para ayudarlos.



Para la realización de esta nota se contó con el asesoramiento de la Lic. Mónica L. Creus Ureta Asociación si fines de lucro A.S.I. NO Abuso Sexual Infantil NO http://www.abusosexualinfantilno.org Facebook: A.S.I. NO Abuso Sexual Infantil NO. 



Tips 
Los chicos nunca tienen la culpa ni provocan las situaciones de abuso. No mienten cuando cuentan que fueron abusados o maltratados. Debemos creerles aunque esto lleve a enfrentar a alguien de la familia. 


Acciones:

Es imprescindible escuchar a los chicos, creerles, y denunciar. El silencio o la negación hacen que el abuso siga ocurriendo. Si es que hay un error, no se perdió nada, de lo contrario, ¿a quién estamos preservando?



¿Se dan cuenta?
Los chicos pueden percibir que alguna situación no está bien, pero puede que no sepan cómo explicarla ni a quién decírselo. Somos los adultos quienes debemos estar atentos y ser receptivos.

Publicar un comentario