martes, 18 de junio de 2013

UN MILLÓN DE GRACIAS MÁS

POR EL DERECHO A UNA NUEVA VIDA.

Esta ha sido mi casa, mi espacio durante muchos años, se han roto muchos silencios y el camino que aún queda. Las palabras no alcanzan para expresar la gratitud hacia Miguel Adame por la creación y mantenimiento de mi rincón y para los lectores que nos apoyan en la entrega que hacemos a diario en ésta batalla.

Cuando lloramos, cuando reímos, cuando perdemos o ganamos siempre ahí. No siempre se ganan las batallas porque en ocasiones la justicia es ciega pero no la opinión pública. Por ello me reitero en seguir hacia delante, en romper más silencios y ayudar a quien lo necesite.
Que encuentren al igual que yo en éste blog un lugar abierto, comprensivo y un trampolín contra los pederastas y pedófilos que tantas vidas destrozan.

Llegué aquí tímidamente por curiosidad y me instalé desde lo más profundo de mi ser. Pude gritar, ser escuchada y apoyada. Conocí gente magnífica que aún forman parte de mi nueva vida.

Una vida en la que aprendí a quererme para querer a los demás, en la que crecí con la adversidad y aprendí lo más importante a luchar.

A luchar no sólo por superar las secuelas sino a superarme a mí misma, a luchar por mis sueños a creer más en mi.

Todo eso aprendí aquí y seguro que me dejo cosas en el tintero.
La base ha sido que en este espacio no me sentí sola, en todo momento me sentí comprendida y apoyada por la que hoy considero una gran familia.

Cuando se toca fondo, la desesperanza desgarra tu alma y estas literalmente por el piso derrotado y perdido, es ahí cuando encuentras a los que verdaderamente valen, a los que están a tu lado y no hace falta sangre para llamarles familia.

Como bien decía Osho “ La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás...”

El pasado, nos robó muchísimo y duele tremendamente pero aprendemos de todo y la propia supervivencia nos hace seguir adelante, merecemos un futuro, la vida es corta y debemos aprovecharla.

Este mi hogar me ha echo experimentar algo que parecía mentira, que me negaba a creer como era posible, pues conocí la Madurez, esa habilidad de controlar y equilibrar pensamiento, voluntad y sentimientos.

Esa paciencia. Es el saber posponer el placer inmediato en favor de un beneficio de largo plazo.
La bendita perseverancia. La Madurez, esa habilidad para cumplir las metas y sacar adelante un proyecto o una situación a pesar de las dificultades.

La capacidad de tomar una decisión y sostenerla. Los inmaduros pasan su vida explotando posibilidades para al fin no hacer nada...
Madurez para encarar disgustos y frustraciones, incomodidades y derrotas, sin queja ni abatimiento.
Esa humildad. Es ser suficientemente grande para decir "me equivoqué" y, cuando se esté en lo correcto, la persona madura no necesita experimentar la satisfacción de decir "te lo dije".
Significa confiabilidad. Mantener la palabra, superar las crisis. 
MADUREZ es el arte de vivir en paz y armonía con las personas y las cosas que nos rodean. La lucha por una nueva vida.


Desde aquí aprovechando para dar las gracias por todo lo recibido, por los lectores y participantes invito a seguir rompiendo silencios, a participar, a prevenir.

Haz de mi lucha tu lucha también.

Gracias.
Por: Nery.
Publicar un comentario