miércoles, 19 de junio de 2013

UNO DE CADA DOS ABUSOS SEPREVIENEN DESDE EL HOGAR


Al margen de los casos extremos, afortunadamente pocos, en los que el abusador usa la violencia de entrada para conseguir sus propósitos y el niño no puede defenderse, si los padres mantienen una buena comunicación con sus hijos y les dan una información adecuadase podrían evitar el 50 por ciento de los abusos sexuales infantiles (ASI).

Por la psicóloga clínica Margarita García Marqués *

La mayoría de los abusadores no son violentos ni agresivos y suelen ir de forma suave. Avanzan poco a poco tratando de convencer al niño en lugar de agredirlo. Si la niña o niño sabe decir que ‘no’poner los límites al adulto y decirle por ejemplo ‘no hagas esto conmigo, búscate una novia de tu edad’, la mitad de los abusos no llegarían nunca a consumarse.
En el otro 50 por ciento de los casoscuando el abuso ya ha ocurrido, si los niños están preparados y los padres saben detectar a tiempo las pequeñas señales o síntomas que sus hijos vanpresentando,  hay más posibilidades de evitar que haya un segundo episodio,  con lo que el ASI se produciría una sola vezdejando secuelas mínimas o casi nulas.
Si hay una buena comunicación entre padres e hijos, y el niño indica lo que le está pasando, de forma directa o indirecta, bien porque lo verbalice o porque sus mayores capten los pequeños indicios que están denotando un posible abuso sexual, el abuso podría limitarse a un sólo episodio inicial en vez de muchos.
No es lo mismo que un niño sea abusado una sola vez que esto suceda repetidamente, en decenas de ocasiones. Dado que los primeros abusos suelen ser suaves, como pequeños tocamientos, y sólo se tornan violentos más adelante, llegando a la violación, si el abuso se ataja de entrada el trauma es menor.
Es importante que los padres enseñen a sus hijos una serie de medidas de precaución básicas,  porque además de evitarse la mitad de los abusos, los que ocurrieran se detendrían nada más comenzar y no serían tan traumáticos, como si fueran reiterados.
Además, al evitar el ASI, el niño se queda con la sensación de que sabe protegerse y la Sociedad de protege, y emerge de la situación con fuerza en vez de humillado, ridiculizado y vejado, y con la mala sensación de que nada ni nadie le puede ayudar.
Hay que recordarlo: la detección y detención precoz por parte de los padres, le quitan mucho peso al trauma porque sólo va  a haber un abuso y se impide que siga ocurriendo.
Salvo los abusadores patológicos en serie, que abusan de muchísimos niños y llegan a la violación, con una adecuada prevención y detección en el hogar, la mitad de los abusadoresmedios, que provienedel entorno familiar o próximo al niño,  verían detenido su intento de abuso.
Para mantener una buena comunicación connuestros hijos, hemos de hablar a diario con ellos, tomarnos el tiempo necesario para escucharlos y observarlos, enterarnode los pormenores de sus actividades y sentimientos, animarles a que nosexpresen sus preocupaciones, dudas y problemas,manifestarles el amor que sentimos hacia ellos y explicarles que ocurra lo que ocurra, estaremos a su lado y contarán con nosotros.
Para ayudar a los niños a que tomen consciencia del riesgo y sepan afrontar los intentos de abuso, hay que explicarles que hay adultos que podrían intentar ganarse su confianza para obligarles o convencerlos de que hagan cosas molestas o que ellos no desean, pero el cuerpo de un niño sólo le pertenece a ese niño y tiene derecho a poner límites y decirle NO a cualquier persona que intente entrar en contacto físico con él.

* Presidenta-fundadora de la Asociación para la Sanación y Prevención del Abuso Sexual Infantil, ASPASI, (www.aspasi.org)  y directora del Centro HARA de Crecimiento Personal y Autoconocimiento (http://centroharamadrid.wordpress.com).
Publicar un comentario