miércoles, 11 de diciembre de 2013

Los menores víctimas de abusos sexuales tendrán salas amigables en los juzgados para declarar


El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado este martes la puesta en marcha de "salas amigables" en los juzgados, similares a aulas de colegio, para que los menores víctimas de abuso sexual o maltrato no coincidan con sus agresores y puedan declarar en un entorno menos traumático.

La experiencia arrancará en el Tribunal Superior de Justicia de Murcia como proyecto piloto en el segundo semestre de 2014. Las obras de estas instalaciones comienzan ahora y concluirán en marzo del año que viene. La intención es que se implanten posteriormente en el resto de comunidades autónomás, informa Efe.
Este anuncio lo ha realizado el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, durante su discurso inaugural de la conferencia "Prevenir el abuso sexual infantil", que está organizada por el Consejo de Europa con el apoyo de los ministerios de Justicia y Sanidad, así como de la Fundación La Caixa.
La inauguración de esta jornada ha contado con la presencia de representantes de estos departamentos y de la directora de Justicia y Dignidad Humana del Consejo de Europa, Marja Ruotanen.
El ministro ha destacado el compromiso del Gobierno de España para luchar contra este tipo de delitos, que se refleja en la tramitación ya en el Congreso de los Diputados esta semana de la reforma del Código Penal para dar una respuesta de acuerdo a la gravedad de estas conductas.
Una de las medidas subrayadas por Ruiz-Gallardón para reforzar la protección de los menores es la referida de las "salas amigables". Ha explicado que el objetivo es evitar que la víctima coincida en su comparecencia judicial con su agresor y evitar así una "victimización secundaria o reiterada", la que se origina cuando los niños tienen que ver a su agresor en el juicio.

Atendidos por psicólogos en las "salas amigables"

Gallardón explicó que se trata de que los menores inmersos en procesos judiciales, como pueden ser los casos de abuso sexual o maltrato, comparezcan ante la Administración a de una forma "radicalmente distinta". Esto supone que no tendrán contacto con sus agresores y estarán en un entorno más amigable, en el que podrán ser atendidos por psicólogos.
Fuentes de Justicia explicaron a Servimedia que se pretende que estas "salas amigables" tengan un diseño y configuración similar a aulas de un colegio, con lo que se busca que los niños se vean menos intimidados.
Las declaraciones de los menores se llevarán a cabo a través de sistemas de videovigilancia, que permitirán mantener la comunicación con el tribunal e incorporar el testimonio del niño al procedimiento sin que se produzca su victimización secundaria o reiterada.
Esta idea ya aparece regulada en el Anteproyecto de Ley Orgánica del Estatuto de las Víctimas de Delito, que incorpora la directiva europea que lo inspira, pero que amplía su contenido y tiene vocación de ser el catálogo general de los derechos procesales y extraprocesales de todas las víctimas.
Publicar un comentario