viernes, 3 de enero de 2014

NUNCA MÁS GRITOS SIN VOZ

GRITOS SIN VOZ

Miguel Adame Vázquez
Padre de familia. Creador del movimiento “A.S.I. ¡Nunca más!”. Presidente del Centro de Investigación y Difusión sobre Trata de Personas y Explotación Comercial (CIDETEC A.C.). Candidato al premio al mérito cívico 2010 y 2011. Fundador de la Red Hispanoamericana contra el Abuso Sexual Infantil. Contacto: nuncamasgritosinvoz@gmail.com.
http://migueladame.blogspot.mx/.
http://redcontraelabusosexual.blogspot.mx/;
http://forosobrevivientesasi.blogspot.mx/; http://asinuncamas.org/ 
y http://contraelabusosexualinfantil.blogspot.mx/.

Mi experiencia

Han pasado ocho años desde que me senté frente a mi computadora y escribí en los buscadores de internet la palabra: abuso sexual infantil. Mi sorpresa fue que en la red había muy poca información sobre el tema de abuso sexual de niñas y niños.

Quería saber cómo actuar adecuadamente, a quién acudir para solicitar ayuda, cómo tratar a los niños y niñas víctimas de abuso sexual, si había esperanza de recuperación emocional o estaba todo perdido. Quería ayuda urgentemente, necesitaba consuelo y sobre todo mucha certeza ante la problemática en la que me encontraba, era urgente para tomar la mejor decisión al respecto.

Me imaginaba que al prender la computadora encontraría todo lo que estaba buscando, que encontraría todas las respuestas que mi mente confusa buscaba desesperadamente, sentí pavor al no encontrar nada que me fuera de utilidad, me encontraba ante la peor crisis emocional de mi vida. Y urgentemente necesitaba información precisa y ayuda profesional.
No la encontré. No existía por lo menos de una forma de fácil acceso para mí y por consiguiente tampoco para los demás. ¿Cómo era posible que no existiera información clara sobre cómo actuar ante el abuso sexual infantil?, ¿por qué a nadie se le había ocurrido que las personas buscamos ayuda en internet?

Fue en ese momento que me hice una promesa –promesa que con mucha dedicación, amor y esmero me esfuerzo por cumplir hasta el día de hoy–, construir un blog ciudadano con la mayor recopilación de información posible sobre el tema de abuso sexual de niños y niñas. Un blog donde las personas “comunes” y “corrientes”, como yo, encontraran el primer contacto de información, sólo eso, no se necesitaba nada más.

Un blog donde las víctimas, adultas y menores de edad, pudieran encontrar una esperanza, una luz que iluminara su camino, un espacio que les hiciera sentir que no estaban solas y solos; un blog en el que leyeran que la experiencia que habían vivido era algo por lo que no deberían sentir culpa, que no eran los únicos sobrevivientes de este delito, que había otras personas, que podían recibir ayuda psicológica terapéutica profesional y con ella salir adelante.

Un blog en donde pudieran expresar sin miedo sus temores, su dolor y su angustia, pero sobre todo conocer otras historias, crear empatía a través de la lectura de otros relatos parecidos a los de ellos y ellas; un blog donde se pudieran leer relatos de otros blogs y páginas web.
Un blog donde mujeres y hombres pudieran expresar sus inquietudes y encontrar apoyo solidario.
Un blog que recopilara mucha información sobre el abuso sexual infantil, sus secuelas, pero sobre todo, material de consulta y de prevención. Un blog donde se pudiera informar y comunicar los esfuerzos que muchas personas realizan día a día para prevenir y evitar este flagelo y, sobre todo, de las escasas estadísticas mundiales sobre el abuso sexual infantil. Con el tiempo, todos estos objetivos se han ido concretando, ahora el blog cuenta con más de 1,500 entradas y artículos sistematizados en varios blogs que forman uno solo.

A.S.I. ¡Nunca más!

No tenía idea a lo que me iba a enfrentar. Al principio no fue nada fácil, no sabía por dónde empezar, qué escribir, qué incluir, fue en ese momento que me di cuenta que la labor era descomunal y mayúscula.
Lo único que tenía claro es que ése era el camino correcto. La “nube”, el internet, ahí sólo necesitaba de mi tiempo libre, de mi convicción y de mucha tenacidad. Los recursos económicos nunca han estado disponibles para esta labor, de modo que con mucha pasión e ingenio lo fui intentando. Pero ya no estaba solo. Empezaron a aparecer muchas manos, voluntades dispuestas a ayudar. Muchas de estas personas aún, después de ocho años, siguen ayudándome –como lo es Iván Tapia (ivanevsky.blospot.mx) quien ha influido enormemente en el movimiento mundial en español con sus ilustraciones, folletos y comics–, otras más han seguido su camino y otras tantas se acercan todos los días para colaborar.

De modo que la llama por ayudar nunca se ha extinguido. Siempre existirá una luz, una esperanza por un nuevo camino, siempre existirá una persona que necesite ayuda y, afortunadamente, siempre habrá alguien más que esté dispuesto a sumarse en este esfuerzo.

http://redcontraelabusosexual.blogspot.mx/;
http://forosobrevivientesasi.blogspot.mx/; http://asinuncamas.org/ 
y http://contraelabusosexualinfantil.blogspot.mx/.


Al principio sólo unas decenas de personas leían el blog, pero con el paso de los años, el blog ha llegado, literalmente, a todos los rincones de la tierra. El blog informa, previene y apoya las 24 horas del día, en toda Hispanoamérica y otras fronteras. Actualmente se ha convertido en el principal referente de lucha ciudadana contra el abuso sexual infantil de la población de habla hispana, principalmente en México, Colombia, Argentina, Estados Unidos, Perú, España, Chile, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Diariamente el blog es leído por más de 1,800 personas, principalmente de habla hispana, y ya hemos rebasado el millón cien mil de consultas. Se dice fácil, pero considero que es un indicativo del gran vacío que existe en el tema por parte de los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y otras instancias. Porque no es un blog de moda, las personas que le consultan son personas que como yo, hace ocho años, se encuentran en medio de una crisis personal y buscan respuestas a todas sus interrogantes.

En este esfuerzo también hemos encontrado muchos obstáculos, algunos de ellos con nombre y apellido, que intentan sabotear y denostar nuestro trabajo para debilitarnos, pero lejos de conseguirlo, sus acciones nos motivan más y nos ayudan a reforzar nuestro compromiso con esta causa tan injusta, tan abandonada y tan noble.

Sería magnífico contar con la colaboración de más personas y organizaciones, soy optimista, pues estoy convencido de que somos muchas las personas que queremos ayudar y prevenir el abuso sexual de niñas y niños; ahora el reto es ir más allá de la gente y alcanzar que las autoridades y los organismos internacionales hagan verdaderamente algo significativo y serio.
¿Por qué hablar sobre el abuso sexual infantil? ¿Por qué es importante hablar de la prevención del abuso sexual contra niñas y niños? Porque las estadísticas son preocupantes, a nivel mundial tres de cada 10 niñas y niños están en riesgo de ser abusados sexualmente, por ello es urgente actuar.

Por lo general los gobiernos y las organizaciones civiles sólo voltean a ver la problemática de la trata de personas, pero las víctimas y sus estadísticas están ahí, nos piden a gritos hacer algo al respecto.


De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU):

• Cada año aproximadamente 150 millones de niñas y 73 millones de niños en el mundo son víctimas de violación y/o de violencia sexual. Usualmente esta violencia es perpetrada en el círculo familiar.
• Se estima que entre 133 y 275 millones de niños y niñas son testigos de violencia
doméstica.
• Entre 20% y 65% de los niños y niñas en edad escolar dicen haber sido víctimas
de intimidación verbal o física.
• Solamente 29 Estados han prohibido el uso de la violencia contra la niñez,
lo que deja a una gran población de menores de edad sin protección jurídica.

• La mayoría de los actos de violencia contra la niñez son perpetrados por
personas que forman parte de su vida: padres, profesores, compañeros de
clase, empleadores y cuidadores.

¿Qué debemos hacer?

Mi objetivo es construir más espacios organizados, con gente especializada en atención terapéutica profesional y sobre todo capacitada en prevención. Mejores campañas de difusión masiva y la suma de más gobiernos y organizaciones de la sociedad civil.
Para ello hemos innovado con un canal de video en You Tube (http://www.youtube. com/user/71ADAME) y una revista digital (http://issuu.com/ivanevskypress), con estas herramientas seguimos difundiendo información y llegando a más personas.

Muchas son las historias sobre abuso sexual infantil que he leído en todos estos años, muchas son las personas que día a día han nutrido mi esperanza para seguir construyendo un mundo sin abuso sexual. La prevención del abuso sexual contra niñas y niños es el trabajo más dignificante que he realizado en mi vida. No hay día que no recuerde la tragedia que marcó mi vida, pero también, no hay día en que no recuerde que nunca dejé que el dolor se convirtiera en pesadilla. Todos los días me esfuerzo en disfrutar la vida que me he construido, y dignifico mi existencia prestando ayuda a las y los sobrevivientes de abuso sexual para que busquen terapia profesional y especializada, pero también lo hago participando en la aprobación de leyes en mi país –México– y en otros países hispanoamericanos, realizando
campañas de difusión masiva en internet y en eventos públicos, pero sobre todo, ayudando a mi familia, que sin duda es lo más importante, lo cual me llena de mucha satisfacción y alegría.
El camino en estos ocho años no ha sido fácil. Muchas puertas se cierran diariamente, al igual que muchas otras se abren, la clave es no acostumbrarse a las malas respuestas y no darse por vencido a la primera, se necesita de mucha persistencia y continuidad para realizar esta labor.

Me queda muy claro que falta mucho por hacer. Esto es sólo el principio. Tengo la esperanza que otras personas más vendrán y replicarán este esfuerzo individual y lo convertirán en un esfuerzo colectivo. Tenemos mucho camino por recorrer para que los gritos sin voz sean escuchados. En este camino nunca he andado solo. Junto a mí caminan muchas madres valientes que luchan por sus hijos e hijas; junto a mí caminan muchas víctimas de abuso sexual
infantil que desean recuperar su vida y la alegría; junto a mí caminan psicólogos y psicoterapeutas profesionales de muchos países; junto a mí caminan organizaciones de la sociedad civil; junto a mí caminan muchas mujeres y hombres solidarios que quieren eliminar este delito: el abuso sexual contra niñas y niños.

¡No estamos solos! ¡Nunca más solos! ¡Somos
miles! ¡Nunca más gritos sin voz!

Revista Rayuela.

http://revistarayuela.ednica.org.mx/article/nunca-m%C3%A1s-gritos-sin-voz

Publicar un comentario