sábado, 22 de febrero de 2014

Crimen de Oportunidad

"Los casos [de abuso sexual infantil] ocurren porque es un crimen de oportunidad", explica la psicoterapeuta Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente en Santa AnaCalifornia. "El adulto trata de ejercer control sobre la víctima. Este control se ejerce en forma sexual, física o emocional, donde el adulto trata de seducir con regalos, ganándose la confianza de los padres y la de la víctima".

Las víctimas

Por lo regular, las víctimas son menores vulnerables. "El adulto busca la oportunidad de estar con la víctima a solas para involucrarse en este comportamiento", detalla Castrezana.

Personas conocidas

Contrario a lo que se cree, en la mayoría de los casos, el perpetrador es una persona que el menor conoce. Puede ser un miembro de la familia, un amigo, un maestro, un vecino, un entrenador, un religioso u otra persona con la cual el menor está en contacto a diario.
"Hace 25 o 30 años atrás el miedo de los padres era que el abusador fuera un extraño… Por eso a una siempre le decían: 'cuidado con los extraños que ven en el parque'", denota Xiomara Flores-Holguín, administradora de servicios a la niñez del Departamento de Servicios a Niños y Familias del Condado de Los Ángeles.
"Por ello, nuestra dependencia desea efectuar una campaña para educar a los padres sobre esto".

Los latinos ante el problema

Castrezana explica que en la comunidad latina, los casos tienden a darse más dentro de la misma familia "por el aspecto cultural de mantener en tabú los temas de la sexualidad, algo que hace que entre niños y adultos haya muchos secretos".
Para evitar el abuso sexual en los menores, la experta en salud mental dice que los padres tienen que recalcarle a los menores, desde muy temprana edad, que sus partes privadas nadie las toca y que no tienen que guardar secretos con nadie, más aun cuando la persona que quieren o conocen les está haciendo daño.

En cifras

- Unos 686,000 menores en Estados Unidos fueron víctimas de abuso y negligencia en el 2012.
- De este total, el 9.3% sufrieron abuso sexual.
- ¿Las edades de las víctimas? El 26.3% tenían entre los 12 y 14 años y el 33.8% eran menores de nueve años.
Fuente: Child Maltreatment 2012 delU.S. Department of Health and Human Services Administration for Children and Families.
Se estima que estas cifras podrían estar muy por debajo de la realidad debido a que los menores abusados tienen a quedarse callados por la manipulación afectuosa o el temor que tienen hacía su agresor.

Señales de abuso

Físicas: lesiones en los genitales; enfermedades venéreas, golpes sin explicación, dolores de cabeza, y problemas estomacales, hacerse del baño en la cama.
Emocionales: ansiedad, pesadillas al dormir, regresar a una edad más infantil, temor de estar solo o sola, no querer ir a ciertos lugares (usualmente donde el abuso ocurre), malas notas en la escuela, depresión, mal humor e irritabilidad.

Consejos para evitarlo

Estar siempre atentos en dónde y con quién están los hijos, y vigilar cualquier cambio físico o emocional del menor.
Al regresar de la escuela o de un entrenamiento deportivo preguntarle cómo le fue, si pasó algo que no le gusto, si algún maestro, coach o compañero de clase lo molestó.
Teniendo en cuenta la edad, madurez y entendimiento del menor, explicarle que tiene que hablar sobre los juegos o caricias no apropiadas que le hace alguno de los padres, amigos, compañeros de clase, familiares religiosos, maestros y entrenadores.
Recordar que aunque no se hable inglés o no se tengan documentos legales para residir en este país, todo padre tiene el derecho “de cuestionar” al maestro, el religioso o cualquier otra persona de quien se sospecha está abusando a un menor, así como de reportar el abuso y al abusador.

Recursos de ayuda

Para denunciar un abuso sexual o de negligencia contra un menor en Nueva York, llame a la Línea de Emergencia para Reportar Abuso y Maltrato Infantil al 1(800) 342-3720.
Publicar un comentario