sábado, 17 de enero de 2015

Operativo internacional para la identificación de niños víctimas de abusos sexuales.

Agentes de la Policía Nacional participan en un operativo internacional para la identificación de niños víctimas de abusos sexuales. Los más de cuatro millones de imágenes examinados en este operativo superan las capacidades de análisis de cualquier cuerpo de seguridad por separado, por lo que la organización policial europea decidió establecer un operativo conjunto.
El trabajo de identificación de víctimas de explotación sexual infantil, supone un reto para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. La mayoría de los foros de Internet en los que se intercambia material inédito de abusos sexuales graves a menores, utilizan  recursos técnicos para ocultar las identidades de los productores y evitar que su actividad ilegal pueda ser descubierta y perseguida.
Por desgracia, el número de niños víctimas de abuso va en aumento, y la manera en que estas redes criminales están diseñadas, incrementa la demanda de más material de abuso infantil, que representa nuevas víctimas de abusos sexuales. Por este motivo, y en el marco de la lucha contra la Explotación Sexual Infantil en Internet, en noviembre de 2014, a petición de los Estados miembros de la UE y otros socios de cooperación, EUROPOL organizó un Operativo de Identificación de Víctimas (VIDTF) para aprovechar la cooperación internacional en el desarrollo de nuevas técnicas de investigación en la identificación de víctimas.
Las Policías del mundo más comprometidas con la identificación de víctimas de abusos sexuales se juntaron con alrededor de 10 terabytes que superaban las cuatro millones de imágenes (muchas de ellas en formato vídeo), de las cuales dos millones fueron aportadas por el Cuerpo Nacional de Policía de España. Participaron Australia, Reino Unido, Dinamarca, Francia, Alemania, Holanda, España, Suecia, Estados Unidos,  EUROPOL e INTERPOL.
En el complejo policial europeo de EUROPOL, sito en La Haya, se dispuso de un entorno de trabajo cooperativo en el que, a través de herramientas de análisis de imagen y en comunicación con la base de datos ICSE de Interpol se intentaría identificar, a lo largo de 12 días de trabajo efectivo (incluyendo sábado y domingo) en turnos de 10 horas diarias, a la mayor cantidad de víctimas posibles.
A través de la puesta en común de los recursos facilitados por EUROPOL, los expertos de los países fueron capaces de seleccionar el material y establecer vínculos que de otra manera no hubieran sido posibles. Mediante el uso de los métodos de identificación de las víctimas y el desarrollo de otras herramientas nuevas, los expertos aislaron colecciones de imágenes y archivos de vídeo  del material recopilado durante la actividad policial en los distintos países, con una importante aportación de La Policía española.

240 nuevas series detectadas

Se han detectado 240 series nuevas de abusos sexuales (cada una de ellas con al menos una víctima) sobre menores, así como material inédito sobre más de 100 series ya conocidas.El concepto series se refiere a un conjunto de fotografías o videos realizados sobre una misma víctima o grupo de víctimas. Por lo tanto estamos hablando de al menos 240 niños y niñas diferentes y de las cuales no se tenía conocimiento, víctimas de abuso sexual explícito, grabado y distribuido. Luego se examinaron las series en busca de pistas que podrían localizar e identificar a las víctimas.
Tras este proceso de análisis se elaboraron paquetes de inteligencia que se distribuyeron a los países en los que se habían localizado a las víctimas y a los abusadores. Durante el transcurso del Operativo se logró el rescate de varias víctimas menores y la identificación y detención de sus abusadores, en Europa y Australia. Tanto para EUROPOL como para el resto de las policías europeas, la identificación de víctimas debe de ser una de las máximas prioridades en la lucha contra la explotación sexual de la infancia. Solo a través de ese arduo y especialmente duro trabajo se puede rescatar a niños que están sufriendo y que, de otra manera continuarían en tal situación.
Troels Oerting, Jefe del Centro de Cibercrimen Europeo (EC3) en Europol, dijo refiriéndose al resultado del taller: “La tarea más importante para la policía que trabaja  en la persecución de abuso sexual infantil en la red, es identificar y rescatar a las víctimas de otras agresiones sexuales. La puesta en común de recursos, conocimientos y habilidades técnicas, combinadas con el nuevo software, es la forma más efectiva para identificar y rescatar a estos pobres niños. Es por eso que es tan importante que las agencias policiales de todo el mundo inviertan y participen en grupos de trabajo de identificación de las víctimas de este tipo. EC3 seguirá apoyando, facilitar y financiando estos grupos de trabajo y estamos muy comprometidos con nuestro papel en esta importante área”.
La presencia de España, representada por expertos investigadores pertenecientes a la Unidad de Investigación Tecnológica, entre la élite de los países dedicados a tal menester mantiene a nuestro país, a través del Cuerpo Nacional de Policía, entre los puestos de cabeza del combate contra los delitos relacionados con los abusos a menores y su distribución a través de Internet, además de proporcionar una muy valiosa experiencia operativa a los analistas destacados.

Publicar un comentario