miércoles, 25 de marzo de 2015

Jugar de Ser Feliz y los Niños de Dios.




La Biblia dice: Lo que fue sembrado entre espinos es el que oye la Palabra, pero los cuidados de este mundo y la seducción de las riquezas sufocan la Palabra y esta queda infructífera. Pero la que fue sembrada en tierra buena es el que oye y comprende la Palabra; y da fruto, y uno  produce cien, otro sesenta y otro treinta. Quien tenga oídos para oír que oiga; quien tenga ojos, que vea”. Está en el Libro de Mateos, capítulo 13.
Muchos años después  de salir del orfanato religioso y, después de concluir la graduación en periodismo, el también escritor ehistoriador, José Ribeiro Rocha se siente un poco más maduro para reescribir su dolorosa infancia y adolescencia (en los años de 1980) en un cuadro FEBEM de San Paulo  que frente a tantos malhechos que mancharon la imagen de la institución con malhechos, abuso de poder, pedofilia, violencia sexual, violencia de la Policía Militar, mudó el nombre para “Fundação Casa”.
Su madre fue víctima de violencia sexual lo que resultó en un parto complicado que se supone haya culminado con la muerte de su madre biológica. José Ribeiro Rocha fue internado en el sistema educacional de la antigua FEBEM, para después de 4 años de vida ser transferido de esta unidad prisión para un orfanato cristiano perteneciente al Ejército de Salvación localizado en la Grande San Paulo, en la ciudad de Suzano, el Orfanato “Lar das Flores”.
Viviendo bajo un régimen militaresco”, el hoy periodista e historiador José Ribeiro Rocha, en los años 1970 y 1980, convivió con abuso de poder, sufrió violencia sexual y coexistió con violencia sexual y pedofilia cometida por quienes deberían ofrecer protección. Influenciado por lo que pasaba a su derredor, cuando adolecente probó drogas, así como conducta homosexual durante una etapa llena de dudas mientras descubría el funcionamiento de sproprio  cuerpo.
Funcionarios aparentemente cristianos en relaciones extraconyugales, pastores, idolatrando el sexo infantil entre otros acontecimientos. Otro detalle presente en los ESGOTADOS libros –reportaje “Brincar de Ser Feliz” y “Los Niños de Dios”, fueron los variados castigos brutales impuestos por los despreparadosEDUCADORES (Tios y Tias) que estaban allí supuestamente para la práctica religiosa  y seguridad de un hogar para criar sus hijos legítimos/biológicos.
Mientras crear discusiones educativas sobre sexualidad era un TABU, estos factos ocurrieron por más de los 50 años de duración de la Institución susanense y bajo la anuencia de la dirección local que entendieron ser más importante ENCUBRIR esos casos a las autoridades Estaduales que pagaban para mantener sus niñosen seguridad. Había también la obligatoriedad del aprendizaje de la educación cristiana/evangélica, impuesta por los educadores y dirección Mayor en la capital paulista.
En esta primera fase de su vida, (en los ESGOTADOS libros –reportaje “Brincar de ser Feliz y Los Niños de Dios) el autor relato como nasció,  como convivió con más de 60 niños en el refugio infantil llamado de “Jardin de Infancia” ya dentro del orfanato cristiano/evangélico  y las sensaciones vividas por su propio cuerpo a cada fase de edad hasta aproximadamente los 11 años de vida; todo esto con apoyo de entrevistas con ex internos encontrados a lo largo de los 15 años de pesquisa y construcción de narrativas.

De alguna forma, estas significativas narrativas, además de entrevistas con ex internos para los ESGOTADOS  libros reportaje, Brincar de ser Feliz y Los Niños de Dios, contribuyen para críticas y análisis de las manifestaciones infantiles, bien como maneras de reeducar menores a partir de lectura social, antropológica y psicológica de cómo vivir en refugios para menores carentes antes de la creación del “Estatuto da Criança e do Adolecente” previsto en la Constitución de 1988.

 José Ribeiro Rocha
 Brasil.



Publicar un comentario