lunes, 11 de mayo de 2015

ES EL MOMENTO DE LA PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL ORGANIZADA.


La sociedad civil ha evolucionado, de tal forma que su crecimiento debe permitir nuevas formas de vinculación con el gobierno y que estas influyan directamente en el diseño, la gestión, el seguimiento y la evaluación de las políticas públicas.

Estamos convencidos que esta evolución aplica a las organizaciones que nos dedicamos a detener el flagelo del abuso sexual infantil.

“México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil de menores de 14 años de edad entre los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Cuatro menores sufren abusos sexuales en América Latina cada minuto y al menos tres de las víctimas son niñas, de acuerdo con la ONU. En México, al menos tres de cada diez  niños han sido abusados sexualmente en México. Más del 80% de los agresores son conocidos de las víctimas.”

• Cada año aproximadamente 150 millones de niñas y 73 millones de niños en el mundo son víctimas de violación y/o de violencia sexual. Usualmente esta violencia es perpetrada en el círculo familiar.

• Se estima que entre 133 y 275 millones de niños y niñas son testigos de violencia doméstica.

• Entre 20% y 65% de los niños y niñas en edad escolar dicen haber sido víctimas de intimidación verbal o física.
La Organización de Naciones Unidas (ONU) considera que el abuso sexual infantil es "el crimen encubierto más extendido en la humanidad". Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que alrededor del 20 por ciento de mujeres y hasta el 10 por ciento de hombres sufrieron abuso sexual durante su infancia, mientras que el 23 por ciento de la población en general sufrió maltratos físicos cuando niños, señala la propuesta.19 por ciento de las mujeres de 15 años o más, casadas, divorciadas o que estuvieron en unión libre, enfrentó violencia física y sexual, lo que equivale a 6 millones de mexicanas. 
En el 90% de los casos, el agresor sexual es de la familia o allegado a ella y aprovecha la situación de contacto con el niño."Al no haber testigos se debe reconstruir el hecho, se reconstruye a partir de lo que pudo haber quedado en la memoria de la víctima”. LasNaciones Unidas estiman que 275 millones de niños alrededor del mundo sufren algún tipo de violencia, incluyendo sexual.  
Al menos 40 millones de ellos tienen menos de quince años. Además, América Latina reporta uno de los índices más alto de abuso contra niños y mujeres, según las Naciones Unidas. 
México ocupa el primer lugar en violencia física, abuso sexual y homicidios de menores de 14 años, entre los 33 países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La UNICEF, por su parte, indica que nuestro país ocupa el más alto nivel en el mundo de mortalidad de infantes, a causa de agresiones, en su mayoría de parte de sus padres.
De acuerdo con los datos del Unicef, México es el segundo país de América Latina con mayor población infantil y según los datos del Censo 2010, las niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años constituyen una suma de más de 39 millones de personas, cifra equivalente a casi el 35 por ciento de la población nacional.

Como sociedad civil organizada es de suma importancia impulsar estrategias que complementen a los programas gubernamentales y para nuestro propio fortalecimiento efectivo impulsar la visibilidad del trabajo que se realiza.

Es vital avanzar en la reflexión y conceptualización del actuar de las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la visualización, prevención, atención y denuncia.

Como sociedad civil organizada tenemos el reto de aumentar nuestra incidencia en la toma de decisiones mediante una participación voluntaria e inteligente.

Nosotros como sociedad civil, como ciudadanos reales, como individuos activos y organizados, seremos el contrapeso para el Estado promoviendo programas, foros y políticas para obtener el bien común de las niñas y los niños. Lo hemos estado haciendo y lo seguiremos intentando y desarrollando.

Los gobiernos en muchas ocasiones por si solos no se pueden encargar de las problemáticas del país, tales como el abuso sexual infantil. 

Es por eso que las organizaciones civiles no debemos actuar aisladamente si no con el apoyo de los gobiernos, a través de la participación activa en la difusión de temas como la prevención y atención del abuso sexual infantil.

Es de vital importancia contar con programas de apoyo y financiamiento y terminar con la discrecionalidad y el favoritismo. Las organizaciones civiles que nos dedicamos a luchar contra este delito, en muchas ocasiones no contamos con recursos económicos, por lo que es un reto importante la construcción de nuevos esquemas que permitan dejar atrás la tradición de paternalismo y pasar a una estrategia de cooperación y corresponsabilidad para  acceder a programas y recursos que son actualmente escasos y de difícil acceso.

Es de suma importancia  contar con un marco normativo, instrumentos y mecanismos que permitan la participación de las organizaciones civiles en la construcción de una política inclusiva y complementaria a fin de participar de manera activa.

Como sociedad civil, tenemos la obligación de profesionalizarnos, de buscar nuestro fortalecimiento institucional, crear espacios de comunicación efectiva entre nuestros miembros y con otras organizaciones.

Debemos  actuar sinérgicamente, a fin de que los esfuerzos individuales no se diluyan en de la agenda pública. Diariamente enfrentamos batallas, para lograr una sociedad civil con mayores libertades, no estamos ajenos a este accionar.

Por lo tanto, los invitamos a formar parte y colaborar con la Red Hispanoamericana contra el abuso sexual infantil, a sumar esfuerzos individuales y aislados, a realizar foros, mesas de trabajo y participación, elaborar campañas de visualización, a capacitar a los psicólogos en terapeutas, a crear centros de atención a víctimas y a fomentar la denuncia penal.


Como Asociaciones dedicadas al tema de abuso sexual infantil, es imprescindible promover la sensibilización del tema  ya que un gran número de víctimas de abuso no se atreven a hablar debido al trato que se  les da en las instituciones o  instancias a las cuales recurren en búsqueda de ayuda, de aquí la importancia de tener empatía con las personas que llegan a tocar estas puertas, dentro de esto es necesario dejar  de lado los prejuicios y  tabúes que giran en torno a su propia sexualidad y al desarrollo psicosexual de los niños y niñas a fin de poder brindar la atención adecuada acorde a las necesidades de las personas y de acuerdo al área profesional que le corresponde a cada uno pero ante todo, con calidez humana y responsabilidad.
Todas aquellas personas que se encuentran en contacto con niños en su educación y cuidado deben estar sometidas a la capacitación constante. 
En numerosas ocasiones no saben a dónde acudir o la manera como deben actuar ante cualquier situación de violencia hacia los niños y niñas, por eso es de vital importancia enseñarles a guiar y  acompañar  adecuadamente a las personas que se atreven a romper el silencio sean los propios padres, las victimas, o cualquier persona que contribuya a la cultura de la denuncia del delito y en la misma medida informar a la población para que puedan actuar de la mejor manera posible y se atrevan a romper el silencio
El abuso sexual infantil es un tema marginado de la sociedad por considerarse una situación individual o familiar que solo debiera concernir a aquellos que lo padecen, excluyendo también los próximos a la víctima, llámense familia, maestros, vecinos, y Los más indiferentes servidores públicos. Dicha constitución de pensarse los abusos sexuales materia personal a impedido que sean abordados masivamente con acciones por la sociedad para prevenir dichos actos y para buscar soluciones que atraviesen lo colectivo y lo individual, lo preventivo y lo curativo.
Partiendo de la dificultad que resulta, materializar la voluntad de querer contribuir de algunos y con suerte de muchos preocupados por prevenir las situaciones de violencia, se han encontrado medios prácticos para sensibilizar al resto de la población. 
Sería magnífico contar con la colaboración de más organizaciones, sumando esfuerzos, ahora el reto también es ir más allá de la gente y alcanzar que las autoridades y los organismos internacionales hagan verdaderamente algo significativo
Hay familias que piensan que si mantienen el tema de la sexualidad como tabú, el hijo estará exento de riesgo. Sin embargo, varias investigaciones, han arrojado que los niños con información suficiente del tema, que sea pertinente a su edad y comprensión, están más protegidos.
Porque creemos que el abuso sexual infantil debe ser considerado un problema de salud, y como tal debe ser atendido, creando políticas públicas para su erradicación y prevención. 
Son miles los adultos que en su infancia sufrieron algún tipo de abuso sexual. Y no tienen por qué ser miles de niñas y niños violentados sexualmente. Espor eso que nuestra tarea debe ser como sociedad civil, informar, crear conciencia y prevenir este flagelo. 
Estamos convencidos que vivimos en un ámbito globalizado. Debemos aprovechar entonces esta singularidad de nuestros tiempos para crear lazos de comunicación entre sociedad civil y los representantespolíticos y las organizaciones gubernamentales.
Estamos convencidos que es el momento de emprender una estrategia integral de prevención, atención y protección del abuso sexual y otras formas de violencia de la que son Víctimas niñas, niños  yadolescentes.
Porque La violencia sexual contra las niñas y los niños es una grave violación a sus derechos fundamentales.
En triste decirlo pero en nuestro país sólo 10 de las 32 entidades federativas prevén en sus códigos penales el delito de abuso sexual

como grave.

Esto tiene que cambiar. Estamos convencidos que el hecho que el pasado 29 de septiembre fuera aprobado en el Senado de la República el decreto que expide la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, donde el Artículo 47 de esta ley establece que los menores tienen derecho a ser protegidos de toda forma de violencia, ayudará a cambiar esta realidad actual.



Creemos firmemente que la sociedad civil debe organizarsePara ayudar a crear una cultura de la prevención ante la violencia contra los niños y los jóvenes y debemos unirnos y compartir lasherramientas y las mejores prácticas para reducir la violación de sus derechos. Estamos aquí porque apostamos que el prevenir y advertir  cualquier tipo de violencia es el camino correcto. Estamos aquí porque creemos que  Nuestros niños son la esperanza denuestra sociedad.


La Invitación es a sumarse a nuestra causa, a colaborar en la difusión
de cómo cuidar y prevenirnos ante los abusos contra los niños.


PROPUESTAS:

• Garantizar la seguridad y atención de las víctimas, así como brindar el seguimiento y apoyo psicológico necesario en todos los casos.
• Realizar el Diagnóstico y Programa nacional sobre las distintas expresiones de violencia contra niñas, niños y adolescentes en México.
• Introducir en las legislaciones federales y estatales la prohibición legal explícita de toda forma de violencia contra las niñas y los niños, en todos los entornos;
• Promover un Sistema Nacional de información oficial que permita elaborar una línea base para la toma de decisiones sobre evidencia y datos certeros.
• Avanzar en la implementación de la Ley General por los Derechos de Niñas, Niños y adolescentes así como en la creación del Sistema Nacional de Garantía de Derechos de la Infancia en los tres niveles (federal, local y municipal), entendido como los mecanismos de articulación de los sistemas de asistencia, educación, salud, desarrollo social y de justicia a través de políticas públicas, programas e instituciones que atienden a la niñez.

Asi nunca mas.org
Red Hispanoamericana Contra el Abuso Sexual Infantil. 

Publicar un comentario