jueves, 25 de junio de 2015

“La Protección de la a Protección de la Infancia en Línea”

Entre las actividades perniciosas cabe citar la intimidación y el acoso, la usurpación de identidad y el abuso en línea (por ejemplo, mostrar contenido perjudicial e Ilícito a niños o seducirlos con fines sexuales, o bien producir, distribuir y poseer de material pedófilo). Estas amenazas que acechan a niños y jóvenes son un problema que deben abordar todas las partes interesadas, empezando por los propios niños.

“Reglas INTELIGENTES”

 Utilizar Internet es divertido. Para divertirte al máximo tienes que protegerte.
 1. En Internet puedes hacer muchas cosas. Puedes jugar, charlar con tus amigos, hacer nuevos amigos y encontrar muchísima información útil.  ¡Tienes el derecho de disfrutar y explorar todo lo que te ofrece el mundo digital!
2. Ahora bien, tienes que ser consciente de que en Internet también hay cosas desagradables, tales como imágenes y anécdotas que pueden confundirte e incluso asustarte. Tus amigos y las personas adultas de tu confianza no son los únicos que están en el mundo digital. Lamentablemente, hay personas que utilizan Internet cuyas intenciones no son tan buenas, y que incluso quieren hacerte daño, acosarte o intimidarte, a ti y a otras personas. Cuando utilices Internet tienes que saber que existen ciertas reglas básicas para protegerte a ti y a los demás.
3. Tienes derecho a utilizar Internet con toda seguridad y fijar tus propios límites. ¡Compórtate de manera inteligente, responsable y segura como en la vida real!

PON TUS LÍMITES

1. Protege tu privacidad. Cuando estés en un sitio de redes sociales u otro tipo de servicio en línea protege tu privacidad y la de tu familia y amigos. Aunque creas que eres anónimo en línea, recabando información de diversas fuentes se puede obtener mucha información privada sobre ti  y la gente que te rodea, incluida tu familia.

2. Si te inscribes en un sitio de red social utiliza la configuración de privacidad para proteger tu perfil en línea de modo que solo tus amigos puedan verte. En la medida de lo posible, en lugar de tu nombre real utiliza un seudónimo con el que tus amigos puedan reconocerte. Los servicios interactivos, por ejemplo la mensajería instantánea, también disponen de herramientas de privacidad. ¡Utilízalas!

3. Piénsalo dos veces antes de colgar o compartir algo en línea. ¿Estás seguro que quieres compartirlo con todo el mundo en línea, es decir con tus amigos y con gente desconocida? Una vez has colgado información, fotografías u otro material en Internet, quizá no puedas borrarlo o impedir que otros lo utilicen después. Nunca sabes dónde puede acabar.

4. Ten cuidado con las apariencias porque no todo lo que se dice es verdad. Lamentablemente, si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Compara la información con otras fuentes fiables. 

5. Tú tienes derechos, como las demás personas, a las que tienes que respetar. Nunca te dejes acosar o intimidar. Las leyes y expectativas de un comportamiento decente y aceptable son validas tanto en línea como en la vida real.

QUEDAR EN EL MUNDO REAL CON AMIGOS QUE TE HAS HECHO EN LÍNEA

1. A veces los contactos que uno hace en línea se convierten en amigos.
2. Piénsalo bien antes de quedar en el mundo real con un amigo que has hecho en línea. Si al final decides reunirte en el mundo real con un amigo en línea, acude a la cita con alguien de tu confianza. Pídeles a tus padres o a otro adulto de tu confianza que te acompañen para evitar problemas en caso de que la cita sea decepcionante.
3. Ten presente que el amigo que has hecho en línea puede ser una persona muy distinta de lo que crees.

ACEPTAR INVITACIONES O AMISTADES

1. Muchas de las personas que comunican contigo en línea ya son probablemente tus amigos en la vida real. Además puedes entrar en contacto con los amigos de tus amigos. A veces esta puede ser una experiencia positiva, pero si en realidad no los conoces ¿estás dispuesto a considerar los “amigos” y compartir exactamente la misma información que con tus viejos y mejores amigos?
2. La conexión en línea te permite comunicar con gente que no conoces. Puedes recibir una invitación de un extra no que desea incluirte en su lista de contacto y ver tu perfil. Rechazar invitaciones de desconocidos no es nada malo. No olvides que el objetivo de las redes sociales no consiste en acumular cada vez mas y mas contactos.

REACCIONA

1. Protégete contra el contenido que te disguste o angustie. No accedas o compartas enlaces a tales sitios. Si ves algo que te resulta molesto, habla de ello con tus padres o con alguien de tu confianza.

2. No hagas caso de las malas conductas y abandona toda conversación o sitio con contenido inadecuado. Al igual que en la vida real, hay personas que se comportan de manera agresiva, insultan y provocan a los demás, o quieren compartir contenido nocivo. Muchas veces lo mejor es  no hacerles caso y bloquearlos.

3. Bloquea a todo aquel que te envié mensajes de correo electrónico o comentarios que te resulten groseros, te importunen o te amenacen. Aunque el mensaje te resulte ofensivo y te haga sentir incomodo,  guárdalo para mostrárselo a un adulto que te aconseje si lo consideras necesario. No tienes por qué sentirte avergonzado del contenido de esos mensajes.

4. Estate siempre alerta cuando alguien, sobre todo un desconocido, quiere hablarte de sexo. Recuerda que nunca puedes estar seguro de la verdadera identidad o de las intenciones de esa persona. Hablar de temas sexuales con un niño o un adolescente es un acto grave, por lo que debes comunicárselo a un adulto de tu confianza, para que tu o la persona adulta informe al respecto. 5. Si alguien te ha engañado o has caído en una trampa para hacer actividades sexuales o transmitir imágenes sexuales tuyas, debes contárselo a una persona adulta de tu confianza que te dar a buenos consejos y te ayudar a. Ningún adulto tiene derecho a pedirle esas cosas a un ni no o adolescente: ¡la responsabilidad siempre es del adulto

CUÉNTALE A ALGUIEN TUS PROBLEMAS

1. Si cuando estás en línea hay algo que te preocupa o te resulta problemático, cuéntaselo a alguien de tu confianza. Tus padres’ u otra persona adulta puede ayudarte y darte buenos consejos sobre lo que debes hacer. ¡No hay problema que no tenga solución! También puedes llamar al teléfono de asistencia a menores de tu país.

2. Puedes informar sobre contenido o actividades perjudiciales o inadecuadas que encuentres en la web al proveedor del sitio desde el que recibiste el correo electrónico.

3. También puedes informar sobre contenido ilícito a la línea de asistencia de Internet o a la policía.
4. Puedes informar sobre actividades ilícitas o posiblemente ilegales a la policía local.
5. Además de protegerte a ti mismo, también debes proteger tu computador o teléfono móvil. Al igual que las reglas INTELIGENTES, conviene que recuerdes ciertos consejos que te servirán para  proteger tu computador y tu teléfono móvil.

Aprende a utilizar con seguridad tu computador

1. Asegúrate de tener instalado y saber utilizar unos cortafuegos y un programa antivirus. ¡No olvides actualizarlos!

2. Aprende el sistema operativo de tu computador (Windows, Linux, etc.), en particular cómo instalar parches y mantenerlo actualizado.

3. Si hay instalados controles parentales, habla con tus padres para poneros de acuerdo acerca del nivel de control que corresponde a tu edad y tus necesidades. No trates de desactivarlo.

4. Si recibes un fi chero de un desconocido, NO lo abras. Este es el mecanismo que utilizan los troyanos y los virus para infectar tu máquina.

5. Acostúmbrate a tu máquina y a la manera en que funciona, de modo que te permita reaccionar si observas algo inusual. 6. Aprende a verificar dónde estás conectado, por ejemplo aprende a utilizar herramientas similares a “Netstat”.

Por último, una forma de asegurarte de que tus padres están de acuerdo con tu vida en línea es llegar a un acuerdo por escrito con ellos. La finalidad es tranquilizarlos al saber que conoces los riesgos que entraña el mundo en línea, que sabes comportarte y eres consciente de lo que haces, y que tus padres sepan lo que realmente haces cuando estás en línea. Debe ser un acuerdo mutuo entre tú y tus padres.

Tus derechos en línea

• Tienes derecho a utilizar las tecnologías para desarrollar tu personalidad y aumentar tus capacidades;
• Tienes derecho a proteger tu identidad;
• Tienes derecho a participar, divertirte y acceder a información adecuada para tu edad y personalidad;
• Tienes derecho a expresarte libremente y ser tratado con respecto, y debes respetar al prójimo en todo momento.
• Tienes derecho a criticar y discutir toda información que leas o te llegue en línea;
• Tienes derecho a decir NO si alguien te pide que hagas algo que te hace sentir incómodo cuando estés en línea.

Intimidación En el “mundo en línea” son válidas las mismas reglas que en el “mundo real” sobre cómo tratar al prójimo.

Lamentablemente, no todas las personas tratan bien a los demás en línea y tú, o un amigo tuyo, puedes ser objeto de amenazas o intimidación. Es posible que alguien se burle de ti o haga correr rumores sobre ti en línea, te envíe mensajes repugnantes e incluso te amenace. Esto te puede suceder en el colegio o en la calle, a cualquier hora del día, y de gente que tú conoces o de desconocidos. Como consecuencia de ello, quizá te sientas sólo o inseguro. Nadie tiene derecho a intimidar a otra persona. Como esto es algo muy serio, la intimidación es ilegal y puede ser investigada por la policía.

Consejos

Si estás siendo víctima de intimidación en línea:

1. No hagas caso de lo que te dice la persona que trata de intimidarte y no le respondas. Si no les respondes es muy probable que se harte y te deje en paz.

2. Bloquea a la persona. De este modo dejarás de recibir mensajes o texto de dicha persona.
3. Cuéntaselo a alguien: a tu padre, a tu madre o a otra persona adulta de tu confianza. No borres las pruebas, ya que pueden resultar útiles para encontrar a la persona que te intimida. Guarda como pruebas los textos, los mensajes de correo electrónico, las conversaciones en línea o el correo vocal.

4. Informa al respecto:

• A tu escuela: donde saben lo que hacer en caso de intimidación; a tu PSI y/u operador de teléfono, o al administrador del sitio web: ellos saben qué medidas tomar;

• La policía: si hay amenazas contra tu seguridad, la policía te ayudará.
Publicar un comentario