sábado, 18 de julio de 2009

OCHO INDICADORES DE ABUSO SEXUAL INFANTIL



* Secreto: “el abuso sexual infantil, en su inmensa mayoría, transcurre en secreto. (…) La mayoría son casos que se producen en el ámbito de la familia, en el ámbito del grupo conviviente, en el ámbito de una institución, en el ámbito de la vecindad o de amistad. (…) Esto hace que la regla que impere en este delito sea el silencio. Porque si tenemos en cuenta que la mayoría de los abusos se producen con gente vinculada, allegada, que tienen ascendiente sobre la criatura, sobre la victima; entonces es muy fácil lograr el silencio. Es lo más sencillo del mundo. En primer lugar porque los chicos hacen lo que los grandes les dicen. Porque los chicos confían en los grandes, es una cuestión elemental”.

* Confusión: “las criaturas que son abusadas tienen una confusión muy grande en la cabeza, porque tienen una mezcla de sensaciones. Tienen una sensación de culpa; de auto-recriminación; de ira; de enojo, gran enojo; de afecto; porque en la mayoría de los casos son personas allegadas. (…) si nosotros no tenemos en cuenta el estado de confusión y lo interpretamos como habitualmente se interpreta, estamos violando la ley, además del daño que significa para la victima”.

* Violencia: “en el 100% de los casos de abuso hay violencia. No existe posibilidad material alguna de que no haya violencia. (…) Hay interpretaciones en las cuales, por alguna razón, como decía inconfesable muchas veces, se intenta disminuir en alguna medida el efecto del abuso. O que no fue tan grave, o que no causo tanto daño, etc. Tanto la violencia física como la violencia psicológica son reales, están presentes en los abusos. En algunos casos hay mayor proporción de una, en otros casos mayor proporción de la otra. Hoy, la violencia psicológica no puede ser discutida seriamente”

* Naturalización o amenazas: “¿Por qué ? muchos de los abusos se producen cuando los abusadores convencen a sus victimas de que lo que hacen es normal, es natural; porque lo hacen todos los papás con sus hijas, o todos los tíos con sus sobrinos, etc. (…) esa normalización, esa naturalización que le transmite el abusador es la que impide muchas veces que la criatura lo cuente”.

En cuanto a las amenazas ”a los chicos chiquitos en general no hace falta amenazarlos, porque son chiquitos y, como creen en lo que les dicen, con sólo hacerles creer que es normal, que es natural, que además no le tienen que contar a nadie, no hace falta amenazarlos. Pero hay un momento en que la criatura llega a otra etapa evolutiva y, por la edad, porque se sociabiliza un poco más, porque tiene amiguitos o hay un poco más de intercambio, ya se impone a amenazarla. Que van a matar a la madre, que la van a matar a ella”.

* Responsabilidad: la responsabilidad del 100% de los casos de abuso es del abusador. Cualquier argumento que tienda a disminuir la responsabilidad es mentira y además es ilegal. La criatura no hace ni puede hacer aporte alguno al abuso, ninguno. Ni la provocación, ni nada de lo que haga la criatura, puede significar disminución de la responsabilidad.

* Una cuestión publica: ” Durante siglos, el maltrato y el abuso infantil se tomaron como una cuestión privada. (…) Lo que le pasa a los chicos es publico. Ningún padre ni madre ni tio tiene derecho a maltratar o lastimar a un chico. Y, si lo hace, el Estado tiene la obligación de intervenir.

* Asimetría: “el niño es niño y el adulto es adulto. En esto es obvio que hay una diferencia. No es menor y además significa muchas cosas”.

* Diferente a los demás delitos: “si no logramos tener lo suficientemente claro que es un delito con particularidades que lo diferencian de otros delitos, nos vamos a equivocar.

Las principales consecuencias para las victimas de estos abusos son las siguientes, aunque creo que tal vez no sean las únicas.

* Daños físicos: “lo más frecuente son los daños genitales y anales, desfloración temprana, himen complaciente. Otros daños posibles suelen ser los desgarros vaginales, desgarros genitales, lesiones típicas, embarazos, determinadas lesiones y hematomas, y escoriaciones especificas”.

* Trastornos psicológicos: “son imposibles de medir. Son la culpa, la baja autoestima, la depresión, el miedo, la vergüenza, las pesadillas, la claustrofobia, la tentativa de suicidio, la alta dependencia, la prostitución.

* Trastornos disociativos: “Es un mecanismo de defensa, inicialmente”.

Lo más común es que los pocos abusos que son revelados lo sean luego de mucho tiempo. “La revelación tardía es muchísimo más normal que la revelación inmediata, porque la revelación tardía es la consecuencia lógica de que antes había imposibilidad de manifestarlo, y después el paso del tiempo lo permite", explica Rozanski.

La cifra de casos que no se denuncian es mucho mayor a la de los casos denunciados o conocidos. Se estima que solo el 10 % es denunciado. Esto ubica a esta problemática en un lugar muy lejos de una solución. Porque no se puede intervenir en lo que no se conoce.

Lo más triste es que los niños siguen siendo producto de violaciones, maltratos y demás sucesos horribles de los cuales no pueden tomar distancia por su condición de niños.
Publicar un comentario