martes, 7 de julio de 2009

REUNION CON EL TITULAR DE LA CDHDF



México D.F., a 03 de Julio de 2009.
Emilio Álvarez Icaza Longoria.
Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal

PRESENTE:


Hace tres años un suceso cambio por completo nuestras vidas, el aberrante descubrimiento de A.S.I en nuestra única hija, una pequeña en aquel entonces de seis años de edad, al principio vivimos aterradoramente el desmoronamiento de nuestro entorno familiar, nos sentimos solos, desamparados, confundidos y sobre todo indefensos ante la nula oportunidad del derecho más fundamental, la Justicia.

Con tumbos hemos salido adelante, no ha sido nada fácil, pues día con día luchamos con nuestra realidad que a veces nos desborda, en este andar hemos tratado de sanar nuestras heridas y encontrar el perdón necesario para lograr la sanación de nuestro núcleo familiar.

Quiero reconocer que en este andar, a existido un Organismo que nunca nos ha dejado solos, que desde un principio nos cobijó, asesoro y nos ayudo en la medida de sus propias atribuciones.

En la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal encontramos el apoyo que ninguna otra Organización nos otorgo, por eso es digno de mención que ante tanta barbaridad, ante tantos casos violatorios de los Derechos Humanos en la Capital del País, la Comisión no haya perdido la sensibilidad para otorgarle un lugar importante en su agenda a la concientización tanto de las Autoridades como de la comunidad en general del galopante ABUSO SEXUAL INFANTIL en nuestras comunidades.

En este andar pasamos de ser ciudadanos que exigían Justicia y pedían ayuda a gritos, a ciudadanos que proponían cambios en las políticas públicas, pasamos a ser defensores de los Derechos Humanos de los seres más desprotegidos, los niños.

Creemos firmemente que a pesar de los obstáculos mayúsculos y ante el cúmulo de intereses que impiden el avance de una mejor legislación que proteja a los menores, en nuestra capital y en todo el país pronto con la suma de todos los individuos y Organizaciones que se preocupan por los Derechos de los Niños lograremos el éxito.

Tengo firmemente la convicción de seguir trabajando de manera constante, con más ímpetu para poder alcanzar nuestros objetivos. En esa constante, sabiendo que solos y en lo individual, será muy difícil seguir avanzando, queremos solicitarles que en el ámbito de sus propias atribuciones Legales sigan contribuyendo a eliminar el abuso sexual a menores y sus posibles secuelas físicas o psíquicas.

Creemos que es necesario que la Comisión se pronuncie públicamente a fin de que las Autoridades competentes se sientan obligadas a crear programas de intervención para el diagnóstico oportuno de factores de riesgo que contribuyan a su control o erradicación, y que las Leyes ya aprobadas dejen de ser letra muerta, que es necesario presionar a las autoridades para que instalen programas de enseñanza desde preescolar sobre educación sexual a manera que inhiba los abusos que ocurren.

Que es urgente que cuando se integren las averiguaciones previas en contra de los agresores sexuales de niños y una vez que se ejercita la acción penal, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal busque a los agresores.

Creemos que es Urgente que la Comisión convoque o se pronuncie públicamente a fin de instar a las Organizaciones Civiles para que en su mayoría y NO solo en contadas excepciones se involucren y dejen de mantenerse inertes ante dicha problemática sin apoyar las verdaderas propuestas elaboradas sobre el tema.

Por último quiero decirle, que la mayoría de las personas abusadas sexualmente en su infancia difícilmente pueden denunciar el delito, al no tener la capacidad para comprender el hecho y nosotros por no contar con las garantías mínimas descritas anteriormente, que es por estas razones principalmente que los delitos sexuales cometidos contra menores de edad quedan impunes y sin denuncia, esto tiene que cambiar, se han logrado avances, pero todavía es mucho el camino que hay que recorrer.


Atentamente.

MIGUEL ADAME VÁZQUEZ.
Ciudadano de los Estados Unidos Mexicanos.
Abuso Sexual Infantil, Nunca Más.
Publicar un comentario