domingo, 16 de agosto de 2009

LA DIFERENCIA ENTRE ABUSO SEXUAL INTRA Y ESTRAFAMILIAR.



Lamentablemente, la violencia sexual contra niños/as y jóvenes se puede llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Comúnmente se le clasifica por los vínculos en:

1. INTRAFAMILIAR: cometido por uno o más adultos; predominantemente familiares directos y convivientes; de las cifras que trascienden, se habla de un 80%-hombres y entre un 5 y un 12 %-mujeres. Cada vez son más numerosos los casos que se denuncian de éstas últimas. No que antes no hubiera; sino que ahora las campañas de sensibilización-cada vez más frecuentes-permiten romper barreras culturales que las preservaban a cal y canto.

2. EXTRAFAMILIAR: constituido por el entorno familiar más próximo, (pero no-conviviente), el entorno de confianza (amigos de los padres, vecinos) y extraños vinculados al menor,(docentes de distintas actividades, sacerdotes, cuidadores), así como extraños ocasionales.

Las diferencias principales son:

El adulto/a que comete el delito en el ámbito INTRAFAMILIAR:
-tiene el niño todo el tiempo que quiera a su disposición
-con todos los derechos que natural y legalmente tiene, más los que se auto-atribuye
-sin ningún control de nadie
-sin horario de devolución
-no tiene por qué esperar-accede al niño/a cuando quiere y como quiere.

El adulto que comete el delito en el ámbito EXTRAFAMILIAR:
- no tiene acceso al niño todo el tiempo
-no tiene derechos sobre el niño-sí obligaciones
-si tiene control-porque cumple una función que en general es supervisada y el control familiar.
-con horario de devolución
-con espera para captarle y para volver a verle-debido a horarios y al contacto más escaso.
-obstáculos-si se enferma y no va, si se hace la rata, la rabona…

Podemos dedicar unos renglones al TIEMPO REQUERIDO para abusar de un ño/a.
Muchas personas creen que es necesario un lapso similar al del coito No es así. Una acción abusiva-con toda su destructividad-puede llevar segundos. EJ: un niño/a en el regazo de una persona, puede ser atacado/a, mientras otra persona se da vuelta y busca algo en la heladera, que luego pone en la mesa que los tres están compartiendo.


Hay DIFERENTES POSTURAS respecto de cuál es “peor”
Algunas personas creen que el familiar como quiere al niño, porque es su hijo o su nieto, etc., es más afectuoso, menos violento, más cuidadoso.
Esto, según otros, a los que personalmente adhiero, está determinado en función de la mentalidad adulta; su personalidad, el manejo que hace de su poder, su agresividad y el aislamiento que impone a su pequeña víctima.
Sumado a esto, aún puede tener una psicopatología psiquiátrica asociada.
Sin contar que si alguien quiere sanamente a su hijo, no lo abusa.
Y todavía está el tema del AMOR y la CONFIANZA.
Las personas que ofenden niños/as y jóvenes, en la inmensa mayoría de los casos también saben hacerse querer, naturalmente, espontáneamente; lo que confunde enormemente a sus ofendidos/as. Y por cierto cuentan con su confianza.

Lo mismo se observa en el medio extrafamiliar, aunque en diferentes grados; debido a que el vínculo afectivo no suele ser tan fuerte ni tan frecuente.
Eso hace que sea más fácil que el niño/a cuente espontáneamente, sin demasiada dificultad a su familia lo que le sucede. Nadie pelea con nadie de la familia, que se reúne y se alía.- Otra vez depende de la fuerza del vínculo, pautada por todas las características adultas que en general hemos enumerado para el ítem intrafamiliar. También las de los niños (en ambos ámbitos), que no se expusieron.

Entonces tenemos que no hay abuso sexual mejor ni peor; NO TIENE QUE HABERLO.
Tales situaciones siempre son malas-a veces más graves, a veces menos graves.

Otra diferencia entre las dos situaciones está relacionada con la CREDIBILIDAD de lo que dice el niño. La misma está mucho más condicionada si se trata de un delito intrafamiliar, que si lo ha cometido un extraño, un amigo, un familiar que tiene contacto reducido.


LOS NIÑOS DE LA CALLE: no están en ninguno de los dos ámbitos.
Son niños/as abandonados a su suerte por sus mayores; o que han huido de sus casas por diversas formas de maltrato. Pasan a vivir en un submundo, que tiene sus propias reglas; algunas negativas, otras honorables; mundo en el que se delinque, más droga, más prostitución. Donde también son abusados/as y se transforman muchos en perpetradores a su vez.
Entonces ya no estamos hablando de REVINCULACIÓN, puesto que el enfoque asistencial no puede ser el mismo en todos sus términos.-Necesitamos saber por qué está en la calle? Desde cuándo? Sólo? En grupos? Haciendo qué? Cómo subsiste? Lo que nos permite saber si necesita robar, por ejemplo.
Algunos-un mínimo-de estos niños/as tienen una relativa relación con sus hogares…
Según la UNICEF hay 100 millones de niños en situación de calle en el planeta; 30 millones en América Latina y el resto mayoritariamente en Asia y África..
Un elevado porcentaje de todos ellos, propensos a engrosar la población carcelaria de la próxima década.
Vemos pues que las consecuencias de la violencia sexual no debe medirse sólo en términos intra o extrafamiliares.-La problemática es mucho más amplia, puesto que se amplía también el marco de las consecuencias y de la proyección en la comunidad.

Autora
Lic. María Celia Lassus
Psicóloga Perito
Integra el Registro Único de Peritos de la Suprema Corte de Justicia de Montevideo
Uruguay
Publicar un comentario