martes, 18 de agosto de 2009

PADASTRO Y UNA MADRE ACUSADOS DE ABUSO SEXUAL INFANTIL


Una madre aprobaba y participaba en los abusos sexuales de sus hijas, de 12 y 15 años, a las que las sometía el padrastro, según manifestó una de las víctimas en la entrevista psicológica, denunciaron fuentes oficiales.

Marido y mujer, fotógrafos de profesión, se encuentran en la clandestinidad desde el viernes, cuando el caso se conoció de manera pública, tras lo cual abandonaron su domicilio en el barrio Arcoiris (zona sur de la ciudad), por lo que el Ministerio Público ha expedido los correspondientes mandamientos de aprehensión.

Roxana Ortiz, asesora legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, manifestó que médicamente se comprobó que la chica menor fue objeto de abuso deshonesto y en la mayor se confirmaron las violaciones en las que la madre presuntamente participaba sujetando a su hija mientras era ultrajada por el sujeto, al que proporcionaba pomadas para mitigar el sufrimiento de la pequeña, consta en la entrevista psicológica.

“Ella participaba en las violaciones de la hija mayor, de acuerdo con los informes. Ambos tienen una mentalidad distorsionada”, indicó Rossy Valencia, director de la Defensoría.

El fiscal de Distrito, Jaime Soliz, dijo que una de las prioridades de su despacho es la captura del acusado, pues es considerado peligroso, porque aparentemente anda armado. La abogada de la Defensoría señaló que en una ocasión el sindicado amenazó a las tías de las niñas por denunciar el hecho. Incluso mató un perro a balazos para amedrentarlas.

Varios vecinos de la urbanización Arcoiris se presentaron ayer en la Fiscalía y exigieron a Soliz que aprehenda cuanto antes al sospechoso por ser una amenaza para el barrio y para la sociedad.

Las víctimas y una niña, de dos años, fruto de la relación de la pareja, se encuentran bajo la custodia de una tía. Están recibiendo ayuda psicológica con el asesoramiento de la Defensoría, mientras que la fiscal Sandra Villafuerte se encarga de investigar el caso en la vía penal.

El fiscal Soliz subrayó que en la UVE atienden un promedio de 10 denuncias diarias de abusos sexuales que de forma cotidiana son divulgados por los medios de comunicación, dando la sensación de que hay una ola de violaciones. Sin embargo, él cree que estos hechos siempre han existido en esa magnitud, sólo que ahora la gente se atreve a denunciar más por la ‘eficiencia’ de la UVE. “Esto no es inseguridad ciudadana, es un tema de incultura e irrespeto de la sociedad. Hay varios padrastros son violadores”, dijo Soliz.
Publicar un comentario