domingo, 25 de octubre de 2009

CONSECUNCIAS CONFIRMADAS POR A.S.I


Los hijos de madres abusadas son más pequeños al nacer y tienen signos tempranos de retraso del crecimiento, indica un estudio en Bangladesh.

Estudios previos habían demostrado que la violencia física y sexual contra las mujeres está asociada con un bajo peso al nacer de los bebés y aumento del riesgo de muerte infantil.
Para investigarlo, el equipo de Kajsa Asling-Monemi, de Uppsala University, en Suecia, determinó el peso al nacer de 3164 niños y les controlaron el crecimiento hasta los 2 años.
La mayoría de las madres (4436) estaba casada y desempleada. Tenían alrededor de 26 años al inicio del estudio.
La mitad de las madres había sufrido violencia familiar en su vida.
El 14 por ciento había padecido violencia familiar con cachetazos o empujones y el 8 por ciento habían sufrido violencia más grave, como golpes con objetos, patadas, arrastre por el piso o sofocación. El 8 por ciento lo de las mujeres había padecido violencia grave durante el embarazo.
El 24 por ciento de las mujeres mencionó algún tipo de abuso sexual y otro 28 por ciento dijo que había recibido insultos, humillación, intimidación u otro abuso emocional.
Al nacer, los niños en el estudio pesaron 2701 gramos. El 33 por ciento tenía bajo peso al nacer, con 2500 gramos. Los hijos de mujeres víctimas de algún tipo de violencia tendían a estar en aquel grupo.
Entre esos niños, casi el 42 por ciento tenía bajo peso, un 13 por ciento estaba subnutrido y más del 55 por ciento tenía retraso del crecimiento a los 2 años de edad.
En cambio, entre los hijos de mujeres que no habían sufrido violencia, el 37 por ciento tenía bajo peso, el 11 por ciento estaba subnutrido y casi el 50 por ciento tenía retraso del crecimiento.
La relación entre el abuso materno y el retraso del crecimiento en los hijos se mantuvo sólida tras considerar la educación materna, la cantidad de partos previos y la religión (las madres hinduistas tendían a tener hijos que pesaban menos y con talla más baja que los hijos de mujeres musulmanas).
Aunque la mayoría de las diferencias de talla en los hijos de mujeres abusadas, versus las no abusadas, son evidentes al nacer, los resultados muestran que "el retraso del crecimiento asociado con la violencia aumentó durante los 2 primeros años de vida", escribe el equipo de Asling-Monemi en Archives of Disease in Childhood.
El estudio, concluyen los autores, se suma a "una enorme cantidad de consecuencias confirmadas y posibles para la salud" que genera la violencia contra la mujer.

FUENTE: Archives of Disease in Childhood, octubre del 2009
Publicar un comentario