lunes, 22 de marzo de 2010

impunidad en materia de delitos sexuales contra menores.

Desafortunadamente es un tema que como se empieza a visibilizar nos damos cuenta de su magnitud, si bien las cifras oficiales sabemos que más del 90 por ciento quizá de los casos de abuso sexual infantil se provocan o se generan en el entorno familiar, en este sentido, en la mayoría de casos que no se denuncia y es por ello que no podemos dar datos duros.
Algunos aproximados, nos dice por ejemplo el DIF nacional que se calcula entre 30 y 60 mil casos de abuso en un año, pero insisto son cifras estimadas, la cifra negra tiene que ser mucho mayor, esto en cuanto a lo que respecta al abuso sexual infantil.
Si nos vamos a la explotación sexual con fines comerciales, esto es prostitución infantil, pornografía, trata o turismo sexual nos damos cuenta que ha venido creciendo porque e incluso se ha convertido en uno de los negocios más … para el crimen organizado, se ubica más o menos en el tercer lugar después del narcotráfico del tráfico de armas, es decir, a lo menores de edad desafortunadamente se les está considerando como una mercancía sumamente lucrativa y en ese sentido tenemos que atacarlos desde diversos francos, la prevención desde luego, la persecución del delito y la atención a las víctimas.
A nivel federal y en algunas entidades el marco normativo se ha venido mejorando desde luego, un caso es el del Distrito Federal que ya cuenta con una ley para prevenir y radicar el abuso sexual infantil, la trata y la explotación con fines comerciales, pero en Quintana Roo, por ejemplo, no está tipificado como delito o en otros casos como en Veracruz.

El almacenamiento de pornografía infantil no es perseguido, es decir, tenemos que revisar los tipos penales, la forma que está regulada la conducta en los diversos estados de la República porque hay mucha disparidad, pero no solamente basta con tener buenas leyes, pero también es muy importante que vigilemos la aplicación y que otorguemos los recursos a los gobiernos respectivos, a las autoridades.

También tenemos un rezago muy importante en cuanto a la capacitación, hay ministerios público e incluso jueces que no consideran que sea muy grave que un adulto tenga en su computadora imágenes con pornografía infantil, cunado ha habido casos como el de la famosa banda del “lobo Siberiano” que recientemente fue capturada por la Procuraduría del Distrito Federal en donde se encontraron más de 100 mil imágenes entre las que habían, había casos de bebes de seis meses aproximadamente, es decir, esto es verdaderamente delicado.

Sin embargo, algunas autoridades siguen con una concesión retrograda sobre estos temas, al menor lo siguen considerando como sujeto de tutela no como sujeto de derechos, sigue permeado esta lógica en muchos papás que dicen con mi hijo hago lo que quiera porque yo soy el padre.

Es un asunto cultural desde luego, es un asunto de capacitación de marco jurídico también, pero no hay que olvidar que la sociedad tiene mucho que ver en esto, somos una sociedad que se ha acostumbrado al silencio y yo siempre he dicho que eso nos convierte en cómplices y el caso del padre Maciel, por ejemplo es muy emblemático.

Desde los años 50´s se tuvieron los primeros indicios de abusos sexuales en esta orden religiosa que son los Legionarios de Cristo, había señalamientos concretos en contra del fundador y sin embargo, la iglesia católica oculto los hechos, guardó silencio y la sociedad también hizo lo mismo y esto desafortunadamente qué provocó, que la paso de los años estos casos siguieran presentándose, es decir, si bien es una responsabilidad del estado el proteger a los menores de edad también hay una corresponsabilidad en la sociedad.

En materia de pornografía infantil efectivamente algunos especialistas consideran a México como el segundo país productor a nivel mundial tan sólo después de Tailandia que es el paraíso de los pederastas y esto es verdaderamente preocupante.

Las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública Federal indica que hay aproximadamente 100 mil sitios de pornografía infantil en México, esto es algo verdaderamente alarmante y es algo que apenas quizá la sociedad está tomando consciencia de la gravedad del asunto.

Tenemos que informa y concientizar a la sociedad que hay un riesgo latente, porque muchas veces pensamos de manera equivocada, que el riesgo está para aquellos niños que viven en situación de calle, que forman parte de una familia con un lato grado de desintegración en donde la mamá tiene que ausentarse todo el día para ir a trabajar, el papá tiene problemas de alcoholismo, cuando no es así, el riesgo puede estar en todos casos, ya lo decía yo, aproximadamente el 90 por ciento de los casos se dan en el círculo familiar y en un segundo término quizá en los centros educativos.

Si los padres de familia no están concientes del riesgo que corren sus hijos, no están concientes de la necesidad de tener una comunicación constante con ellos de creerles porque muchas veces no se denuncian los casos de abuso o porque el menor no sabe expresar lo que le paso o porque los papás no le creen, máxime cuando el responsable es una persona cercana a la familia, entonces debe de haber una comunicación muy estrecha, se le debe creer al menor que los especialistas indican que los niños no inventan lejos de lo que se pudiera pensar, sobre todo cunado describen conductas sexuales que salen desde su nivel de comprensión y de vivencia y adicionalmente a ellos tienen que ser muy cuidadosos con quiénes los encargan.

En una etapa de nuestro país en donde cada vez más mujeres tiene que salir a trabajar, en donde las guarderías son insuficientes, en muchas ocasiones dejan a los pequeños encargados con una vecina o con un familiar y pueden son los victimarios, es decir, la actuación de los padres es fundamental, le voy poner un ejemplo, hace algunos años se decía que se robaban a los niños en los supermercados, evidentemente, es una señal de alarma importante y además de algunas medidas de seguridad que adoptaron los propios supermercados como cerrar las puertas en el momento que se daba la señal de alerta de que había un niño que no aparecía, que se le había perdido a la mamá quizá, los propios padres ya no les quitaban la vista de encima, es decir, ya no pasaba que el niño andaba corriendo tres pasillos por allá en lo que la mamá hacia la compras en la medida en que se cobró consciencia de esa situación desminuyeron los casos, si es que no desaparecieron.

Por otro lado también es muy importante que las niñas y niños sepan que son sujetos de derechos, que nadie los puede obligar a hacer algo que no quieren, que nadie puede tocar sus partes íntimas en fin y esto por ejemplo hubo un esfuerzo particular privado hace algunos años por una empresa televisiva la campaña de “Mucho Ojo” que creo que tuvo un impacto positivo.

Sin embargo, es el estado el que debe encabezar los esfuerzos, no podemos depender de una iniciativa de un particular porque dure el tiempo que ellos consideran necesario o rentable económicamente también y el sentido es el Estado el que debe encabezar los esfuerzos, esto desde el punto de vista de la prevención y por eso presentamos una iniciativa de reforma a la Ley General de la Educación para hacer obligatorio en todas las escuelas públicas y privadas que se den platicas, que haya mecanismos de orientación tanto a padres de familia como a los pequeños en un lenguaje apropiado, el riesgo tanto del abuso sexual infantil, como del uso adecuado del Internet que sea una herramienta útil y que no se convierta en un peligro, eso es del punto de vista de la prevención.

Por otro lado, debemos revisar los tiempos penales, si son adecuados, en muchas ocasiones los jueces, insisto, también por falta de capacitación, pero también por corrupción porque hay redes de pederastas y cuentan con un poder económico y político y muy importante y el caso de Succar Kuri es una reflejo clarísimo de ello.

Y en ese sentido, además de vigilar la actuación de ministerios públicos y jueces y de capacitarlos, desde luego si requieren deben dar las herramientas para que puedan cumplir efectivamente con su responsabilidad, sobre todo impulsando la cultura de cero tolerancia en los pederastas que es una de las premisas del Grupo Parlamentario de Acción Nacional en esta legislatura.

Revisar los tiempos penales para que no haya esos resquicios por donde se pueda escapar el pederasta y pongo un ejemplo que es una iniciativa que también se presentó ya en esta Legislatura, que es tipificar como delito de manera clara y expresa el consumo de prostitución infantil, actualmente el delito está como corrupción de menores, aquí el que promueva, que obligue, que fomenté, que una niña o un niño fomentan entre otras conductas el prostituirse.

Sin embargo, los pederasta argumentan que ellos no promovieron ni obligaron a que la niña o el niño se prostituyera, que ellos ya lo hacían desde antes y que se les llegaron a ofrecer, entonces como no encuadraban exactamente en el tipo penales, eso es motivo suficiente para que un juez los deje en libertad, es un ejemplo muy claro por el que debemos ser muy cuidadosos en cómo tipificamos cada uno de los delitos.

Pero adicionalmente a ello debemos también efectiva la aplicación de la ley de trata, la Ley Federal de Trata, por qué, te doy un ejemplo, hay una comisión interinstitucional que ordena la ley que está encabezada por el Secretario de Gobernación, esta comisión creo que ha sesionado una o dos veces y la verdad no ha tenido ningún resultado.

También en ocasiones falta voluntad de parte de las autoridades de los diferentes niveles de gobierno porque este es un tema transversal que abarca todos los niveles de gobierno, porque este es un tema transversal que abarca todos los niveles sociales, pero también los diferentes niveles de gobierno y los tres poderes, en ese sentido debemos inculcar una cultura de protección a los menores, también a las propias autoridades.

Por otro lado, también debemos atender a las víctimas y en ese sentido es muy importante que se modifique todo el proceso penal porque hoy día una de las razones principales por la que no se denuncia un caso de abuso es porque puede ser contraproducente, puede ser más dañino para el menor y por eso los papás optan por no denunciar.

Cuando se denuncia a la víctima le hacen repetir una y 10 veces, el policía judicial, el Ministerio Público, la psicóloga, el trabajador social y luego el juez, etcétera, etcétera. Cada vez que repite la historia la está reviviendo sobre todo porque es interrogado lo hace personal que no está especializado en menores, la exploración médica también puede ser un tema de afectación para menor.

El hecho de confrontarse con el posible agresor que en ocasiones es el abuelo, el tío o el amigo de la familia, cuando el menor no es conciente muchas veces de lo que está sucediendo todo esto lo revictimiza.

Primero es víctima de un pederasta y luego es víctima de las propias instituciones por eso también hay una iniciativa para reformar el Código de Procedimientos Penales que debe decir, que todas estas propuestas no son iniciativa propia en realidad se basan en el trabajo que han hecho durante muchos años especialistas, organizaciones sociales e incluso también se han inspirado en algunos casos concretos, en algunos ejemplos reales.

Tenemos que establecer el ordenamiento legal para que posteriormente sean los especialistas los que nos digan cuál es la mejor forma, cuáles son los textos adecuados con los que podemos influir en los menores, inculcar esta cultura de prevención y de respeto a sus derechos y a su intimidad.

Es la capacitación sin duda, pero adicionalmente a ello se requieren, por ejemplo, recursos técnicos y voy a poner el ejemplo de la pornografía infantil o del abuso y explotación con fines comerciales a través de Internet sólo ocho entidades de la república cuentan con policías cibernéticas y la Secretaría de Seguridad Pública a nivel federal también cuenta con una, pero todas son insuficientes para monitorear todo la red porque no solamente investigan casos de pederastia, investigan también fraudes cibernéticos, etcétera.

En el caso del Distrito Federal que debe decir que la policía cibernética ha hecho una muy buena labor, solamente cuentan con diez elementos y con cinco computadoras, esto es insuficiente hay que invertir, desde luego en tecnología, hay que incrementar el número de personal especializado dedicado a la investigación y la persecución de este tipo de delitos, eso es fundamental.

No hay grupos especializados en la mayoría de las entidades para atender los temas de trata por ejemplo, que son temas muy delicados porque estamos hablando también de explotación laboral infantil o de mujeres por ejemplo y se necesita personal especializado para que pueda seguir toda la red de delincuencia.

Y en este sentido, son temas que solamente cobran importancia cuando surge un escándalo, no han sido prioritarios en la agenda gubernamental ni en las agendas de los partidos políticos, por eso muy importante que impulsemos este tema, porque una sociedad que no es capaz de proteger a sus menores es una sociedad, desde mi punto de vista, condenada al fracaso.

Hace algunos años, pocos años yo era diputado local en la Asamblea Legislativa y había presentado iniciativas sobre estos temas e incluso la actual ley vigente es una propuesta que hice con un equipo de trabajo y en aquella ocasión denunciamos la prostitución infantil en la Merced, pasar por Manzanares, por Santo Tomás, por Circunvalación son motivos suficientes para darse cuenta que hay pequeñitas que están ofreciendo servicios sexuales y que éstas son obligadas a ello y en ese sentido uno solamente se explica que estén a la vista de todo el mundo salvo al parecer de las autoridades porque hay corrupción e incluso en alguna ocasión que me reuní con alguna dirigente social de la zona, me decía que todos los días pasaba policías de diferentes corporaciones a pedir dinero.

Pero si nos vamos a otros niveles como es el caso ya de Succar Kuri nos damos cuenta que puede haber, incluso, gobernadores involucrados en la protección de pederastas o el de Casitas del Sur que es un tema adicional, 22 menores desaparecidos en tres albergues de diferentes ciudades de la República todos ellos administrados por una secta religiosa e incluso un registro como asociación religiosa, la iglesia cristiana restaurada que además tienen diferentes organizaciones pantalla y que a media cancha las bautizo, más bien las identificó como la secta de los perfectos, así se autodenomina, que …alberges en diversos estados de la República, pero también en países como Tailandia, Ruanda, República del Salvador, Santo Domingo, Guatemala y Colombia por poner algunos casos, simple y sencillamente no pasa nada.

Solamente a partir de que entró la PGR debo decir se consignaron a cinco de los integrantes de esta organización. Los líderes están prófugos y sin embargo se sabe que hay personajes con un amplio poder económico que los han protegido y probablemente también personajes del ámbito político.

Esto nos explica que han hecho con estos pequeños. Son los casos que sabemos, que tenemos identificados, deben ser muchos más. No sabemos si han sido víctimas de adopción ilegal, de prostitución infantil, de abusos o de tráfico de órganos.

Son organizaciones delincuenciales y que llama la atención que el primer caso de desapariciones de menores en Cancún en 2005 y el último se da en 2008 en el Distrito Federal. A estas fechas han pasado cerca de cinco años y que no pase nada, sólo se explica por una gran corrupción, además de la ineficiencia de algunas autoridades.

Hay rumores nada más. No hay elementos probatorios hasta este momento y desde luego hay que ser muy prudentes porque SIEDO, la Subprocuraduría de Investigaciones Especializada en Delincuencia Organizada, de la PGR, es quien tiene el caso en estos momentos. Pero desde luego sí he escuchado algunas versiones que involucran a personajes del ámbito público.

 De hecho en esta legislatura ya se creó una comisión especial para temas de trata que involucra desde luego la explotación sexual comercial infantil, queda a lo mejor un poco volando el tema de abuso y ya hubo un foro en materia de trata.

¿Qué es lo que tenemos que hacer? Revisar todas las leyes enfocadas a proteger a los menores para armonizar la legislación, por un lado, pero, por otro lado, estamos reuniéndonos ya con especialistas para revisar las leyes vigentes en materia de trata, las leyes penales.

Esto sin duda es fundamental, pero creo que la aportación más importante que podemos hacer en esta legislatura es lo que ya señalaba: Una campaña permanente de cero tolerancia a los pederastas.

Hace unos días en la Máxima Tribuna de la Nación representantes de todos los grupos parlamentarios hicimos un compromiso muy claro de darle prioridad a todas las propuestas legales y a todo el trabajo que podamos realizar para proteger a los menores y perseguir a los pederastas. Creo que ese ya es un paso importante.

De lo que se trata es de que se traduzca en hechos concretos y si logramos colocar este tema como un tema prioritario en la agenda legislativa, estoy seguro que esta LXI Legislatura va a poder sentar precedentes en estos temas.

Desafortunadamente la legislación es muy dispersa, está la Ley para la Protección de las Niñas y los Niños, en algunos casos está en la Ley de Desarrollo Social, en fin, en la Ley de Asistencia Pública y Privada, pero es una legislación muy dispersa y cuando la legislación o las normas son dispersas se diluye la responsabilidad de las autoridades y voy a poner también un ejemplo.

La regulación de los albergues de nuestro país. Parte de la responsabilidad recae en el DIF nacional, y en los DIF estatales, otra parte en la Secretaría de Salud, otra parte en la Secretaría de Desarrollo Social, en la Junta de Asistencia Privada y en ese sentido todos se echan la bolita.

Debo decir que hay un directorio nacional de instituciones de asistencia pública y privada y se supone que ese directorio tiene que ser actualizado para conocer cuántas niñas y cuántos niños están albergados en nuestro país. Ese directorio a la fecha reporta aproximadamente 10 mil menores, pero 17 estados de la República no reportan información alguna y hay otros como Chiapas que nos dicen que en Chiapas solamente hay 46 pequeños, lo cual a todas luces es increíble, está muy alejado de la realidad.

Si no sabemos cuántos albergues, si no sabemos cuántas niñas y niños están albergados, si no sabemos qué tipo de educación, de atención médica, sicológica, de alimentación, etcétera, etcétera, están recibiendo, si no sabemos siquiera si efectivamente están en esos lugares, el espacio de vulnerabilidad es amplísimo. Muchos de esas niñas y niños que llegaron a un albergue de los cuales no hay registro, como pasó con Casitas del Sur, hoy pueden estar siendo obligados a prostituirse, así de sencillo.

La impresión que me da es que es un tema doloroso, es un tema incómodo y en ese sentido hemos optado por desviar la mirada a otra parte. Solamente así me lo explico. Cuando uno pronuncia un discurso, todo mundo, cuando menos, da alguna muestra o finge sensibilizarse al mismo y, sin embargo, si no hacemos una gran alianza de diputadas y diputados que estamos comprometidos con el tema, lo más probable es que termine la legislatura y las iniciativas se queden en la congeladora, sin que haya argumentos para desecharla o para aprobarla para modificarla, simple y sencillamente porque se considera que hay otros temas más importantes.

Hay algunos activistas sociales que dicen que los niños no son prioridad porque no votan.

En muchas ocasiones así es, todas las acciones, todas las propuestas, todas las decisiones se basan en muchas ocasiones en un criterio de rentabilidad electoral, no en un criterio de responsabilidad social, de responsabilidad con la nación.
Sin duda y además estos temas tienen mucho que ver con la restauración del tejido social, el caso de Ciudad Juárez donde los pequeñitos de 10 años son reclutados como sicarios es verdaderamente reprobable e increíble y, sin embargo, muchos de ellos que no tienen nada por qué luchar quizá, empiezan a ver a los delincuentes como ídolos y empieza a ser un asunto aspiracional. Finalmente, no hay un soporte social que les permita aspirar a una vida distinta.

Dependiendo el tipo de delito, son delitos distintos y además son delitos que se pueden perseguir desde el ámbito local o en el ámbito federal si se comprueba que está operando una red de delincuencia organizada, los delitos pueden alcanzar 20 ó 30 años, dependiendo las agravantes, etcétera, etcétera, porque cuando quien comete el delito, por ejemplo de abuso, es un familiar cercano, es el papá, o es un sacerdote, o es un profesor, alguien que tiene ascendencia sobre el niño, alguna responsabilidad sobre el cuidado del menor las penas se duplican, en fin, habría que analizar cada caso.

Las penas son severas, el problema es que al día de hoy son contados con los dedos de una mano los casos de delincuentes vinculados a la trata de personas o a la explotación o al abuso de la explotación sexual comercial infantil que han sido consignados, el número es muy reducido.

A nivel federal y en algunos estados hemos avanzado de manera adecuada en materia legislativa, por ello hemos hecho también un exhorto a todos los congresos locales para que revisen sus leyes, pero no basta con una buena ley si ésta no es aplicada y si a ésta no se le dan recursos, se puede tener la mejor ley.

Pongo el caso del Distrito Federal, nuevamente, la Ley para Prevenir y Erradicar el Abuso y la Explotación Sexual Comercial Infantil, la trata, ordenaba instalar una comisión interinstitucional, igual que a nivel federal, habían pasado más de seis meses y esta comisión no se había instalado y cuál era la consecuencia de ello: La comisión interinstitucional era la encargada de elaborar el programa general de prevención en donde iban a participar todos los sectores de la sociedad. Si no existía comisión, mucho menos programa.

Y en ese sentido una de las bondades, desde mi punto de vista, de la ley que era enfocar acciones concretas a la prevención pues simple y sencillamente no se estaba llevando a la práctica.

Ese es uno de los temas que está a discusión ahorita, si todos los temas vinculados con la explotación sexual comercial infantil, insisto, no es lo mismo que el abuso, porque el abuso no tiene una finalidad de explotación permanente, es para satisfacer un deseo personal, pero totalmente reprobable y monstruoso, pero un deseo personal, ya la explotación sexual con fines comerciales busca precisamente obtener un lucro económico.

Y en este sentido se ha discutido sobre la posibilidad de federalizar el delito, que solamente la federación lo pueda perseguir, pero entramos a un debate si el número de elementos de la policía ministerial, por ejemplo, de la Policía Federal, de la Secretaría de Seguridad Pública, son suficientes y probablemente no lo sería, en todo caso, podríamos buscar una solución intermedia, que fuera un delito concurrente, es decir, que lo pudiera perseguir tanto la federación como los estados.

Hay estados en donde, insisto, hay un atraso cultural muy importante y en donde no se consideran graves estos delitos no solamente en la legislación sino en el ánimo de la propia sociedad, eso es cierto y en ese sentido tenemos que alzar la voz, tenemos que exigir que se homologuen efectivamente las leyes, los criterios y tenemos que exigirle a la sociedad y a sus estados que también formen parte de una gran cruzada nacional, pero más allá.

Incluso en algunos países del mundo hay partidos políticos que están pugnando porque el acto sexual con un menor de edad no sea penado, siempre y cuando éste sea consentido, es decir, que no haya violación, que no haya abuso, que no se le obligue al menor, cuando sabemos que en muchas ocasiones los menores son muy vulnerables y basta con algunos apapachos, con alguna relación de confianza y de complicidad para que el niño, que a veces es desatendido en sus propios hogares, pueda caer en las redes de un pederasta sin que necesariamente haya violencia física, simple y sencillamente hay manipulación.

Y en ese sentido hay partido en Holanda, por ejemplo, que están pugnando porque se permita el amor, como ellos le llaman con niñas y niños, y hay un día el 27 de junio, si mal no recuerdo, es el Día Mundial por el Amor a los Niños y prenden velas azules y tienen incluso códigos para comunicarse entre ellos. Esto es verdaderamente reprobable, preocupante, indignante y desde luego es un momento, un día, en donde debemos salir en nuestro país a condenar con toda claridad a este tipo de movimientos.

Algunos médicos del Instituto Nacional de Pediatría reciben a niñas con lesiones sumamente severas, desgarres, etcétera, porque son obligadas a prostituirse o son violadas, cualquiera de las dos, o las dos.

Ellos las atienden, en fin y, sin embargo, saben que una vez que las dan de alta probablemente regresen al mismo lugar a seguir siendo explotadas porque ellos no tienen legitimación jurídica para denunciar, por ejemplo y al final del día ellos cumplen con su responsabilidad de curarlas, pero en su fuero interno saben que muy probablemente, porque no hay una capacidad suficiente del Estado para hacerse cargo de estas pequeñas, de estos pequeños, muy probablemente regresen al mismo sitio porque no tienen otro lugar a donde ir.
No en cuanto a las sanciones, no importa si triplicas el número de años de cárcel para un pederasta, para alguien que obliga a una niña o a un niño o que los explota sexualmente, no importa el número de años, lo verdaderamente grave es el nivel de impunidad que hay en nuestro país.

Un pederasta que es una persona enferma y que sabe que muy probablemente no lo van a denunciar porque quién denuncia ¿el niño o la niña explotados? ¿el padrote que los explota? ¿o el cliente que paga por sus servicios? Ninguno de los tres, además de que hay corrupción en las policías, como ya lo señalé.

Entonces, si sabe que muy probablemente no se denuncie y que si se llegara a denunciar lo más probable es que ni siquiera lo detengan, poco le preocupa si la pena es de 500 años de prisión. Aquí el verdadero problema es la impunidad.

En primer lugar lograr que las tres iniciativas que ya se han presentado para evitar la re victimización de las niñas y niños que han sido víctimas de algún delito sexual, para tipificar como delito al consumidor de prostitución infantil y hago mucho énfasis en ello, existe toda una red que engancha, traslada, resguarda, obliga, etcétera a un niño o niña a prostituirse porque hay una persona que paga por sus servicios, entonces hay que irnos contra él también.

Hay una gran oferta porque hay una gran demanda, entonces, es importante que se tipifique como delito y desde luego también lograr que se apruebe la reforma a la Ley General de Educación para poder informar y concientizar tanto a los papás como a los niños sobre riesgo que hay y cómo pueden prevenirlo.

Este es el primer reto, hay algunos puntos de acuerdo que se están presentando en materia de Internet, de pornografía infantil; en materia también que por cierto ahí doy otro dato, dice la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal que a un pederasta le puede tomar más o menos 15 días para contactar a un menor, ganarse su confianza y convencerlo de sostener relaciones sexuales, lo que se llama el “grooming”, los pederastas son muy hábiles, son grandes seductores, 15 días nada más.

También hay un gran riesgo no solamente en materia de pornografía infantil de que obtengan imágenes de pequeños, sino también de que ahí los recluten. Entonces, en ese sentido es muy importante que también se apruebe esta reforma a la Ley General de Educación.

Insisto, tenemos puntos de acuerdo en materia de seguridad en Internet, para que se homologuen los criterios, para que en cada entidad haya una policía cibernética, etcétera y se incrementen los recursos tecnológicos, hay otro en materia de albergues para que se actualice la Norma Oficial Mexicana en materia de albergues, tiene 13 años que no se ha actualizado y exigirle a las autoridades correspondientes que tengan un registro actualizado de cada uno de los pequeños y haya operativos permanentes para supervisar las condiciones de los mismos.

Es decir, son temas que tienen muchas aristas. Próximamente presentaremos también algún diagnóstico sobre la explotación laboral infantil y en ese sentido si bien tengo otras responsabilidades como consejero del Poder Legislativo en el IFE y tengo también algunos otros temas también de importancia para mí, el principal desde luego porque para mí, más que un tema legislativo, una responsabilidad, una obligación en mi calidad de diputado, es una causa, es una bandera.

Y en ese sentido, a lo largo de toda la legislatura seguiré impulsando estos temas sin duda.

Agustín Castilla Marroquin.
Diputado Federal.
Publicar un comentario