lunes, 31 de mayo de 2010

Cuando la soledad viene acompañada.

Hay días en los que me siento sola y deprimida aparentemente sin motivo alguno, sin embargo, al tratar de identificar de dónde vienen esos sentimientos me doy cuenta que algo, alguien o alguna situación han desencadenado una serie de reacciones en lo más profundo de mi mente alterando todos mis esquemas, alterando mi autocontrol.

Por tantos años se carga con el silencio, con una culpa que no nos corresponde que uno se va desconectando del mundo, especialmente si a la hora de haber revelado la verdad hay reacciones adversas... y eso me pasó.

Tenía un grupo de "amigos" muy unido en la preparatoria, de los cuales tan solo conservo a una amiga... lo que quiere decir que en realidad sólo tenia una amiga, lo doloroso es que al confrontarme con mi familia no tuve el apoyo apropiado, mi abuela me decia que me callara y escondío a mis agresores, mi madre se perdió en el proceso y aunque tuve su apoyo no lo tuve como debió haber sido y lo único que me quedaba eran mis "amigos".

Yo acostumbraba escribir historias, pero ahora se que era mi forma de defensa, escribia cuentos acerca del espacio o de mundos mágicos, y al parecer había a quienes les gustaban, también escribia poemas pero esos eran para mí. Cuando les revelé a estas personas lo que me ocurria hubo quien dijo que todo lo estaba inventando, que todo era producto de mi imaginación para escribir una novela; también dijo que todo era un invento mio para irme a vivir con mi madre... ¿el resultado? mis "amigos" dejaron de invitarme a las reuniones, hablaban a mi espalda, y le creían a esta persona... que en mi opnion no era tan buena persona pero yo le guardaba estima, era una persona muy dominante, amante de ser el centro de atencion y menospreciaba a quienes consideraba diferentes.

Todo esto tuvo un alto costo en mi vida, ellos no eran mis unicos amigos pero eran los más cercanos a mí en esos momentos por eso fue que recurrí a ellos primero, me fui alejando de ellos para defenderme y me dolía que me dejaran sola y no me creyeran, y me desconecté de mis otras amistades... fue un error muy caro. En mi dolor y al ver las reacciones a mi alrededor sentia que no podia confiar en nadie y poco a poco me fui desconectando de la gente, poco a poco dejé de llamar a mis otras amigas pues no tenia nada bueno que contarles, tan solo dolor y problemas, y eso es algo que despues de muchos años no se puede recuperar, cada quien continua con sus vidas y los que se se alejan de nuestros caminos se vuelven recuerdos y caen en la categoria de gente conocida.

No se a cuanta gente le dije lo que me habia pasado, sé que no fueron muchas, hubo quien tuvo una reaccion buena, hubo quienes intentaron minimizarlo y quinenes me tuvieron pena de la mala, pero al estar conectados de manera cercana a esta persona que me segregó yo preferí terminar de hacerme a un lado, volverme un comentario de reunion, un recuerdo. Dentro de mi habia una voz que decia que no era justo que trataran bien a una persona tan mezquina, que incluso llegó a decir que mi reaccion no era la de una persona a quien habian violado, sólo por que yo seguí asistiendo a la escuela y me reia de lo cotidiano. Sentia que para las demás personas mi dolor y mi situacion no tenian el valor suficiente como para defenderme de ella, yo estaba intentando recoger los pedacitos que quedaban de mi despues de haber roto el silencio y aunque no necesitaba la lástima de nadie sí necesitaba un poco más de apoyo pero tan sólo lo veían como algo en lo que no se meterian. ¿Qué mas se puede esperar de un adolescente?

Es verdad que en la escuela poca gente se enteró de que fui violada por mi tío, solo una persona sabía que habia sido abusada sexualmente desde que era pequeña. Seguí asistiendo a la escuela y me comportaba como si nada pues necesitaba un lugar donde sentirme segura y normal, necesitaba un lugar donde no me dijeran que me callara, donde no me dijeran que si ponia una denuncia estaba cometiendo un pecado por desear venganza, donde no viera que quienes debian cuidar de mi se vieran abrumados y sobrepasados por la situacion al grado de perderse.

Probablemente saqué de mi vida a gente que me hubiera apoyado, nunca lo sabré, tal vez si nuestros caminos se cruzan de nuevo y les llegue a contar me daré cuenta por su reacción o comentarios, pero no tengo la intencion de buscar que se dé. Si les encuentro de nuevo y me siento cómoda con la idea lo haré.

Me reinventé de nuevo o me oculté bajo una máscara, la preparatoria terminó y al entrar en la universidad me sentí mejor pues para toda esta gente nueva yo no tenia un pasado mas que aquel que yo compartiera, asi que compartí lo bueno o lo chusco o lo no tan doloroso, sólo despues de un tiempo y cuando tuve la confianza suficiente pude hacerme de nuevas amistades, un inicio desde cero. Hasta la fecha hay quienes desconocen ese capítulo de mi vida y las contadas veces que lo he contado siento terror pues estoy depositando en alguien algo valioso, mi cariño y mi confianza, afortunadamente por lo visto despues de haber madurado un poco no he fallado a la hora de arriesgarme. Estoy agradecida con la vida por eso. Aunque no descarto la posibilidad de equivocarme alguna vez, pero de eso se trata la vida.

No estoy recuperada del todo, es un trabajo de todos los dias, cada dia me hago el propósito de tener un momento feliz, de compartir un buen rato con quienes aprecio. Si me siento mal hacer todo lo posible por sortear la tormenta de la manera más productiva posible y aprender incluso de mi dolor para que lo que sea que lo haya disparado no me vuelva a molestar o deprimir.

Hay que crear conciencia respecto al tema del ASI en los niños y adolescentes, para que sepan que hacer o quien acudir en caso de necesitarlo y tambíen para que no le tengan miedo o repulsion a quienes hemos sido abusados, probablemente estoy soñando con un imposible ya que a esa edad mucho de lo que se aprende es a prueba y error, pero creo que es una cuestion de principios y valores.

Afortunadamente no estuve sola, hubo una persona que me apoyó y eso signifca mucho para mí, fue la diferencia entre la sanidad mental y la locura, aunque ya no la vea tan a menudo como quisiera puedo decir que tiene un lugar muy especial en mi corazón. En cuando a los pseudo-amigos que tenia ´puedo decir que les tengo lástima porque son ellos quienes viven en una mentira cada uno a su manera, sólo espero que hayan madurado.
fuente:
Publicar un comentario