viernes, 28 de mayo de 2010

a lo largo de los meses

 Bueno, yo soy Agustina, no soy victima de A.S.I., pero les paso a comentar lo que a mi me paso.

Cuando tenia 8 o 9 años, bien no recuerdo, dormía en un dormitorio enfrente del de mis padres, y una noche al salir de mi pieza me encuentro con la puerta de su pieza abierta y ellos teniendo relaciones sexuales, inmediatamente sin que me vean, volví a mi pieza. no recuerdo que hice luego, pero fue algo que me traumo bastante .Me quedo muy grabada la imagen y los sonidos , y mas que nada fue eso lo que me volvía loca, el sonido, el jadeo. Desde allí le tenía pánico a las noches, no me podía dormir porque donde estaba escuchaba esos sonidos. Recuerdo que para dormirme me tapaba los oídos con la almohada y lo escuchaba igual…entonces me cantaba para dormir. También me acuerdo que una de esas noches explote, no aguantaba mas, no quería llorar mas encerrada en mi pieza, y Salí de mi habitación y me encerré en el baño, el llanto despierta a mi mama, quien me va a buscar y me dice que no llore mas, que por que lloraba así, que parara y me vaya a dormir. Así fue que mi cabeza entendió que no tenia que llorar por eso, así fue que peor me hizo, porque creía que era una entupida, encima que con el tiempo me fui dando cuenta que los sonidos los seguía generando mi cabeza, no era que mis padres tenían relaciones todas las noches.

Al crecer iba notando que esa situación, tener relaciones sexuales, formaba parte de la vida de las personas, y entonces, ¿quien me aceptaría si yo de repente no podía mirar ninguna escena por televisión o mismo, tener relaciones? Odie mi cuerpo, mi forma de ser, las películas, como “american pie”, “scary movie”, films muy de moda que los veían la mayoría de los adolescentes, menos yo, porque tienen escenas que me ponían muy nerviosa. Tenia mucho miedo a relacionarme con un chico, darle un beso, luego la sociedad me fue llevando a hacer esas cosas, que no quería, sino me quedaba afuera, es mas me acuerdo de haber replanteado acerca de mis inclinaciones sexuales, al no querer ni acercarme a un chico. Calle mucho tiempo esto, pero al hablarlo, cuando lo pude decir como podía, ahí fue cambiando de a poco, fui tomando esto que me paso como algo que realmente me trababa y me ponía mal, algo que lo tenia que solucionar. Y el tiempo me hizo dar cuenta también que uno nunca esta solo, que las cosas se pueden hablar y hay personas, pocas persona, pero las hay, que saben escuchar y entenderte. Siempre hay algo allá afuera que sorprende y da fuerzas hoy es increíble para mi que tenga novio, un compañero, y nos respetemos el uno al otro, mas allá de las consecuencias de un trauma.

A veces pienso, en como te puede shoquear tanto una escena así, estar en medio de algo que no te gusta, te hace mal, pero no sabes que hacer, pensas que sos un entupido si te pasa eso. Estar obligado al silencio. Entonces te lo guardas, pero resulta ser que nadie es omnipotente, y que todo lo que le hace mal a uno, con la única condición de que hace mal, ya es digno de ser escuchado y poder hablarlo, lo que sea, con la persona en quien mas confíes.

Es mas, para mi es medio irónico estar diciendo esto ultimo, ya que dude mucho en escribir esto, pero bueno le di la importancia que le debe dar cada uno a su historia. Quizás esto que escribí le sirva a alguien, quizás no, pero yo ya no callo mas. Y lo mismo deseo que haga la persona que lea esto y tenga lo suyo para contar.

Perdón por la espantosa redacción, así salió,Dejemos de mirar para un costado, o peor aún, hacia abajo.
Este es el espacio para poder empezar a cambiar las cosas.

Agustina.
Publicar un comentario