martes, 8 de junio de 2010

¿El abusador sexual fue abusado en su niñez?

Nuestro sitio de contacto, me refiero al Movimiento contra el Abuso Sexual, es un punto de contacto para muchas personas interesadas, conocedoras, demandantes de información y sensibilizadas con la necesidad de hacer más de lo que hasta ahora hemos hecho. De ahí que las opiniones se debaten y se convierte en un foro interno.

En esta ocasión solo seré un enlace para hacer de este un debate más amplio, tratando de responder a preguntas como: ¿El abusador sexual fue abusado en su niñez?, en este sentido recibimos escritos de Miguel Adame, un amigo mexicano que en blog hace un acercamiento a las realidades sobre el abuso sexual, en uno de sus escritos dice:

“Es difícil determinar una causa general para los casos de abuso sexual, ya que cada uno cuenta con un origen diferente, cada circunstancia se deriva de una patología emocional y física distinta donde un patrón de comportamiento abusador surge del perfil conflictivo del victimario.

Indudablemente, el comportamiento de un abusador es consecuencia de un desorden sexual causado por alteraciones hormonales o por una educación sexual mal encaminada o mal informada. Por otro lado, la causa puede ser emocional, quizás el abusador presenta presiones o restricciones sociales, familiares y hasta religiosas, desde su adolescencia o infancia; hechos que le impidieron un desarrollo de la sexualidad y de la personalidad en forma integral, previniendo trastornos nerviosos y mentales

Consideramos que debemos dar un paso teórico más allá, consiste en la integración de los estudios de la victimología con lo de la Psicología Criminal que a lo largo de estos últimos años han avanzado por caminos paralelos”.

Como sabemos, éste es un tema del cual poco se habla, hay pocos estudios nacionales, pero creo que sí hay muchas experiencias y saberes que debemos compartir. Reina Isabel Velázquez, subdirectora del Centro Dos Generaciones, ante este tema tiene una acertada opinión:

“Siempre leo la información que nos envías la cual nos hace estar conectados a la realidad del abuso sexual y me han parecido interesantes determinadas aristas de los artículos de Miguel Adame, a excepción del día de hoy en que siento que repite la visión del abusador que día a día se repite en la ciudadanía que no tiene acceso a mayor información o reflexión.

Menciona una serie de factores biosicosociales y deja de lado la perspectiva de género y generacional. No niego que las historias personales incidan en un comportamiento abusivo-violento de los hombres, pero no podemos negar que el sistema patriarcal con sus lógicas de sumisión, subordinación y discriminación a las mujeres y niñas/niños es el factor determinante. Habrán pedófilos, que los hay pero no la masa de abusadores o explotadores sexuales.

La visión del hombre como el patriarca y jerarca de la familia facilita la maternidad totalizadora y la paternidad ausente y/o violentamente presente y tiene como contraparte la visión de la niñez como propiedad y un estilo de relación que propicia la indefensión y vulnerabilización.

Y en el abuso sexual este sistema es totalmente visible, pero es tan doloroso que es mejor pensar que el sistema no me afecta y que en caso de existencia de abuso, tocó que las niñas/os tuvieran padres, abuelos, padrinos, guías espirituales o maestros enfermos. Es más fácil. Pero la realidad es que esta persona domina el entorno, domina los recursos y domina la voluntad de la victima. Y así son las personas referentes aún para el niño abusado, son proveedores de recursos, de afecto, de “seguridad”, no por menos es que las consecuencias son tan letales.

Creo que todas/os los que estamos en esta causa debemos estudiar como dice Adame, profundizar en la perspectiva de género, la victimología y la psicología criminal y también hacernos las preguntas a lo que leamos: Por ejemplo: ¿Qué nos enseña sobre la sexualidad de los hombres el patriarcado? ¿Qué nos enseñan en las familias sobre la obediencia, el derecho a la opinión, a disentir? ¿Qué nos enseña el patriarcado en relación a la vergüenza? ¿De qué se jactan los hombres y de qué las mujeres? ¿Cómo podrían estas respuestas vincularse al abuso sexual? ¿Esto tiene que ver con enfermedades mentales? Claro que el patriarcado en sí es totalmente desorganizador de la integridad de mujeres y hombres, pero ¿qué de esto facilita el abuso sexual? Son preguntas necesarias para una/o mismo….Trabajar en abuso sexual nos implica una visión sensible al género y a las generaciones….”.

Más que una visión clínica es importante seguir reflexionando desde una perspectiva social y de derechos, tomado en cuenta que quien comete el delito de abusar sexualmente de un niño, una niña, un o una adolescente no es un enfermo sino un delincuente al cual hay que castigar, no curar.

El debate está abierto,
hablemosde.abusosexual@gmail.com es la cuenta de correo al que podés referirte.
Ma. Teresa Crespín
Publicar un comentario