viernes, 29 de octubre de 2010

El arresto.

Se levanto la denuncia y nos fuimos a casa, conforme los días iban pasando el monstruo iba agarrando valor, como no le contestábamos el teléfono empezó a mandar muchos mensajes al celular y a enviar montones de mails, los primeros, solicitando “amablemente” sus pertenecías, los últimos exigiéndolas de mala manera y llamando por teléfono por lo menos 15 veces al día tanto a mi trabajo como a mi casa.

Con toda honestidad yo no pensaba devolverle nada, se me antojaba hacer una pira con sus cosas, pero decidí devolvérselas por que temí que con unas copas se “avalorinara” y se presentara en mi casa a hacer un escándalo, ya demasiado miedo tenían mis hijos (Yo también pero trataba de disimularlo) para que el monstruo fuera a llegar a espantarnos aun mas, asi que me di valor, subí su ropa, herramienta y papeles personales al carro de un amigo y le llame para que nos viéramos afuera de una tienda.

Me creía mas racional, pero no, al momento de verlo sonreír al acabar de subir sus tiliches a su carro me llene de rabia, esa sonrisita sínica me quemo y comencé a gritar y comenzaron los golpes, no se si los de la tienda pidieron una patrulla ó si iba pasando, pero de pronto había dos ó tres policías a quienes les dije lo que había hecho y lo detuvieron.

Llegamos al MP, me pidieron el numero de averiguación previa y mientras yo esperaba que alguien me atendiera, escuche cuando uno policía le decía “No se apure patrón, nomas es hoy, ya mañana tempranito se va, deje que se vaya la seño”. Obviamente me volví a poner histérica y en ese momento subí a hablar con un superior, a decirle lo que había oído, desgraciadamente no se que policía fue el que lo dijo por que no me fije, debo agradecer que el señor inmediatamente fue a poner orden.

Aquí a diferencia de donde levante la denuncia debo decir que encontré gente que hace bien su trabajo (a excepción del “policía") desde el agente del ministerio publico que tomo mi declaración la licenciada que tomo la declaración de mi niña que fue muy amable y muy paciente con ella, por que por momentos mi niña solo se le iba en llorar y no alcanzaba a articular palabra entendible, la secretaria del procurador que nos escucho y hasta nos regalo un escapulario, no me puedo quejar, fue el primer lugar donde sentí que era tomado en cuenta el esfuerzo de mi niña por decir lo que le había pasado.

Hoy por hoy el monstruo esta recluido en un penal, esto apenas es el comienzo, el esta esperando a que la apelación que solicito al auto de formal prisión salga favorable, yo rogándole a Dios por que no y mi niña ajena de momento al asunto legal sigue peleando por las noches con el monstruo que aparece en sus sueños y que le dice ahora si esta enojado con ella y que no sabe lo mal que le va a ir.

Publicado por Acertiva en 18:19 Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz
http://contralosmonstruos.blogspot.com/2010/10/el-arresto.html
Publicar un comentario