viernes, 29 de octubre de 2010

Secuelas

E. Sue Blume es la autora de un libro llamado "Secret Survivors: Uncovering Incest and Its Aftereffects in Women" (Sobrevivientes secretas: Descubriendo el incesto y sus efectos secundarios en las mujeres). No he tenido la oportunidad de leerlo, sin embargo hallé una lista extraída de su libro que numera una serie de síntomas que se derivan del abuso, aunque en algunos casos dichos síntomas pueden derivarse de otras causas. Por ello es necesario acudir a un profesional en caso de no estar seguro.

En lo personal me cuesta mucho trabajo hablar de esto, incluso con mi pareja. Me he hecho el propósito de hablar un poco acerca de ellas en este espacio. Problablemente en algunos casos no pueda hablar de ellas con respecto a mi experiencia ya sea porque aún me es muy difícil o porque no me sienta identificada así que tan sólo las mencionaré. Esto tal vez me lleve algo de tiempo y varias entradas en el blog.

¿Por qué lo hago si es difícil? Por que nadie habla de esto, o se habla muy poco y es necesario que la gente sepa, que se aclaren los mitos y tambien entienda por qué somos o actuamos de cierta manera.

Aquí empiezo...

1. Temor a estar sola en la oscuridad; de dormir sola; pesadillas (especialmente de violación, persecución, amenazas, encierro,sangre); terrores nocturnos.

A pesar de que tenía una habitación para mí, no pude dormir sola hasta que cumplí 15 años, muchas veces hice el intento de dormir sola pues ya era una "niña grande" pero siempre salía corriendo a la habitación de mis padres.

En cuanto a las pesadillas siempre tenía una donde caminaba en un callejón oscuro y era perseguida, no importaba cuánto qusiera correr mis piernas no me respndían, sentía que me ahogaba, que el corazón se me saldría del pecho, me sentía desesperada y angustiada. Era muy frecuente que me levantara cansada por las mañanas, sin ánimo de nada. Cuando mejor descansaba era durante mis siestas vespertinas, mis tíos salían con sus amigos y sabía que no estarían en casa para molestarme.

Otra pesadilla frecuente era una donde me encontraba bajo el agua, la sensación de asfixia me despertaba.

No podía dormir sola, pero me gustaba estar sola durante el día en mi habitación, me encerraba por horas; hasta la fecha me gusta mucho la soledad.

Imagínense o recuerden alguna semana en la que todo les sale mal, de esas semanas en las que no pueden dormir porque tienen las presiones del trabajo, pagos, escuela... lo que sea... es devastadora una semana así ¿verdad? cuesta algo de trabajo reponer esas horas de sueño de mala calidad, si es que se puede. Imagínense ahora vivir así durante años, uno siente que envejece, puedes tener 25 años y sentirte de 80, incluso alguien de 80 años podría tener más energía y ganas de vivir.

Hasta la fecha yo aún tengo pesadillas, y es algo frecuente que no descanse durante las noches especialmente si estoy pasando por un período de crisis. Las cosas han ido cambiando poco a poco, mi situación ya no es la misma, pero desearía descansar mejor por las noches y no pretender estar "fresca y rosagante" por las mañanas.

2. Sensibilidad para tragar; sensación de asfixia; repugnancia al agua sobre la cara durante el baño o la natación.

Como mencioné antes, tenía pesadillas frecuentes de estar ahogándome.

Pero una de las cosas que más me gustan es nadar y tomar duchas muy largas, es algo que me relaja.


tomado de:
http://pandorasboxasi.blogspot.com/2010/10/secuelas.html
Publicar un comentario