miércoles, 3 de noviembre de 2010

Detonadores

Los detonadores son contactos específicos, sonidos, olores que evocan recuerdos u otros legados de la experiencia de abuso sexual, usualmente, contra los deseos del sobreviviente. Los detonadores son a menudo asociados con consecuencias no deseadas como ataques de vergüenza y disociaciones recurrentes u otros mecanismos. Los sobrevivientes usualmente dan pasos conscientes o inconscientes para protegerse de sus detonadores.

La necesidad de evitar los detonadores implica que los sobrevivientes estén limitados en el rango de actividad que pueden desempeñar con seguridad. Una de las metas de la recuperación es desactivar los detonadores mediante la reducción gradual de la severidad de las reacciones hasta que el sobreviviente los experimente como un malestar moderado o incluso no experimente nada. La pareja puede apoyar al sobreviviente a través evitando los detonadores hasta que el sobreviviente esté listo para enfrentar la respuesta negativa atenuada. Eliminar los detonadores permite al sobreviviente demandar la gama completa de opciones en la vida.

No es posible evitar los detonadores todo el tiempo, y tampoco es deseable. Aprender nuevas respuestas a los detonadores es parte del proceso de recuperación del sobreviviente. Cada vez que algo detone los recuerdos, desate un episodio disociativo o cualquier otro mecanismo de defensa tienes otra oportunidad para desactivar parcialmente ese detonador. Los sobrevivientes necesitan reafirmar la experiencia hablándose a sí mismos con frases como: “Está en el pasado”. “Puedes enfrentarlo; ahora eres un adulto”. “El recuerdo no es tan malo como lo que has tenido que enfrentar hasta ahora”. Es importante para el sobreviviente evitar el uso del alcohol u otras conductas evasoras que puedan interferir con el estar presente durante la experiencia.

Después del incidente, el sobreviviente puede necesitar el apoyo de su pareja para interpretar la experiencia y procesar los sentimientos. Las preguntas que puede hacer la pareja incluyen: “¿Qué fue lo que lo detonó?” “¿A qué le temes?” “¿Qué emociones experimentaste?” “En el pasado, ¿cuándo tuviste estas mismas emociones?” “¿Qué te recordó esta experiencia?” “¿Qué eres capaz de hacer tú mismo(a) ahora que no podías hacer en el pasado?” “¿Qué opciones tienes para enfrentar la situación de manera diferente la siguiente vez que ocurra?”.

Después de procesar la experiencia, espera una reacción que deje al sobreviviente sintiéndose desprotegido y vulnerable. Dale tiempo y espacio para descansar y confortarse. Como parte del proceso de aprender comportamientos más sanos, el sobreviviente necesitará hablar acerca de la experiencia con amigos, en un grupo de apoyo en terapia. Describir repetidamente el incidente y lo que se aprendió de él es un método de ensayo mental que permite al sobreviviente desactivar el detonador.
Publicar un comentario