miércoles, 15 de diciembre de 2010

Comprendiendo al o la sobreviviente de abuso sexual

Ma. Teresa Crespín


En este artículo compartimos con ustedes algunas de las recomendaciones de la guía para parejas de sobrevivientes de incesto de Ken Graber, esto con el fin de responder inquietudes de una amigas/os que han escrito al correo hablemos de abuso sexual: “...Acabo de leer la nota de ustedes que apareció en EL NUEVO DIARIO ( Sept. 2010), con un amigo tenemos una relación muy profunda, de hecho fuimos pareja por más de dos años. Me gustaría recibir información o datos respecto de este tema, con mi amigo charlamos mucho del tema y buscamos información en Internet para entender lo que le sucede. Él sólo pudo hablar esto conmigo. De más está decirles que mi interés radica en poder ayudarlo o darle herramientas para que siga superando lo que vivió cuando tenía 5 años “.

Tomando en cuenta que para cada persona las formas de acompañar son diferentes, las recomendaciones que a continuación vamos a compartir son solo algunas para ayudar a nuestra pareja o amigo. Es importante que decir que hay otras formas de apoyo como crear una red de apoyo, un/a amiga/o, la o él especialista, la que pueden considerar.

Pistas para el acompañamiento: Algunos sobrevivientes parecen tener cada aspecto de sus vidas organizado con todo en su lugar y listas de responsabilidades que siempre son terminadas a tiempo. Han realizado carreras exitosas en las cuales son reconocidos por sus logros y su arduo trabajo. Sus vidas parecen estar bajo control. Esto es porque probablemente existe una sobrecompensación por la falta de control que él o ella siente internamente.

Los y las sobrevivientes, a menudo, tienden a sobresalir para compensar los sentimientos internos de vergüenza y de no valer nada. Para sobrevivientes, esto puede ser visto como una manera de huir del problema y un intento de parecer, para sí mismos, como “normales”.

Uno de los resultados del abuso sexual es la confusión emocional. Está abrumado/a por oleadas de sentimientos fuera de control. En tanto que los sobrevivientes no tienen el poder directamente de control y manejar estos sentimientos internos, ellos encuentran una pequeña área en la vida que puede ser controlada. Esta actividad con frecuencia involucra organizaciones y carreras que son socialmente aprobadas. Éstas son generalmente ejercidas en lugar de otras áreas de la vida, como relaciones íntimas, que están muy cercanas a los sentimientos incontrolables del sobreviviente. La organización excesiva, tendencias a la adicción al trabajo y negocios constantes mantienen al sobreviviente ocupado con asuntos externos que evitan que surjan los recuerdos y los sentimientos internos. El o ella temen detener la sobrecompensación por miedo a ser abrumado por los sentimientos asociados al abuso sexual.

No es necesario ni deseable para los sobrevivientes renunciar a las áreas altamente exitosas de sus vidas. El sobreviviente necesitará bajar el ritmo un poco y será suficiente para que no surjan los recuerdos y sentimientos. No familiarizado ni con las altas ni con las bajas emocionales propias del surgimiento de los sentimientos. En realidad necesita alternar lentamente entre la sobrecompensación y permitir que los sentimiento surjan. Con el tiempo, el sobreviviente logrará un balance entre la actividad y los sentimientos que implica la recuperación del abuso sexual. Una pareja que le apoye dará pie a la conducta del sobreviviente para alentarlo a enfrentar los sentimientos sin abarcar mucho demasiado rápido.

Los y las sobrevivientes a menudo se sienten sucios como una consecuencia del abuso sexual y llegan a obsesionarse con el orden y la limpieza de su entorno. Pueden compulsivamente enderezar toda la casa o tal vez sólo una habitación como la cocina o la recámara. La compulsión de lavar puede implicar baños frecuentes así como lavarse continuamente las manos o sentir excesiva preocupación con el lavado de la ropa. La limpieza externa puede ayudar al sobreviviente a sentirse mejor, pero finalmente, éste es un intento inútil de emplear una solución externa para un problema interno.

Para el o la sobreviviente, recuperarse significa encontrar una manera de lidiar con la vergüenza interna y los sentimientos de sentirse sucio o dañado. Las parejas comprensivas pueden aceptar la compulsión por la limpieza del sobreviviente sin ridiculizarlo o quejarse. Ya que los sobrevivientes con una compulsión por la limpieza fácilmente se sienten ofendidos por los olores, las parejas podrían hacer esfuerzos razonables para evitar ser ofensivos. Si la compulsión por el orden por parte del sobreviviente es muy invasiva en los espacios de vida de la pareja, tal vez ambos pueden negociar una parte designada en el hogar donde se puede permitir el desorden. Conforme el sobreviviente se recupera, la compulsión por la limpieza puede ser confinada áreas cada vez más pequeñas, quizás sólo a un guardarropa o un solo cajón.

Estas recomendaciones o pistas pueden ser aplicadas según la severidad con que ocurrió el abuso sexual, pero lo más importante es que él o ella inicie un proceso de sanación. Hay unas organizaciones que puede apoyar a las mujeres que deseen iniciar un proceso de recuperación. aguas Bravas Nicaragua, solicite información a través de este correo electrónico:

aguasbravas_nicaragua@yahoo.com  yotecreo@gmail.com


Publicar un comentario