miércoles, 6 de abril de 2011

ASPECTOS DE SANAR DISPOSICIÓN

La decisión de sanar es una elección momento a momento. Das un primer paso adelante, te comprometes con una acción particular y entonces das un segundo paso. Diciendo Sí en el momento, a la tarea inmediata en cuestión, gradualmente construyes tu compromiso de sanar: “Sí, Iré a terapia hoy”, “Esta mañana llamaré a un amigo”.

Si te ves a ti misma(o) en el centro de tu propio proceso de recuperación, capaz de hacer decisiones y elecciones acerca de lo que te sucede, es más fácil hacer el compromiso de sanar. Saber que estás en control, que no serás obligado(a) a hacer nada que no desees, es crucial que te sientas seguro(a). Cuando estás seguro(a) que tu “NO” será respetado, ganas la libertad de decir “Sí”. Disposición es ese Sí.

JoAnn Loulan, una connotada terapista sexual y autora, introdujo el concepto de disposición cuando creó un nuevo modelo para la respuesta sexual femenina*. Loulan exploró el mito de que tienes que estar físicamente preparada para tener sexo. Ella dijo que puedes elegir tener sexo por muchas razones: debido a que quieres sentirte cerca de tu pareja, debido a que quieres trabajar aspectos de tu sexualidad, porque piensas que disfrutarás una vez que empieces la actividad sexual –simplemente tienes que tener ganas de empezar.

Nosotros [las autoras] escribimos acerca del concepto de disposición en El Coraje de Sanar porque parece muy importante para los sobrevivientes que luchan con aspectos sexuales. Más recientemente me [Laura Davis] he dado cuenta que puede ayudar a los sobrevivientes en otras áreas también. Esto es cierto tanto para hombres como para mujeres.

La disposición es la clave para hacer elecciones informadas mientras sanas. Si estás en las etapas tempranas del proceso de recuperación, puedes estar inundado(a) de recuerdos y sentimientos que disminuyes el ritmo en el proceso de recuperación. Pero cuando la etapa de emergencia termina y tú emerges del periodo inicial de crisis, serás capaz de tomar descansos. Serás capaz de pensar en otras cosas. Empezarás a hacer elecciones en relación con tu recuperación.

Finalmente, serás capaz de decirte a ti misma(o): “¿Estoy dispuesta(o) a dar un paso adelante y confiar en esta persona? ¿Estoy dispuesta(o) ha ser confrontada(o) y culpada(o) si confronto a mi familia? ¿Estoy dispuesta a hacer un ejercicio más en este libro de trabajo? ¿Estoy dispuesta(o) a programar una actividad diaria sólo por diversión, por placer, solo para mí? ¿Estoy dispuesta(o) a tomar este riesgo esta ocasión? ¿Estoy dispuesta(o) a sanar?”

El concepto de disposición va en contra del abuso. De hecho es lo opuesto a abuso. Cuando fuiste abusada(o), tú eras impotente para hacer una elección real de cualquier clase. Ahora tú puedes hacer elecciones. Revivir sentimientos dolorosos y tomar riesgos aterradores son parte del proceso de sanar. Pero la disposición te permite preguntarte a ti misma(o), “¿Es éste el momento adecuado? ¿Estoy dispuesta(o) a pasar por esto ahora? ¿Quiero abrir este recuerdo y ver qué hay ahí, o quiero cerrarlo? ¿Quiero retroceder hacia mis viejos patrones de comportamiento, o estoy dispuesta(o) a intentar algo nuevo?”

Disposición no es una cosa estática. Es una decisión hecha en el momento, checando dentro de ti misma(o) y poniendo atención a lo que realmente sientes. Una y otra vez, muchas veces cada día, tú te puedes preguntar a ti misma(o), “¿Estoy dispuesta(o) a…?” Algunas veces la respuesta será Sí. Otras veces será No.

Un día tú puedes estar dispuesta(o) a ser vulnerable, aun cuando te aterre la idea, y al siguiente día no estarás dispuesta(o). Eso está bien. Tú marcarás tu propio ritmo, para confiar en tu juicio interno. Llegas a decir Sí y llegas a decir No. (Para más acerca de establecer límites y hacer elecciones, ve a la sección Los Cinco Bloques de la Seguridad: “Creando las Reglas del Juego” [si requieres alguno de los ejercicios anteriores envíame un mensaje] y más adelante publicaremos la sección “Aprendiendo a decir No”).

Toma unos minutos para pensar acerca de lo que acabas de leer. Enseguida completa las siguientes oraciones:

Yo pienso que disposición es…

Estoy dispuesta(o) a…

No estoy dispuesta(o) a…

Cosas para Pensar:

• ¿Puedo concebirme haciendo elecciones acerca de la manera como estoy sanando? ¿Pienso que está bien hacer eso? ¿Por qué sí o por qué no?

• ¿Soy capaz de hacer elecciones con respecto a my recuperación en este momento? Si no, ¿Creo que podrá hacerlo alguna vez?

• ¿Puedo aceptar mis elecciones cuando no estoy dispuesta(o) tanto como cuando no estoy? ¿Por qué sí o por qué no?


*JoAnn Loulan, Lesbian Sex (Sexo Lésbico). San Francisco: Spinster’s / Aunt Lute, 1984

Espera los siguientes ejercicios Acerca del Coraje

Tomado de EL CORAJE DE SANAR libro de ejercicios de Laura Davis
Publicar un comentario