martes, 31 de mayo de 2011

Una nueva forma de violencia de género: el SAP

La justicia en temas de familia, tanto en lo referido a los procesos de separación y divorcio y a la tutela sobre los hijos menores, ha empezado a dar como válido en España la alegación del llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP) consistente según explica en términos coloquiales la psicóloga Sonia Vaccaro en “la influencia malintencionada de uno de los progenitores sobre el menor para que tenga una mala relación con el otro y en consecuencia lo rechace y no quiera estar con él”.

Lo que ocurre, en opinión de esta psicóloga, es que ni la psicología, ni la psiquiatría reconocen la existencia de este síndrome “porque no cumple las características clínicas necesarias y porque su enunciación fue el resultado de un delirio del estadounidense Richard Gardner que ideó el SAP para defender a un varón acusado de incesto”. En realidad Vaccaro asegura que “es un nuevo elemento procedente de la cultura patriarcal que tiene como misión perjudicar a la mujer y ejercer violencia sobre ella”.

Sin embargo y a pesar de la rotundidad con lo que lo anuncia, distintos jueces lo tienen en cuenta y fundamentan sus decisiones judiciales basándose en el llamado SAP. También el defensor del Menor de la Comunidad de Madrid en el año 2002 ha subvencionado, según Vaccaro, un libro escrito por un profesional andaluza de la psicología en el que se justifica la existencia de este síndrome. Lo más grave de todo el proceso es que “su reconocimiento legitima las relaciones entre adulto y menor y recoge la idea de Gardner de que el menor puede llegar a provocar situaciones sexuales”.

La psicóloga lleva más allá las consecuencias “porque muchos tribunales del mundo desarrollado al detectar el SAP borran lo antecedentes previos de violencia de género que se pueden dar en la pareja e introduce la coacción judicial al obligar al menor a irse con el padre”. Tal como recoge Vaccaro en su libro Síndrome de Alienación Parental “esto se ha hecho y se hace en España. Hemos encontrado a mujeres con multas de 70.000 euros, mujeres que han ingresado en prisión y criaturas en poder de su violador o maltratador”.

Las primeras victimas del SAP en España se han organizado y, en concreto, dos menores en su día y hoy adultos, han hecho una petición al Parlamento Europeo y el pasado 24 de mayo han recibido respuesta instando a la Comisión Europea a tomar medidas y a estudiar el asunto.
En los últimos años los profesionales que denuncian y se sitúan enfrente de este mal llamado síndrome alertan de una “metamorfosis del SAP” para pasar a llamarse “obstaculización del vínculo o interferencia parental”. Y es con estas nuevas denominaciones como se recoge en las numerosas sentencias pronunciadas por los tribunales. Vaccaro asegura que “en el 77% de las causas civiles por la custodia de los hijos hay referencias al SAP y en el 23% de las penales”. No obstante, a su juicio lo más grave es que “se trata de una nueva forma de violencia de género aunque este invisibilizada”.


Los profesionales denuncian que detrás de estos movimientos y de “la teorías de la amenaza” está un sustrato patriarcal evidente y la reivindicación de los conservadores de una prevalencia del hombre sobre la mujer. Para contrarrestar esta ofensiva, las asociaciones de mujeres invitan al asociacionismo y a la denuncia, para evitar lo que ya sucede en Italia, donde el SAP está incorporado a la ley de familia.

Publicar un comentario