martes, 16 de agosto de 2011

CASO COLOMBIA.


El año pasado, 13.700 menores de edad, entre niños y adolescentes, fueron víctimas de algún acto de agresión física o sicológica. Y aunque fueron 300 casos menos que en el 2009, en Colombia, la situación de abuso infantil es de emergencia.


Así lo demuestran estudios realizados por diferentes organizaciones que indican que los niveles de violencia contra menores en el país son aún muy superiores al de otras naciones del continente.


"Mientras en países como Estados Unidos la tasa varía entre el 1 y el 2 por ciento, aquí es del 36", señaló con preocupación la siquiatra Isabel Cuadros, directora de la Asociación Afecto, entidad defensora de los pequeños.


Para la especialista, son cuatro las situaciones que contribuyen a que se cometan los casos de abuso y maltrato en contra de los menores: cuando se presentan crisis al interior del núcleo familiar, debido al desplazamiento forzoso y la falta de acceso a la oferta institucional.


Así mismo, la repetición de un modelo violento de conducta que se transmite de generación en generación también es un factor determinante para que se de esta problemática.


De ahí que surjan cifras alarmantes como las reveladas por el Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, que sugieren que de las 35.204 denuncias de maltrato infantil reportadas en 2010, en el país, 7.637 corresponden a casos de abuso sexual.


"Los niños no son realmente valorados y algunos adultos siguen creyendo que llegan al mundo por accidente, eso empeora la situación", afirmó Cuartas.


Consideró, además, que es fundamental brindar una atención más especializada y humana a las víctimas, que en el 80 por ciento de los casos son agredidas por familiares o personas allegadas. Una estadística compartida en la mayor parte del mundo.


Situación en Antioquia
El Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, Sivigila, informó que de los 2.382 casos de violencia física que fueron reportados en Antioquia durante 2010, 667 correspondían a abuso sexual y 605 a violencia sicológica.


El personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, calificó las cifras como preocupantes.


"Estos números reflejan solo un 10 por ciento de los casos que se presentan en la ciudad, ya que en más del 80 por ciento las personas se abstienen de denunciar", subrayó el funcionario.


La problemática, sostuvo Herrán Vargas, se ve acrecentada en la ciudad debido a la dependencia económica, especialmente, de las familias más pobres, al desplazamiento forzado intraurbano y a la violencia intrafamiliar.


Y es que solo entre el primero de enero y el 30 de junio de este año, han sido interpuestas en las comisarías de Familia de Medellín, 2.753 denuncias por violencia intrafamiliar.


Mientras este flagelo continua, entidades locales como la Fundación de Atención a la Niñez (FAN), siguen trabajando para brindar una atención integral a los pequeños que han sido abusados o maltratados.


"Brindamos acompañamiento al niño, a la familia y, si es del caso, hacemos la denuncia y ofrecemos terapia", precisó Luz Amalia Botero, directora de FAN.


Más de 7.000 niños hacen parte de esta institución que busca visibilizar las violencias en la primera infancia para evitar que se sigan presentando.

1. En Colombia, según los estudios, cada 14 minutos es abusado un niño. Solamente entre el 5 y el 10 por ciento de estos casos son denunciados.


2. El 80 por ciento de las situaciones de abuso son cometidas por familiares o conocidos del menor. La mayoría se presentan en los estratos 1 y 2.


3. En 2009 en Antioquia la cifra de embarazos en menores de edad fue de 1.200 mientras en otras ciudades como Bogotá fue cercano a los 450.
Publicar un comentario