miércoles, 5 de octubre de 2011

Preocupa abuso sexual infantil por internet en América Latina

“Latinoamérica corre el riesgo de convertirse en el paraíso cibernético para los pedófilos del mundo”.
Así describió Thiago Tavares, presidente de la organización no gubernamental SaferNet Brasil y profesor de leyes de la Universidad Católica de Salvador, la amenaza que ejercen los depredadores sexuales que circulan por internet en la región.
La mafia de sitios web dedicados a la explotación sexual de menores ha identificado a Latinoamérica como un lugar ideal para sus actividades debido a que las agencias del orden no monitorean tan exhaustivamente a estos sitios web, lo que si se hace en Europa y Estados Unidos, según se explicó en el Foro de Gobernanza de Internet (IGF, por sus siglas en inglés) auspiciado por las Naciones Unidas y celebrado en Rio de Janeiro en agosto pasado.
Esto ha llevado a que más sitios web de pornografía infantil estén apareciendo en América Latina, dijo Tavares.
“Muchos de esos sitios estaban hospedados en la República Checa, pero con la [presión de las autoridades] comenzaron a emigrar a países como Panamá, en donde ya se registran 100 dominios nuevos que se dedican a la pornografía [infantil]”, dijo Tavares. “Esto requiere de acciones inmediatas frente a las lagunas legislativas [al respecto en] muchos de los países de nuestra región”.
A medida que los gobiernos están creando los protocolos para lidiar con este problema, las autoridades están apoyándose en modelos creados por otros países para cerrar estos sitios web. España, por ejemplo, creó un cuerpo especial de agentes encubiertos que se dedican exclusivamente a luchar contra la pornografía infantil y abusadores sexuales.
El cuerpo, que comenzó a funcionar en marzo pasado, es similar a otros estamentos en Francia, Estados Unidos, Polonia o Alemania.
Sin embargo, los expertos señalan que la clave del éxito de estos programas radica en leyes estrictas que castigan a potenciales violadores y sus intenciones, según Humberto de la Calle, ex vicepresidente de Colombia.
“El modelo europeo [de combate contra la pornografía infantil y la pedofilia] está lejos, pues el problema de los violadores y su castigo radica en que las leyes [no son lo suficientemente estrictas]”, dijo. “En el derecho colombiano, por ejemplo, se castiga solo el hecho y la ejecución, no la intención y así pasa en muchas otras legislaciones de nuestro continente, lo cual hace muy difícil enjuiciar a potenciales predadores sexuales”.
La Concejal de Bogotá, Gilma Jiménez, coincide con De la Calle.
“Cualquier tipo de abuso que comprometa la seguridad de un niño debe ser castigado con la mayor severidad posible”, dijo Jiménez el pasado 23 de septiembre, Día Internacional contra la Trata con Fines Sexuales. “Las leyes de nuestros países son laxas en este tema y no he visto hasta ahora un culpable que haya sido sentenciado a una pena ejemplar”.
Lucrecia Caro, psicóloga especialista en violencia sexual radicada en México, enfatiza que “se necesitan leyes que castiguen la intención de violación y el acecho en Internet a los niños y niñas”.

Países como Costa Rica ya han dado el primer paso para cambiar la legislación en cuanto a esta problemática. El pasado 6 de junio, la Presidenta Laura Chinchilla presentó un proyecto de ley que estipula modificaciones en los delitos de pornografía infantil y sus penalidades.
El proyecto, el cual aún se encuentra en proceso de aprobación, fue presentado en respuesta al reporte de Interpol donde se indica a América Latina como la región donde las penas por delitos cometidos a través de Internet son las más bajas y su recurrencia la más alta.
“[En Latinoamérica] no existe una red de cooperación, no hay integración de políticas de los diferentes países, no existe una gran movilización social [sobre este tema]”, dice Tavares. “Son pocas las organizaciones no gubernamentales que combaten la pedofilia cibernética, y ningún país latinoamericano ha establecido un plan de acción destinado a combatir específicamente delitos en Internet como pedofilia y racismo”.  

El Presidente de la Fuerza Virtual Global (VGT por sus siglas en inglés), Neil Gaughan, organización que construye alianzas entre los sectores público y privado contra los pedófilos, dijo que la cooperación es necesaria para proteger a los niños contra el abuso infantil en Internet.
“Parte de la respuesta para combatir explotación infantil en internet está directamente relacionada forjando cooperación internacional, especialmente con los sectores privados y las organizaciones no gubernamentales”, dijo Gaughan.

Caro señaló que los padres deben estar consientes sobre la actividad que puedan tener sus hijos en chat rooms o quienes estén contactándolos por Facebook.
“Las redes sociales son un arma de doble filo para los padres de familia”, Caro. “Los niños y niñas carecen de un sentido lógico para entender muchas veces que detrás de una pantalla puede haber un depredador sexual y no otro niño hablando inocentemente”.

En un experimento en realizado en un Colegio Público de Bogotá, Infosurhoy.com preguntó a alumnos de los grados séptimo a once: ¿Quiénes han recibido alguna vez una propuesta sexual por Internet con un desconocido? Niños entre 12 y 17 años, pertenecientes a doce cursos, contestaron la interrogante.

Al menos 8 a 10 alumnos levantaron las manos en cada clase.

“Muchos alumnos aprovechan de manera positiva a las redes sociales y la internet”, dice María Teresa Urrea, docente en el colegio donde se hizo la encuesta. “Sin embargo, otros son víctimas de la curiosidad y eso es algo natural, pero la clave radica en que los mismos alumnos entiendan que es lo bueno y malo, y cuando están exponiéndose a ser potenciales víctimas de abuso sexual. La familia y nuestra influencia como docentes es parte de la solución, pero los estados deben comenzar a aplicar la ley en esta problemática”.
Publicar un comentario