jueves, 26 de enero de 2012

LOS NIÑOS, LOS GRANDES OLVIDADOS DE LA JUSTICIA.


Hace unos meses se público una nueva estadística, entre el 15 y el 20% de los niños en España menores de 16 años, sufren abusos en el ámbito familiar, y por ser ese el ámbito del delito se convierte en un tema tabú. La publicación de estos datos durante el mes de agosto, parece ser que también obedece a esa oscuridad que rodean estos hechos. Los abusos sexuales dentro de la familia es algo que la sociedad no quiere ver, son niños que un padre, un tío, un primo o un abuelo les mata la inocencia quedando paralizados por el miedo, por ello es difícil que exista una denuncia, que sean creídos y que además puedan enfrentarse a un juicio con pruebas, que permitan una condena.

El abusador hace ver que la víctima es su tesoro y que es un secreto que tiene que llevar. No se habla, no se dice, no se comenta. En la mayoría de los casos, la víctima se anima a contarlo cuando llega a los 35 o 40 años, fechas que para entonces, dichos delitos se encuentran en la mayoría de los casos prescritos, y sino, con tal carencia de pruebas que dificultan una condena al abusador. A veces cuando el niño se atreve a contárselo a su madre, ésta lo suele negar, ya porque ella misma sea víctima de malos tratos o porque supone una intervención, la judicial, que destruye a la familia y crea un estigma social.

El año 2010, ultima estadística con la que se cuenta, se pusieron 3.500 denuncias por presuntos abusos a menores, pero se entiende que éstas no suponen ni el 10% de los casos que se producen. La falta de pruebas hace que muchas de estas denuncias se archiven, al cometerse los hechos dentro de la intimidad del entorno familiar; de puertas para dentro.

En este país, estamos mucho mas concienciados con los problemas de la violencia de genero aunque quede mucho por hacer, sin embargo no existe esa conciencia en la violencia sobre los niños. Al año sabemos que entre 60 u 80 mujeres mueren en manos de sus parejas, por esa violencia de género, sin embargo no se dice, no se publica, no es objeto de información ni de tratamiento legal especial la violencia contra los niños, cuando al menos uno de ellos muere al mes fruto de esos abusos, fruto de la violencia contra los más débiles, los grandes olvidados de la Justicia.

La infancia es el mayor tesoro de un adulto. Momento en el que nos hacemos personas, el génesis de nuestro desarrollo como personas. Una infancia alimentada por la violencia, no puede ocasionar mas que trastornos en la personalidad del adulto, porque le robaron uno de los elementos esenciales de la persona: LA INOCENCIA.

¿La propia familia puede ser el mayor enemigo del niño?

Dejo esta pregunta sin respuesta, todos hemos sido niños, e incluso algunos a veces nos gustaría volver a ese estado de inocencia y de paz, donde todo es mucho mas fácil. Para algunos, o muy difícil para otros.

http://manuylavida.blogspot.com/2012/01/los-ninos-los-grandes-olvidados-de-la_20.html 
Publicar un comentario