lunes, 9 de abril de 2012

Nuevo tratamiento por abuso reduce estrés post traumático


/i/2012/04/375387.jpeg
En 2010 se denunciaron 3.3 millones de denuncias de maltrato infantil a las agencias de servicios de protección de menores en todo el país, mientras que en la ciudad de Nueva York, se registraron más de 60 mil.


Un programa piloto aplicado en Estados Unidos a niños abusados sexual y físicamente les ayudó a reducir el estrés post traumático, por lo que expertos aseguraron que este plan ayudará a disminuir en un futuro los problemas de salud pública.

Los resultados del proyecto fueron dados a conocer en Nueva York, en el marco de la conferencia “Esperanza y cura de las víctimas de abuso infantil”, organizada por Safe Horizon y el Centro para Traumas y Violencia Infantil de Yale, que trabajaron en esta iniciativa de manera conjunta.
La Intervención de Estrés Traumático para Niños y Familias (CFTSI, en inglés) es una técnica que aplica a niños de entre siete y 18 años que han sufrido una experiencia traumática o han revelado los abusos recientemente.
El tratamiento consiste en cuatro a seis sesiones para fortalecer los lazos familiares y hasta la fecha, cerca de 500 niños han participado en el programa CFTSI en Centros de Defensa Infantil de Safe Horizon.
El tratamiento ha proporcionado las herramientas necesarias para ayudar al menor a sentirse mejor y a disminuir la frecuencia de las reacciones al trauma.
Los datos de 124 niños que completaron el CFTSI en los Centros de Defensa Infantil de Safe Horizon entre abril de 2010 y marzo de 2011 indican que se produjo un descenso del 54 por ciento en los síntomas de trauma de los menores al final de la intervención.
El programa se ha aplicado desde 2008 en los Centros de Defensa Infantil de Safe Horizon en la ciudad de Nueva York (CAC), donde cerca del 50 por ciento de los menores y las familias que reciben servicios son hispanos.
Tras la muerte en 2006 de la niña hispana Nixzmary Brown, de siete años, como consecuencia de abuso doméstico, Safe Horizon buscó implementar una iniciativa que combatiera este tipo de violencia.
“La intervención ayuda a las víctimas y a sus familias a comunicarse mejor, lo que contribuye a aliviar el trauma en ambos”, señaló la directora ejecutiva de Safe Horizon, Ariel Zwang.
Explicó que Safe Horizon y el Centro de Estudios de Menores de Yale han trabajado conjuntamente para que este tratamiento cumpla con las necesidades individuales de las familias que acuden a los Centros de Defensa Infantil.
De acuerdo con estimaciones de estas organizaciones, en 2010 se denunciaron 3.3 millones de denuncias de maltrato infantil a las agencias de servicios de protección de menores en todo el país, mientras que en la ciudad de Nueva York, se registraron más de 60 mil.
Los niños que padecen abusos y negligencia tienen un 59 por ciento más de posibilidades de ser arrestados siendo menores, un 28 por ciento más de posibilidades de ser arrestados siendo adultos y un 30 por ciento más de posibilidades de cometer un crimen violento.
Además el maltrato adolescente aumenta las probabilidades de arrestos, delitos generales y violentos y uso de drogas ilegales en la edad adulta.
Cerca del 30 por ciento de los menores que han sufrido abuso y negligencia maltratarán a sus propios hijos.
Los Centros de Defensa Infantil de Safe Horizon están diseñados para investigar y responder a las denuncias más serias, que conllevan abusos sexuales y/o graves abusos físicos.
“Cuando los niños están solos con sus reacciones al trauma y no tienen palabras para poder expresarlas, el comportamiento sintomático es su única forma de expresión”, explicó el doctor Steven Marans.
“Los niños necesitan que sus cuidadores -el mayor apoyo en sus vidas- reconozcan y comprendan sus síntomas”, añadió Marans, profesor de psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale y director del Centro para Traumas y Violencia Infantil de Yale.
Safe Horizon es la mayor agencia de servicios a víctimas de violencia del país, con más de 50 programas que cada año ayudan a 250 mil personas entre niños y adultos afectados por el crimen y el abuso en la ciudad de Nueva York.

Publicar un comentario