viernes, 10 de agosto de 2012

Abuso Sexual Infantil

Existen estrategias preventivas para evitar los abusos sexuales, las que pueden ser extrapoladas hasta nuestros propios hogares, siendo nosotros los encargados de supervisarlas, en el rol de padres, hermanos, profesores entre otros.
Como primera recomendación para evitar los abusos sexuales infantiles, los padres deben tener como norma básica, conocer siempre el lugar donde se encuentran, siendo frecuente los cambios de planes de los niños, quienes deben estar acostumbrados a comunicar esta situación de inmediato. Se debe intentar además estar familiarizados con los amigos y actividades que realizan los niños, debiendo tener los teléfonos de los padres de los amigos y de ser posible conocerlos personalmente. Ellos también por su parte, deben saber siempre donde localizarnos y si poseen teléfono deben llevarlo.
Se debe tener especial cuidado con las personas que quedan al cuidado de los niños (as) independiente de su edad o grado de parentesco, siendo importante observar el estado de ánimo de sus hijos cuando estas personas se van, o la posible agitación e inquietud cuando saben que van a llegar, eso entregaría algún indicio de una posible agresión sexual. En este mismo contexto, se debe estar alerta cuando un adulto dedique demasiado tiempo a su hijo y le haga regalos caros o sin una razón aparente.
Los niños deben aprender a confiar en sus propios sentimientos, decir “no” cuando ellos crean que algo no esta bien, también deben internalizar que nadie debe tocarlos en la manera que ellos se sientan incómodos.
Por otra parte, debemos entender que la tecnología avanza a pasos agigantados, así también los delitos experimentan evolución, por lo que también se deben hacer algunas recomendaciones en el uso de internet:
En este sentido como Policía de Investigaciones, periódicamente realizamos presentaciones en colegios sobre el uso correcto del internet “Navega Seguro” donde enseñamos y entregamos herramientas a los padres, profesores y alumnos (as), sobre “qué” están haciendo nuestros hijos en el computador, ubicar el equipo con conexión a Internet en un lugar visible donde transite el máximo de personas, también deben estar establecidos los tiempos de uso. Para ayudarnos la tecnología nos aporta programas protectores que dan límites de acceso a áreas específicas.
Por último se debe instar a los hijos (as) a que cuenten sobre información extraña o amenazadora que le sea enviada o encuentre en internet. Si a usted le parece delictiva o especialmente peligrosa, de cuenta a la policía o fiscalía.
La mayoría de los niños y niñas que sufren algún tipo de abuso sexual terminan manifestándolo de alguna manera, normalmente de forma velada. Los cambios bruscos en su conducta, o difíciles de justificar, pueden revelarse como señales importantes a tener en cuenta, por lo que es fundamental crear un clima de comunicación y confianza en la familia, con estas recomendaciones podemos mantener a nuestros hijos alejados de los peligros y de los trastornos que acarrean las agresiones sexuales.


Publicar un comentario