lunes, 24 de diciembre de 2012

IRA


La respuesta más lógica y apropiada para el abuso es la ira. El abuso sexual es totalmente inaceptable y es un crimen atroz. Merece toda tu rabia. Tú fuiste la víctima de una atrocidad. Tienes el derecho de estar enojada y permanecer enojada tanto tiempo como tú quieras.
Este concepto de ira es una fuerza positiva, sanadora que contradice la mayoría de las creencias sociales. Muchos de nosotros (particularmente las mujeres) hemos sido enseñados que la ira es innecesaria y contraproducente. Hemos urgidos por los miembros de la familia a darle prisa y a dejar atrás nuestra rabia de modo que podamos llegar la parte del perdón. Muchas formas de religión y espiritualidad nos dicen que pongamos la otra mejilla. Incluso terapeutas bien intencionados (pero mal informados) se han asustado ante nuestro enojo y nos han urgido a contenerlo.

En El Coraje de Sanar llamamos a la ira “la columna vertebral de la recuperación”, porque puede ayudar a seguir durante las altas y bajas del proceso de sanar. La ira te motiva a decir: “Voy a sanar, sin importar nada. No me voy a rendir. No voy a dejar al abusador ganar.” La rabia es el antídoto más efectivo para la desesperanza y la depresión. Te puede inspirar a hacer cambios profundos y duraderos en tu vida.

Para ser efectiva, la rabia debe ser dirigida claramente hacia el abusador y hacia las personas que fallaron en protegerte. A pesar de todo esto es muy difícil para los sobrevivientes, quienes frecuentemente dirigen su ira hacia ellos mismos, pierden el control y arremeten contra otros, o no tienen ninguna consciencia de su coraje. Cuando la rabia se dirige hacia adentro, el resultado es depresión, enfermedad, adicciones, conductas autodestructivas y odio a sí misma(o). Cuando se dirige erróneamente hacia otras personas, la ira se torna una fuerza destructiva, una que crea barreras para la intimidad y conduce a más abuso. Cuando no estás consciente de la ira, no puedes empezar a enfocarla o usarla como herramienta para sanar. Para trabajar por ti, la rabia debe ser dirigida claramente y directamente hacia su fuente –la gente que te hirió y te abusó.

Los ejercicios en este capítulo te ayudarán a evaluar tu experiencia actual con la rabia. Un par de ejercicios escritos te ayudarán a estar en contacto con tu ira y te darán la oportunidad de expresarla. Se te solicitará que consideres las formas cómo la ira te puede motivar a la acción. Y finalmente, aprenderás acerca del papel del perdón en el proceso de sanar.

INVENTARIO DE LA IRA

Mientras éramos todavía niños(as), muchos de nosotros hicimos elecciones acerca de la forma cómo nosotros nos íbamos o no nos íbamos a relacionar con nuestros sentimientos. Estas decisiones tempranas podría estar todavía dando forma a nuestra vida emocional hoy. Responde las siguientes preguntas acerca de tus experiencias en la infancia con la ira:i
Cuando mi madre se enojaba, ella
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Cuando mi padre se enojaba, él
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Cuando ________________ (escribe el nombre de otro miembro del hogar) se enojaba, él o ella
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Cuando yo me enojaba
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Como resultado de mi experiencia mientras estaba creciendo, hice la(s) siguiente(s) decisión(es) acerca de la ira:
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Responde las siguientes preguntas acerca de tu relación con la ira actualmente:
Cuando alguien se enoja conmigo, yo
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Cuando me enojo con alguien, yo
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Estoy enojada conmigo misma(o)
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Me he enojado contra mí misma(o) por
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Enojarme conmigo misma(o) me ha lastimado porque
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
He dirigido mi rabia erróneamente contra otros haciendo
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Esta rabia mal dirigida me ha lastimado porque
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Esta rabia mal dirigida a lastimado a otras personas porque
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Utilizó la ira efectivamente cuando yo
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Las maneras como la ira me ha empoderado:
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Me gusta utilizar mi ira para
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Cosas para reflexionar:
  • ¿Estoy consciente de la ira en mi vida? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Qué me gusta acerca la de forma como lidio con la ira? ¿Qué me gustaría cambiar?
  • ¿Puedo imaginar la ira como una fuerza positiva, sanadora en mi vida? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Bajo qué circunstancias la ira puede ser productiva?

MIEDO A LA IRA
El miedo a la ira es una de las principales cosas que detiene a los sobrevivientes de sentir su ira y dirigirla hacia el abusador. Tú puedes temer que la ira controlará tu vida, que nunca dejarás de estar enojada(o), que perderás el control y matarás a alguien, o que no dejarás de gritar una vez que empieces.
Si la ira es algo que te asusta, completa lo siguiente:
Si yo realmente estuviera en contacto con mi coraje, temo que podría:
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
No puedo enojarme porque:
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Lo importante que se debe recordar cuando miras estos miedos es que sentirte encolerizada(o) no es lo mismo que actuar con rabia. Tú puedes fantasear arrancarle a tu abusador miembro por miembro (una dulce fantasía de hecho), pero tú no tienes que realizar esa fantasía. La cólera es un sentimiento, y los sentimientos por sí solos no hieren a nadie. Es la ira que es reprimida la que conduce a la violencia, el libro Aprendiendo a vivir sin Violencia ofrece una aproximación paso a paso para terminar con la conducta violenta.ii
¿Cuál es la diferencia entre ira y violencia?
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
¿Puedo imaginar cólera no violenta? __ Sí __ No __ No lo sé
¿Cómo sería?
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
¿La violencia está justificada algunas veces? ¿Por qué sí o por qué no?
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


Cosas para reflexionar:
  • ¿Mis miedos acerca de la ira son realistas? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Qué evita que me enoje? ¿Qué evita que controle mi ira?
  • ¿Qué evita que dirija mi ira hacia el abusador?

CARTAS A UN ABUSADOR:

UN PAR DE EJERCICIOS ESCRITOS

Muchos sobrevivientes quieren estar enojados con sus abusadores, pero la ira parece no venir. En lugar de ira, te sientes dolido(a) y deprimido(a). Racionalizas la cólera a distancia (“Oh bien, él también fue abusado”. “Ella no se pudo ayudar a sí misma”), la suprimes, la diriges contra ti, o simplemente no la sientes para nada.
Puedes no sentirte enojado(a) porque no piensas que vale la pena enojarse por eso. Puedes minimizar tu dolor (“Oh bien, no fue tan malo. No fue gran cosa”) y piensas que no mereces sentir la rabia justificada que el abuso amerita.
En un taller, donde los participantes estaban pasando un rato difícil sintiendo el coraje, les pedí a todos que calcularan la cantidad de dinero que gastan en terapia, grupos de apoyo, y otras actividades sanadoras. Juntos, contamos la cifra total y atroz que provocó mucha rabia.
Si tú no puedes enojarte en tu favor, tal puedas enojarte por alguien más. Es el ejercicio escrito “Entendiendo que no fue tu culpa”, se te pidió que imaginaras a un niño o niña de la edad que tú tenías cuando fuiste abusado(a) la primera vez y que le escribieras a ese niño o niña explicándole por qué ella o él no era culpable del abuso. Este ejercicio te pide que vayas un paso adelante.
Piensa en ese niño o niña de nuevo. Escribe la carta que escribiste. Imagina que las cosas que te pasaron a ti le están ocurriendo a ese niño o niña. Ahora piensa en la persona que está abusando a ese niño o niña. Visualiza a esa persona en tu mente. Al saber lo que el abusador está haciendo y diciendo a ese niño o niña ¿cómo te sientes. ¿Qué te gustaría decirle al abusador? ¿Qué quieres hacer? ¿Qué clase de revancha te gustaría exactamente?
Vuelve a leer las instrucciones para la libre escritura. Programa un cronómetro o cuenta regresiva para 20 minutos y escribe una carta al abusador del niño o niña. Empieza con las palabras “Tú eres miserable, fango podrido”. Continúa a partir de ahí. Permite a tu rabia fluir.


Una vez que has sido capaz de enojarte con el abusador de otro niño o niña. Tal vez eres capaz de transferir algo de esa rabia a tu propio abusador. Permite que el impulso de tu ira te lleve.
Imagínate a ti misma(o) como niña(o). Piensa en lo que se te estaba haciendo a ti. Piensa en lo que fuiste obligada(o) a hacer. Considera las pérdidas en tu vida. Piensa en las oportunidades perdidas, los años desperdiciados, la batalla por sanar hoy en día. Luego elige una persona como blanco de tu ira, el abusador o alguien que no te protegió. Escribe una carta a esa persona. Empieza con las palabras, “Estoy enojada(o) contigo” o “Te odio”. Pon tu alarma para 20 minutos y no te contengas.


Si estás pensando en enviar tu carta de ira, trabaja los ejercicios de “Confrontaciones” primero.



Tomado de El Coraje de Sanar, Libro de Ejercicios por Laura Davis.
Espera los siguientes ejercicios.

i Si tú no creciste con un padre o una madre, sustituye el nombre de alguien que te cuidó cuando estabas creciendo.


ii Ver “Libros para sanar” en la página 455. A pesar de estar escrito para hombres, este libro será de utilidad para cualquiera que luche con detener su propia conducta violenta.

Publicar un comentario