jueves, 20 de junio de 2013

Uno, Dos, Tres por mí por todos mis compañeros.


1, 2, 3 por mí por todos mis compañeros.

1, 2, 3 por mí por todos mis compañeros que están escondidos en el ropero, tras la puerta, bajo la mesa, bajo la cama, tras un trabajo excesivo, bajo la influencia de sustancias prohibidas, tras la fachada de “el alma de la fiesta”, bajo una montaña de antidepresivos, dentro de una talla XXXL, bajo un pseudónimo, en un blog…


Ya somos un millón tocando base, un millón que gritamos “ya pueden salir”, “ya pueden alzar la voz”. Un millón de visitas al blog, un millón de miradas, un millón de voces que ya no callarán, un millón de voces que hablan por los millones que aún no pueden hablar. Un millón de voces que han decidido decir NUNCA MÁS GRITOS SIN VOZ.

Nos aislaron, nos unimos.
Nos callaron, gritamos.
Nos amenazaron, denunciamos.
Nos ultrajaron, nos ponemos de pie.
Nos lastimaron, sanamos.
Nos traicionaron, somos leales con nosotros mismos.
Nos abusaron, prevenimos.


Somos un millón que estamos haciendo frente a los perpetradores y a sus encubridores porque ya nos hartamos de guardar el secreto y porque ya nos hartamos de ver más inocencias fracturadas.

Hemos decidido acabar con este flagelo que destroza vidas que apenas comienzan, uniremos nuestras voces para hablar de abuso sexual infantil, para hablar de prevención, para pasar la voz, para observar la aplicación de las leyes y para exigir leyes que protejan a niños y niñas.


Tenemos noticias para los perpetradores, ya no somos vulnerables, ya crecimos. Ya no estamos solos, estamos unidos. Ya no guardamos silencio, escribimos blogs, tenemos páginas de Internet, tenemos grupos en redes sociales, nos reunimos en domicilios particulares, restaurantes y cafeterías para hablar de abuso sexual infantil y prevención.


1, 2, 3 por mí y por todos mis compañeros que juntos estamos luchando para que no haya más niñas y niños escondidos en un rincón llevando pesados secretos en sus corazones.

1,000,000 de voces están gritando abuso sexual, nunca más.   

Muchas gracias.

Cony Diaz.


Publicar un comentario