domingo, 9 de noviembre de 2014

Abuso sexual infantil y el dilema de la regulación desigual

Se estima a nivel mundial que del total de menores de edad que han sufrido abuso sexual, 75 por ciento son niñas.

Entre los actos más aberrantes que comete el ser humano resaltan los delitos sexuales contra niños y adolescentes, porque estos los afectarán en toda su vida de forma física, emocional y psicológica, limitando su desarrollo pleno como individuos.
Esta no es una preocupación menor, ya que en México, en promedio, de los delitos sexuales cometidos, casi la mitad son contra niños y adolescentes.
En el ámbito mundial se estima que 120 millones de niñas han sufrido abuso sexual, es decir, una de cada 10 niñas o jóvenes en todo el mundo ha sufrido algún tipo de acto sexual forzado, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), presentado a principios de septiembre de este año.
El informe titulado “Ocultos a plena luz” que incluye información de 190 países, recopiló información general de violencia contra los niños, que con frecuencia es considerada socialmente aceptable.
“No conocíamos hasta ahora la magnitud del problema”, indicó Geeta Rao Gupta, vicedirector ejecutivo de Unicef. “Demasiadas víctimas, perpetradores y espectadores lo ven como normal, y cuando la violencia pasa inadvertida y no es denunciada, alimentamos la creencia entre los niños de que es normal”, añadió.
El ‘diablo’ está dentro de la terminología
Laura Martínez Rodríguez, directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas, A. C. (Adivac) explica a Newsweek en Español que socialmente se ocupan diversos términos para dirigirse al abuso sexual o la violación en menores de edad; sin embargo, hay que tener mucho cuidado con ello, ya que no es lo mismo “pedofilia” que ‘violación’:
“Nosotros no estamos de acuerdo con el término ‘pedofilia’, el cual está en el diccionario mundial de enfermedades psiquiátricas DSM IV. Ahí se nombra como enfermedad mental, y cuando se nombra así entonces los abogados se apegan al diccionario y se le quita al acusado la carga de la culpa y el castigo es menor, por lo que, en lugar de que los sentencien por ser violador, lo sentencian por ser pedófilo y lo canalizan a un hospital psiquiátrico y en determinado tiempo sale libre, que es lo que pasó con Succar Kuri”.
- See more at: http://amqueretaro.com/2014/11/el-abuso-infantil-y-el-dilema-de-la-regulacion-desigual/.html#sthash.n4IUjwsj.dpuf
Publicar un comentario