lunes, 9 de febrero de 2015

¿Es el tratamiento psicológico la única solución para el ASI ?


Desde que me recibí de licenciado en psicología y empecé a trabajar de ello, vi en mi consultorio niños, adultos y adolescentes, cada uno con su singularidad, venían a ver a un psicólogo por diferentes motivos, cosas del trabajo, de la pareja, cuestiones no resueltas de la infancia, algunas personas que ya no están y no pudieron dejar atrás, etccon un poco mas de dolor, con un poco menos, siempre pude simpatizar con ellos y encontrar la forma de hacerles la vida un poco más sencilla y los días más felices.

Hasta que un día llego al consultorio una madre cuyo niño había sido abusado por el padre (el del niño) escuché a la madre, calmé su angustia, nos despedimos y quedamos en que iba a empezar a tratar al pequeño de 9 años, seguí atendiendo a otros pacientes ese día como siempre lo había hecho.
Tuvimos dos encuentros en el que al chico le resultaba difícil confiar, difícil hablar de lo que le había pasado, ni siquiera hablaba de lo que le estaba pasando en ese momento, hasta que en un tercer encuentro me rela con lujo de detalles lo que había sufrido y todo el odio que tenia hacia ese padre, que decía mataría si lo volvía a encontrar, lo cuento y lo puedo ver como si estuviera ocurriendo otra vez, puedo sentir esa lagrima incomoda que cayó sobre mi mejilla y que ni siquiera intente disimular, cuánto dolor, cuanta impotencia, cuanto no saber que hacer !
Evidentemente ese no fue un día mas, ese día entendí para que estudie psicología, (si, no dije porque, dije para quécomencé a profundizar sobre el tema, hacer cursos, compartir con otros colegas y a pesar de que este niño y otros a los que luego atendí mejoraban con el tratamiento, podían entablar relaciones con el entorno y sentirse mejores, siempre les veía en los ojos un brillito que era el mismo que tenían en la primera sesión. 

En aquel momento me  pregunte ¿Es el tratamiento psicológico la única solución? parecía que si, los niños mejoraban, las madres estaban más contentas, las maestras agradecían que sus alumnos se adaptaban al grupo, los colegas me felicitabanpero yo les seguía viendo ese brillito, ese triste brillito que parecía lo llevarían de por vida. Fue entonces que pensé, vivimos en una sociedad, donde vamos al médico cuando el apéndice se exploto, al abogado cuando ya nos hicieron juicio, al contador cuando nos inhabilitaron y al psicólogo cuando no podemos mas de dolor.

Que nos pasa con la prevención, porque nadie se ocupa de eso? es genial el vivir aquí y ahora, disfrutar cada momento y bla bla bla, el tema es que estos niños seguirán con ese brillito en los ojos,  porque nadie los previno, nadie les enseño a defenderse o a intentar al menos.
Ahí mismo comencé a escribir lo que me parecía más sencillo, más directo, mas fácil de concebir por un pequeño, un libro de cuentos, los cuentos sirven para que los chiquitos entiendan que les está pasando, entienden aun mundo nuevo para ellos, al que no conocen aun, puedan diferenciar lo que está bien de lo que está mal, algo tan sencillo para nosotros los adultos, tan complejo para ellos.

Así fue que nació Rosita y un Lobo Feroz, la historia de una caperucita moderna, que vive en cualquier ciudad cercana a nosotros, en este nuevo milenio, luego llegaron las imágenes de la genial ilustradora María i Punto, que llevo al lápiz, lo que mi imaginación plasmó y mis torpes manos nunca hubieran podido.

A partir de este libro, es que estoy actualmente trabajando en la prevención y detección del ASI en charlas y seminarios en distintos puntos, luego apareció la idea de llevar los mismos personajes a un juego de mesa para que sea aun más accesible y los adultos podamos darnos una idea de lo que piensan los niños sobre esto.
Atención ! prevenir no significa asustar y acá recurro al diccionario que aclara: La prevención, es la disposición que se hace de forma anticipada para minimizar un riesgo. El objetivo de prevenir es lograr que un perjuicio eventual no se concrete.
Vaya que perjuicio eventual! Una eventualidad que cambia la vida de las personas para siempre, de la que no hay vuelta atrás, una vez que sucedió.

Si, al leer esto seguramente pensaran en el brillito en los ojos de esos niños, está bien, piensen en ellos, pero no para sentir pena, sino para que ese brillo se convierta en una gran luz que pueda ayudar a que otros niños no pasen por esto, cada uno de nosotros puede ser parte de esa luz !Todos podemos prevenir el Abuso Sexual Infantil, no tengas miedo a estas palabras, si, miedo y mucho a la falta de dialogo, a la falta de contención, a la falta de prevención!

La prevención es la única solución !

Lic. Gabriel Stella



Colaborador de la Red Hispanoamericana contra el abuso sexual infantil 
Miembro de Asi nunca mas A.C 



Publicar un comentario