domingo, 12 de noviembre de 2017

Visibilizando el abuso



ASI, NUNCA MAS
VISIBILIZANDO EL SILENCIO



Definir el perfil de un pedófilo o pederasta es muy difícil. Los especialistas no han podido hacer un listado que los identifique rápidamente. Sin embargo, casi todos suelen ganarse la confianza, la simpatía y hasta la admiración, no sólo de sus víctimas sino del entorno en general. Saben ganarse el prestigio y el respeto de todos. Para que nunca sean sospechosos.

Cuando la víctima puede romper el silencio y denunciar al pepetrad@r, la mayor parte no es creíd@.

Si en una familia se habla de un depredad@r y se pregunta entre ellos quien cree que es el pederasta, casi el 100% no acertará quien es.

Y cuando por fin se devela su identidad,  de plano no se cree, se justifica al "pobrecit@" o se le echa la culpa a un tercero o chivo expiatorio.

Además, los depredador@s  suelen ser excelentes manipuladores para hacer que la víctima guarde silencio. Y si ya se le salió el control de entre las manos, suele cohesionar a la víctima y a sus acompañantes. Al extremo de la desacreditación o incluso las amenazas hasta de muerte. Hacen de todo para callarl@s.

Hay que estar muy atentos porque estos infames no van con cara de malos. Al contrario son unos dulces corderitos ante los ojos de todos.

Cuando la víctima tiene el apoyo o acompañamiento de un psicólogo, abogado, familiar o amigo, estos usan todas sus técnicas para infundir miedo, con el objetivo de hacerlos  callar a ell@s también.

Se debe tener mucho cuidado, pues fácilmente se cae en la red de mentiras que suelen tejer, dejando a las victimas totalmente a la deriva.

Rara vez en  el abuso sexual infantil al principio se ejerce la violencia. Al contrario, con mucho "cariño" suelen hacerle creer a la víctima que la quiere mucho, que es la preferid@...También suelen ser muy dadivosos.

Cuando va pasando el tiempo, se van quitando la piel de cordero y dejando ver al moustruo que hay en ell@s, usando la violencia extrema, como golpearlos drogarlos...  para someterlos, cuando l@s pequeñ@s ya se empiezan a resistir.

Sabemos de madres y abuelas muy "amorosas". De padres, abuelos y padrastros que "aman" tanto a l@s pequeñ@s... Y así la lista podría seguir con cualquier miembro cercano a l@s niñ@s. Muy rara vez, el abusador es un extraño.

Los especialistas han documentado que la mayor parte de l@s abusador@s fueron abusados y muy maltratados en su infancia. Pero esto no les da el derecho de abusar o desquitarse con inocentes. Ni los justifica ni los exonera.

L@s depredador@s se organizan de forma explícita o implícita para protegerse los unos a los otros. Hoy en día son muy usadas las redes sociales pues esconden  identidades y objetivos reales  para hacer gromming  y hacer callar a los que alzan su voz.

Igualmente funcionan las familias incestuosas, donde si alguien está a salvo son l@s pederast@s.


La técnica infalible y única a la que le tienen verdadero miedo es a la verdad  ¡Rompe el silencio! Tu mejor arma es la verdad. Denuncia como puedas: de forma legal, social o familiar.

Cuida, protege, respeta y bien ama a tus pequeñ@s.

Recuerda, parar el abuso sexual infantil es responsabilidad de nosotros los adultos.

¿POR UNA NIÑEZ PROTEGIDA, SANA Y FELIZ, te atreverías a compartir?

#19deNoviembreDíaNacionalcontraelAbusoSexualInfantil

#ASINUNCAMAS

#VISIBILIZANDOELSILENCIO
Publicar un comentario