lunes, 18 de diciembre de 2017

La Iglesia en Australia se compromete a garantizar justicia a víctimas de abuso sexual


Un un amplio informe publicado el viernes, la comisión especial de Australia que investigó la pederastia en el país encontró serias fallas en la protección de niños del abuso cometido al interior de la Iglesia Católica y otras importantes instituciones.
La comisión recomendó el 15 de diciembre que los sacerdotes deberían estar legalmente obligados a revelar los detalles del abuso sexual que fueron narrados bajo el secreto de confesión y que el celibato sacerdotal debería ser opcional.
El Vaticano respondió diciendo que el informe debe ser “estudiado en serio”, reiterando su compromiso de escuchar y acompañar a las víctimas de abuso sexual infantil en la búsqueda de curación y justicia.
Los funcionarios de la Iglesia en Australia se disculparon por el sufrimiento causado y se comprometieron a garantizar la justicia, al tiempo que señalaron la imposibilidad de violar el secreto de la confesión sacramental.
El informe fue el resultado de una investigación en la cual la comisión revisó miles de casos de abuso infantil en instituciones importantes. 
La denominada Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil se estableció en 2013 para investigar el manejo de acusaciones de abuso sexual infantil por parte de grupos religiosos, escuelas, organizaciones gubernamentales y asociaciones deportivas.
De las instituciones examinadas, la mayoría de las acusaciones se presentaron contra la Iglesia Católica, en la que se informaron más de 4.000 casos de abuso infantil, que representan el 61.8% de todos los casos denunciados por parte de entidades religiosas.
En un fragmento del informe previamente publicado, la comisión encontró que el 7% de los sacerdotes católicos en Australia que sirvieron entre 1950 y 2009 fueron acusados ??de delitos sexuales contra niños.
“Decenas de miles de niños han sido abusados ??sexualmente en muchas instituciones australianas. Nunca sabremos la verdadera cifra. No se trata de unas pocas 'manzanas podridas'. Las principales instituciones de la sociedad han fracasado seriamente”, dijo el informe.
El Arzobispo de Melbourne y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, Mons. Denis Hart, dijo que el informe revela un “pasado vergonzoso, en el que una cultura prevaleciente de secretismo y autoprotección provocó sufrimiento innecesario para muchas víctimas y sus familias”.
También reiteró su “incondicional disculpa por este sufrimiento y el compromiso de garantizar justicia para los afectados”.
La hermana Ruth Durick, presidenta de Catholic Religious Australia, agregó que las órdenes religiosas en toda Australia continuarán su reciente trabajo de reformar las órdenes para proteger mejor a los niños.
“Reconocemos con gratitud la valentía de todos los sobrevivientes que se presentaron ante la Comisión Real. Tomaremos muy en serio el informe de la Comisión Real y hemos encargado una evaluación inicial de sus conclusiones por parte del Consejo de Verdad, Justicia y Curación”, dijo Hna. Ruth. 
Como parte del informe, la comisión hizo numerosas recomendaciones, como cambios en el sistema de justicia penal de Australia y varias recomendaciones para la Iglesia Católica, “muchas de las cuales tendrán un impacto significativo en la forma en que la Iglesia Católica opera en Australia”, dijeron los obispos en su declaración.
Sin embargo, entre algunas de las recomendaciones polémicas están que los sacerdotes deben estar legalmente obligados a revelar los detalles de abuso sexual contados en el confesionario, y que deberán enfrentar cargos criminales si se niegan a hacerlo.
En una declaración en agosto, Mons. Hart enfatizó la importancia de mantener la confidencialidad de la confesión y al mismo tiempo garantizar que los niños estén protegidos.
“La confesión en la Iglesia Católica es un encuentro espiritual con Dios a través del sacerdote”, dijo Hart en una declaración del 14 de agosto.
La confesión “es una parte fundamental de la libertad de religión, y está reconocida en la Ley de Australia y en muchos otros países. Debe permanecer así aquí en Australia ... (pero) aparte de esto, todas las ofensas contra los niños deben ser informadas a las autoridades, y estamos absolutamente comprometidos a hacerlo”, agregó.
Además, el informe recomienda que la Iglesia Católica haga del celibato un requisito opcional del sacerdocio, en lugar de uno obligatorio, porque aunque el celibato no es una causa de abuso infantil, la comisión lo consideró un factor contribuyente cuando se combina con otros factores de riesgo, de acuerdo con la BBC.
El Arzobispo de Sydney, Mons. Anthony Fisher, le dijo a The Guardian que cambiar el requisito de celibato no es la solución a la crisis de abuso.
“Sabemos muy bien que las instituciones que tienen clérigos célibes e instituciones que no tienen clérigos célibes se enfrentan a estos problemas. Sabemos muy bien que esto sucede en familias que ciertamente no están practican el celibato”, dijo.
La Santa Sede también respondió al informe y dijo en un comunicado el viernes 15 de diciembre que "merece ser estudiado seriamente".
"La Santa Sede mantiene su compromiso de estar cerca de la Iglesia Católica en Australia mientras escuchan y acompañan a las víctimas y sobrevivientes en un esfuerzo por lograr la curación y la justicia", dijo la declaración del Vaticano.
Al final de la declaración de la conferencia de obispos australianos, los líderes de la Iglesia reiteraron su compromiso de reparar los abusos cometidos en el pasado y pidieron a los gobiernos estatales que los ayuden en esta tarea.
Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.
Publicar un comentario