martes, 23 de junio de 2009

ABUSO SEXUAL INFANTIL



La mayoría de los niños y niñas que están siendo victimas de ABUSO SEXUAL no se lo cuentan a nadie porque creen que los adultos no les vamos a creer y se avergüenzan por sentirse culpables de esta situación.

A veces no saben como contarlo, que palabras usar, a veces todavía no hablan. Generalmente esta dramática situación se vive en el cuerpo y los chicos muestran cambios en su comportamiento..Hace muchos años atendí a una nena de 1 año que pudo contarme con juegos y señalándome su propio cuerpo y el de una muñeca bebé la cruda y temible realidad de haber sido abusada por su abuelo. Recuerdo que luego de varios encuentros con ella fui hasta su casa, en la provincia de Buenos Aires y me llevó al cuartito de herramientas de su abuelo “tata”” para ella. Allí se despojó cruda y violentamente de su pañal y frotando sus partes más intimas dijo determinante” –tata, tata, tata, ashí-

En general cuando llega un niño a la consulta por sospecha de ser abusado, lo primero que uno desea es que esta sospecha no se confirme, La mayoría de las veces debemos confirmarla.

Los chicos nos muestran, a los gritos aunque estos sean silenciosos, si han sido abusados.


Abordar esta problemática genera angustia, no solo en la victima sino en su entorno familiar. Los padres se sienten responsables de no haberse dado cuenta a tiempo y se culpabilizan unos a otros. En niños grandes sucede a veces que la culpa recae sobre ellos.

Una intervención en el momento adecuado, la posibilidad que pueda contarlo una y mil veces, el trabajo necesario para desculpabilizarlo y desresponsabilizarlo promoverá en el niño ó niña un camino distinto al mundo de relaciones con el adulto y un nuevo encuentro con su cuerpo.

Muchas veces los que cuentan el abuso son adultos que se animan a relatarlo varios años después de haberlo padecido .El trabajo es el mismo, en ese adulto hay atrapado un niño abusado y buscará relaciones abusivas hasta no confrontarse con esa atroz realidad de su pasado que se actualiza.

Siempre digo el abuso infantil es “ un tiro en la cabeza de un niño” Como cirujanos del alma necesitamos abrir y limpiar hasta que no quede mas esquirla que la del recuerdo y que el mismo ayude a través del poder de la resiliencia a gestar nuevas potencias.

Sabemos recupérarlos pero tratamos de no llegar a esa instancia, preferimos prevenir el ABUSO.

Nuestro deber como papás, maestros, familiares es poner ATENCION sin por ello atemorizar a los chicos. Una mirada responsable y sostenida, un buen par de orejas abiertas y ojos que miren profundo ayudará a proteger a nuestros chicos.

El abuso sexual infantil puede manifestarse de diferentes maneras: desde una mirada lasciva e inapropiada de un familiar, la manipulación del cuerpo de niño, la perpetración de actos sexuales orales, la pedofilia hasta la violación.

Los síntomas ocasionados por el Abuso Sexual en los niños, son manifestados de diferentes formas pudiendo ser conductuales, físicas y/o emocionales.
Publicar un comentario