jueves, 17 de septiembre de 2009

COMO DETECTAR


Los niños tienden a ignorar las cosas que los hace sentir incómodos, en vez de reconocerlas como advertencias. Si su niño habla sobre el abuso, escuche atentamente y tome el asunto en serio.Cuando se le ignora, no le creen o castiga la petición de ayuda del niño, es posible que no se arriesgue a decirle otra vez. Como resultado, el niño puede ser una víctima de abuso durante meses o años. Explíquele a su niño que es aceptable hablar sobre los sentimientos incómodos.Si su niño le indica que ha sido abusado, tome los siguientes pasos:

Créale al niño/niña y permanezca calmado, de lo contrario la víctima creerá que está enojado con él.
Haga frente al problema.

Escuche las razones por las cuales su niño le dijo del abuso. Dígale a su niño que no es su culpa. Dele mucho amor, hágale sentir cómodo y tranquilo. Si usted está enojado, esté seguro que su niño sepa que no está enojado con él y que le va a ayudar. Dígale a su niño qué valiente es por haberle dicho y que entiende el temor que él o ella siente. Esto es especialmente importante si un amigo de la familia o un familiar lo abusó.
Hágase cargo de la situación.

Proteja a su niño contra más abuso. Haga todo lo que esté a su alcance para animarlo y darle seguridad son expresiones de lástima. Nunca le haga al niño/niña preguntas que lo hagan sentir culpable como “¿por qué no me lo habías contado antes?” o “¿por qué te dejaste?”.
Busque la ayuda de un pediatra para tratar los problemas físicos del abuso, y un consejero quienes pueden proporcionar apoyo.
No presione a la víctima para que le cuente lo que ocurrió, ni le pida que lo cuente varias veces, ni le pida que le cuente detalles del abuso sexual. Un niño/niña, ya sea por vergüenza, confusión, etc., no está preparado para responder este tipo de preguntas. Insistir en estos temas puede provocarles sentimientos similares a los sufridos durante el abuso sexual, tales como culpa o impotencia.
Evite las actitudes extremas, ya sea sobre-enfatizar en el abuso o restarse importancia al hecho.
Trabaje con una red de apoyo que le permita abordar el tema de forma adecuada. Busque ayuda.
Reporte el abuso a la policía o a la agencia local para la protección de menores. Pida ayuda sobre cómo recibir apoyo durante una crisis.


Publicar un comentario