miércoles, 2 de septiembre de 2009

DETECTAN A.S.I CON MARIONETAS


En los últimos tres meses el DIF Municipal detectó nueve casos de abuso sexual en menores, a través de obras de teatro con títeres que presenta en primarias públicas.

Fernando Loera, coordinador del programa “Menor Vulnerable”, mencionó que el propósito es que los niños identifiquen cuándo un adulto rebasa los límites y transgrede su intimidad.

Con los muñecos se da una función a los alumnos, en la que se les explica cuáles son sus partes privadas y qué tipo de problemas pueden estar enfrentando.

Al final de la presentación llenan un formulario y si observan que alguno manifestó haber tenido algún tocamiento o abuso, se inicia una investigación en el hogar.

Fue así como se pudo establecer que nueve pequeños con edades entre los seis y 12 años fueron víctimas de abuso sexual. Esos casos forman parte de los 16 que, en lo que va del año, ha ubicado la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, a quienes ingresó a albergues bajo su tutela.

Lo anterior lo dio a conocer durante el “Primer Taller de Capacitación y Sensibilización contra la Explotación Sexual Comercial Infantil (ESCI)”, cuyo objetivo es promover políticas y acciones para la prevención, atención y erradicación.

María Celia Ortiz Baylón, encargada del área operativa de este programa del DIF Estatal, que organizó el curso, comentó que en ciudades fronterizas como Juárez, es más probable que se presente este tipo de situaciones.

Agregó que el ESCI abarca lo que es el turismo, la pornografía, la prostitución y el tráfico sexual en niñas, niños y adolescentes.

A la actividad acudieron directivos de albergues, centros comunitarios, escuelas e instituciones de salud.

“Se debe enseñar al menor de edad a cuidarse, protegerse, a decir ‘este es mi cuerpo, yo lo cuido, yo lo protejo, nadie debe tocarlo, nadie tiene por qué abusar de mí, nadie tiene por qué provocarme una situación que me incomode, que me haga sentir mal’, ser valientes para denunciar y no quedarse callados”, anotó.

Puntualizó que en el estado de Chihuahua se carece de estadísticas concretas sobre ESCI debido a que no se denuncia como tal, pero enfatizó que cuando llega a suceder, el niño es tratado como objeto sexual, como una mercancía.

“Sabemos que los mayores explotadores que tenemos están dentro de las familias, y por temor, nos quedamos callados, no decimos nada y esos niños crecen siendo abusados, maltratados, estando dentro de prostíbulos, utilizándolos para una pornografía, pero desgraciadamente crecen creyendo que es algo normal y lo repiten”, aseveró.

“Tenemos muchos casos de maltrato, muchos de abuso, muchos de violación, pero como Explotación Sexual Comercial Infantil, no”, dijo.

Mientras, Loera, responsable del programa “Menor Vulnerable”, explicó que cuando ubican a un niño abusado se le da atención psicológica y se le apoya para que presente la denuncia.

A través de la obra de teatro, por ejemplo, se les explica cuáles son las partes privadas del cuerpo humano que no pueden ser vistas ni tocadas por otras personas y se les dice a cada parte por su nombre, no por apodo.

Comentó que si durante la obra al pene le dijeran “pajarito”, entonces el alumno pensará que es broma y no lo verá como algo negativo.

A los alumnos de cuarto a sexto grados, se les informa también con otras técnicas, como el llenar una hoja en la que aparece el cuerpo humano dibujado.

“Y se le pregunta al niño individualmente, ‘¿alguna vez te han tocado alguna de estas partes/; si te han tocado, subráyale y cuánto hace’, se realiza la entrevista por separado, sin que los demás niños se den cuenta, se le pregunta quién, cuántas veces y si sabe la mamá”, dijo.

De haber abuso o violación, se entrevistan con los padres y se les notifica que posiblemente el niño está sufriendo eso, para lo cual se le dará apoyo psicológico.

Publicar un comentario